Cuando las librerías dibujan el territorio. Pero, lo dibujan todas, no sólo algunas

En fechas recientes los editores del grupo Contexto presentaron el Mapa de Librerías de Barcelona como continuación de la iniciativa que con anterioridad se realizó sobre Madrid.

En el mismo se recogen referencias de 122 establecimientos.

Algunos medios de comunicación se hicieron eco de la presentación y en las distintas crónicas se puede leer lo siguiente:

  • Una herramienta para descubrir la ciudad a través de sus librerías.
  • Un homenaje para ensalzar la labor de los libreros.
  • Una herramienta  eficaz para aquellos que quieran saber dónde encontrar una librería en la capital catalana (pensando en los editores)

Entrando en una dimensión más sociológica Enrique Redel reflexionaba sobre el hecho de cómo a través de la manera en la que están distribuidas las librerías, ofrece la estructura de una ciudad, “una panorámica de lo que pasa” en Barcelona.

En Estandarte y sin más explicación por lo menos en la noticia se puede leer:

Los responsables de Contexto decidieron incluir —también— las librerías de algunos centros comerciales, y excluir aquellas que se limitaran a vender segunda mano.

Curiosamente, cuando uno va a la página de Contexto se encuentra con el siguiente literal (las negritas son de un servidor):

Ya puedes encontrar el nuevo

MAPA DE LLIBRERIES DE BARCELONA

en todas las librerías de Barcelona.

Los matices son importantes. Sobre todo, en la medida en la que se pretende trazar una geografía del libro a través de las librerías y, se mantiene por un lado un discurso que se pretende abarcador e interpretador de todo el territorio, pero en el que se excluyen variables importantes como la segunda mano, el saldo y el libro de viejo que puede ser debido, desde una visión sectorial que no global a, por lo menos, una doble causa: no aporta valor económico e incluso nos puede restar ventas y puede mostrar algunos de los fracasos editoriales que han acabado en saldo.

Cada uno puede hacer los mapas que quiera, pero en la medida en que el mapa intenta desentrañarnos la realidad, debemos tener la honestidad de ser lo más claro posible con lo que presentamos y si se dice Todas, deben ser todas y no sólo algunas.

Porque esas que no están también merecen un homenaje, nos ayudan a descubrir la ciudad y nos ofrecen una panorámica de lo que pasa.

Tres recomendaciones finales:

Los libreros, ya lo ha dicho Patti Smith, que varias veces trabajó en librerías, mantienen la honestidad sobre lo que está pasando en la literatura en nuestros tiempos. Y también nos permiten un placer específico: manosear los libros. Son espacios que despiertan un comportamiento diferente, tranquilizante (espero) y la experiencia, por lo  menos en para mí, es casi terapéutica.

  • El Mapa de Llibreries de Catalunya, recientemente presentado, recoge 292 librerías en Barcelona. Tampoco recoge las de segunda mano. Cada vez es más frecuente ver en ‘librerías de nuevo’ espacios relacionados con la segunda mano o los saldos. Quizás sea un buen momento de repensar los mapeados sectoriales.
  • Imanol Zubero escribía en el número 29 de la Revista Texturas:

Sostiene Roberto Casati que, siendo verdad que los libros en papel ocupan
espacio, lo que puede contemplarse como un engorro, lo cierto es que «el
espacio es un buen medio de controlar la memoria». Y continúa: «Una buena biblioteca es como un diagrama; nos permite pensar, porque visualmente nos reenvía de una sola ojeada a la multitud de cosas leídas, liberando de ese modo a la mente de la necesidad de guardarlo todo en la memoria». ¿Podemos decir algo similar de las librerías? Si el espacio que ocupan los libros en un hogar es el mejor medio de controlar la memoria, tal vez también el espacio que ocupan las librerías en la trama urbana sea el mejor modo de controlar nuestra memoria colectiva, de construir ciudad de una determinada manera. (pag. 25)

Pero, el espacio que ocupan todas las librerías…

 

¿Es la clasificación lo central en un nuevo modelo de librería?

