El noticiero bilbaíno. Una buena excusa para una discreta, pero gran noticia

A veces las cosas no son exactamente lo que parecen.

En un país al sur de Islandia, como dice Julen, donde da la sensación de que lo único presente es el enfrentamiento partidario se producen pequeñas chispas de colaboración y trabajo compartido.

Hoy quiero traer aquí un pequeño ejemplo que tiene como consecuencia gracias a la suma de esfuerzos, de Diputación de Bizkaia y de Gobierno Vasco en este caso, una mejor oferta para los ciudadanos.

Algunos de los que os paseáis por aquí ya conocéis la existencia de Liburuklik, la Biblioteca digital vasca.

El asunto que nos ocupa es sencillo, pero creo que tiene su valor. La Diputación de Bizkaia tenía ya digitalizado el noticiero bilbaíno y el Gobierno Vasco tiene una plataforma que permite el acceso de quien quiera a los contenidos presentes en la misma.

Cuando se deja trabajar a los técnicos, mucho deberíamos aprender de esto, de manera tranquila, aportando racionalidad, los acuerdos y las sinergias se producen.

De ese hecho todos nos debemos felicitar, pero fundamentalmente debemos hacerlo a aquellas personas que han ido labrando con mimo el terreno para que esta visualización sea posible.

Siempre he apostado, aunque no siempre sea posible, por el trabajo discreto y tranquilo que vaya generando poso. Conozco parte de la historia en este caso y me alegro por el resultado.

Que la digitalización y visibilidad de un periódico histórico haya permitido un hecho que como noticia pasará casi desapercibido creo que, en el fondo, es una buena señal.

Las nuevas papeleras del libro

En este Día del Libro que hoy se celebra y seguirá siendo palpable no sé cómo se van a manejar para su celebración las plataformas digitales de cara a la venta y comercialización.

El Día del Libro y sus vísperas suele ser una fecha utilizada para que nos llenen la cabeza de datos sobre libros publicados, libros vendidos.., poco se dice de los libros devueltos y destruidos, aunque también sería un dato importante en un sector al que parece que la crisis no va con él porque parece seguir yendo sobrado en devoluciones y demás.

Un dato que todavía no he visto es cuánto nos hemos gastado por estos lares en aparatitos (e-readers) y cuánto nos hemos gastado en contenidos (e-books).

Parece existir una amplia variedad y una gran competencia en relación a los psibles modelos, pero poco sabemos en general para qué se usan y cuánto nos gastamos en llenarlos de contenido.

Con el tiempo se deberán reciclar los contenedores de papel convirtiéndolos en contenedores tecnológicos donde podamos tirar los bits sobrantes o los aparatos que deban reciclar otros, muy al estilo ‘Bildu local’ bajo el lema ‘la mierda para otros

Los ópticos y optometristas ya han metido también baza en el asunto indicándonos los peligros de la lectura en estos soportes y mostrando aparente preocupación por nuestra salud física en una sociedad más necesitada cada vez deatención mental.

Unos bilbaínos también han entrado en este nuevo mundo de sensaciones aunque todavía empleen el ‘read more’ al mismo nivel que el ‘leer más’ cuando se navega en castellano.

La duda que me queda es si hoy en Barcelona, Madrid o Bilbao, si me paseo con mi ebook recién comprado habrá algún autor que me lo pueda firmar.

Amazon, por ejemplo, sí se ha apuntado a la oferta de descuento, aunque parece que sin rosa de por medio.

A Libranda, como siempre, se le sigue esperando.

Son sólo dos ejemplos de la distancia entre la realidad y el deseo.

Mientras tanto y en medio de mi humilde campaña por un Día de la Lectura ahí va un guiño para los bibliotecarios y bibliotecarias.

 

 

Dirección General de Política e Industrias Culturales y del Libro. Un batiburrillo curioso

Ya es pública la estructura básica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Son de estas cosillas que los ciudadanos normales no solemos mirar, pero que cuando te toca jugar en este terreno no deja de tener su importancia.

No voy a analizar toda. Me voy a fijar en el sector que aún con las distancia que mantengo en este momento creo conocer mejor: el del libro.

El mismo, de una manera u otra tiene reflejo tanto en la Dirección General de Política e Industrias Culturales y del Libro como en la de Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas.

