BBK Live… Para quien viene de visita, algunas sugerencias muy personales

En esta casa el tema de los festivales musicales, su conocimiento, presencia y disfrute recae más en Alex que en un servidor.

Pero sí me voy a permitir señalaros para el entretiempo festivalero algunas alternativas, no muchas para que no os empacheis, de espacios y lugares que a mí me resultan agradables para el picoteo, el cometeo o el paseo y que reflejan ambientes distintos…

Empecemos por el ejercicio…

Propuesta llana. Una ‘Ruta urbana por la Ría de Bilbao‘ que podéis acortar y alargar a vuestro antojo utilizando los puentes.


Una segunda. Con un poco de altura, pero sin deslomarse. Bilbao Artxanda, siguiendo a tu aire el ‘anillo verde’. te permitirá algo muy bilbaino como es la posibilidad de contemplar Bilbao sin tu presencia o con tu ausencia cercana.

Para el ‘pica pica’ de carácter más informal…

El Casco Viejo en su conjunto y la Plaza Nueva en particular no son malos sitios para perderse. Y esta sugerencia de lugares para el pintxo no está mal. De los ahí incluidos, servidor es un enamorado del Txangurro gratinado de El Globo. Acercarte al mismo te permitirá además moverte por el más ‘estirado’ centro de la ciudad.

Y dentro de ‘el Casco’ hay dos sitios en la misma calle uno con tradición y otro más modernete que me gustan muy mucho…. El Café Lago patroneado ahora por Boni lleva ya más de 40 años dando pica pica y merienda a los bilbainos y a los que se acercan. Pedir sus croquetas de chorizo, sus torreznos o lo que os venga en gana…El Baster, en la misma calle correo, pegadito a la trasera de la catedral es otro punto donde os resultará difícil encontrar mesa, pero tened calma y pedir cualquier cosa que se os antoje de la barra, alguna de sus variantes de vermut y su ‘tortilla express’ que me vuelve loco, loquito.

Para el ‘come come’ más tranquilo, ahí van tres sitios.

El más ‘golfo’ y atrevido, Dando la brasa, que superó en su momento la ‘prueba de fuego’ del ‘dame de comer’. Os pemitirá además acercaros a Bilbao la Vieja y San Francisco…

La novedad del ‘precio fijo y menú ajustado’ que ya se ha asentado, el Kokken, al ladito del Ayuntamiento en la antigua Plaza del Gas y del que he hablado por aquí en más de una ocasión.

Y más formal, pero en el que si vais varios, podéis hacer un más que razonable ajuste de precio, Los Fueros, donde el joven equipo capitaneado por Paul Ibarra, te da de comer o de cenar de 10, como recientemente han comprobado un equipo de profesores ya curtidito, que me hicieron la ola cuando me vieron por la Plaza Nueva por habérselo recomendado.

Dos pinceladas más, para no empachar.

Si quieres un momento dulce, mis ojitos actualmente son para el Charamel. Son un gusto, dulce, fresco, ahora con sus helados que todavía no he probado, y variado…¡Déjate aconsejar!

Y la copa sosegada mirando a la ría o dejando que la ría te mire siendo además estas fechas y el BBK Live debe ser en La Ribera.

Y ¡Disfrutad!

Anuncios

Librerías… las ventajas de la palpabilidad y del barrio

Dos notas-reflexiones rápidas, pero creo que importantes, antes de salir para Donosti a compartir mesa, mantel, proyectos y nuevos sueños con amigos.

  1. Duro lo que le ha pasado a la Librería Alberti. Un abrazo fuerte y sentido. Pero… maravillosa esa solidaridad cómplice que ha calado por un lado en las redes y, por otro, entre comercios cercanos. reflejo del tejido que con los años se ha ido creando y que hace que las referencia de uno tome sentido en la relación con otros. Creo que es la parte de la belleza en medio del desastre.
  2. Todavía las personas, algunas por lo menos, quieren encontrarse en las presentaciones. Ayer la librerías Cámara estuvo hasta los topes con motivo del último libro de Txani Rodríguez, Si quieres, puedes quedarte aquí  siquierespuedestxanieditado por tres hermanas.

