Biblioterapia: lecturas que curan

Hay iniciativas, quizás las más valiosas para las personas, porque se mueven y se llevan a cabo en sus espacios reales de vida e interés, que suelen tener poco eco mediático y mucha resonancia entre los usuarios.

Algunas de ellas, como creo puede ser ésta, pueden servir de ejemplo o modelo de buena práctica de la que otras personas podemos aprender.

Hoy acerco una de estas iniciativas en torno a la lectura, al cuidado, a la salud, a la transversalidad, a las personas de distintos ámbitos que colaboran… y que se desarrolla en en municipio bizkaino de Muzkiz. Lecturas que curan.

Ellas lo cuentan mejor que yo.

Objetivos de desarrollo sostenible: 17 objetivos para transformar nuestro mundo

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente, el diseño o la salud.

Los Objetivos de Desarrrollo Sostenible en Muskiz

A finales de 2018 se puso en marcha el proyecto Biblioterapia, una iniciativa conjunta del área de Pediatría (Osakidetza) y de la biblioteca de Muskiz alineada con el Objetivo Desarrollo Sostenible  3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Gracias a esta colaboración se ha creado un espacio en la biblioteca en la que se encuentran las lecturas que prescriben en el centro de salud y se ofrecen talleres impartidos por las profesionales de pediatría.

Biblioterapia: el origen

En Muskiz comparten edificio el centro de salud y la biblioteca. Era cuestión de tiempo que surgiesen proyectos para atender a usuarios comunes. Tan solo era necesaria una mirada capaz de vez lectores en las consultas y pacientes en las bibliotecas y una premisa compartida: los libros pueden ayudar a prevenir males y sanar dolencias.

Gracias al trabajo conjunto de las profesionales de Osakidetza (en concreto su servicio de pediatría) y de la biblioteca y aprovechando las facilidades que otorga compartir edificio se ha puesto en marcha un proyecto de Biblioterapia para recetar genéricos de lectura que combinen supervisión médica y consejo bibliotecario. Este proyecto se alinea con el ODS 3 de Naciones Unidas y busca incidir en difusión de información pertinente como método eficaz de prevención ante posibles riesgos para la salud.

El proyecto

Siguiendo las indicaciones del área de pediatría la biblioteca ha realizado una selección bibliográfica y ha preparado una zona en la que se encuentran los libros que “recetan” en el centro médico. Además, para facilitar su difusión, se ha editado un tríptico y se ha creado una web en la que se da información sobre los diferentes talleres y las recomendaciones de lectura. Los talleres, a cargo de profesionales sanitarios, se van a dar en la biblioteca. El objetivo es incidir en la prevención ante posibles riesgos para la salud.

El 7 de diciembre de 2018 se inició  oficialmente este proyecto con un taller sobre inteligencia emocional de la mano de Irene Gutiérrez, pediatra y Clara Isabel González, enfermera y ya se está convirtiendo en habitual ver parejas jóvenes que tras acudir a la pediatra suben a la biblioteca a por la lectura que les han recetado en el ambulatorio.

Bibliotecas: algunos datos comparativos. Por sugerir, digo…

La reciente entrada de Baratz sobre las 10 comunidades con mayor porcentaje de socios en bibliotecas me ha animado a elaborar en una primera tentativa algunos cuadros comparativos que presento a continuación y que permiten, sobre esas 10 primeras Comunidades establecer unos comparativos, siempre referidos a los datos de la Comunidad, en relación a:

  • Porcentaje de socios sobre población
  • Número de préstamos en soporte
  • Número de préstamos en soporte por usuario
  • Número de préstamos en soporte en relación a la población
  • Número de préstamos digitales
  • Número de préstamos digitales por usuario digital
  • Número de préstamos digitales por usuario biblioteca
  • Número de préstamos digitales en relación a la población
  • Número de visitas
  • Número de visitas por usuario
  • Número de visitas en relación a la población

Si jugásemos en cada uno de los casos a hacer un pódium de ganadores podemos ver que existen algunas variaciones en función de qué hablemos (préstamo físico, visita a la biblioteca, préstamo digital)

Os dejo aquí las tablas con los datos y porcentajes. Señalaré sólo un tema que me resulta sugerente y provocador, por qué no decirlo. Mientras que los usuarios del préstamo digital de eBiblio se sitúan en torno a una media no inferior a 7 obras por usuario, en el caso de Euskadi esa media, aunque sea la comunidad con mayor número de préstamos, baja a 2 por usuario, situándose incluso por debajo de la que se produce en otras Comunidades con el préstamo en soporte físico. ¿Tendrá algo que ver la ‘experiencia que le produce al usuario’? Ahí lo dejo.

