Sobre el barómetro de CEGAL y las casi mil librerías cerradas. ¿Alguien se lo cree?

Me han llamado mucho la atención los titulares que en general han parecido en los medios de comunicación sobre el número de librerías que dicen que han dicho desde la CEGAL que han cerrado en 2014.

Se habla casi de 1.000.

La verdad es que cualquier día de estos me gustaría ver el listado completo, pero mientras tanto, me permitiréis que tenga mis dudas.

¿Han cerrado librerías en el 2014? Sí. ¿Cuántas? No lo sé exactamente. Pero, en cualquier caso, en la alerta de Google que he tenido abierta con estas palabras no he recibido más de 50.

¿Habrán sido más? Seguramente. ¿Cuántas por efecto de la crisis y cuántas por jubilación?

Tampoco lo sé.

No he tenido acceso al estudio completo del 2014, pero sí a algunos datos que permiten hacer un comparativo con el estudio anterior del 2013. Me interesa fijar la atención, porque es el origen de los datos en ambos casos en estos dos cuadros.

Año 2013

Mapa_2013

Año 2014

Mapa_2014

 Si nos fijamos en los datos del INE son, con un ligero descenso, de 11 puntos de venta, relativamente coincidentes.

Se produce después todo un proceso de escandallo donde se desechan una serie de librerías. En unos casos se dice que están cerradas, 469 en 2013 y 912 en 2014; y en otros se dice que ‘no son objeto de estudio’. De ahí se supone que salen las cifras de cierre, pero dicho proceso no desde luego explicado con claridad en el Mapa de 2013, ni de hecho a partir de ello se puede justificar que el cierre se haya producido en el año en curso (ver página 19).

Lo que sí ocurre curiosamente en el 2014 es que hay más librerías verificadas, y esta cifra final sí creo que es más real, porque existe verificación, que en el año 2013. 3102 frente a 2948. Así que resulta que han cerrado más, pero al mismo tiempo tenemos más puntos de venta verificados. ¿Lo entiende alguien?

Seguir leyendo “Sobre el barómetro de CEGAL y las casi mil librerías cerradas. ¿Alguien se lo cree?”

Librerías y facturación. Viendo el segundo cuatrimestre

Se han publicado recientemente las cifras de facturación de las librerías en el segundo cuatrimestre de 2014.

Las cifras, mientras vayan bajando, no son buenas.

– Desde el segundo cuatrimestre de 2011 que es lo que nos muestra la serie histórica, es el cuatrimestre más bajo. No valen los paños calientes de hablar de ‘desaceleración del descenso’ en la bajada. Este tipo de discurso es el mismo que se utiliza con el paro que lleva a un punto en un caso que ya no podrá bajar más porque no habrá nadie trabajando y en el de las librerías que ya tocará la subida en vez del descenso porque la venta será igual a cero. Lo dicho: la tendencia sigue siendo mala porque sigue siendo a la baja y es el peor cuatrimestre.

barometro2014_2t_1

– Ahora, y felicitando a los libreros, por ofrecer una información que los editores, por ejemplo, son incapaces de generar sería bueno avanzar en el volumen de venta por empleado. Ayudaría y mucho a contextualizar los datos absolutos.

– Baja sustancialmente el peso de las librerías que facturan por encima del 1.500.000 euros. Pierden 7 puntos.

barometro2014_2t_2

– Las librerías que facturan en libros por debajo de 150.000 euros por año suponen una cuarta parte de la facturación. Vuelvo a lo de antes. Sería muy interesante contextualizar datos con empleo.

– Preocupante que esta información no aparezca, yo por lo menos no la he visto en la web de Cegal y curioso que el Ministerio lo cuelgue en el apartado de Industria editorial. Se debería cambiar por industria del libro o, si lo prefieren, sector empresarial del libro. La lengua y su utilización tiende a esconder y así, en este caso, aunque se hable de librerías toda queda cubierto por el manto editorial y no debería ser así.

– Un localismo. Los datos de Euskadi permiten visualizar la importancia de la pérdida del Bono kultura.

Ventas en librerías. ¿Cómo van?

Cegal acaba de hacer público los datos relativos al tercer cuatrimestre de 2013.

Una primera constatación es que los libreros, algunos por lo menos, facilitan y tienen una información más ágil que los editores y, además, con menos cocina.

Los datos en su conjunto, ya que se puede comparar el 2012 y 2013 no son optimistas. El descenso anual es casi de un 13%.

Si afinamos un poco la mirada, algo que los datos facilitados permiten, podemos ver que no todo va hacia abajo.

Comparando el tercer trimestre de 2012 y 2013 vemos que el descenso se centra en los dos extremos de las librerías en cuanto a facturación. Es decir: baja la facturación de aquellas que facturan de media más de 1.500.000 euros y de las que facturan menos de 90.000 euros al año.

En nuestra opinión, discutible, pero también demostrable, facturaciones anuales por debajo de 150.000 euros nos sitúa ante librerías en las que el peso de facturación del libro es muy relativo siempre y cuando se estén pagando unos salarios mínimamente justos.

Resulta curioso que el aumento se dé también en poblaciones de menos de 100.000 habitantes. ¿Estaremos volviendo al comercio de cercanía y local?

