Aerredesign, cuatro años de trayectoria como espacio expositivo

El próximo martes 16, a las 19:30, Aerredesign celebrará sus cuatro años en su última ubicación con la inauguración de la exposición colectiva que hemos organizado como aportación a la edición 2017 de Bilbao Art District, a la que nuestro espacio ha sido llamado a participar.

Esta muestra quiere ser un relato del momento creativo actual de un pequeño grupo de creador@s que, en una ocasión determinada, se acercaron a su estudio, les conocieron y comenzaron una colaboración que en muchos casos perdura y en otros está aún por consolidar.

Su origen y formación es tan diversa como las ciudades de Bilbao, Buenos Aires, Suecia o Florencia y el diseño, la arquitectura, o la fotografía. Su relación con el arte es transversal y libre de prejuicios. La convivencia de sus distintos lenguajes expresivos da lugar a una visión poliédrica de este tiempo y este lugar.

Es la mejor manera de celebrar cuatro años de trayectoria como espacio expositivo, del que tú también formas parte con tu apoyo e interés.

¡Alcemos las copas con Pilar y Natalia!… que además también han puesto su granito de arena a la iniciativa Lasai abierta a otras experiencias y proyectos.

Por cierto, si les seguís un poco, veréis que andan y se mueven en muchas ocasiones en terrenos cercanos al libro objeto y a algunas de sus posibles derivadas.

La cultura en la sociedad de los cuidados

Llego, gracias a Fernando Fantova y sus siempre interesantes sugerencias a un texto de Fernando Vidal, Profesor de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Pontificia Comillas, que lleva por título La sociedad de los cuidados.

En alguna ocasión ya he conversado con Fernando sobre la posibilidad o no y sentido o no de contemplar la cultura como un pilar más del Estado de bienestar, el cuarto, y de la importancia que para ello suele tener el disponer de ‘leyes base’ que contextualicen el sentido y finalidad que en el caso de la cultura raras veces existen.

Sobre el cuidado, también he recogido en este blog algunas reflexiones.

En el texto de Fernando que de modo escueto propone un cambio de paradigma yendo del Estado de Bienestar a la Sociedad de los Cuidados, la cultura está incluida en uno de los 10 principios propuestos:

Modelo cultural pluralista, desarrollo de inteligencias múltiples y cultura digital.

y en una de las justificaciones de inicio:

La Sociedad de los Cuidados busca activar a todos los ciudadanos para que participen en la creación social y cultural, y por eso la inclusión social no es sólo una cuestión de justicia sino de sostenibilidad. 

Ya se sabe que a menudo los reenfoques se producen gracias a conexiones que aparentemente parecen improbables.

Las sabias y humildes croquetas de las que hay tanto que aprender… Hoy las del Café Lago

Las croquetas son en mi familia un punto clave.

croquetas_café_lago

Mi madre las ha bordado siempre, sean del tipo que sean, y las sigue bordando y haciéndonos disfrutar con ellas en ocasiones excepcionales.

En fechas recientes pudimos disfrutar de unas de espinacas que hoy en la comida familiar han vuelto a salir como tema de conversación.

Así que detrás de ellas, para la familia, se esconde y se muestra toda una antropología del comer humilde, rico y distinto que ante formas externas aparentemente parecidas esconden en su interior gran diferencia fruto de esa mezcla sencilla y humilde de la salsa besamel y de los acompañamientos que se consideren adecuados en cada momento y ocasión. Y ya luego en cada caso y en cada familia hay tradiciones distintas de contenido para las mismas.

Tan importante como el interior es la encuadernación o el rebozado que presentan en cada caso y para cada ocasión y la forma que se pueda dar a la misma.

Dependerá, al fin y al cabo, si la queremos leer-degustar de un bocado o de más de uno. Eso quedará siempre al criterio del cocinero-editor.

De las últimas que he probado ya he hablado aquí sobre las croquetas de chorizo de Pamplona que ya he compartido y entorno a las cuales he conversado en más de una ocasión en Los Fueros.

