Cuando libreras y libreros se escriben… Yo no tenía una granja en África

Me encuentra el Día del Libro que hoy se celebra enredando y disfrutando entre libros sobre libros, lectura y librerías.

Estos son los tres libros que me ocupan y que recomiendo.

Eloy Tizón; Herido leve. Treinta años de memoria lectora; Páginas de espuma

E.M. Forster; Algunos libros. Las charlas de E.M. Forster en la BBC; Alpha Decay

Belén Rubiano; Rialto 11. Naufragio y pecios de una librería; Libros del Asteroide

Rialto 11 lo acabaré hoy mismo. En cuanto termine de escribir esta entrada, me pongo a ello.

Los libros de Tizón y Forster permiten una lectura más espaciada y casi si se quiere de picoteo y sin sentir la obligación de tener que ir de inicio a final.

“La primera frase de un libro es su cubierta. Las historias comienzan -y terminan- por la imagen. Uno empieza a leer el libro mucho antes de abrirlo…” (Tizón, 167)

“… si lo que lee uno es basura, su mente se volverá flácida” (Forster, 31)

“-Recuerda que en España se vende un libro por cada mil cremas y estoy siendo, seguro, muy optimista con tu empresa” (Rubiano, 97)

Indagando, y es aquí donde quiero llegar porque ha sido como mi lectura-regalo de Sant Jordi, sobre la existencia de la librería Rialto en internet me encontré en el blog de la Librería de Javier, una carta preciosa que Belén Rubiano escribió precisamente a Javier, propietario de la librería Cervantes en Alcalá de Henares, hace ocho años y que Javier publicó en su blog.

Yo no tenía una granja en África.

A veces llegan cartas… diferentes.
Tener un trabajo en nuestros días es un privilegio. Y si encima ese trabajo es placentero, no digo nada. Pero, si además de todo ello, esa obligación es el sueño de tu vida y, aún más, rentable económicamente, es como para callárselo, por respeto y decoro hacia los demás.
Belén Rubiano es una mujer que puso hace tiempo una librería en Sevilla pero, ante los tiempos tan poco líricos que atravesamos, se rindió. Y el otro día me envió este bello y curioso correo electrónico y que me ha parecido fascinante incluso para los lectores de la página. Gracias, Belén, por estas palabras y espero verte algún día por la librería. Si no, no me importaría desplazarme a esa bella ciudad de mi juventud y conocerte in situ.
Un abrazo.

Yo no tenía una granja en África

Hola, Javier

1. Yo lo que tenía es una librería en Sevilla. Acabo de toparme con la tuya y contigo caracoleando por internet como uno de esos domingos cualquiera en que uno se incorpora al trabajo al día siguiente tras (siempre pocas) semanas de olvido.

2. Siempre pocas, cuando uno no tiene una librería. Lo malo de las librerías es que no son un negocio; lo bueno, es que no son un trabajo. El tiempo que logré disfrutar la mía no pude tomarme jamás más de tres o cuatro días de descanso en agosto; según tocara el festivo 15 en su vuelta al sol. Ni falta que me hacía; nunca tuve la sensación de necesitar unas vacaciones (otra cosa es desear). De lunes a sábado, un año tras otro, y abriendo cada mañana tan fresca como recién llegada de las Seychelles. Pequeña y preciosa hasta decir basta.

3. Mas (dice un fado) todo lo excesivo, dura poco.

4. Por supuesto, siempre he leído y leo como si fueran a prohibirlo; eso es innegociable. Pero algunos domingos en que no tengo ganas de forjar el carácter, enciendo el ordenador(me doy cuenta cuando ya llevo un rato, como si no hubiese sido exáctamente yo quien iniciara la búsqueda) y me dedico a buscar librerías. Lo que yo llamo librerías. Sin duda, las hay, pero esas no deben tener tiempo ni inclinación para crear un blog y mantenerlo. Ninguna me gusta. Nada que añadir a favoritos, estar pendiente y tener una especie de consuelo.

5. Porque al encontrarte a ti: librero, librería y web, lo que he sentido no es envidia (sentimiento extraño que no sé si algún día experimentaré). Me siento feliz de ver que para otros es posible, sigue siendo posible. Porque es justo y necesario, bendito seas.

6. Yo soy del tamaño de lo que veo, dice el viejo amigo Caeiro.
Y del tamaño de lo que leo, digo yo.
Y las vacaciones son del tamaño de sus lecturas.