El peso de la facturación segmentado por Comunidades Autónomas es muy significativo. Sube significativamente la Comunidad Valenciana y baja estrepitosamente Catalunya.

Los datos de ventas de ejemplares guardan un paralelismo con las cifras de facturación.

Señalar un detalle final. La participación de las librerías en CEGAL en Red se demuestra como una herramienta que facilita no sólo una información ágil en relación al resto del sector, sino que, además, puede cada vez mejorar en la medida en que los libreros sean más activos en la utilización de todas las herramientas que tienen a su disposición y les facilita un trabajo real en red.

Como ya he dicho en otras ocasiones: los medios ya existen, ahora es cuestión de sacarles chispas.

La evolución de los dos primeros cuatrimestres de 2014 será muy importante para ver tendencias.

Libreros. Más herramientas para trabajar en red. ¿Sabrán aprovecharlas?

He recibido hoy a la mañana el boletín informativo que Trevenque envía periódicamente. El mismo incluía una noticia que me ha llamado la atención: disponibilidad global con Cegal.

¿Cuál es para mí la parte interesante de la información?

Vayan al párrafo final donde se puede leer:

Ahora las librerías asociadas a Cegal podrán vender libros que no tengan en stock (tanto en el establecimiento como en la plataforma web) ya que gracias a esta nueva utilidad, simplemente pulsando un botón, tendrán información de los distribuidores que se lo podrán servir.

Un paso importante y nada desdeñable.

Desde hace ya un tiempo a través de la web de Todostuslibros los libreros podía ya disponer de información y conseguir cualquier libro que aunque no estuviera entre sus existencias estuviera disponible en cualquier otra librería que participara del sistema. Ahora, en sentido positivo, se avanza ya que la consulta se puede hacer también sobre el fondo del que disponen los distribuidores.

¿Importante? Sí. Mucho si las librerías lo saben gestionar.

Todo el mundo sabe que ninguan librería dispone en sus estanterías de todos los libros vivos que el último estudio de comercio interior sitúa por encima de los 490.000. Todostuslibros en la consulta que hoy hago a la página señala que hay en las librerías que aportan información al sistema 728.977 títulos con disponibilidad. Es decir: en teoría duermen en las librerías o muchos libros agotados y descatalogados o mucha publicación extranjera. Pienso que hay más de lo primero que de lo segundo siempre y cuando las cifras, de los editores o de los libreros, no mientan.

Cualquier librería grande o pequeña, si quiere, puede vender ‘ser la librería más grande de España’. Los libreros deberían usarlo. De hecho, los bibliotecarios que funcionan en red y pueden disponer de fondos de otras bibliotecas lo hacen.

La puerta de entrada a la librería se convierte en el paso a la mayor oferta conseguible en estos momentos y ahora, con la participación de los distribuidores, más todavía.

Todo esto que en la teoría es posible y en algunas prácticas también me deja en cualquier caso un par de interrogantes:

1. ¿Están sacando realmente las librerías partido a estas posibilidades? Lo contrastaba hoy con una persona por teléfono y tenía(mos) dudas. Y es una pena si no es así porque empieza a situar el elemento diferenciador en la atención y el servicio y posibilita a los pequeños un aumento real de su oferta impensable hace tiempo. Siempre y cuando, claro, que se esté informatizado y se haya apostado por el trabajo en red y no por el ‘yo me lo guiso yo me lo como’. Y los tiempos están más para la olla compartida que para el picnic en solitario.

2. ¿Qué consecuencias puede tener sobre el sistema de distribución actual? En teoría, y digo en teoría, el sistema funciona en muchos casos con ‘restricción geográfica’, pero aquí se plantea por lo menos de entrada la ‘trasparencia informacional’. Mi opinión: no se pueden poner puertas al campo y mejor están los libros rulando por circuitos de venta que durmiendo su sueño en los almacenes para que a última hora vengan los distribuidores a recordarnos su existencia como bien reflejaban las Libreras resoplantes.

librerasresoplantes_distribuidoresSi todo esto fuera cierto y si los libreros se pusieran las pilas los 1.200 puntos de recogida de Amazon serían una tontería. Un tercio de las librerías que figuran en el último directorio de Cegal superarían esos 1.200 puntos que no serían sólo de recogida, sino de venta también.

Así que ¡al tajo! que herramientas para cavar ya va habiendo.

 

Presentes y futuros de las librerías. 1

El viernes se celebró el Día de las Librerías. Espero que haya sido un conjunto de pequeños éxitos. Estaría bien, en cualquier caso, conocer una valoración del mismo.

Hoy lunes nos podemos situar en un hipotético ‘día después’. La situación de las librerías es tan compleja como su propia diversidad y una parte de la situación institucional actual es también delicada.

La caída de ventas de los dos últimos años ha sido fuerte y no soy de los que veo el 2014 con un exceso de optimismo en cuanto a posibles repuntes.

En cualquier caso en el mundo de las librerías la feria también va por barrios más allá de lo digital. Pondré solo dos sencillos ejemplos. Quien haya tenido hasta la fecha una cifra importante de su facturación relacionada con la venta institucional es muy posible que esté sufriendo más duramente la situación de crisis que quien tenga un mayor nivel de diversificación. De la misma manera, quien se haya movido con un público fiel o fidelizado por motivos distintos tendrá armas de juego distintas que aquellas librerías que se mueven solo en el terreno del ‘público de paso’.