Espero que os resulte sugerente.

Fuentes utilizadas:

Mientras llega el futuro… tomo prestadas algunas reflexiones de Fernando Juárez

978849064666Terminé de leer la semana pasada el libro de Fernando, Biblioteca pública:mientras llega el futuro

Me gusta y cada vez más hacer lecturas trans-sectoriales porque creo que hay siempre mucho que aprender de otras miradas o de cómo otros miran al sector en el que trabajan.

Con Fernando, además, he compartido y comparto bastante conversación y ‘dimes y diretes’ que no siempre, por suerte para nuestro divertimento, son coincidentes; pero que me(nos) amplían la mirada y van aportando matices y enriqueciendo los puntos de vista.

El libro que, en el fondo, es una ‘ortopraxis’ sobre el oficio, una reflexión, ordenamiento y priorización de ideas desde la experiencia de una biblioteca pequeña en personal y recursos, creo que es útil también para muchas personas que trabajan en la librería.

Os dejo a continuación unas cuantas citas que leídas y pensadas desde la óptica librera, aunque escritas desde la práctica bibliotecaria, creo que son útiles.  Basta, en la mayoría de los casos, cambiar biblioteca por librería y usuario por cliente. Y, por supuesto, mente abierta.

  • Las empresas pueden crear una oferta, una propuesta de valor, pero es el cliente quien crea valor aceptando la propuesta. (25)
  • Estamos tan ocupados en conseguir y gestionar el libro (pelear presupuestos, realizar procesos técnicos, etc.) que tal vez olvidamos que los servicios no son un proceso productivo sino una experiencia. En un entorno digital, cuando el usuario no tiene porqué acudir a la biblioteca a por ese libro que quiere leer, un par de preguntas se vuelven pertinentes:
    • ¿Prestamos libros o suministramos lecturas?
    • ¿Cuál es la piedra angular de la biblioteca: el libro (producto) o la lectura (servicio)? (29)
  • El futuro empieza manteniendo el presente; nuestra oportunidad son esos que acuden ya a la biblioteca; céntrate en ellos, intenta conocerlos bien, adáptate (en la medida de lo posible) a sus necesidades y busca su colaboración, serán nuestra mejor propaganda. Mejorar la imagen ante ellos y minimizar el número de futuros ex-usuarios es todo un reto de presente mientras llega el futuro. (48)
  • Admitir como profesionales que no podemos construir la biblioteca en solitario y que la colaboración es clave podría ser un buen inicio para tener un presente mientras llega el futuro. Colaborar con un tercero implica interesarse, preguntar para conocerle bien, intentar saber qué desea, en qué podemos ayudar, en qué nos puede ayudar, en qué podemos ayudarnos. (54)
  • Lo que la biblioteca ofrece no es solo lectura sino una «filosofía» de acceso a la lectura, plural, igualitaria, no discriminatoria y la forma de encarar nuestra relación con los usuarios puede resaltar virtudes y paliar deficiencias. El factor humano, tú, eres clave en la percepción de la biblioteca, también desde una pantalla. (59)
  • .. en la nueva economía de la información, orientada al servicio, cobra valor lo apuntado por Marx: la implicación del trabajador40. Entender el significado del trabajo que se realiza es importante para implicarnos en él; que además te guste incrementa la satisfacción. Creo que nuestra militancia es entendible por el plus de sentido, creación, desafíos, propiedad, identidad y orgullo que nos concede la dinámica de la biblioteca; un plus que en la nueva economía de la información está al alza. (68)
  • En todas las bibliotecas se busca reconvertir la antigua colección de libros en un punto de encuentro, ofrecer un acceso igualitario y plural a la información y poner en marcha iniciativas para conseguir la atención de los ciudadanos. Los medios para conseguir estos objetivos no tienen que ser necesariamente los mismos, no debemos sentirnos cuestionados porque no estén a nuestro alcance una arquitectura de vanguardia, una plantilla amplia y un gran presupuesto. Tenemos algo muy valioso a nuestro favor: el factor humano. (148)

Hay más, mucho más, pero si eres librero seguro que lo puedes comprar, leer y adaptar-amoldar a tu realidad. Y, si eres bibliotecario ¿cómo es que no has salido corriendo a la librería a conseguirlo?

