¡Se agradece!

Que este blog, ya casi abuelo, con doce años de vida que cumplirá el mes que viene, sea todavía recomendado hace ilusión en lo personal y sigue animando en lo profesional.

Blog_Observatori

El detalle ha sido del Observatori Professional del Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya.

Creo que el único ‘abuelete’ que me supera en edad digital, me puedo equivocar, es Lluis Codina.

Y, la compañía, estupenda.

Seguir leyendo “¡Se agradece!”

El empobrecimiento progresivo de los escritores. ¿Se hablará de esto en Liber?

Se acerca Liber.

Una de las novedades dicen que es la Zona Autor donde se va a hablar de autoedición. Claro que autoedición y autor no es lo mismo y menos pensar que sólo son autores los que se autoeditan.

Digo yo que todo Liber es una zona autor porque sin ellos nada de lo demás existiría. Así que uno no sabe si en el fondo la condescendencia de creación de esa zona es marcar una ‘segunda fila’ o la finalidad es otra.

En cualquier caso que los editores dejen espacio a la competencia conceptual en la Feria que organizan es algo que los autoeditados deberían o valorar o pensar que lleva gato encerrado.

Lo que quizás convenga es no confundir conceptos.

Por ejemplo CEDRO titula una información así.

Los autores independientes en Liber

 

refiriéndose con ello exclusivamente a los autores que ocupan el espacio de autoedición. Puede que se esté dejando entrever, como mensaje subliminal, que los demás autores no son independientes.

Error, gran error conceptual cuando se juega con cosas tan serias.

Los autores sobre todo aquellos quejosos de lo poco que venden y de lo mal que les tratan las editoriales quizás deberían leer con atención el estudio realizado en Estados Unidos del que parece intuirse una evolución hacia el precariado. Ahí, en la cobertura de sus necesidades básicas, sí se juegan realmente la independencia creativa.

Lo demás corresponde a intereses empresariales ajenos a los propios autores.

 

 

 

 

 

 

¿Estancamiento del libro electrónico?

Se me han cruzado varias informaciones y referencias a algunos estudios que hace que me plantee con claridad el interrogante del título para, casi, adelantar un respuesta afirmativa.

Señalaré algunos indicios que me llevan, casi, a adelantar la muerte de este recién nacido aunque lleve más de 25 años pululando por estos mundos de Dios.

1. La mayoría de los jóvenes lectores británicos prefiere el libro impreso. Parece que la erótica del papel, sigue teniendo su aquel.

2. En Estados Unidos, cuna del discurso de los ‘grandes digitales’ aunque siguen con el ‘trata de arrancarlo Carlos’, el ritmo de crecimiento es tan cansino como el Paper hasta que alguien se canse de seguir con inyentando gasolina.

3. Después de 25 años se sigue hoy en día sin tener

una hoja de ruta con un esquema claro sobre cuáles son los  modelos de negocio que perdurarán, cuáles son puro marketing, cuáles son los más sostenibles, etc.

No lo decimos nosotros, sino un estudio encargado por CEDRO. Basta ver su página de conclusiones (pag. 87) para ver el vacío en el que nos movemos.

4. Probablemente el sector del libro, si sigue mirando hacia USA, mirará hacia el espacio equivocado, sobre todo si tiene un interés en las prácticas lectoras y su mantenimiento. Un reciente estudio que compara las prácticas culturales entre Francia y Estados Unidos en el período 1981-2008 demuestra con claridad donde se mantiene con más consistencia la práctica lectora.

5. En las lógicas del deseo, que tienen mucho que ver con la erótica, se acaba queriendo lo que no se tiene. Así que es muy posible que la omnipresencia de los ebooks aumente las ganas de poseer libros en papel. Esto piensan, por lo menos, algunos libreros.

6. Si además, el sector del libro, parece ser un sector (ver pag. 5) que genera mucho ruido (=transacciones electrónicas), pero pocas nueces(=pasta realmente generada) no será de extrañar que los intereses giren hacia otro lado. Viajar siempre ha sido un placer.

7. En Liber parece que se hablará mucho de digital. Es decir: de lo que no se tiene claro. Se hablará también de Libro educativo o de texto, como prefieran. ¡Estos sí que lo tienen claro!

8. Pero visto lo visto ya adelanto que el futuro del libro de creación literario, infantil-juvenil, o novela gráfica tiene los días contados como mera trasposición del papel al digital y sus seudovariantes enriquecidas.

9. Basta con que se encierren en los sótanos con algunas de las gran empresas, tradicionales o neodigitales, y les cuenten de verdad la cifra de negocio (¿?) que están haciendo.

 

 

 

Google. La mayoría no reclama

¿Están realmente los autores y editores preocupados, interesados o concienciados en los posibles derechos que googlebooks les haya ‘usurpado’?

La verdad es que parece que no.