Leo en La Razón un artículo sobre la nueva librería de Malpaso en el que algunas afirmaciones me llaman la atención.

Como muchos de ellos no están entrecomillados entiendo que, en la mayoría de los casos, es una lectura particular del periodista que, en algunas ocasiones demuestra, además, cierto desconocimiento de lo que ocurre en las librerías.

La frase que abre el artículo…

Desde hace una semana el Eixample cuenta con una nueva librería, aunque sería más correcto hablar de un nuevo modelo de librería porque se trata de un establecimiento que trata de redefinir el arte de vender libros.

podría hacernos pensar que vamos a encontrarnos con la nueva piedra filosofal del ‘arte de la venta’ pero lo que a continuación viene como:

  • Los libros se clasifican en función de las editoriales.
  • Malpaso, quiere generar un debate en la ciudad, con un concepto de librería que es el que más se ajusta al de un barrio del siglo XXI»
  • Nos dirigimos a un lector que compra por encima de sus posibilidades, es decir, una media de medio centenar de títulos, aunque finalmente lea la mitad de ellos.
  • Cabe todo tipo de libros y no se quiere hacer ningún tipo de distinción.
  • La novedad de ‘pedir hora’ con el librero.

Francamente, si estas son las líneas que marcan el concepto de librería para un barrio del siglo XXI, poco hay de nuevo.

Muchas librerías llevan ya años haciéndolas. Y creo que en Barcelona también.

No creo, en cualquier caso, que la clave esté en el orden.

La cultura como espacio de conflicto. Xavier Fina

La cultura és espai de conflicte. Parlem-ne.

xavi_finaSugerente y fino en el análisis como, casi (;-) ), siempre el amigo Xavi Fina.

En Ara, publica un artículo amplio, en el que reflexiona sobre la cultura en el ‘nuevo’ ayuntamiento de Barcelona. La política cultural de Barcelona: un debat necessari.

Está en catalán, pero seguro que podréis leerlo en vuestra más íntima intimidad ayudados incluso por el traductor de Google si lo necesitarais.

Algunas pinceladas expresadas a mi modo y manera:

  • Han pasado menos cosas de las esperadas.
  • Se sigue haciendo-reflexionando sobre la cultura y sus mediaciones de manera sectorial y alejados de la ciudadanía.
  • El corporativismo hace que hayamos cambiado de perros (nuevos agentes) en los mismos collares (sectores), pero no se amplía el abanico. La cultura para los ‘cultos’ interesados que ahora son otros, como interlocutores.
  • Quizás la capacidad y necesidad de pacto y transversalidad pueda plantear nuevos escenarios.
  • “La política cultural es y ha de ser resultado de esta coalición; incorporando las maneras de hacer de la mal llamada ‘nueva política’ (transparencia, participación), pero también desde la consciencia de servicio público de la socialdemocracia de toda la vida: respeto por los funcionarios, por los procedimientos administrativos”.
  • Me da la sensación de que en Madrid, quizás con menos tradición, les queda mucho por aprender. A unos y a otros. Antes viajaban unos. Ahora viajan otros. Pero…. ¡Ay! ¿Dónde está la transparencia?

Por qué los editores abren sus propias librerías

Escribí por aquí en marzo de 2014:

no es de extrañar que desde determinadas lógicas de mercado los editores independientes políticos también quieran hacer política independiente librera desde su librería. O, por lo menos intentarlo.

En julio, hace dos meses, me hice eco de algunas editoriales que abren librería.

No es un fenómeno exclusivo de España. En Estados Unidos también parece que se da, o, por venirmos más cerca y no cruzar el charco, en Polonia.

Me llama quizás la atención que el fenómeno esté tomando forma y concretándose entre aquellos que podríamos llamar ‘editores independientes’, aunque también algunos de los grandes hacen sus pinitos con estructuras y propuesta especiales a ‘modo de laboratorio‘ o con una línea clara de actuación como, al parecer, es el caso de Amazon.

Estamos pues, al parecer, lejos de los funerales libreros que algunos agoreros señalaban.