Me han parecido muy sugerentes las últimas reflexiones de Bernat Ruiz y también el debate mantenido en Núvol.

Ya lo he dicho en otras ocasiones. La librería y las personas que trabajan en ellas siguen siendo mis ojitos derecho del sector.

Es por ello que iré dedicando en los próximos días un tiempo y un espacio para la reflexión en torno a los presentes y los futuros de las librerías.

Empezaré con un artículo de Antonio Ramírez, Imaginar la librería, que tuvo, y eso está bien y es interesante, alguna contestación que vuelve a situar o poner encima de la mesa algunas dudas e interrogantes sobre modelos de librería y sobre su presente y futuro.

Con la librería, creo que pasa lo mismo que con el libro, los editores, los autores o los distribuidores. No hay un único futuro, sino que, casi con seguridad, hay un único abanico.

Una de las tendencias más palpables del pensamiento ‘neocom’ es hacernos creer que solo hay un camino, una solución y es posible que lo traslademos en ocasiones de manera inconsciente al sector del libro con el problema añadido de que el mismo suele venir diseñado por quien o quienes tienen el poder económico.

Resaltaré en primer lugar algunas de las líneas que más me han gustado del artículo de Antonio.

1. Él habla de ‘una’ y no de ‘la’ librería, lo cual supone indirectamente la aceptación y posibilidad de otros modelos.

2. Lo plantea buscando la dirección aparentemente contraria de las tendencias o del paradigma que parece situarse como dominante.

Seguir leyendo “Presentes y futuros de las librerías. 1”

Día de las Librerías. 2

“Vender día de las libreríaslibros no es igual que ser librero. Cualquiera puede vender un libro si se lo pide el cliente, pero la relación del librero con sus libros es como la que tiene el pastor con su rebaño. Siendo cierto que vive de ellos, vive sobre todo para ellos. Es decir, los ama. Ser librero es como estar enamorado de por vida.” (José Saramago) (Cita cedida por su autor para la campaña de apoyo a las librerías; Cegal 2001)

Considero que los libreros son nuestros aliados naturales, nuestros cómplices, porque ambos somos agentes culturales que compartimos un mismo objetivo, la formación de lectores, y porque ambos confluimos en el mismo estadio de la intervención cultural, la difusión. Sin su complicidad las bibliotecas no pueden hacer frente a la difusión hegemónica que ejercen las editoriales. Además, los libreros son agentes económicos de las localidades en donde se ubican, y con sus beneficios contribuyen a que las bibliotecas puedan existir. Éstas, a su vez, pueden invertir, a través de las adquisiciones de fondos, en las librerías y, entonces, el ciclo se completa. Nuestro trabajo, como bibliotecarios, sería mucho más complicado sin la existencia y la ayuda inestimable de los libreros. Valoro especialmente su asesoramiento sobre las novedades y sobre la selección del fondo porque considero que un “buen librero” es el profesional más capacitado y actualizado para sugerir la mejor selección de títulos.  (Isabel Blanco)

¿Traiciones librescas e intrigas palaciegas? Sobre el acuerdo de Amazon y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Me desayuno hoy a la mañana, con intrigas palaciegas y aparentes traiciones de los defensores de la lectura como un derecho de primera generación.

653-Amazon casa lector inEl presidente de los libreros afirma, sin respetar la presunción de inocencia, que  “Amazon es una empresa de prácticas ilegales y el sector del libro se ha unido para demandarlos por prácticas ilegales, entre otras cosas en el precio de los libros de texto”.  Que yo sepa y puedo equivocarme no hay sentencia todavía.

E, igualmente, que yo sepa, no hay noticia pública de esa ‘demanda unida’, sino que la misma parece estar todavía en fase de estudio.

La colaboración entre la Fundación y Amazon no acaba de nacer. Ya lleva un tiempo tejiéndose, aunque parece que hasta la fecha no ha molestado a nadie, aunque incluso en el propio tiempo de duración de la Feria haya habido guiños claros de la misma.

Es difícil analizar y desenmascarar en detalle todos  los intereses que se cruzan y a qué agendas ocultas dan servicio y favorecen.

Sí me parece preocupante, o por lo menos a tener en cuenta, algunos cambios de discurso de calado.

1. El cambio aparente de discurso de la Fundación que si antes hablaba de ciudadanos y derechos, ahora habla de consumidores. Matiz importante. Nota rectificación (20/06/2013): El comparativo como me hace ver Luis González en un comentario no es adecuado ya que la referencia a consumidores va relacionada con el estudio británico al que se cita en el enlace. ‘Donde dije Digo, digo Diego’.

2. El cambio entre los libreros, o entre algunos de ellos, que parecen haber aumentado en menos de dos años su umbral de ‘histerismo’ ante el fenómeno Amazon.

3. El no cambio, manifestado en su silencio de las estructuras editoriales. Saben que la partida se juega en otro lado.

Siempre existen en este sector acuerdos e intereses cruzados que una vez tejidos son difíciles de destejer. Pongamos un ejemplo sencillo para verlo.