Algunas reflexiones más sobre la Biblioteca Digital de Euskadi

Digo algunas más porque Bernat Ruiz ha dado pie ya en su blog tanto con lo que él escribió como con algunos comentarios a un abanico de reflexiones y posturas que resultan de sumo interés. Igualmente, ya reflexioné con anterioridad sobre este nuevo camino que se abre.

En esta ocasión voy a alejarme de la teoría y voy a centrarme más en algunos pasos prácticos que se están  llevando y que me plantean algunas dudas importantes más cuando este proyecto es uno de los estratégicos en el actual Plan de Cultura en el que intento aportar mi granito de arena desde mi humilde posición.

Realizo las mismas basándome en documentación que se está amenjando y haciendo llegar a los interesados y que se supone viene avalada por el Gobierno Vasco al incluir en la misma el logo de la administración.

Entiendo por lo tanto con ello que la administración conoce dicha documentación y que ha dado el visto bueno a la misma.

Vayan ahora algunas de mis dudas reflexivas.

1. En la propuesta se plantea la posibilidad de ‘compra del libro’ desde la propia plataforma de préstamo de la administración. No se especifica por ahora ni cómo ni a quién se va a comprar, pero el cualquier caso, dicha posibilidad si es planteada desde la administración como la mejor se supone que:

– habrá pasado por el tamiz de los bibliotecarios que conforman la red y estarán de acuerdo con ella.

– habrá pasado también por el contraste tanto de editores como de libreros y distribuidores y también les parecerá bien.

De no ser así, la administración estaría jugando un papel distorsionador en el propio mercado actuando además desde una posición dominante.

En la propia propuesta se señala más adelante que ‘el editor tendrá ingresos adicionales por venta en la plataforma’. Lo cual hace suponer que se deja ya de entrada fuera a los libreros y supone no seguir algunas de las consideraciones planteadas en su  momento en el documento ‘Reflexión estratégica del sector del libro en la CAE’ trabajado por todos los sectores dentro del Plan Vasco de la Cultura.

2. Se plantea que los editores pueden ceder los contenidos en formato pdf o epub. En más de una ocasión, los editores dispondrán de ambos formatos para el mismo contenido y no se aclara en la propuesta cuál es el formato preferente por el que se apuesta en caso de doble disposición.

3. En un primer momento se plantea una única modalidad de préstamo basada en la compra de una licencia a un precio de PVP-15% de descuento para veinte usos sin caducidad y con licencias no concurrentes. Esta modalidad me plantea un par de interrogantes:

– Si un editor porque es coherente con su modelo de negocio quiere plantear mejores condiciones que las propuestas ¿tendrá cabida en la fase inicial?

– En relación a la caducidad ¿qué ocurrirá con aquella licencia no utilizada en la totaliad de sus préstamos y sobre la que el editor haya perdido los derechos?

En esta misma línea creo que son de interés las recientes reflexiones de Javier Valbuena de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez:

En el mundo al que vamos nuestros títulos serán todos en alquiler, porque es la mejor manera de adaptarnos a los ritmos de intereses de los lectores. No tiene sentido comprar en propiedad para que el 80% de los títulos estén paralizados, sin que nadie se interese por ellos. Mucho más cuando en el mundo digital los títulos de clásicos están liberados y son de dominio público.

4. A los editores con los que se está contactando se les solicita la información sobre los libros que pueden poner a disposición. ¿No se podría haber realizado este trabajo desde la base de datos del ISBN?

5. En teoría la plataforma en fase experimental que en un primer momento iba a ser activada en junio lo será como muy pronto en julio, pero si todavía se está realizando la recogida de la información del fondo disponible creo que dicho calendario será difícil de cumplir.

En cualquier caso y desde la parte de apuesta pública que tiene lo que más me preocupa es la aparente apuesta por un modelo concreto de comercialización desde una plataforma que mientras por un lado se presenta como la panea por ser desarrollada en software libre presenta un modelo comercial cerrado y excluyente viniendo además desde un agente extraño a los procesos comerciales.

¡Peligroso, muy peligroso!

ALDEE. De los ciudadanos a la sopa de calabaza

Ayer pude disfrutar de las Jornadas abiertas organizadas por ALDEE en la sede que preestrenamos del Archivo de Euskadi que será inaugurado la semana que viene.

Aldee2014(Foto Fernando Juárez)

Cuatro ponentes: Gloria Pérez Salmerón; Pedro Penteado, Ciro Llueca y Julio Cerdá.