Es cierto que el fenómeno no es nuevo y de siempre han existido estas sugerentes figuras de mestizaje. Marcial Pons con más solera o Joker serían dos claros ejemplos

¿Los motivos? Supongo que muchos y variados. Ahí van un ramillete de posibilidades por las que se da este fenómeno abierto a nuevas incorporaciones y a la corrección e incluso supresión de alguna de las propuestas.

  • Considerar que hay fondos que no tienen la ‘debida presencia’ en las librerías.
  • El valor cada vez mayor que va tomando la presencia física como elemento de relevancia social. Estar en la red cuesta poco, lo palpable supone una mayor apuesta.
  • La oficina abierta casi como espacio de conversación y trabajo compartido y accesible.
  • Respuesta a la sensación de carencia de algunos títulos, no necesariamente coincidentes con el fondo propio, en la red librera.
  • Mayores márgenes de venta.
  • La necesidad de tener el pálpito de primera mano con el público y/o de poder encontrar desde la calle otro tipo de sinergias y actividades con otros sectores de la cultura.
  • Mayor incardinación (glocalización) de la marca…

Seguro en cualquier caso que todas ellas, como el resto de librerías y de establecimientos culturales están encantados con las nuevas medidas de supresión del IBI que como cantos de sirena empiezan a oírse por Valencia o Barcelona.

Creo que en este tipo de medidas conviene hilar fino fino de verdad. Por un lado, saber cuál es el impacto real de las mismas y, por otro, quizás más importante, tener una justificación, por el lado de la excepcionalidad o de la diferencia de valor, que no deje lugar a dudas, que yo las tengo si es ‘pan para todos’, del sentido de la medida.

 

Barcelona, cinco librerías contracorriente

En este mundo tan líquido que diría Bauman quizás los caminos no sean tan claros y definidos, ni los territorios tan delimitados.

Es por ello que, a veces, quienes son capaces de leer los vientos, de intuir los resquicios, de atisbar los tiempos cortos de bonanza, de encontrar nuevos espacios son, desde lo micro, creadores de nuevas realidades y oportunidades.

Algo de esto ocurre con estas cinco librerías de Barcelona que también han conseguido encontrar un hueco en El País.

La Impossible, situada por cierto al lado de un excelente restaurante, NoLlegiu, ya en su nueva casa desde hace unos meses, La Calders, que acabarán siendo la lectorería de los libros, Casa Usher con su patio, que nos tiene enamorados a los chicos de Trama Editorial y Kepos-Canuda, la librería de las segundas oportunidades son ejemplo de ello. Termino con una cita de Miquel Flamarich:

Y finalmente, la librería ha de ser capaz de levantar la mirada por encima de su entorno inmediato, de su entorno cultural, para encontrar la manera de extender la cultura del libro y la lectura a los millones de personas que no tienen acceso a ella. La responsabilidad primera es de la administración pública, pero esta asignación de responsabilidad no debe inhibir la responsabilidad propia y colectiva. La paz, el agua, los alimentos, las sonrisas, la sanidad, son elementos primarios que gozan de consenso para extenderlos a aquellas personas para las que no son accesibles. Y los libros y la cultura no son elementos a los que se les otorga la confianza para que puedan ejercer un bien a las personas ayudándolas a que construyan una vida mejor. Por qué no discutir proyectos relacionados con el libro, la librería, la biblioteca, pensando en estas personas.  (Revista Texturas 21; Apología del libro y la librería)

múltiplos, la librería para los libros de artista

multiplosEl blog de l’Escola de Llibreria sigue semana a semana ofreciendo contenidos de interés y descubriendo nuevas realidades libreras.

En esta ocasión nos acerca a múltiplos a la que podríamos denominar como ‘la librería de los libros únicos’ o de serie numerada ya que se dedica a los libros de artista, donde el libro se convierte en clara mediación de la obra siendo en muchas ocasiones autoeditado y sin claros canales de distribución.