Los libreros han firmado recientemente un acuerdo con Tagus, aliada de la Casa del Libro, empresa de la órbita Planeta que es la editorial que de alguna manera ha facilitado alguno de sus fondos para que la Fundación y Amazon iniciaran experiencias de colaboración.

¿Por dónde se empieza a destejer? Se supone que todos los implicados están en mayor o menor grado en el mismo tinglado que es éste del libro y la lectura y, tristemente, parece funcionarse a ritmo de comunicado sin hacer, por parte de quien le toque, labor de hilandera fina, de tejer y destejer con una visión sistémica donde cualquier movimiento de pieza trastoca un poco el puzzlle.

Ahora bien quedan algunas preguntas que van más allá:

¿Es ético firmar un acuerdo con empresas que generan empleo de dudosa calidad tanto en Francia como en Alemania?

La propia Fundación afirmaba que los movimientos de Amazon siempre provocan debates encendidos. Está claro que no se han equivocado.

Aunque visto tanto lo que ocurre en la Fundación como en Amazon habrá que pensar que por la lectura vale cualquier cosa y no es así.

Las razones económicas, también las de libreros y editores, laten por lo bajini.

¿Y los lectores sin recursos que son cada vez más dónde quedan?

El sector del libro: ¿modelos de representación e interlocución caducos y desfasados?

Ya adelanté que iba a comentar algunos aspectos de ‘la oleada sobre el panorama del libro’ que quizás hubiera sido mejor titular sobre el ‘sector del libro’ porque el libro y su estado, en cualquier caso, es más fruto de lo que hace o deja de jacer el sector, desde el escritor al lector, que de su propia capacidad de decisión.

De hecho siempre hablamos del ‘libro’ sin preguntarles nunca nada a ellos.

Me interesan, sobre todo, algunos aspectos: los más relacionados con el propio sector y sobre los que las empresas y las instituciones, que dicen que las representan, pueden tener campo de maniobra propio.

Al estudio, en la medida además que es cualitativo, creo que le falta un apartado de conclusiones atrevido que refleje en poco más de un folio las propuestas que sean consecuencia del mismo. Todo ello dicho desde el respeto a quienes se toman la molestia de hacerlo de forma desinteresada, aunque en este terreno creo que hay matices entre los componentes que van desde casi el desinterés total hasta los que sueñan con sacar tajada. Pero este es arena de otro costal.

El hecho de que en algunas preguntas se reflejen solo los datos absolutos y en otras acompañadas de porcentajes lleva, por lo menos a mí, a un cierto equívoco a la hora de leer las tablas.

Pero, vayamos al toro de la representatividad sectorial.

La mayoría de los encuestados parecen opinar de manera indirecta que el actual sistema institucional no tiene una representación adecuada.

Las responsables del estudio afirman: La creación de una institución que represente a todas las empresas del sector cuenta con el apoyo mayoritario de los encuestados.

Institución únicay que sería necesario la creación de una institución única.

Las consecuencias son de calado y el debate no es nuevo en la medida de que ya desde hace muchos años hay empresas que juegan con diferentes sombreros según tomen el papel de libreros, editores o distribuidores.

Voy a poner un ejemplo de actualidad.

Creo que no es ningún secreto que por ejemplo Planeta tiene el sombrero de editor y el sombrero de librero o que, por situarnos en otra dimensión, a Astiberri editorial y Joker librería les ocurre algo parecido o, finalmente, el grupo Elkar que tiene editoriales, distribuidoras y librerías.

Si nos situamos o pensamos la posición en la que se encuentras estas empresas ante la, por ejemplo, demanda de los libreros a Amazon no me dirán que su situación no raya la esquizofrenia o la incoherencia. Se puede escoger la que se quiera.

En la medida en que son las instituciones, una en este caso, Cegal la que habla queda desdibujada la posición real y los intereses de las empresas.

Desde esta óptica y desde la de la simplificación aparente de la toma de decisiones o de la oferta de servicios al tejido empresarial el caminar hacia una única entidad podría parecer claro más todavía si analizamos la compleja organización que se da en Cegal, donde caben desde gremios autonómicos, provinciales o asociados a nivel particular, la Federación de Editores donde como por ejemplo el caso de Euskadi parece que la pertenencia de un gremio impide la entrada del otro y no abarca todo el territorio en su representatividad o, finalmente la de Fande que agrupa tres asociaciones que parecen moverse más por el perfil profesional que por el territorial.

En cualquier caso los encuestados señalan algunas pegas

Institucion_21. La suficiente representatividad actual (la más minoritaria)

2. La heterogeneidad del sector

3. La diferencia de intereses según en qué parte de la cadena se esté.

Quiero centrarme en estas dos últimas y señalar las siguientes reflexiones que propongo también para discusión.

1. Cada vez tengo menos claro que los intereses los marquen el lugar de la cadena en la que uno se encuentre porque por un lado hay empresas que están en varios lados y porque los intereses son más económicos que de lugar en la cadena aunque vengamos manteniendo, yo incluido, un discurso que creo que hace aguas sobre, por ejemplo, el papel de las librerías o de los ‘editores independientes’.