Cedro solicitaba aquellos autores y editores que desearan que reclamaran en su nombre los posibles derechos que les correpondieran que lo comunicaran antes de finales de febrero. Parece que sólo lo han hecho 267 editores y 4.158 autores. Es decir, aproximadamente el 16% de los editores asociados y un 30% de los autores. Una minoría.

Surge, por lo tanto, la pregunta. ¿Quiénes son realmente los interesados en reclamar a Cedro, quiénes no y por qué?

No parece, en general, que sea algo que preocupe ni a editores ni a autores. Quizás ambos valoran la posible labor difusora que se puede conseguir por la visualización de las obra.

Los que curiosamente sí parece que van a tener una buena fuente de ingresos son los medios impresos ya que en la campaña de comunicación que Google ha puesto en marcha para comunicar su acuerdo invertirá 5,5 millones de euros.

Cedro y la Biblioteca Nacional

Leo hoy a la mañana con cierta sorpresa que la Biblioteca Nacional acaba de obtener la licencia de CEDRO.

La ausencia hasta ahora de la misma no deja en un excesivo buen papel o, por lo menos, buena imagen a los responsables de la institución y del ministerio correspondiente que es el de cultura.

Si la propia directora de la Bibliiteca Nacional actual afirma ahora la “voluntad de compaginar nuestra irrenunciable labor de difusión de las colecciones con los derechos de autores y editores, de forma ágil y respetuosa de la legalidad vigente” nos podemos preguntar cuál era la voluntad anterior o la falta de la misma.

Este paso se debería haber dado hace mucho tiempo, pero nunca es tarde.

Las obras huérfanas

 

Ayer a la noche me fui a la cama con una gran sensación de congoja al enterarme de la existencia de miles y miles de obras huérfanas , libros, de los que no se puede localizar a su padre autor y vagan doloridos y con gran riesgo de máquina en máquina fotocopiadora.

Parece decir la legislación que si un usuario desea realizar una adopción temporal del mismo lo podrá hacer siempre y cuando de manera fehaciente haya intentado buscar a sus padres.

Con las personas, para realizar este proceso, suele haber una interlocución clara y nítida: los servicios sociales correspondientes. Aquí, aparentemente, deberían ser  las entidades de gestión quienes, precisamente por su interés de defensa y paternidad, nos facilitasen el estado de la obra: huérfana, con padre y madre reconocidos, en trámite de adopción, obra descarriada, familia numerosa imposible de controlar……, pero no parece ser así, sino que dejan la responsabilidad en manos del ciudadano.

¿Cuál es entonces su misión?

Flor de farola. Leer la cotidianeidad

José Antonio Millán se vuelve a lanzar al ruedo del papel y plantea, con este hecho, algunas reflexiones interesantes o preguntas todavía sin respuesta sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor al trabajar y ofrecer su obra, él y el editor no sobre la C única, sino sobre la doble C .

Todo ello, creo, seguro que José Antonio sabe más que yo, debería traer como consecuencia algunos cambios en las políticas y en los repartos que Cedro realiza a autores y editores ya que, por ejemplo, en este caso ¿a dónde deberían ir a parar los dineros que por posible copia se hicieran de este libro?. El autor y la editorial parecen no quererlos. Dicho de otra manera ¿a más doble C, menos recaudación por parte de CEDRO?

Es de libro…..

Iniciativa de Cedro de cara a la defensa de los derechos de autor.

¡Bien por la iniciativa ! Toda iniciativa indica movimiento, preocupación, propuesta y, por lo tanto, riesgo.

Alguna crítica y sugerencia:

– El nombre apuesta por el soporte y no por el contenido. Indirectamente se da más validez a uno que a otro. ¿Quién gana más con ello? ¿los editores, los autores?

– Quizás sería bueno explicar que existen distintos tipos de licencias legales, no una sola. CEDRO tiene perfecto derecho a apostar por un modelo, pero la terea educativa se debe hacer desde el contraste y no desde la exclusividad.

– Cuando se utilizan recursos estilo video juego habría que plantearse si su “hechura” le hace atractivo frente a los que el público a quien va dirigido el material conoce. ¿Interactuará alguién ante un juego sin voz y más propio de ratón que de videoconsola?

– Excelentes comentarios los planteados por Millán

Veremos que nos cuentan en la presentación del proyecto en Liber.

Francisco Rico y la propiedad intelectual

Leído en El País del sábado 14 de mayo con motivo de un amplio artículo sobre el presunto plagio de su traducción de “Carmina Burana” por parte de la editorial Áltera:

“No soy ningún fanático de la propiedad intelectual. Ni siquiera he querido entrar en Cedro, porque yo mismo he fotocopiado algunas cosas que quizás no debía……la mentira me molesta mucho más que el plagio”

Enlaces relacionados

A vueltas con los temas de Propiedad Intelectual…