No voy a insistir de nuevo sobre esta curiosidad de sacar al libro de las industrias culturales, pero sí me llama poderosamente la atención que ya que se habla aparte del libro que caigan bajo este paquete algunas que pienso estarían mejor sobre el paraguas bibliotecario, por ejemplo, como puede ser

h) La promoción de la lectura mediante campañas de fomento de ésta.

que aquí es tratada en el ámbito más industrial.

Resulta también curiosa esta otra:

j) El estudio y propuesta de actuaciones en relación con la industria editorial y del libro en general.

queno deja clara de qué o a cuantas industrias nos estamos refiriendo. Uno que es lego piensa que la del libro en un sentido amplio incluye a todas. En mi forma de verlo, también a las revistas culturales porque seguimos jugando a la doble vara de medir editorial. es decir: si se está bajo el paraguas de cultura esta es lo sustantivo y no, por ejemplo la industria editorial de libros de texto o de derecho o de medicina. Si no fuera así alguno sigue siendo el tahúr del trile.

Señalaré alguna más que me choca o no me acaba de encajar en este ámbito industrial

g) La promoción y difusión nacional e internacional de las letras españolas.
ñ) La promoción exterior de la lengua y cultura españolas, como instrumento para la internacionalización de las industrias culturales españolas.
o) La promoción de programas de difusión de la lengua y cultura española a través de los sistemas educativos locales, en coordinación con la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades y la Subsecretaría.

Y dejo para el final esta perla donde distribuidores y libreros han vuelto a quedar fuera:

i) La promoción del libro mediante ayudas a la edición y a la participación en ferias y exposiciones nacionales e internacionales.

En la otra Dirección se quedan las Bibliotecas sin fomento de la lectura, curioso, y más después de haber leído esta referencia en Comunicación Cultural.

Ya se sabe que la lectura es un arma cargada de futuro y que quede al amparo de lo privado parece mejor opción, a algunos, que de las redes públicas.

Si las Bibliotecas se quedan además con recursos menguados dónde quedará la lectura y la cultura.

¡Ya lo sé!

En los toros que si se van a fomentar y proteger:

u) El ejercicio de las competencias relativas al funcionamiento de los registros taurinos, el fomento y protección de la tauromaquia y el secretariado de la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos, correspondiendo su Presidencia al Ministro de Educación, Cultura y Deporte o autoridad en quien éste delegue.

¿No estaría mejor que esta industria cultural ‘cárnica’ se fuera a la otra Dirección?

Por la permanencia de las Revistas Culturales en las Bibliotecas. Ideas locas

A veces las ideas locas son las mejores ideas. Nos ayudan a cambiar las inercias y a ver las realidades desde otro punto de vista.

Parece que la presencia de las Revistas Culturales en las bibliotecas puede estar amenazada, ya lo comentamos hace poco.

La amenaza viene por la probable pérdida de subvención y por la ruptura de manera unilateral de un modelo que llevaba tiempo funcionando. Está en marcha una campaña para intentar que esto no sea así.

La pregunta o preguntas que podríamos hacernos serían las siguientes:

¿La pérdida de la subvención tiene que suponer automáticamente la no presencia de las Revistas?

¿Cuántas Bibliotecas y bibliotecarios están realmente interesados en la presencia de las mismas en sus bibliotecas?

¿Cuántas revistas estarían interesadas en buscar nuevos caminos de actuación que aseguraran su presencia?

El año pasado la ayuda ascendió a 1.630.000 euros.

¿Sería posible conseguir esa cantidad de otra manera?

Se me ocurre y ahí va la idea loca que se podría intentar.

Existen plataformas como Goteo, por ejemplo, red de financiación colectiva+colaboración distribuida que permitiría la creación de un proyecto que permitiría que todos aquellos que consideramos de interés que se mantenga la presencia de las revistas en las bibliotecas participáramos en la misma apoyándola económicamente.

ARCE, en colaboración con alguna o algunas de las asociaciones de bibliotecarios, podría coordinar la campaña. Al fin y al cabo el fruto de la misma es posibilitar el acceso a la cultura y el conocimiento de manera libre y gratuita para los ciudadanos.

Qué debemos dejarnos cada uno en el intento:

– Los ciudadanos y asociaciones que quieran participar: dinero y/o cesión de ejemplares asegurando durante el 2012 el mantenimiento de una colección. En este sentido por ejemplo yo podría donar ejemplares a una biblioteca cercana interesada en participar de tres revistas distintas.

– Los bibliotecarios se tendrían que poner las pilas para participar como ciudadanos y señalar qué revistas estarían interesados en seguir recibiendo.