2. Es cierto que el sector es heterógeneo, pero lo es por tamaño y por intereses y quizás no tanto por ser librero, editor o distribuidor. Dicho de otra manera. Se supone que no debería haber heterogeneidad, sino complementariedad y mejora en todo lo que se refiere a procesos de normalización y creación de ventaja competitiva en el sector. Me gustó, en esta línea que la presentación de Cegal se hablará de herramientas a favor del sector del libro. Ahí, más allá de las dimensiones de las empresas y del lugar en la cadena de valor, se supone que se pueden crear sinergias.

3. Otra cosa distinta ocurre en todo aquello que podríamos llamar ‘movimientos paralelos’. ¿Están, por ejemplo, muy preocupados los editores de jurídico, ni siquiera hablo ya aquí de libro, de trabajar en procesos de normalización o sus tiros ya apuntan hace tiempo en otro sentido?

Yendo un poco más allá: ¿En un proceso de este tipo se debería mirar solo a la cadena de valor o a todo el ecosistema que se mueve en torno al libro? Es decir: ¿deberían también incluirse las empresas de servicios o sectores, por ejemplo, como las revistas culturales?

cadenadevalor_2En cualquier caso, para abrir este melón sí que existen los agentes y los posibles interlocutores.

Este creo que debería ser el primer melón a abrir.

¿Discutible? Sí

¿Fácil? No

Y, para ponerlo más complicado, añado una última reflexión a través de una cita de Thierry Discepolo en La traición de los editores:

¿De verdad hay que garantizar ‘la igualdad de los ciudadanos’ ante la literatura de Huch Laurie, el esoterismo y las recetas dietéticas? ¿O ante los libros de gran formato y las guías prácticas? Esos expertos que se acaloran con las subidas y bajadas del mercado editorial, con los peligros de la sobreproducción, la migración a las grandes superficies, a las tiendas Relay y otros depósitos de best-sellers, ¿hablan alguna vez de libros? ¿No habría que volver a centrar la oferta editorial que necesita ser protegida, en torno a una literatura menos milagrosa y de ciencias menos ocultas? En torno a un tipo de edición que apenas se beneficia de las estrategias del marketing… (pag. 77)

¿Deriva librera?

El jueves pasado asistí a la mañana en la Feria del Libro de Madrid a la presentación que Cegal hacía sobre su Portal digital. Así constaba en la agenda de la feria.

Manuel Gil ya nos adelanta que lo comentará también.

Estuve presente en la presentación y he trasteado después por algunas de las webs que se presentaron no como nuevas, sino con nuevas funcionalidades.

Diré que la presentación me dio pena. O si lo prefieren, sentí lástima. ¿Por qué?

1. Por la poca claridad e indefinición de la misma.

2. Por mezclar torpemente la presentación de las nuevas funcionalidades con la reivindicación contra Amazon que enfadó, y con razón, a alguno de los periodistas presentes al notificar desde la mesa que en ese momento se estaba haciendo llegar la nota de prensa a los medios lo cual suponía un cierto ninguneo a los periodistas que se habían desplazado al acto.

3. Por no dibujar y/o definir con claridad qué estrategia hay detrás de las nuevas funcionalidades.

4. Y para que no faltara nada se comunicó también el acuerdo que se acababa de cerrar con Tagus.

Conclusión: un pequeño batiburrillo donde además todo está en beta prácticamente y parece que no estará a pleno funcionamiento hasta fechas cercanas al Liber.

Con más calma he estado trasteando en algunas de las páginas y me he encontrado con algunos errores de bulto amén de que siga sin saber con claridad cuál es el objetivo que se pretende con este avance tecnológico.

Vamos con algunos de ellos.

1. Al buscar en TodostuslibrosMemoria de la librería‘ éste ha sido el curioso resultado conseguido.

todostuslibros2. El segundo intento ha sido más esperanzador. Vean

todostuslibros_23. Uno que tiene paciencia pensaba ¿será un portal sin memoria o le irá mejor la búsqueda numérica. Y, a la tercera, con el código ISBN que todos los mortales se saben de memoria por cada libro hemos conseguido ya el efecto deseado.

todostuslibros_34. Con la búsqueda por editorial nos ha ocurrido algo parecido. Así en ‘Escritor en la sombra‘ se atisba que la editorial es Editorial Trama S.L.

todostuslibros_55. Pero curiosamente dicha editorial parece, al mismo tiempo, no tener ningún libro en el portal.

todostuslibros_4Un pequeño ejemplo de que hay todavía mucho por pulir incluida también la adecuada geolocalización. Los de bilbao ya sabemos que la librería TinTas no está en Zurbaran, pero algún visitante despistado se puede llevar un susto.

todostuslibros_6En lo referente al portal corporativo del que se dijo que a partir de ahora iba a ser un sitio de referencia imprescindible por el valor de su información nos encontramos, por ejemplo, en su apartado de opinión que la información más reciente es de hace un año.

celgalcorporativoAsí es difícil ‘sentar plaza en el futuro digital’.

Una duda más: ¿alguien ha pensado los recursos que son necesarios para mantener debidamente actualizada la información para que la misma sea de valor?

