Texturas 34 ya en circulación

Con este número la revista inicia su duodécimo año de existencia y vida. Algo, que si he de ser sincero, no esperaba en aquella noche en la que Manuel propuso el proyecto…

Por ahora, vamos a seguir disfrutando del ‘mientras tanto’ y de las buenas compañías y conversaciones que se tejen en torno a la revista.

Aquí os dejo el índice-sumario de este número

01_Tejuelo
· Sobre la literatura industrial_Sainte-Beuve

02_Intercalación
· Primeras impresiones de una librería de Amazon_Mike Shatzkin
· Librerías: del soporte a la experiencia, del objeto a las personas…
_José María Barandiarán

03_Signatura
· Los restos del naufragio_Miguel Aguilar
· Ocho ideas equivocadas_Ana Garralón
· Juntos podríamos ser más fuertes. Notas sobre el I Congreso Intersectorial
del Libro_Joaquín Rodríguez
· 12 conceptos del cambio de paradigma_Daniel Benchimol
· La importancia de las políticas del libro y la lectura para crear una industria editorial nacional _Ana Cabanellas
· Un camino de regreso hacia el futuro. El carácter de la edición en Guatemala _Carmen Lucía Alvarado
· Los amigos y enemigos del libro en ‘La España Moderna’_Matías Maggio Ramírez

04_Inversos
· Capitalismo y piratería_David García Aristegui
· La cultura y el arte entre bienes comunes, públicos y privados_Santiago Eraso

05_Ceja
· Correspondencia. A Giulio Einaudi_Cesare Pavese

06_Canje
· Libros y webs

Y aprovecho también para comentaros que hasta finales de enero de 2018 hay una oferta especial  para nuevas suscripciones o renovaciones en soporte papel a la Revista Texturas si la misma es por dos años, válidas tanto para España como para Europa yAmérica.
OFERTA ESPECIAL

TEXTURAS es un espacio de encuentro, reflexión, análisis y debate sobre el presente y futuro del libro, una tribuna que acoge y se dirige a todos aquellos que participan de la edición en todas sus dimensiones: autores, editores, consultores, periodistas culturales, bibliotecas, librerías, críticos y prescriptores.

Con la suscripción a partir del número 34 por dos años te enviaremos de manera gratuita los 33 números anteriores en formato electrónico.

Anuncios

Librerías-Lectorerías: 12 claves para estar preparados para lo que viene

Dialogando con Daniel Benchimol y Luismi Cencerrado

Hace cuatro años jugué, partiendo de una propuesta de Diego A. Manrique sobre las 12 mentiras del mundo de la música, proponiendo las doce mentiras del mundo del libro.

Hoy quiero aprovechar la sugerente propuesta de Luis Miguel Cencerrado, pensada para bibliotecas que se basa a su vez en una propuesta previa de Daniel Benchimol pensada para los editores.

Partiendo de la de Luismi y jugando con ella lanzo la siguiente propuesta para las librerías-lectorerías. Creo que hay muchos puntos coincidentes y de hecho podría servir de guión para una conversación sosegada.

1.- El rol de librero pasa por curar y amplificar, por aportar valor añadido y por llevar el contenido al lector que le interesa. .

2.- El modelo de negocio cambia el paso y el valor de la propuesta de la librería deja de estar solamente en los libros y los autores que se exponen. Ahora el valor nos lo dan los lectores, aquellos a los que somos capaces de cautivar. Es por ello que proponemos como adaptación a este nuevo momento el término lectorería ya que conviene nombrar las realidades para diferenciarlas.

3.- El nuevo modelo de negocio se construye con el usuario como centro, lo que requiere saber escuchar y disposición de atender. La acción de la lectorería se teje en torno a la órbita del lector, el usuario de unos servicios  y propuestas comerciales, que se definen y conforman contando con su participación activa.

4.- La ruptura de paradigmas y el desarrollo de una estrategia multicanal: ¿quién es mi lector-cliente, cuál es la mejor forma de llegar a él? En uno y otro caso, las funciones de la editorial, la biblioteca y la lectorería han de adaptarse a un nuevo contexto de necesidades y demandas, al cambio de hábitos de los destinatarios de su acción y a unas relaciones que se multiplican y diversifican en el plano analógico y digital.

5.- Pensar cuál es la mejor oferta para nuestros lectores-compradores. Cambian las formas de narrar, de ofrecer los contenidos y también las maneras y estrategias de acercarlos a los destinatarios, hecho que afecta a todos los ámbitos relacionados con la lectura y su promoción.

6.- El objetivo es poder llegar en cada lectorería al grupo de lectores- compradores en el que se ha especializado. En este sentido cobra importancia cómo y qué obras, materiales y oferta se selecciona para cada caso. El esfuerzo por adecuar la oferta al público objetivo y potencial requiere también un mayor empeño narrativo sobre la misma conn la finalidad de ofrecer así una visión de conjunto y un sentimiento de conformar un todo propositivo.

7.- Pasar de una lógica de producto a una lógica de servicio, de la idea del objeto al servicio que presta, una dinámica diferente. El objeto deja de tener valor en sí, también en la lectorería; el valor del documento reside en la dimensión de sentido y generación de satisfacción-solución que genera, en la capacidad de uso que encierra, en las respuestas que es capaz de dar al usuario.

8.- Cambiar de enfoque: exponer para dialogar. Nuevo papel del lector, activo, participación, conectarse con… Es lógico que si la conversación está en la médula del hecho de leer impregne a todas las organizaciones que se mueven en torno a ella propiciando múltiples diálogos y estableciendo relaciones dinámicas y participativas con los lectores, con los clientes y entre las propias obras propuestas para su venta y/o contemplación.

9.- Desarrollar acciones pequeñas, obervables y medibles bien cuantitativa o cualitativamente. Es este un buen consejo, especialmente en tiempos de incertidumbre, de cara a prevenir atracones y esquivar parálisis. Una buena forma de evitar colapsos y de afrontar la ansiedad es trazar un plan ambicioso y global y definir estrategias de acción realistas y asequibles que permitan avanzar de forma regular y constante, sea en el ámbito que sea.

10.- Pensar en estrategias comerciales dinámicas, predispuestas al cambio. La flexibilidad como respuesta al cambio para que la reacción no tenga un coste fuerte en el tiempo. El futuro de las entidades educativas y culturales, incluidas las lectorerías, pasa ciertamente por conseguir un equilibrio entre estructuras consistentes y dúctiles capaces de responder de forma rápida y eficaz a las demandas de los usuarios para así asegurar su sentido y sostebibilidad.

11.- Pensar en dinámico, que ningún producto sea el que imponga los ritmos y la organización de la empresa. El proceso que siguen las lectorerías apunta también a un cambio de polaridad, y el hecho de que las obras, en papel o en digital, dejen de ser el eje central del péndulo incide de pleno en la organización misma. Todo se hace híbrido y se mezclan las obras, las propuestas de experiencia, los entornos. Todo es movible buscando con una propuesta de sentido distinta en cada caso, la llamada de atención a nuestros clientes-lectores.

12.- Dialogar y relacionarse con otras empresas culturales: de la música, el videojuego, artes plásticas, teatro, audiovisual … Las fronteras entre las diversas entidades que pueblan el espacio cultural se difuminan y comparten la tendencia de transformarse poco a poco en espacios más abiertos, transparentes y participativos con muchos elementos comunes entre sí. Las lectorerías pueden ser un buen espacio, la casa de acogida, para el mestizaje con sentido.