– Las revistas quizás podrían ser generosas planteando igual un acceso libre a sus ediciones digitales a los usuarios de aquellas bibliotecas que reciben ejemplares en soporte papel.

– ARCE debería coordinar la campaña y gestionar los envíos y la información.

Lo dicho: pinceladas de una idea loca pero, ¿por qué no intentarlo? Yo me apunto ¿y tú?

Actualización. Ideas que van llegando:

– Apoyen las revistas subscribiéndose a ellas. Después de leerlas, dónenlas en forma de colección a la biblioteca de su barrio.

Bibliotecas y calidad de servicio

Eroski ha realizado un análisis de algunas de las redes de bibliotecas del país, de 18 ciudades en concreto, en función básicamente de los criterios de: información, servicios, accesibilidad, seguridad y limpieza.

Usuarios y bibliotecas

Se acaban de hacer públicos a través de los medios de comunicación los datos de un estudio sobre las bibliotecas, que habrá que esperar a leer entero, realizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y que abarca del año 2001 al 2005.

Los datos, que parecen ser optimistas no parecen guardar excesiva relación con otros que facilita el INE  que, por cierto, facilita ya datos del 2006. Es cierto que parecen aumentar los usuarios absolutos y el número de préstamos absolutos, pero un análisis un poco más fino quizás nos permita ver otras cosas, por lo menos en los datos del INE.

Resaltaré dos datos, usuarios y  préstamo, que utilicé durante este año para un curso.

En relación a los usuarios no niego que hayan aumentado. sería como negar que la población española también ha crecido, pero, por lo menos en los datos del INE, lo que no parecen aumentar es el número de usuarios por 100.000 habitantes que es lo que nos puede dar una tasa real de crecimiento en la población española. es decir: no nos vale el más, sino el más en relación al volumen global de la población y este dato no parece haber aumentado: 33.972 en el 2.000 y 33.808 en el 2006. Con mucha variación en función de las distintas Comunidades Autónomas. ¿Reflejo quizás de las distintas políticas llevadas adelante?

(Si pincháis sobre las imágenes las veréis en grande)

usuarios_p.JPG

Si nos fijamos ahora en los préstamos podemos ver que éstos sí que han aumentado. Algo lógico si hay más usuarios absolutos, más número de los mismos.

Pero cuál es la tendencia clara al aumento en préstamo, qué es lo que está cambiando realmente la tendencia. ¿Los libros? ¿Los documentos sonoros? ¿Los audiovisuales?

prestamo_p.JPG

Parece que los libros y los documentos sonoros mantienen un crecimiento vegetativo, mientras que el aumento significativo se produce en los documentos audiovisuales. ¿Cuál será tanto la tendencia presupuestaria como de compra a futuro con estos indicadores? ¿Qué soportes y contenidos deberán ser atendidos en un futuro?

Veremos, finalmente dónde se produce ese ‘cambio decisivo’ que parecen anunciar los realizadores del estudio. Quizás sea el cambio ya generalizado de nombre: de la biblioteca a la mediateca.

¿Ayudará ese cambio a la inclusión social?

Revistas culturales, bibliotecas y soportes: visiones poliédricas

LIBER’08

Revistas Culturales, Bibliotecarios españoles y americanos reflexionarán sobre los modelos de presencia de las revistas en las Bibliotecas.

En una reunión de trabajo organizada por ARCE que se celebrará el jueves 9 de octubre, se presentará el estudio “Revistas Culturales y Bibliotecas” para posteriormente reflexionar y debatir sobre las conclusiones del mismo.

Directores de bibliotecas públicas y privadas, directores de revistas y libreros se reunirán en un seminario cerrado bajo el título “Revistas Culturales, Bibliotecas y Soportes: Visiones Poliédricas”, para analizar tanto la realidad actual como los futuros modelos de relación entre revistas y bibliotecas. Tras la presentación de las conclusiones del estudio se procederá a abrir el debate y reflexión entre un panel de bibliotecarios tanto del ámbito público como universitario, seguido de una posterior aportación de propuestas entre los presentes.

Las Revistas Culturales reconocen el papel clave que las bibliotecas, tanto universitarias como públicas, juegan como mediadoras para al acceso de los públicos lectores a los contenidos de calidad.

Consultar estudio

Revistas Culturales, Bibliotecas y Soportes: Visiones Poliédricas.

Día  9 octubre

Hora: 11-14:00h

Sala: 4.6 – Nexo Palacio 4, Recinto Gran Vía

(Se requiere invitación)

Si desea recibir información o desea asistir al seminario contacte con ARCE en el e-mail distribucion@arce.es o por teléfono en +34913086066.