Alguna reflexión más:

  • Comprueben la lista de ‘los más vendidos‘ y vean si hay alguna diferencia significativa con la que puede presentar El Corte Inglés o Carrefour.
  • Se habló también de la información sobre ventas que se está generando con los datos que aportan un conjunto de librerías que supungo guardará un importante paralelismo con las presentes en Todostuslibros. Se habló de que los datos iban en bruto, que no se cocinaban. El problema es que cuando no se trabaja con el total de la población librera hay que hacer alguna cocina. Sobre todo si no existe un cierto equilibro territorial entre las librerías presentes. Por Comunidades, ésta es la presencia de librerías en el portal:

libreríastodostuslibrosPor lo tanto o hay cocina o los datos brutos serán poco clarificadores en función de los desequilibrios de presencia de librerías entre unas comunidades y otras.

Un último detalle. En el estudio que también se presentó en la Feria sobre el sector del libro se incluía la siguiente pregunta:

paternalismohacialaslibreriasLa pregunta, conste que contesté al estudio, encierra una trampa enorme y es de un paternalismo poco empresarial.

Las grandes cadenas que también son librerías se pueden estar frotando las manos ante preguntas de este tipo.

Curioso que no exista una pregunta en dicho estudio parecida, por ejemplo, para las pequeñas editoriales.

¿Cuál es la agenda oculta de esta pregunta y de que no exista una equivalente para editores o distribuidores?

Los responsables del estudio deberían dar una explicación.

Las librerías en la encrucijada

Ya escribíamos a principios de enero sobre lo que ‘estaba por venir‘ no sólo para las librerías, sino, probablemente, para gran parte del sector.

Quiero centrarme hoy en las librerías que, por un lado, se enfrentan a cambios de presidencia y junta directiva en Cegal y sobre las que, por otro, he ido escuchando algunos mensajes inquietantemente confirmadores de lo que ya ‘está viniendo’.

Voy a obviar los intentos de algunas librerías de referencia a partir de mediados del año pasado de buscar nuevas capitalizaciones. Algo que intentaron más de una y dos y no siempre con los resultados esperados.

En los últimos días han llegado a mis oídos:

– Despidos de dos cifras en alguna librería referente en provincias.

– Cierre a lo largo del año de otra librería referente en otra provincia.

– Repliegue de otra estructura librera en otra.

– Intento de ver cómo torear el año en librerías de otra provincia pensando en la jubilación del año que viene.

– … podríamos seguir.

No he escuchado muchos movimientos de nuevos negocios aunque sí tengo la sensación de que lo que va naciendo se mueve en muchas ocasiones alejado de los mundos gremiales donde a menudo no encuentran respuesta o acogida a intereses y planteamientos nuevos en una estructura territorial que creo que ya hace tiempo no responde, en general, a las necesidades y demandas libreras.

Algunos buenos amigos, conocedores desde distintas ópticas del sector, han planteado posibles líneas de trabajo más cargadas, en mi opinión, de buena voluntad que de posibilidad real. Me refiero en concreto a Manuel Gil, Joaquín Rodríguez o Martín Gómez. ¡Cuidado! No digo que no comparta muchos de los planteamientos que se hacen, sino que me da la sensación de que hay ‘manos ocultas’ que no parecen excesivamente interesadas en llevarlos adelante, añadido ello a un hecho objetivo: la mayor parte de las librerías son micropymes sin tiempo, casi, para mirar más allá del día a día de un negocio que se les va complicando año a año como a todo el pequeño comercio. Dicho de otra manera: carecen de dimensión para afrontar un cambio cualitativo en sus modos de hacer y gestionar.

Todo ello coincide ahora en el tiempo con un cambio en sus órganos de gobierno ante el cual también voy a mostrar mi excepticismo. Por un lado, el cambio se produce en una situación nueva: la desaparición de las subvenciones nominativas en los presupuestos del Estado y, por otro, la dificultad real, aunque callada, de poder estructurar una nueva Junta que aporte frescura y nuevas visiones. De hecho casi el primer inerrogante al que se tenga que responder será si ante la falta de subvención las librerías van a ser capaces de invertir para buscar salidas conjuntas a la actual situación.

En la historia reciente sólo ha habido dos intentos de trabajo coordinado a nivel estatal: Librerías con huella y Librerías L que también se encuentra en un proceso de cambio organizativo. Junto a ello no hay que menospreciar algún intento de trabajo conjunto temático, pero poco más.

La nueva Junta Directiva ¿tendrá la solvencia económica necesaria para ser reconocida como una apuesta seria?, ¿tendrá la capacidad de plantear la necesaria superación de los marcos territoriales de trabajo para conseguir un uso más racional de las aportaciones de las librerías? La Junta, desde su presidencia hasta el último vocal deberían ser reflejo de modelos de negocio que en su variedad sean lo más solvente posibles y que en ningún caso puedan permitir lecturas del ‘estoy aquí para que no me toquen’.

Lo dicho: tengo mis dudas.

El resto del sector, por otra parte, podrá hacer como que mira hacia otro lado, aunque convendría no olvidar que mal que bien y a pesar de los editores, las librerías siguen siendo en su conjunto el canal preferente de comercialización sobre todo para determinados tipos de libros y de editores y siguen siendo, también, el canal más cercano a la lectura.