Seguir leyendo “múltiplos, la librería para los libros de artista”

En el #8demarzo, una librería con librería dentro. Los márgenes siempre son interesantes

Hoy 8 de marzo, desde aquí un doble reconocimiento.

Por un lado a las Librerías donde el feminismo y la mujer tienen el espacio de la centralidad

//platform.twitter.com/widgets.js

y, por otro, a las mujeres que tienen el espacio central en muchas librerías.

Librería tiene nombre de mujer.

Y, también, ocasión para contar una bella y extraña realidad en la periferia de la Provincia de Barcelona.

Como ellos mismos dicen,

Una rareza dentro de las rarezas. Por un lado somos una librería con una especialicación muy concreta… la cultura tradicional y popular (principalmente catalana, pero vamos abriendo y buscando libros de todo el mundo), nuestra propuesta intenta seleccionar que sean libros didácticos, con criterio, fruto de investigación o experiencias, y de buen leer (este último criterio siempre difícil de discernir).
También somos raros pues tenemos presencia física dentro de otra libreria de una pequeña población Catalana (Tona).
Por si fuera poco somos de los que creemos que el lector existe por lo que vamos en busca de ellos a pequeñas firas, fiestas, i festivales.
Eso sí, somos normales en el hecho de que también tenemos presencia en internet.

¿La madre que acoge?

Llibreria Calpoquet

¿La librería acogida?

Tradi Llibreria

Habrá todavía quien diga que las librerías no generan vida en su entorno.

Nota final.

No dejéis de leer el sugerente artículo de Antonio Ramírez de La Central publicado hoy en Hänsel i Gretel.

La diversidad de una ciudad es pues fruto del trabajo y la imaginación de sus habitantes y preservarla exige una resistencia activa. Ciertas retóricas en pro de una modernidad a ultranza y cierta entrega irreflexiva a las promesas de la tecnología, pueden ocultar la acción depredadora de la avaricia de siempre.

¿Sirve el mantra digital como placebo ante las desigualdades económicas?

Cuando los discursos en torno a lo digital o a internet van acompañados de frases de cierto tinte unívoco y totalitario con cierto aire salvífico y/o de solución única modo religión monoteísta me suela agarrar la cartera y pensar que detrás de las mismas hay oscuros intereses.

ideasestrechasenbandaancha

Un reciente estudio sobre la brecha digital en la ciudad de Barcelona vuelve a poner de manifiesto que nada iguala ni permite salvar la brecha la desigualdad económica. Lo digital tampoco. Es probable, incluso, que se convierta en ocasiones de un acelerador de la brecha existente como varias veces ha señalado Zygmunt Bauman.

Existen ya movimientos de voluntarios que trabajan para intentar superar o paliar esa brecha digital.

No parece que hasta la fecha el solucionismo tecnológico haya sido capaz de encontrar soluciones a las propias brechas que él genera.

Quizás, lo que de verdad se esté moviendo, se encuentre lejos de los discursos dominantes y dominadores. Esté todavía en los espacios menos iluminados y lejos de los focos. Sean todavía, como señala Antonio Rodríguez de las Heras, inciertos y, por lo tanto, sin final predecible.

Los grandes cambios son difusos y confusos y, por tanto, cargados de incertidumbre. No están hechos de fracturas ni ruidos, llegan como la niebla, penetran por todos los resquicios de lo establecido y lo reblandecen.

Claro que este aire de incertidumbre convive mal con los planteamientos dogmáticos y de solución única.

Seguir leyendo “¿Sirve el mantra digital como placebo ante las desigualdades económicas?”

Abre en Barcelona LibrUp. ¿Otra librería de autoeditados?

01_Logotipo_LibrUp_RojooooAsí les presentan

El espacio-librería que cambia las reglas clásicas con una apuesta rompedora: el autor paga una cuota y, a cambio, cuenta con un punto de distribución donde podrá presentar su libro y llevarse el cien por cien de las ventas.

Dirigida en principio a la autoedición y a las editoriales independientes ofreciéndoles servicios en modalidad popUp acaba de abrir sus puertas en Barcelona LibrUp.