El tema se las trae: cooperación y mejores servicios a los ciudadanos y, probablemente como señalaba Anabella Barroso presidenta de ALDEE en la presentación una necesidad de cambio de perspectiva, haciendo referencia a esta viñeta de El Roto

horizonte perspectivay que ese cambio de ‘punto de vista’ quizás debería pasar por:

Seguir leyendo “ALDEE. De los ciudadanos a la sopa de calabaza”

Música, teatro, internet…. ¡de todo!

Vuelvo del que espero sea el último viaje de trabajo del año. Seguiremos trabajando pero ya desde Bilbao. La parada laboral-viajera nos viene bien. Ayuda a reposar las ideas, las centra y las sitúa en una dimensión más tranquila y en una visión más reposada.

Hoy en el Metro de Madrid me he encontrado con un anuncio que es probable que estuviera con anterioridad pero no había llamado mi atención. Habla, entre otras cosas, de música, cine, internet, teatro, talleres, cómics….

Soltada así la retahíla se podría pensar que las palabras nos sitúan en una tienda multiproducto o en una gran superficie comercial. Pero no. Se refiere a las bibliotecas públicas.

15122008.jpg

Es cierto que también habla de libros.

En el anuncio hay algunas cosas que me llaman la atención:

– El tratamiento desigual de las industrias culturales. Intento explicarme. No se habla, por ejemplo, de música y lectura, sino de música y libros. Así en un caso se hace referencia al contenido genérico (música) y en el otro al soporte (libro).

– El libro ha perdido el papel predominante y se tiene ya que mover sin siquiera ocupar el primer lugar en una nueva constelación de experiencias, actividades y ofertas con las cuales tiene que competir. Ello, lógicamente, tiene también un reflejo en los propios presupuestos.

– Todo parece tratado al mismo nivel y no parece importar lo que cada uno de ellos nos traiga (qué música, qué libros, por dónde navegaremos….) y sin quedar muy claro si ese tratamiento ‘igualitario’ es el deseado.

Quizás todo ello no sea nada más que el reflejo de una nueva situación en relación también a las bibliotecas donde los criterios con los que nos debemos mover están todavía en periodo de ensayo y error.

Usuarios y bibliotecas

Se acaban de hacer públicos a través de los medios de comunicación los datos de un estudio sobre las bibliotecas, que habrá que esperar a leer entero, realizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y que abarca del año 2001 al 2005.

Los datos, que parecen ser optimistas no parecen guardar excesiva relación con otros que facilita el INE  que, por cierto, facilita ya datos del 2006. Es cierto que parecen aumentar los usuarios absolutos y el número de préstamos absolutos, pero un análisis un poco más fino quizás nos permita ver otras cosas, por lo menos en los datos del INE.

Resaltaré dos datos, usuarios y  préstamo, que utilicé durante este año para un curso.

En relación a los usuarios no niego que hayan aumentado. sería como negar que la población española también ha crecido, pero, por lo menos en los datos del INE, lo que no parecen aumentar es el número de usuarios por 100.000 habitantes que es lo que nos puede dar una tasa real de crecimiento en la población española. es decir: no nos vale el más, sino el más en relación al volumen global de la población y este dato no parece haber aumentado: 33.972 en el 2.000 y 33.808 en el 2006. Con mucha variación en función de las distintas Comunidades Autónomas. ¿Reflejo quizás de las distintas políticas llevadas adelante?

(Si pincháis sobre las imágenes las veréis en grande)

usuarios_p.JPG

Si nos fijamos ahora en los préstamos podemos ver que éstos sí que han aumentado. Algo lógico si hay más usuarios absolutos, más número de los mismos.

Pero cuál es la tendencia clara al aumento en préstamo, qué es lo que está cambiando realmente la tendencia. ¿Los libros? ¿Los documentos sonoros? ¿Los audiovisuales?

prestamo_p.JPG

Parece que los libros y los documentos sonoros mantienen un crecimiento vegetativo, mientras que el aumento significativo se produce en los documentos audiovisuales. ¿Cuál será tanto la tendencia presupuestaria como de compra a futuro con estos indicadores? ¿Qué soportes y contenidos deberán ser atendidos en un futuro?

Veremos, finalmente dónde se produce ese ‘cambio decisivo’ que parecen anunciar los realizadores del estudio. Quizás sea el cambio ya generalizado de nombre: de la biblioteca a la mediateca.

¿Ayudará ese cambio a la inclusión social?