Ya delantaba Joaquín que:

Ninguna de estas soluciones garantiza la continuidad ni protege de la ruina. Pero prueben a no adoptar ninguna de ellas, a no reinventar la librería.

Manuel apostilla:

la crisis abierta de las librerías nos arrastra a todos, si caen librerías caerán editoriales, la cifra de más de 1000 editores sin actividad en 2012 nos debería llevar a reflexión.

Martín añade:

es fundamental que las librerías demuestren cada día que tienen un valor que aportar y que éste sea percibido por los consumidores.

Yo sólo añadiré:

Quizás haya que empezar a hacer algunos experimentos de acción directa con gaseosa. Al sector del libro y de las librerías le puede estar pasando lo mismo que a los partidos. La desafección que generan las estructuras quizás solo haga posible la alternativa y las nuevas propuestas desde nuevas plataformas, desde nuevas realidades de colaboración y trabajo. Quizás la estructura institucional en lo que pueda tener de incidencia sobre dinamización del mercado esté ya momificada.

Creo que, en cualquier caso, hay campo de juego, espacio para nuevos intentos y nuevas propuestas.

Vaya también desde ahí, mi mano tendida y mi cabeza dispuesta a pensar con otras personas del sector y con otras personas de otros sectores.

Quizás la luz, en algún caso, esté fuera del sector del libro e incluso alguna normativa convertida en dogma como el precio fijo pueda suponer un freno a nuevos modelos y propuestas.

Sólo un aviso final: todavía estamos en marzo y queda mucho 2013 duro por delante.

Lee más…

 

Buena, por provocadora e informal la campaña de comunicación y los lemas que los libreros están moviendo para la celebración del Día de la Librería que me recuerdan a las campañas de Gandhi de México.

Aquí tenéis algunas más, aunque por el color parece que o los libreros ven el futuro muy negro o lo ven ya como una apuesta anarquista donde el rojo va tomando fuerza. Mejor lo segundo que lo primero.

 

 

8 años… Javier López

¿Habéis oído hablar de los blogs?, creo que por ahí van a ir los tiros en cuanto a comunicación de aquí a nada” Algo así comenté con mis colaboradoras de prensa en la Feria del Libro de Sevilla allá por 2007. Para entonces había creado el blog Repiso Libros, e iba dando palos de ciego, primeros pasos en la blogosfera, cuando eran antesala de las redes.

En todo aquel nuevo mundo que se nos abría han sido varios los compañeros de viaje. El primero que me hizo pensar en la importancia de lo que se nos venía encima fue Txetxu. El ya había creado el blog ConValor, pionero donde los haya.
Desde entonces, desde dos puntas distintas, que no opuestas, de la península seguimos manteniendo contacto. Y es que él siempre creyó en el trabajo en red desde su época en Cegal, donde nos conocimos.

Seguir leyendo “8 años… Javier López”

Todos tus libros

La semana pasada se ha celebrado el Congreso de Libreros y por algunos feed-backs que llegan del mismo y mirando las conclusiones parece que ha habido trabajo serio y con prospectiva.

Me alegro y añoro tiempos anteriores.

Ya he trasteado con una de las porpuestas recogidas que es realidad.

Me refiero a ‘Todos tus libros

Una herramienta sencilla en su concepción pero tremendamente eficaz. Poder saber quién tiene o dónde está ese libro que buscas.

Los libreros venían ya hace tiempo trabajando con esta herramienta desde sus propias librerías. Es decir: te acercabas a una de ellas y aunque no tuvieran el ejemplar y suponiendo que estuviera agotado o descatalogado podían consultar su posible existencia y gestionarte el libro desde tu punto de venta habitual.

Ahora esta consulta se traslada a internet.

Señalaré algunos elementos que me parecen claves en esta fase inicial de proyecto.

1. La importancia que tiene el que hablen entre sí distintos sistemas de gestión.
2. El poder que da la información que al mismo tiempo está centralizada, pero distribuida en su gestión.
3. La ocasión que tienen las librerías de remarcar el poder y la fuerza que da la diversidad.
4. La utilización de las Tic para reforzar lo local y cercano y no ‘desmaterializar’ el trabajo.
5. El dejar tras la consulta la decisión en manos del usuario. La confianza acaba generando confianza
6….

¡Felicidades!

Oletvm ganadora del premio librero cultural

Asi nos lo cuentan los medios.

Felicidades desde aquí para Estrella, Carlos y toda la gente que trabaja en las dos magníficas librerías.

Seguro también que los ‘Libreros con huella‘ estarán celebrándolo.

Felicidades, hoy toca felicitaciones, después de aniversarios, para los editores que forman parte de Contexto por su reciente premio a la mejor labor editorial que tiene de interés el haberse convertido en esta ocasión en un premio colectivo.

Nielsen, Gfk, Cegal….

Hasta hace poco más de dos años no había datos excesivamente fiables sobre las ventas reales. Este año parece ser el de la expansión de la informativa en cuanto a ventas.

Así, dos empresas privadas Nielsen y GFK ofrecen información bajo sistema de pago o convenio y CEGAL ofrece también información a las librerías que forman parte del panel.

