Consuma cultura / Kulturaz hazi

kultura-bonua-bono-culturaDe vez en cuando viene bien echar la vista atrás. Recordar, recuperar y volver a poner en valor iniciativas en las que se ha participado y que vistas ahora parece que mantienen su sentido.

Os dejo pues los vídeos, unos cuantos, que acompañaron en su momento la campaña del Bono cultura y que quizás fueron poco conocidos fuera de Euskadi.

bonocultura2011

 

 

 

 

 

Veréis caras conocidas y una pluralidad de mensajes que invitan a ‘consumir’ cultura con muchos acentos y matices que es también de lo que se trata.

Y las personas que participaron en la campaña se verán con unos añitos más y unas canas, pero probablemente con el mismo o mayor interés por la cultura.

El término ‘consumir’ tuvo sus grandes momentos de debate. Ahí lo dejo.

Lo más visto en Cambiando de tercio en el mes de agosto y en lo que va de año…

Los cinco más vistos en agosto

Los cinco más vistos en lo que va de año

De nuevo los cantos de sirena del Bono cultura. Esta vez en Italia

kultura-bonua-bono-culturaCuando hace siete años se lanzó en Euskadi en Bono Cultura escribía en este mismo blog que la iniciativa podría ser un buen campo de aprendizaje.

Cada vez que aparece por los medios alguna referencia a una nueva iniciativa, recordemos que no hay dos iguales, relacionadas con la puesta en marcha de un Bono Cultura, Italia en este caso, a algunas gentes del sector del libro y otros sectores de la cultura se les vuelven a alegrar los ojillos y, al mismo tiempo, añoran que esa realidad, como es el caso en esta ocasión, sea más allá de las fronteras patrias.

La última vez que planteé el posible interés de una medida de este tipo fue a principios de año en Valencia.

Ya con tiempo de por medio de lo vivido en Euskadi y del conocimiento de algunas otras experiencias, creo que es interesante poner alguna sordina o, si se prefiere, algunos peros o algunos grises a la medida para que la podamos situar en su justo término.

Por ahora, de la propuesta italiana no hay excesiva información. Quizás se puede resaltar que se centra en los 18 años, algo que no es novedoso.; ya se hizo en su tiempo en Andalucía, por ejemplo. La mediación parece que será una plataforma digital. Será interesante ver las tripas de ese montaje, a quién se compra, quién sirve, qué se ofrece… y, finalmente, sí es importante proporcionalmente la cantidad designada de 500 euros.

Ahí van algunos grises, matices o interrogantes a tener en cuenta en relación a medidas de este tipo.

  1. No deja de ser una medida que debe contextualizarse en una política cultural que es la que le dará sentido. En el caso de Euskadi, por hablar de lo que quizás más conozco al detalle, la medida se propuso para, en un momento de crisis incentivar el consumo pensando sobre todo en las librerías que eran el colectivo que no tenía ningún tipo de apoyo y con la opción también clara de apoyo al pequeño comercio. Esto trajo como es de suponer sus líos correspondientes con las grandes superficies.
  2. Es una acción que en cualquier caso debe de ser de tipo coyuntural; más, si como parece, el dinero es a fondo perdido y no supone un ‘esfuerzo’ por parte del usuario, lo que puede llevar a no generar realmente hábito de consumo. Por seguir con el ejemplo de Euskadi, la idea que había detrás y que no cuajó aunque se inició, era la de potenciar un Club de Cultura.
  3. Es una acción que podríamos calificar de ‘populista’. Aparenta en gran medida más de lo que da y además no es igualadora ya que no tiene en cuenta, por ejemplo, la variable renta. Ya escribí sobre esto a principios de julio; cierto que más centrado en la lectura , pero creo que se puede extrapolar.
  4. La peligrosa cultura de la gratuidad. Si el Estado me lo da gratis… por qué pagar por ello.
  5. No es obligatoria, ni automática. Para acceder al bono de 500 euros, los jóvenes nacidos en 1998 deberán registrarse en la web http://www.18app.it y descargarse en sus teléfonos móviles la aplicación ’18app’. Es posible por lo tanto que incida sobre los consumidores ya habituales y no cree necesariamente nuevos hábitos.
  6. No parece estar del todo claro si se dirige a todos los sectores de la cultura. No parece, por ejemplo, que se pueda comprar música en soporte físico.
  7. En presupuestos, para eso se dice que existen los techos de gasto y demás, lo que se da a Juan, se quita a Pedro. Me gustaría ver qué movimientos de partidas ha supuesto la asignación de esta cantidad, 290 millones de euros, nada despreciable.
  8. Los primeros encantados en cualquier caso serán las empresas de telefonía móvil ya que serán el camino necesario para descargarse la app.

