Iva, no todos los responsables de Cultura piensan lo mismo. Carta de la consejera Blanca Urgell a José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte

Como se suele decir no todo vale.

Es posible que con esta Carta que la Consejera de Cultura Blanca Urgell dirige al Ministro Wert el PP encuentre un motivo más para decir que se está haciendo oposición desde un gobierno.

Hay momentos y este es uno porque en el fondo estamos poniendo en juego modelos y políiticas que no es bueno callar.

El departamento en el que trabajo tiene una gran ventaja: tenemos algunas cosas bastante claras y mucha y sana discusión interna.

La Carta de la Consejera recoge ante algo fundamental mi sentir y el del Departamento.

Uno de los principios que mantenemos es que los políticos no hacemos cultura, sino política cultural y que esto solo es posible hacerlo desde y con el tejido existente.

Sin él nuestra tarea sería vana.

Así que no está mal que rompamos una lanza a favor de un cierto modelo y reivindicando el sentido y el trabjo que dan la base para nuestra labor posterior.

Se dice en la carta:

Entiendo, y me lo permitirás, que detrás de la decisión de multiplicar en la casi totalidad de casos la imputación de IVA a los productos y servicios culturales –casi con la única excepción del libro en soporte tradicional de papel- se esconde una escasa sensibilidad y conocimiento del mundo de la cultura. Digo más, creo que bien se puede afirmar que hay una dimensión claramente política en esa decisión y que coloca a tu gobierno claramente enfrentado a las necesidades del mundo de la cultura. Es como si de repente se hubiera decidido rematar al moribundo –siempre en crisis- mundo del teatro, de la danza, del cine y el audiovisual, de los museos y el patrimonio, y de tantas manifestaciones y realidades sin las cuales este país deja de serlo. Es como si de repente hubiérais resuelto que el ciudadano no tiene derecho a la cultura y que ésta es un bien suntuario, prescindible en tiempo de crisis, y no algo constitutivo de la propia naturaleza personal y colectiva de la ciudadanía de nuestro país, así como expresión de la riqueza de su intrínseca diversidad.

No hago sino trasladarte el pesar y la indignación de los sectores de la cultura vasca, así como la afirmación contundente de que en este paso que habéis dado no podremos acompañaros ni siquiera con la lealtad y colaboración institucional que debe caracterizar nuestro trabajo en común por la cultura. Entiendo que la naturaleza política del mismo se coloca en las antípodas de lo que es nuestra visión de la cultura y que expresa, siempre desde nuestro punto de vista político, una nula consideración del papel que la cultura debe jugar en la formación de una ciudadanía cada vez más crítica y libre. Por ahí, te lo digo de verdad, ni se arregla la crisis económica que vivimos, ni se contribuye a alumbrar un mejor y distinto futuro.

Bienvenidas serán como siempre todos los comentarios y sugerencias desde el convencimiento del valor de la Cultura, sus expresiones y la diversidad.

 

Cuentitos a la oreja son de vieja

Aparecía ayer en Gara esta foto que me da pie al títular de esta entrada.

Andan ya desde hace algunos días algunos malos perdedores y me ahorro el calificativo en lo personal trajinando y al parecer tramando sin parar por conseguir con malas artimañas,y con las ‘acciones más viles y rastreras que ha imaginado la mente humana’ en palabras de la Consejera de Cultura Blanca Urgell poniendo en entredicho una decisión no sólo de una persona, sino de todo un jurado.

Me quedo con las palabras que Ramón Zallo escribe hoy en Deia en relación a Cristina Ortega que es la persona sobre la que parece centrarse toda la atención:

La doctora Cristina Ortega es la mayor experta que hay en el Estado español en mapeo de equipamientos y eventos (y lo sé porque fui miembro del tribunal que evaluó su magnífica tesis doctoral, con un sobresaliente cum laude). Y era un evento.

Si alguien tenía que estar en aquel jurado técnico era Ortega, en su doble calidad de experta y de presidenta de la Red de Centros de Gestión Cultural Europea. Las personas expertas suelen salir de la Universidad, de consultoras o de la programación -¡de dónde si no!- y, desde el mismo momento de su nombramiento actúan a título individual. Ortega, al igual que otros miembros pertenece a una consultoría experta, en este caso Estudios del Ocio de la Universidad de Deusto. No es donostiarra y ejerce de bilbaína; y fue nombrada por el Ministerio para el jurado, y no por el Ayuntamiento de Donostia ni el Gobierno vasco. Todo claro.

En relación a la calidad, valía, responsabilidad, independencia (que he sufrido gustosamente en mis propias carnes) de criterio y capacidad de trabajo para mí está claro desde el principio.

Lo que sí me preocupa es el funcionamiento y la forma de hacer de algunos representantes políticos.

– Que demuestran un mal perder y juegan al personalismo. En este sentido lo de Belloch y Rosa Aguilar como primeros removedores de lo que ellos suponen ‘mierda’ huele en abundancia. Ambos son un claro reflejo de un modo de hacer político: el personalismo ególatra por encima de la participación y cohesión social y la diversidad cultural.