A la hora de visualizarla los criterios en los tres casos son distintos y al final se llevará el gato al agua quien aporte una información más fina. Sabemos de editores que abandonan uno de los sistemas y se ‘pasan’ a otro, aunque en este caso el poder está en el punto de venta.

Cegal podría acabar facilitando una buena información de los puntos de venta libreros. Quizás podría llegar a ser la más fiable cosa que en la actualidad no ocurre y puede llegar a suceder que para cuando consigan aglutinar una masa crítica suficiente sea ya tarde.

Tal como avanza en estos momentos la gestión de la información los procesos excesivamente lentos dejarán de tener valor al igual que aquellos sistemas de gestión de información que no respondan a estándares que traspasen nuestras fronteras.

Quizás sería de interés si se considera de valor que la información fuera gestionada y normalizada desde el observatorio de la lectura. Mientras los lectores sigan comprando básicamente en librerías podría tener su sentido y justificación.

Librerías. Se buscan

La respuesta de las librerías independientes pasa por modelos de trabajo compartido entre ellas.

Lo dijo el domingo Gerardo Nahm en El País.

Acabamos de entregar la semana pasada un trabajo también por encargo de la administración en Galicia y coordinado con la Federación de Libreiros Galega y es una de las conclusiones claras.

Los Quebequeses, los libreros también lo tienen claro y llevan ya acciones prácticas.

Desde Cegal con la apuesta por Cegal en red también se están dando pasos.

Lo que ocurre, por lo menos en Galicia y Cataluña es que en las Comunidades bilingües, las librerías son las principales mantenedoras de la lengua menos comercial y con menor nivel de rotación, el catalán y el gallego. Probablemente en Euskadi pasará algo parecido, aunque la situación global del sector es distinta. También hay importantes diferencias entre Galicia y Cataluña, pero siempre hay camino, si se tiene interés y voluntad para encontrar y plantear fórmulas de trabajo que puedan ser a medio y largo plazo beneficiosas para todos.

Sólo un comentario final: sin transparencia en la información nada será posible.

Esperemos que los libreros catalanes se encuentren y encuentren también modelos de trabajo compartidos.

Esperemos también que los ‘visionarios’ del Plan Vasco de la Cultura vean también su posible interés para Euskadi.

La librería madrileña ‘La Mar de Letras’ galardonada con el IX Premio Librero Cultural

La librería La mar de letras ha sido distinguida hoy con el IX premio nacional Librero Cultural, otorgado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros –CEGAL– con el apoyo de la Dirección General del Libro del Ministerio de Cultura, “por saber simbolizar la figura del librero como lector y, por otro lado, por el esfuerzo continuado como especialista de las letras infantiles”, según el jurado.

El jurado, presidido por Fernando Valverde, presidente de CEGAL, contó con la presencia de personalidades del mundo de la cultura y del libro, como la actriz Aitana Sánchez-Gijón.El Premio Librero Cultural tiene como objetivo contribuir al reconocimiento público de aquellas librerías que se hayan caracterizado durante el año por realizar una tarea continua de dinamización cultural y de difusión del libro, y de la lectura dentro y fuera de las mismas.

Por otra parte, el jurado ha hecho mención especial a la librería Hojablanca, de Toledo, “por su capacidad de interrelacionarse con todos los sectores de su ciudad y convertirse en un referente cultural dentro de la misma”.

La librerías finalistas han sido: La Mar de Letras (Madrid), Anti (Bilbao), Nuño (Sevilla), La Farándula (Novelda, Alicante), Estvdio (Santander), Hojablanca (Toledo), Traficantes de Sueños (Madrid), Librería Railowsky (Valencia)

Los libreros al Congreso

La semana que viene en Alcalá de Henares, buen sitio, los libreros, después de tres años se vuelven a reunir en Congreso. En el otro, el de los diputados acaban de estar a través de la Comisión de Cultura y la ley y reflexión sobre la misma estará presente en el Congreso que abordará desde la practicidad y las Tics la situación de las librerías y los distintos futuros posibles que, al igual que el libro no son,ni de mucho unívocos.

Desde aquí nuestro mejores deseos.

Ordenando cosas y pendientes….

Cuando paso tres o cuatro días fuera mis biorritmos pierden el compás y si, además, la vuelta coincide con alguna reunión también fuera o a más del día a día sufro una especie de “jet-lag” (creo que se escribe así. Soy
de francés) laboral que me lleva un tiempo.

En algunas de las acciones del sector debe ocurrir algo parecido. Los anuncios que se producen en Ferias y Congresos, a veces, vienen cargados de cierto desajuste.

Así con dos d ellos, nos acercamos al desajuste mensual. Me refiero al la web del Congreso de Cegal (sí les ha funcionado el enlace avísenme, por favor) y al contacto que Dilve me prometió el tres de octubre:

Estimado Sr. Barandiarán Galdós

Hemos recibido su solicitud de información para participar en DILVE. En unos
días la Federación de Gremios de Editores de España se podrá en
contacto con usted.

Le agradecemos su interés.

Atentamente.

Equipo DILVE

Contacto que pacientemente, también seguimos esperando.

Si es que las Ferias, los Congresos, los cambios en lo cotidiano, tienen estos efectos. O ¿será por otro motivo?