Si desde aquí he mantenido en más de una ocasión que, consciente o inconscientemente, toda librería es especializada, porque  ninguna puede tener todo el fondo, puede que tenga sentido una especialización centrada en la autoedición y en una oferta de servicios y de visibilidad centrada a pequeñas editoriales. Es claro que, dicha especialización piensa más, en principio en el autor y en el editor que se autoedita que en el público. Desconozco si existe un nicho de público específico que busque sólo obras autoeditadas.

Los números dirán si es posible.

La iniciativa en cualquier caso parece venir de la mano de Cassandra 21, empresa de servicios editoriales que parece haber publicado hasta la fecha 10 títulos. Un modelo vertical también, que quizás siguiendo la estela y el ejemplo de Bubok en Madrid intente encontrar un hueco en Barcelona.

La Biblioteca Gourmande

Me he acercado a Barcelona con motivo de  Interacció 2015, ya escribiré más pausadamente y recogeré las notas telegráficas que voy tomando.

Aprovecho también para quedar con personas y amigas con quienes poder conversar con más sosiego.

Hoy me han llevado a un sitio que además de ofrecer un rico menú del día es agradable, amable y evocador en su nombre.

La Biblioteca Gourmande.

logo

Como andamos ya casi de víspera de puente se me ha ocurrido invitaros a un juego con premio entre los acertantes:

¿Quién puede haberme invitado a un sitio así?

Entre las acertantes sortearé un ejemplar de El amante de los libros que gustosamente enviaré sin costo alguno.

¿Quién crees que ha sido?

DSC_0010 DSC_0011

On the Road: una librería canalla y bohemia en Barcelona, pero… que no podrá ser de la calidad que algunos marcan

Parece que en algunos casos el trabajo en una librería crea adicción.

ontheroad_interiorÁngel Tijerin Perez Trabajó durante 8 años en la desaparecida La Formiga d’Or y tras el reciente cierre de ésta ha iniciado su propia aventura que ha tenido su pistoletazo de salida el 21 de octubre; fecha coincidente con la del fallecimiento de Jack Kerouac.

Quizás por ello reivindique reivindica una vuelta a la bohemia de la generación Beat de los años cincuenta: café, tertulia, alcohol y sexo… y sí, también algo de lectura.

Bienvenidos sean a esta nueva aventura personal en el mundo de la librería.

Aunque deben saber que no podrán aspirar por ahora a ser una librería de calidad porque no dan el tamaño. Tienen menos de 40 metros.

La superficie de la sala de ventas de la librería debe ser superior a 40 metros cuadrados útiles.

Parece que para la calidad librera que algunos marcan el tamaño importa más que las sensaciones y experiencias que se puedan generar entre la comunidad lectoras.

Probablemente, el lado canalla le aporte más satisfacciones.

maquina

 

 

Cuidado Ada Colau… no todas las librerías tienen interés cultural

¡Qué miedito me dan las medidas del café para todos!

Buenas iniciativas se pueden acabar convirtiendo en intrascendentes.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que ayudará a las librerías con rebajas fiscales. La pregunta que automáticamente me viene a la cabeza es: ¿A todas?

¿Incluso a esta de las que nos hablaba ayer Ovidio Paredes?

Siento deseos de ponerme a gritar y de decirle antes que una persona que está trabajando en una librería debería echar un vistazo de vez en cuando a los catálogos de las novedades.

Entiendo que entrarán en este juego de rebajas las librerías, de nuevo, de viejo, de segunda mano, de medicina, de cómics, infantiles, para tercerad edad… ¿El criterio será la licencia municipal?

Iremos viendo cómo se mide el interés cultural. terreno resbaladizo.

No se me entienda mal. No digo que no me parezca sugerente e interesante la medida, pero creo conocer un poquito el funcionamiento de la clase política y nadie pondrá el cascabel al gato sobre quién tiene o no tiene interés cultural.

Y sería francamente interesante saber qué entienden las librerías, la administración y los ciudadanos por interés cultural.