Me lo llevo ahora para leer en el viaje. Gracias a Cristina, editora, y a Txani, por la comida-conversación express en Dando la brasa. Buena elección que, ¡oh casualidad!, ha recibido el premio Bilbao Dendak 2016 como comercio más emblemático de San Francisco, Bilbao la Vieja y Zabala.

siquierespuedes_camara

 

La prueba de fuego: ¡dame de comer!

Ayer fui un día espléndido por el tiempo y por la compañía.

SanJuandeGaztelugatxe

Pasear a personas amigas por sitios que te gustan y agradan. Conversar mientras se pasea y se contempla. Sestear en la playa, mientras se va cogiendo color… fueron algunas de las actividades por las que fue pasando el tiempo de la mañana y de la tarde.

A las 20:00 nos acercamos a Anti para disfrutar con María PTQK y Josune Urruria de la presentación de la ‘Breve historia del pimiento’.

PTQK_Josune_Anti

La ‘plaza’ estaba abarrotada.

Sólo nos faltaba cenar a gusto y rico para poner el broche final a un día redondo.

Así que nos dirigimos a Dando la brasa.

Cuatro a la mesa y mirábamos la carta. Comentábamos… hasta que tomamos una decisión de la que salimos al terminar de cenar plenamente satisfechos. Les dijimos que nos sirvieran a su modo y manera 6 de las propuestas de carta.

Por allí fueron desfilando en perfecto orden y armonía unas quesadillas de leña, unas mollejitas de ternera, unas verduritas asadas, un tataki de atún rojo, un pez mantequilla, una entraña de ternera, un volcán fluido y un mango fresh.

Compartimos todo acompañándolo de un vino que por lo rico que nos supo y por el nombre nos resultó adecuado para la ocasión.

cachito_mio_Toro_Dando_la_brasa

Lo dicho. Un acierto el atrevimiento de todas las personas que trabajan en Dando la brasa por ofrecernos un maravilloso menú de su elección que nos encantó. Si podéis y andáis por Bilbao es otro de los sitios que merece la pena.

Ya al termina me di cuenta de que comí por primera vez aquí precisamente con Josune y María preparando y hablando de sus dos libros. Ayer, tras la presentación parece casi que se cerró un ciclo en el mismo sitio en el que se inició. La compañía era distinta. Todos estuvimos en la presentación y hubo, casi, hasta encuentros en la tercera fase.

Voy a empezar a pensar en serio, después de las ‘loas andaluzas’, si dedicarme al turismo de acogida.

En Dando la Brasa, una nueva conversación y sueños soñados despiertos

Las mesas que mecen la lengua son siempre buenas mesas.

Un sueño llevó a un proyecto, un proyecto a una primera conversación en la que apareció otro proyecto con la comida, quizás mejor el producto por medio.

Como de proyectos y de comer se trataba, quizás mejor hablarlo en torno a una mesa.

Así he descubierto hoy el Dando la Brasade la calle Aréchaga-San Francisco, su último aterrizaje en Bilbao. Recomendable.

Foto0594La conversación girando en torno a proyectos personales y con un precioso punto de locura-sueño, buscando el libro como objeto-mediación.

Una charla a tres jugando entre el fondo y la forma, lo posible y lo deseado, las licencias, las personas que pueden acompañarlos, la ilusión y la realidad, los calendarios a cumplir.

Una breve lluvia de ideas en torno a proyectos que tienen mucha, mucha carga de ilusión que es, quizás, lo que nunca debe faltar.

M., J., he disfrutado como un cochino con la conversación y la comida. El marco ha sido estupendo. Un pequeño descubrimiento.

Hemos tenido incluso ‘señorita Rotenmeier’ que ha venido a controlarnos…