– La del alcalde de Córdoba dando por bueno un ‘anónimo’ da a entender que no será la primera vez que ha funcionado con este criterio.

Si la política en la medida que nos debe afectar a todos y a todos comprometernos acepta el juego del ciudadano sin cara y sin voz ya que parece utilizar la ajena para demostrar unas tesis estamos perdidos en esto de la cosa pública.

Que la Ministra actúe ahora con aparente diligencia no hace nada más que demostrar que algunos siguen dando más valor al ‘cuentito’ que a lo que se teje en la plaza pública.

En fin:

¡Piensa el ladrón que todos son de su condición!

Abrazos para Cristina.

Cultura playera

Leo la prensa aprovechando la estupenda mañana de domingo en ‘la salvaje‘.

Debajo de la sombrilla, en cómoda silla, con la brisa marina que soplaba todavía a eso de las 11:30 leo un par de infromaciones en El Correo.

La primera el artículo de juan Bengoechea ‘El silencio de Dios’ . Recojo el párrafo fina:

La pobreza no es un castigo divino, sino el fruto amargo de decisiones humanas. Y nosotros somos la primera generación que dispone de recursos y tecnología para erradicarla. No podemos, como hasta ahora, delegar el gobierno de la globalización en la mano invisible del mercado. Debemos intervenir creando mecanismos que, a semejanza de nuestros estados de bienestar, permitan paliar las obscenas desigualdades existentes en el mundo. Es un imperativo ético, y, a largo plazo, también una inversión. Su coste con toda seguridad sería inferior al esfuerzo desplegado para paliar algunas de sus secuelas: inmigraciones ilegales, pandemias o terrorismo integrista. Sólo en la carrera de armamentos el género humano enterró en 2008 una cantidad equivalente al 2,4% del PIB mundial. En el barco de la globalización podemos salvarnos o hundirnos, pero, en ambos casos, lo haremos todos juntos.

La pobreza es el fruto amargo de decisiones humanas. Y nosotros somos la primera generación con recursos y tecnología para erradicarla.

Más adelante me encuentro con una amplia entrevista, doble página, de César Coca y Jon Fernández a la Consejera de Cultura Blanca Urgell realizada tras la reciente comparecencia ante la Comisión de Cultura y Juventud del Parlamento. Algunas notas y comentarios sobre la misma. – Me llama la atención la excesiva ‘museización’ y ‘Guggenheimnización’ mediática de la cultura y de la política cultural. Vuelve a aparecer de nuevo como titular y arrastra tras de sí al Balenciaga. – La dependencia presupuestaria ya conocida que supone la EITB y la política lingüística con el problema que supone que se suelen situar las miradas donde están los dineros aunque a veces a medio y largo plazo no sea donde se estén jugando las estrategias de futuro de las políticas culturales. – El reconocimiento medianamente explícito de que ha habido personas y colectivos que hasta la fecha se han quedado ‘fuera del reparto’. – La necesidad de revisión del Plan Vasco de la Cultura. Algo que casi todo el mundo reconoce  porque no ha mantenido un equilibrio entre los distintos sectores, porque hay subsectores a los que nunca se les ha llamado y por la falta de análisis trasversales y en nuevas claves amén de algunos de los planteamientos de partida que llevan al hecho final de que sólo parece encontrar una justificación cuando se convierte en una especie de rosario de acciones situadas una detrás de otra sin ton ni son. – Me gusta que se hable de cultura abierta por el guiño que supone.
– Me parece interesante la referencia a ‘industrias fuertes’ pero no encuentro ninguna pista ni referencias a la digitalización como reflejo de una nueva situación.
– Me parece sano que acepte los patinazos con deportividad reflejado en forma de risas en la entrevista.
– Finalmente, saco una frase de contexto pero que quizás definiría con claridad una línea de trabajo: que tengamos claro qué dinero reciben los proyectos, de dónde y cuáles son sus resultados.Quizás esto deba ser más importante que nunca en situaciones de crisi y de aumento de desigualdad. Por ello es posible que el Athletic deba ir a buscar los dineros que demanda a otro sitio al igual que todo aquello que no tenga a fecha de hoy una incidencia clara en nuevas propuestas de valor.

Cultura abierta se constituye

Ayer celebramos, precedida de una comida la reunión de Constitución de
Cultura Abierta.

Contamos en la comida y en la primera parte de la reunión con la compañía de Antonio Rivera nuevo Viceconsejero y en la reunión, en su primera parte nos acompañó Blanca Urgell  nueva consejera así como Mikel Toral alma mater de este tinglado y que pasa a ocupar la Dirección de promoción Cultural.

La Primera Junta Directiva queda compuesta por
Santi Burutxaga Presidente
Juan Zubillaga Vicepresidente
Mikel Alonso Tesorero
Carmen Mellina Secretaria
– Peio Gutiérrez Vocal
– Ricardo Antón Vocal

Se ha fijado también una cuota de entrada de 30 euretes.

Os adjuntamos el mensaje fundacional en
castellano: http://kulturabierta.org/es/doc/39-cultura-abiert
euskera: http://kulturabierta.org/eu/doc/39-cultura-abiert