Latitud sur abre en Valencia. Una librería para quienes no tienen miedo a pensar

Si ayer fue Dr. Sagan en Gavà, hoy es Latitud sur en Valencia.

Nos enteramos a través de culturplaza y nos lo cuenta Eduardo Almiñana.

Latitud sur, se dedica a llenar sus anaqueles con títulos importados desde América, pero América la de verdad, el continente que alberga treinta y cinco países, no la parte por el todo que frecuentemente escuchamos y leemos. Como Isabel Gómez y Jorge Díaz, española y argentino, acaban de regresar como quien dice de Argentina, gran parte de este material importado procede del país de Borges y Cortázar, pero no solo. Ambos insisten -y salta a la vista-, en que Latitud sur posee una mirada propia, y que de hecho, su nombre ya es un posicionamiento. ¿Significa eso que solo podremos encontrar allí una pequeña muestra del amplio espectro de publicaciones del mercado editorial? Ni mucho menos: en las estanterías de esta librería de suelos azules y paredes blancas también tendremos a Stephen King, a Palahniuk o a Alexievich. En Latitud Sur hay bestsellers y un buen número de libros de bolsillo para llevar a la playa en verano.

Jorge Díaz e Isabel Gómez son los hacedores libreros de este nuevo espacio.

¡Larga vida!

Anuncios

Per-r-ucho Libros de papel, nueva librería en Valencia

Pues sí, pues sí. Parece que hay nueva librería en Valencia. ¿Su nombre? Per-r-ucho.

Jaime y Eugeni, que ya saben de qué va esto de abrir y mantener librerías, parecen haberse embarcado en una nueva aventura de nombre Per-r-ucho y con una nota quizás importante: libros de papel.

Lo que puede caracterizar a esta nueva aventura librera nos lo explican con claridad en culturplaza:

Si algo define a Per(r)ucho, además de su taller, es el hecho de que la librería se nutre de libros nuevos y de segunda mano para su venta, lo cual responde a una idea que ellos definen así: “no nos importa de dónde vienen los libros, sino a dónde van”. En las estanterías de Per(r)ucho tienen cabida libros y objetos editoriales especiales que no llegan a muchos sitios, por carecer de distribución al uso o por su ediciones limitadísimas.

Esta idea del viaje de los libros que rompe además con claridad algunas de las costumbres de separar nuevo y usado y que intenta quizás mirar más al lector, creo que tiene su chispa e iremos viendo como poco a poco va siendo más frecuente. ¡Atentos!

Bienvenidas pues las nuevas ideas, los nuevos proyectos.

per-r-ucho