Veremos en cualquier caso los posibles efectos reales, no los de propaganda que parece hasta la fecha los cauces por los que se mueve la medida.

Ya hay alguna italiana a quien esto le parece una vergüenza.

//platform.twitter.com/widgets.js

¿Desaparecerá el Bono Cultura?

El primer borrador de presupuestos de cultura del Gobierno Vasco se carga de un plumazo el Bono Cultura. La partida desaparece de los presupuestos y en la memoria de acompañamiento no aparece ninguna explicación del porqué de la medida.

Es cierto que queda el trámite parlamentario y la posible, o no, aceptación de enmiendas. Cabría también una prórroga presupuestaria y a saber lo que ocurriría entonces.

En cualquier caso en Change.org se ha puesto en marcha una iniciativa, a la que me he adherido, para que no se elimine y que os invito a FIRMAR para ver si en este caso la doctrina Aristondo de que sea la sociedad quien lo pìda es aceptada.

En el análisis en su momento del proceso de puesta en marcha del Bono Cultura que se ha planteado siempre como una medida coyuntural se pensaba en un horizonte de asentar y transversalizar los consumos culturales mediante la creación de un club de consumo cultural, KulturTICK, que a finales del año pasado se puso en marcha y necesitará todavía unos años para asentarse. Dicho asentamiento, además, solo será posible y real, si muchas de las instituciones dejar de hacer ‘ombliguismo’.

En cualquier caso y entendiendo todo como un proyecto global de asentamiento y dinamización de consumos culturales el cambio global en presupuesto de 2012 a 2013 pasa de un millón de euros a 275.00, lo cual tiene más o una lectura de castigo o de no haberse enterado bien de qué iba esto.

No se deben olvidar algunas otras reflexiones:

– El proyecto Bono Cultura ha sido considerado modélico a nivel estatal dentro del sector del libro y de hecho así se recog en su borrador de plan estratégico. Muchos editores y libreros han ‘vendido’ sus bondades al resto de sus colegas.

– No hay que olvidar que no ha gustado nada a las grandes superficies. Algo que personalmente me agrada ya que demuestra también que en política se pueden poner acentos o quitarlos, como parece ser el caso del actual gobierno.

Alguna periodista estará dándole vueltas a la cabeza de cómo un gobierno nacionalista se ha quedado con la copia de un poyecto socialista catalán olvidando en más original Bono Cultura.

– En cualquier caso, las empresas culturales relacionadas con el consumo de productos y servicios deberán ir pensando en alternativas, en reconocer que incluso en el momento del nacimiento del Bono fueron reticentes en muchos casos, en su escasa proactividad esperando a veces a ‘mamar de la teta de la administración’. Dicho de otro modo, la crítica hacia afuera sin la autocrítica interna y sin activismo militante de poco vale. Espero que algunos popes que muestran su queja en la barra de un bar por la desaparición del bono la hagan también pública y se retraten ante los medios y la sociedad.

Aún con todo Yo firmo y pienso que si no se firma pues ¡igual hay que quitarlo!

El Bono Cultura y las grandes superficies

Escribía ya hace muchos años Paco Puche:

Libros y salsa de tomate son dos productos antitéticos, porque nos llegarían por la misma logística y la mitad de las veces los bestsellers, sin ellos quererlo, vendrían entintados de rojo, y nada más lejos de la intención de los fabricante de semejante metamorfosis. Los libros que quedasen a salvo habría que venderlos retractilados con las latas de tomate, que vendrían recolgadas a espaldas de los libros, a modo de mochilas.

