15 años. Un buen momento para la despedida

Este blog, que inició su andadura hace 15 años el 26 de abril de 2004 y que a lo largo de su vida ha sido acogido en distintas casas, blogia, nireblog, blogspot, hasta encontrar su acomodo final hace ya unos cuantos años en wordpress, hoy se despide.

Su hacedor y muñidor, servidor, está en un nuevo cambio de tercio y en estos próximos meses iré cerrando algunas de mis presencias y retomando alguna otra que tenía más abandonada, quizás sólo una, en este mundo digital .

Por qué. Es sencillo. El tiempo es limitado, las circunstancias cambian, las prioridades también, al igual que los entornos en los que uno se mueve. Prefiero dedicar más tiempo a menos vivencias, experiencias y relaciones y, a cambio, contar con más tiempo para cada una de ellas.

Retomaré con otras intenciones ritmo y cadencia el espacio más sosegado que en su momento inicié y que había dejado en barbecho.

Allí, en Lasai, seréis bien acogidas todas la que os queráis acercar. Allí y en la calle, el encuentro, el paseo, la conversación, la charla, la tertulia, la mesa compartida…

Creo que se adapta mejor al cambio de ritmo vital.

Este espacio seguirá viviendo hasta que wordpress quiera.

¡Hasta siempre!

Comida de despedida

Ayer fue un día de despedidas o hasta luegos y hasta prontos.

Comida agradable. Con buenas caras. Con buen ambiente.

Donde comimos me encontré con esta frase que quizás sea un pequeño reflejo de las ganas puestas en estos años y en los que vendrán,

porquecomemos

Mientras leéis esto andaré de camino o ya en Barcelona aprendiendo y compartiendo. Buen sitio y buena compañía para el sorpaso y el ‘Hasta pronto que he ido haciendo llegar a las personas más cercanas y que dejo aquí como hito en el camino.

A principios de Diciembre de 2012

 Hola:

 En unos pocos días dejaré la tarea que estos últimos tres años y medio me ha tenido ocupado y feliz. Volveré a la sociedad civil, espacio quizás privilegiado para la acción política y social.

Estoy contento de esta experiencia. Ha sido dura. Ha requerido muchas horas, esfuerzo y trabajo, pero creo que ha merecido la pena. No tengo tan claro que mi entorno más cercano la haya disfrutado igual y sé que les debo tiempo y cariño. Probablemente ellos hayan sido los más generosos en estos años.

Tiempo habrá, de hecho me lo voy a tomar, para reflexionar más tranquilamente sobre lo vivido y trabajado y tomar una cierta perspectiva.

He conocido a muchas personas, he aprendido un montón y, espero, haber sido de alguna utilidad.

Con muchos de vosotros y vosotras me seguiré encontrando.

Mis coordenadas de contacto cambiarán. Volveré a las de siempre y por poner distancia crearé alguna nueva para los más cercanos.

Os dejo, en cualquier caso, una dirección donde me podréis localizar, pero no prometo, durante el próximo año, ser tan ágil en la respuesta.

Gracias a todos y todas las que me habéis acompañado en esta experiencia y seguro que nos seguiremos viendo.

 Un abrazo

Txetxu Barandiaran

¡Hasta luego!

Una buena amiga me regaló hace poco una dedicatoria. Dice así:

Un día alguien me regaló una dedicatoria.

Hoy la hago mía y te la regalo a ti:

“Soy un trapero del tiempo”

Suelo ser de ritmo lento para los temas vitales. Me tomo mi tiempo. Intento ver lo que una decisión va a suponer y casi siempre coincidiendo con la cercanía de fechas significativas o con momentos de más calma tomo un nuevo rumbo vital.

Los sábados no son un mal día.

Mi vida, por lo menos en su quehacer y también en el ámbito relacional ha cambiado en los últimos tiempos.

Por un lado en el trabajo diario me muevo en una amplia constelación de relaciones. El tiempo del que dispongo para vivir (hacer+pensar+sentir) se ha visto cambiado, mutado y haciendo más difícil el  buscar el poso que mi externalidad activa debe ir dejando.

Algunas de las ‘tareas’, como este blog, se han convertido en una rémora a la que de mala manera l voy dedicando retales de mi tiempo más como una obigación impuesta que como un deseo de seguir en ello.

Prefiero ahora dedicar momentos a estar y conversar, a pasar una tarde en compañía a juntar pequeños trozos de vida para posibilitar momentos de encuentro más duraderos.

El tiempo es un recurso escaso por lo menos en mi caso y toda decisión de hacer A supone dejar de hacer de B a Z. No puedo tocar todo el vocabulario así que intentaré centrarme y dedicarme a las letras principales. Está claro que éstano lo es para mí ahora.

Ya lo digo es un ‘hasta luego’ porque este espacio personal y compartido ha sido un buen acompañante en una etapa de mi vida.

Seguiré casi con seguridad en facebook dejando caer de vez en cuando algunos textos que me tocan, que penetran en mi vida y dedicaré el tiempo escaso que el hacer me deje al pensar y sentir, a emocionarme con el encuentro tranquilo y pausado como contrapunto en estos momentos imprescindible de una vorágine vital, de una montaña rusa que requiere el encuentro pausado para asumir lo hecho y vivido.

Cuando se acerca un año más de ‘acumulación de juventud’, como ayer me decía una amiga, y uno ve y siente más cerca la figura paterna interiorizada y asumida ve que es el momento, nunca se sabe si acertado, de decir un ¡Hasta luego!

¡Quién sabe si nos volveremos a ver por aquí….!