Me queda contaros las que he descubierto hoy a la mañana, gracias a la insistencia faceboquera de Marino Montero sobre las mismas. Me refiero a las croquetas de chorizo del Café Lago.

Detrás de toda ‘delicatessen casera’, como es el caso, suele esconderse una bella historia familiar que suele ir más allá de una generación. El origen de éstas nos lo ha contado Boni mientras las degustábamos con un buen txakolí y un excelente verdejo.

cafélago

Si queréis saber la historia de las mismas y disfrutarlas (ración de 6 croquetas) lo mejor es que os paséis por el Lago en la calle Correo.

Luego quizás al salir penséis porqué en la gastronomía cada producto es un mundo, tiene su soporte específico y distinto que cada vez tiende más a la diferenciación y en se otro que llamamos los contenidos creativos tendemos hacia la uniformización.

Pero este es otro tema.
Por cierto… las rabas también están de buen ver.

Y comprobar que allí siguen camareros a los que conocimos hace ya treinta años…

¿Creatividad, cultura, talento, innovación…?

Sugerente como tantas veces el artículo-reflexión abierto de María Ptqk

Trasformo sus dos últimas líneas en pregunta para la que no tengo respuesta clara:

¿Cómo imaginar posibilidades de acción política que transformen la posición clave de los trabajadores creativos en una estrategia profesional colectiva y sostenible?

Si alguien sabe cómo mejor, algún cómo por donde se pueda ir experimentando sería estupendo.

Conocimiento, saber y creación

Mak nos trasladaba hace unos días en la web kulturabierta una pregunta sobre quién es o no artista desde la constatación de una cierta difuminación de barreras generado por el nuevo entorno digital y de una mayor interacción entre usuarios, consumidores y creadores.

Al fin y al cabo  pueden ser tres facetas que interactúen en una misma persona y se referencien a facetas distintas o a la misma. Puedo pintar, disfrutar de la pintura de otro e incluso comprarla. O puedo ser escritor, disfrutar de una película y comprar una obra musical.

Si hace unos pocos días citábamos la página 14 de los diarios de Sándor Márai, quizás hoy una reflexión que hace en la página 15 aporte laguna nueva perspectiva. No digo que sea la respuesta a la pregunta pero sí me parece que atsiba una pista de reflexión sobre todo en lo que hace referencia al arte y la creación y que quizás siguiendo esa escala de Gestión de conocimiento (datos, información, conocimiento y sabiduría) tendría un paralelismo con esta última.

El texto dice así:

Desde la invención de la imprenta, el saber por el saber no constituye ninguna virtud: para acceder a él no hay más que acercarse a la estantería donde se alinean infinitos volúmenes de enciclopedias que registran y explican todos los datos imaginables. Antes de Gutenberg, el conocimiento en todas sus acepciones entrañaba un gran sacrificio, pues había que buscar incansablemente la materia que se deseaba aprender. En cambio, hoy en día la erudición ha dejado de representar un sacrificio; si uno no lo sabe todo acerca de lo que habla, es por simple pereza. La uténtica virtud reside en ofrecer algo nuevo y original a partir de estos conocimientos previos. Los tomos de las enciclopedias son ladrillos que tanto pueden servir para levantar presidios como catedrales. Ya no es difícil saber, pero crear algo nuevo a partir de los datos sigue siendo tan arduo hoy como lo ha sido siempre.

No todos podemos ser escritores

Manguel ha hecho unas serias y duras declaraciones en las que pone encima de la mesa algunas reflexiones y afirmaciones de interés. Me han llamado particularmente la atención las siguientes:

– Es una estupidez creer que las tecnologías facilitan el ser escritor

– Algunos editores aplican al libro las leyes del mundo de las salchichas.

– Publicar libros con fechas límite de venta quita lugar a la verdadera literatura

– La creación literaria es hoy más que nunca una actividad subversiva

“Ser humano quiere decir ser lector: alguien que se hace preguntas sobre el universo y quiere desentrañarlas a través de palabras que han sido puestas sobre la página por aquellos que han sabido construir una forma para esas preguntas”