Viene a cuento este pequeño recordatorio por la fijación casi enfermiza que tienen las grandes superficies a través de su patronal por el Bono Cultura.

Cuando en el mes de mayo el Tribunal Supremo falló la nulidad del artículo 8.1.B algunos medios titularon dicha anulación de una manera no excesivamente clara.

Así El Correo decía:El Supremo anula la exclusión de las grandes superficies del ‘bono cultura’, cuando la sentencia nada decía de eso. Más cuando en la propia sentencia se afirmaba que:

sentenciabono

Parecía, por lo tanto, que era más un problema de insuficiencia de justificación que de que no pudiera como tal realizarse la misma y así se deja entrever en el cuerpo de la noticia, tanto en El Correo como en el Diario Noticias de Gipuzkoa.

En este año 2012 las grandes superficies han vuelto a la carga solicitando medidas cautelarísimas con la finalidad evidente de paralizar el Bono Cultura.

Parece que en esta ocasión tal y como afirmaba el Viceconsejero Antonio Rivera, la orden ha estado mejor motivada:

Rivera ha explicado que hasta el último momento no han sabido si iban a poder presentar esta nueva campaña del Bono Cultura, ya que la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, patronal de las grandes superficies, había pedido la suspensión cautelar de su distribución pero se ha desestimado.

No obstante, ha señalado que continúa el proceso judicial. La asociación recurrió contra la primera campaña del Bono Cultura del Gobierno vasco en 2009 por distribuirse únicamente en librerías y comercios pequeños como medida de apoyo al sector.

Rivera ha indicado que la asociación ha vuelto a interponer recurso contra esta campaña pero ha apuntado que el Ejecutivo vasco ha “motivado suficientemente” las razones por las cuales el Bono no se distribuye en grandes superficies.

En este sentido, ha afirmado que no se trata de una medida solo para fomentar el consumo de productos culturales entre la ciudadanía, sino también apoyar “esa trama sobre la que se sustenta la distribución cultural los 365 días del año”, el pequeño comercio, museos, salas y teatros que permiten que “la Cultura pueda llegar a los ciudadanos” y que tienen que tener “un tratamiento diferenciado”, en especial en estos tiempos de crisis.

Parece que por ahora no tendremos ‘libros con tomate’ retractilados.

Quedan por lo menos dos reflexiones:

1. Probablemente no haya nada más injusto que pretender tratar igual a los diferentes y hay mucha, mucha diferencia entre las pymes y las grandes superficies. Cualdo el grande pide y reclama igualdad, suele haber, en general, falsedad en el planteamiento.

2. Las pymes culturales tengo la sensación de que han sido poco proactivas en este proceso y ello puede en gran parte ser fruto de una ‘falsa cultura de la subvención’ donde todo parece que me tiene que venir dado. Ese no es un buen camino y tengo la sensación de que en un futuro será un camino casi intransitable.

Bono Cultura. Más establecimientos adheridos que los años anteriores

bonocultura

Poco a poco, gota a gota, el bono a lo largo de los cuatro años ha ido calando tanto entre los establecimientos adheridos como entre la población.

Cada año que ha pasado el bono ha durado menos tiempo en los cajeros y cada año también han sido más los establecimientos que se han apuntado al mismo. De los 287 del primer año, 2009,  se ha pasado a 387 en éste. Un aumento significativo tal y como se ha puesto de manifiesto hoy en la rueda de prensa.

En Kulturklik a partir del día 10 iréis encontrando información más actualizada tanto de los establecimientos como de las posibles dudas que puedan surgir.

 

 

Bono Cultura 2012 ya a la vuelta de la esquina

bono2012

Por cuarto año consecutivo y más allá de ‘dimes y diretes’ se pone en marcha el Bono Cultura.

Mañana terminará el plazo para la adhesión de establecimientos y el 10 saldrán a la venta.

Por si acaso, y que luego nadie diga que no se ha avisado, será bueno que los interesados os deis prisa. Apuesto que van a durar muy pero que muy poquitos días. De hecho, cada año se han terminado antes.

Este año, además con el bono y a través de KulturTICK será posible disponer de ventajas para todo el año.

Todo un buen sabor de boca para la despedida.

tick_regala