Manuel Dávila en su espléndido Los territorios del libro deja algunas pistas:

  • El librero del futuro es la piedra angular de la librería del futuro. Sin una idea clara de cómo será este librero, no importa la inversión en mobiliario o tecnología que se haga en una librería, será siempre insuficiente.
  • ¿Qué trae consigo el librero del futuro? La capacidad de presentar verdaderamente al cliente dos opciones de librería: la que despacha (que no requiere en realidad el factor humano) y la que atiende (capaz de despachar y al mismo tiempo plantar compras inmediatas o futuras en el cliente).
  • El verdadero trabajo del librero, y lo único que garantizará su existencia en el futuro, es la posibilidad de la venta sugerida, personalizada, arriesgada y con un alto índice de satisfacción. Es ahí donde el algoritmo no puede ser mejor que un librero, simplemente porque el algoritmo sólo puede presentar unas cuantas opciones de primera instancia.
  • Las librerías del futuro serán aquellas donde las mejores recomendaciones, los mejores empleados, las mejores estrategias de marketing sean capaces de converger y presentarse de la manera más simple e intuitiva al lector. Todo aquello
    que es imposible generar a través de una pantalla deberá vivir de manera natural en el mundo analógico. Dejaremos el negocio de los libros y entraremos al negocio de los lectores.

Casa Usher. Una nueva librería en Barcelona

Tuve las primeras noticias de esta iniciativa, Casa Usher, a través de mi amigo Marc.

Para su puesta en marcha lanzaron una campaña de crowfunding y hace unas pocas horas escribían en su perfil de Facebook:

¡Hemos superado nuestras expectativas!

Esta madrugada a las 00.00h hemos acabados nuestra campaña de crowfounding en la plataforma totSuma con el objetivo de conseguir 10.000€. Finalemente hemos podido superar esta cifra y alcanzar 11.695€. Esto solo ha sido posible gracias a todos los sumadores, amigos de facebook, twitter, pinterest e instagram que nos han apoyado y han hecho difusión de la campaña, i a todos aquellos que nos habéis mandadado fuerza y ánimos.

Destinaremos este dinero a “vestir” el local: nos irá muy bien para comprar estaterías, mobiliario, mesas y sillas, pintar y dejar la librería lista para recibiros.

Para finalizar, solamente decir a nuestros aportadores que en breve nos pondremos en contacto con ellos por el tema de las recompensas, ya que no nos olvidamos 

¡Muchas gracias a todos!

Tres personas, Maria, Anna y Gerard, están detrás del proyecto.

Los vinos seleccionados, al igual que los libros tendrán también su hueco en el proyecto que llevan adelante personas ya con experiencia en el mundo de la librería.

Marzo parece ser el mes señalado en el calendario para su apertura.

¡Muchos ánimos y brindo por ellas!

casa_usher

Barcelona entre páginas

En este tiempos que nos venden como digitales donde parece a veces que lo que no está en bits no existe se agradecen por mi parte pequeños guiños a lo palpable y con historia y comprobar como se pueden ver las ciudades y los espacios desde otro punto de vista.

¿Un ejemplo?

El reportaje del sábado pasado en relación a Barcelona de El Viajero.

¿Se apunta alguien a una escapada palpable y libresca?

Rutas literarias

rutasliterariasAhora que ya hemos entrado en el verano vemos que el libro y la literatura
nos ofrecen también posibles alternativas vacacionales.

Los que siguen este blog saben que no soy un forofo de que se nos venda el libro y la literatura dentro de ciudades-temáticas . Algo distinto es ser capaces de visitar una ciudad utilizando la literatura como hilo conductor.

Millán nos acerca en su blog una propuesta que me trae al recuerdo la publicación que con motivo del Any del llibre i la lectura se hizo en Barcelona a cargo de Sergio Vila-Sanjuan i Sergi Doria. La tengo en catalán: Passejades per la Barcelona Literària, pero existe también en castellano con el título Paseos por la Barcelona Literaria .

Actualización (4/07/07). Más sobre las Rutas literarias .