Por ahí andaremos

Nos vamos de Congreso

Ha empezado hoy, pero todavía la ubicuidad personal no es posible ni conveniente. Me ha dejado tocado hoy Boquitas pintadas con sus microuniversos finitos.

Me han invitado a coordinar y moderar la mesa que lleva por título:

El espacio de las bibliotecas en un contexto de múltiples productos y ofertas culturales e informativas.

Contará con personas de tres ámbitos bibliotecarios distintos (Biblioteca Nacional, Regional y Universitaria ) y una persona de una empresa de servicios.

El planteamiento que he hecho a los ponentes es el siguiente:

El título de la misma nos sitúa ante las siguientes realidades:

La biblioteca. Su espacio y su papel

Los distintos soportes de contenidos

La oferta cultural

La oferta informativa.

 El esquema base o los puntos de incidencia serían los arriba señalados. Es decir:

Que cada uno nos sitúe en una primera pincelada en qué Biblioteca trabaja y qué papel juega. Creo que es claro que no desempeña el mismo papel y todo ello tendrá una consecuencia sobre los soportes y su tratamiento, y sobre su  propia oferta cultural el trabajar en la Biblioteca Nacional que en una regional o una Universitaria. Es por ello que creo interesante una contextualización.

–      Y ya desde esa contextualización abordar el papel de los soportes y su evolución en función, quizás, de los públicos, la oferta cultural y su convivencia o no con el espacio bibliotecario y otras ofertas culturales tanto desde otras instituciones como desde empresa privada.

–    ¿Hay sobreoferta? ¿Hay coordinación? ¿Es oferta con sentido?

–   Para pasar después a una posible reflexión sobre lo que se denomina “Infoxicación” ¿Existe un exceso de información y si existe qué papel se debe jugar?

Y se me ocurre que si os interesa hacer llegar alguna pregunta o aportación al posible debate pues tenéis aquí el espacio de comentarios abierto.

Jornadas de Murcia. El resumen final y oficial

Picasa en su capricho ha dejado a la vista las dos caras claves de estas jornadas en su organización la de José Antonio y la de Pedro. Recogen las fotos la primera comparecencia y la última.

jornadasmurcia.jpg

Así han querido comunicar los organizadores de la misma a los medios el resultado de las Jornadas:

Jornadas “Las bibliotecas como espacio de cultura y participación”, organizadas por Anabad y la Biblioteca Regional de Murcia, los días 25 y 26 de octubre de 2007

Participaron en las estas Jornadas bibliotecarios y ponentes venidos de Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura, Navarra y México, además de numerosos profesionales de la Región de Murcia, incluyendo a los mediadores culturales de la Biblioteca Regional y la de Torre Pacheco. La coordinación corrió a cargo de los miembros de Anabad-Murcia José A. Gómez, profesor de Biblioteconomía y responsable de la Editorial de la Universidad de Murcia, y Pedro Quílez, coordinador de actividades culturales de la Biblioteca Regional de Murcia. Y se realizaron con el patrocinio de la Subdirección General de Cooperación Cultural del Ministerio de Cultura, de ANABAD y la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, lo que permitirá la próxima publicación de una monografía con el contenido de las conferencias.

Las Jornadas trataron sobre el papel de las bibliotecas públicas como espacio de promoción de la cultura y la inclusión social y digital. Se trataba de analizar los objetivos y los públicos específicos de las miles de actividades culturales que organizan las bibliotecas cada año, para comprender a qué fines responden, cómo se interrelacionan con el resto de la ingente oferta cultural, informativa o de ocio que hay disponible en la sociedad.También se planteó hacia adónde van las bibliotecas en su faceta de gestoras culturales, o cómo afecta el contexto digital y las redes de cultura, información, ocio y relaciones a la planificación cultural bibliotecaria.

Dentro de la gran diversidad de actividades que las bibliotecas programan, el enfoque más extendido es considerar que las bibliotecas, más que competir con los grandes grupos mediáticos, las grandes industrias culturales, y la cultura espectáculo, deben buscar su espacio desde conceptos como complementariedad, atención a lo minoritario y a la diversidad, cohesión social y cultural, y hacer una labor compensatoria de la exclusión cultural o digital por razones económicas o sociales, equilibrio entre lo local y lo global, etcétera.

Comenzó la Primera Sesión, titulada “Bibliotecas y dinamización cultural” con una conferencia sobre “La planificación en gestión cultural. De las necesidades socioculturales a la organización de actividades”, a cargo de Isabel Blanco Pardo, directora del Servicio Municipal de Bibliotecas de A Coruña. Isabel Blanco consideró necesario partir del concepto de cultura y su evolución, para desde ahí llegar a los conceptos de “política cultural” como enmarcadota de la “Gestión Cultural”, y de ahí a la planificación y la programación de actividades.

Siguió a esta conferencia, que contuvo una gran carga de clarificación teórica de problemas tan complejos como la cultura y sus políticas, la titulada “Promoción cultural y educativa desde la biblioteca en el ámbito local”, en la que Cristóbal Guerrero describió la extraordinaria experiencia de 25 años de la Biblioteca de Camas en una función de inclusión educativa y cultural, a partir de la investigación-acción, la escucha activa de las necesidades locales, la interrelación con la comunidad, y la experiencia, que han llevado a esta biblioteca a ser un motor social de esta ciudad sevillana.

La siguiente conferencia, “La biblioteca: un elemento que impulsa y cohesiona los centros culturales” corrió a cargo de Villar Arellano Yanguas, de la Biblioteca CIVICAN (Fundación Caja Navarra). En ella Villar Arellano describió la función de la biblioteca en la dinamización del conjunto del centro cultural interrelacionando las actividades, las propuestas, guías y clubes de lectura y los intereses coincidentes de ambos elementos.La primera jornada acabó con una Mesa Redonda donde se debatió sobre las tendencias en programación cultural de las bibliotecas, que coordinó el director de la Biblioteca Regional de Murcia, José P. Gallo León.

El segundo día comenzó con la conferencia “Lectura y red: Nuevas estrategias de promoción del libro”, impartida por José María Barandiarán, de Opinión con Valor. Barandiarán, consultor experto en el mundo editorial y del libro habló de la relación y los problemas comunes de las bibliotecas con otros elementos como el sector editorial o las librerías, y explicó las posibilidades y dificultades de las herramientas tecnológicas de participación en Internet, como blogs, wikis o marcadores sociales. En su blog hay diversas referencias a su conferencia y el conjunto de las Jornadas).

La conferencia siguiente fue “Tendencias en gestión cultural y marketing en bibliotecas”. Por una parte Margarita Pérez Pulido explicó los fundamentos del marketing y la promoción de las actividades culturales, mientras que José Luis Herrera Morillas detalló decenas de ejemplos reales de todo tipo de estrategias puestas en práctica por bibliotecas y sistemas bibliotecarios.

Tras la intervención de estos dos profesores universitarios del área de Biblioteconomía de la Universidad de Extremadura, llegó la conferencia “Biblioteca e inclusión social y cultural: ¿Posibilidad o necesidad?” impartida por la profesora mexicana Judith Licea de Arenas, de la UNAM, junto con José A. Gómez, quienes trataron de destacar la necesidad de atención a los sectores excluidos o desfavorecidos en las bibliotecas, relacionando la previa inclusión social y personal como condición de posibilidad para la inclusión cultural.

Finalmente, la última conferencia fue sobre “El gestor cultural en bibliotecas: perfil y competencias profesionales”, a cargo de Pedro Quílez, quien detalló las características del trabajo de gestión cultural y las competencias necesarias para llevar a cabo este trabajo tan amplio y diverso, desde las herramientas tecnológicas de diseño y programación, como los conocimientos conceptuales y técnicos para seleccionar actividades, organizar exposiciones, relacionarse con distintos grupos sociales y culturales, etc.

Una característica de las jornadas fue la participación activa del público en los debates, junto con la de los propios ponentes, quienes durante los dos días permanecieron en diálogo entre sí y con el público.

Se acompañan fotografías de la jornadas (Campus Digital de la Universidad de Murcia, fotos de Luis Urbina: )

Arte, librería y hoteles

artelibreriayhoteles.jpg

Ayer ya hablábamos de un nuevo espacio en Madrid. Hoy leo en La Jornada el inicio de una experiencia que a alguno le traerá más de un recuerdo. Algo parecido en lo que se refiere a la idea me lo presentaron hace ya unos años para intentar llevarlo adelante en España. Parece que, al final, los mexicanos se han quedado con el concepto y se han animado a ponerlo en marcha.

Tanto la referencia de ayer como la de hoy como el post también de ayer mismo de Brétemas como algunas de las reflexiones que surgieron en las Jornadas Bibliotecarias en Murcia dejan entrever que en relación a los espacios físicos donde los libros se exponen y están al alcance del usuario final hay nuevas líneas posibles de actualización y actuación frente a los que plantean que la digitalización del soporte va a llevar al cierre.

Los espacios que sean capaces de ofrecer un elemento de valor añadido y tengan un público suficiente podrán vivir, no digo sobrevivir, sino vivir y plantear una experiencia distinto más cercana, quizás, al crear conversación que Gabriel Zaid señala.

Esto lo pueden hacer grandes y pequeños.

En esta línea, ayer mismo me llevé una agradable sorpresa al ver este anuncio: una Universidad, grande, una empresa de mediación social. grande y una pequeña librería (actualización: Nueva vida en los escaparates ) generan un espacio nuevo fruto de la conversación. De eso puedo dar fe. Los espacios, por lo tanto, no terminan en os muros de los locales. Los espacios los generan también personas e instituciones. Las redes sociales están inventadas hace mucho tiempo. de hecho, en Euskadi, puede que sea una de las claves de la no desfragmentación social.

Siempre hay sitio para nuevos espacios y las librerías y bibliotecas pueden, si quieren, estar en primera línea para dotarlos de sentidos diversos.

Al igual que señala Joaquín Rodríguez con el título de su blog “Los futuros del libro ” en plural se podría hablar, también de “Los futuros de la librería”

Bibliotecas y jóvenes

Terreno siempre difícil, complicado, complejo el de la lectura y los jóvenes. Campo en el que casi nadie se atreve a hincar el diente cubriendo siempre el mensaje bajo la mediación de lo infantil….

La adolescencia y juventud de la lectura y los lectores se atraganta también a los adultos.

Así que suena bien la apuesta de la Fundación Bertelsmann para formar a los bibliotecarios para la atención a los usuarios en este tramo de edad.

Lectura y enfermedad

El Plan de Fomento de la lectura en Extremadura acaba de poner en marcha dos iniciativas que pueden tener distintas interpretaciones.

Bajo el nombre de “Recetas de lectura” y “Bibliotecas de cabecera” se presentan dos acciones que unen libros y salud o enfermedad. Todo depende cómo se mire.

La iniciativa ya le ha hecho afirmar a Juan José Millás que ¡Viva el malestar !

Yo prefiero estar sano y leer antes que tener que utilizar la enfermdad o la mala salud como mediación para llegar al libro.

De lecturas enfermizas de la realidad ya tenemos bastante por otros lares.

Google y su visión apocalíptica de las bibliotecas

Recoger mi amigo Roger, amigo, aunque me deba todavía una botella de buen ron, unas declaraciones de Isabel Aguilera , directora de Google Ibérica en las que parece augurar la muerte de las bibliotecas.

En general no me suelen gustar los agoreros de la muerte. Suelo preferir a las personas que plantean opciones de vida y crecimiento y no es este el caso.

Curioso que plantee que para que ello ocurra todos tendremos, lo da aparentemente como hecho fácil y conseguible, ordenador. Quizás debería reconocer su no conocer de muchas realidades lejos todavía de esa situación.

Esta información me ha hecho refrescar algunas de las notas que tomé en el Primer Congreso Nacional d la Lectura, todavía no he conseguido ver las conclusiones en la web, en concreto con la intervención de Javier Echeverría. Algunas, creo, son aplicables como respuesta o matización a las declaraciones de Aguilera.

1. No hay que fomentar la lectura por sí misma. Sólo si potencia y desarrolla la capacidad humana. Añadimos: No hay que fomentar la tecnología, o los ordenadores, si aceptamos el papel que Ted Nelson les dio de “máquinas literarias”, por sí mismos. Sólo si potencia y desarrolla la capacidad humana.

2. La lectura es por lo tanto un medio. Añado: al igual que las bibliotecas y los ordnadores. Los medios dle punto dos deben responder al sentido del punto 1.

3. La lectura ha tenido un proceso en el que todas las etapas del mismo siguen conviviendo con mayor o menor fuerza y sentido en función de variables sociales, económicas… Así sigue existiendo la “lectio” como lectura pública, la “lectura” actual en silencio y la “tecnolectura”, lectura como herramienta tic. Añado:Quien predice la muerte en el campo de la lectura y de sus mediaciones, quizás peca de ímpetu juvenil.

4. No hay ciencia sin escritura y sin lectura. Añado: el dónde se escribe y se lee no es lo fundamental para la ciencia.