7. Las mías:

Días de playa: 3 ( Pero en Sagres; valen por 23 en Matalascañas, a pesar de mi hija adolescente suplicando volver).
Días de piscina: 3 ( Con mi misma hija adolescente protestando; valen por 8 en un penal).
Días de 48º de máximas: casi todos.
Días de 24º de mínimas: casi todos.
Mojitos: demasiado pocos.
Cine francés que me queda por ver de la biblioteca más cercana: 2 de Renoir y 1 de Jean Vigo. Las 63 restantes, disfrutadas o muy disfrutadas.
Cosas que hayan sucedido que no tengan remedio: ninguna.
Y ahora, el verdadero corazón del verano;

Libros (alguno olvidaré) disfrutados a base de bien:

El bigote. Emmanuel Carrère. Debate.
Una semana en la nieve. Emmanuel Carrère. Circe.
Fuera de juego. Emmanuel Carrère. Circe.
(buen chute)
Semillas de gracia. Thomas Mermall. Pre-textos.
Grandes esperanzas. Dickens. En la magnífica traducción de Alba.
París Insólito. Jean-Paul Clèbert. Seix Barral.
Tiempos difíciles. Dickens. Alianza.

Libros abandonados en alguna página entre la 20 y la penúltima:

El último libro de Sergi Pàmies. Idem. Herralde.
El ocupante. Sarah Waters. Herralde.
La vida perra de Juanita Narboni. Ángel Vázquez. Cátedra.
Un hombre que duerme. Georges Perec. Impedimenta.

Releídos:

Fred Vargas: 3 ó 4 de Adamsberg.
El susurro de los arbustos. César Romero. Paréntesis.

Seres humanos amigos o afines que se hayan quedado en Sevilla y con los que poder comunicarme: Ninguno.
Seres humanos que manifiesten silencio ante lo que está bien (según ellos mismos) y gruñidos ante lo que no (según el mismo criterio): mi hija.
(Igual por eso este asalto a tu correo en plan cotorra).

Conclusión: No me puedo quejar. Si la gente hace el Camino de Santiago para aprender a agradecer en vez de exigir, creo que puedo ahorrarme las ampollas. Y mucho me temo que dicho aprendizaje no juege a mi favor, pero bueno…

y 8. Gracias de nuevo por el placer de encontrar tu librería y tu blog. Tengo entradas antiguas para una temporada. J’adore.

Saludos

Belén

P.S.: Me gusta cómo piensas y cómo escribes. Igual esa novela tuya que ya va por 25 páginas (no seas un Bartleby) acaba algún día en un verso bueno. Sigue, please.

¡Feliz Día del libro!

 

Tras el Día del libro

Como diría una buena amiga mía: Tranquilos…. ya pasó, ya pasó. Ahora de nuevo vuelta a la normalidad, a la rutina.

Así que al igual que planteé unas pinceladas pre-día, ahí van algunas post-día.

Pasado ya el dispendio comprador sobre todo en Catalunya quizás haya que aplicar medidas dráscticas como las que sugiere Juan Manuel de Prada en su artículo Prospecto para libros sobre todo cuando tras el día, vienen los días que acaban convirtiéndose en ferias o quizás en romerías…:

Ignoro cuáles son las abstrusas razones que impiden al Ministerio de Sanidad prohibir o al menos restringir la venta de libros, que tanto distraen al personal de otras aficiones y formas de ocio más gratificantes, como la participación democrática en redes sociales, el consumo bulímico de series televisivas o la práctica salutífera del deporte. Mi desazón se acrecienta cuando llega la primavera, ante la proliferación monstruosa de ferias del libro que infestan las plazas y jardines de nuestras ciudades, incitando a gentes plácidas que jamás habían posado la vista sobre la letra impresa a la adquisición de estos objetos que tanto fomentan el ensimismamiento, la lucubración obsesiva y la ideación fantasiosa.

En lo relativo a la práctica salutífera del deporte parece que la Feria del libro de Madrid ha corrido para implantar una carrera y con ello, quizás contarrestar los negativos efectos de la compra y uso sin control ni receta de los libros. Le han llamado Libros a la carrera. Debe ser que corren como cobardes…

Los españoles, en cualquier caso y según algunos datos comparativos europeos a la hora de gastar en libros y revistas tendemos a salir corriendo y así mantenemos nuestra lugar natural que tiende a situarse cerca de los pelillos finales de la ‘cola de león’. Los últimos, que ya ni caben quedan para Bulgaria y Grecia. Es que el sol tiene su aquél.

Quizás no gastamos porque somos fanáticos del préstamo bibliotecario donde la oferta rica y plural facilita que, por ejemplo, haya que bajar hasta el puesto 15 para encontrar entre los libros más prestados en el 2017 el primero que se sitúa al margen de la principal editorial independiente española y del grupo de origen germánico más potente. Ese libro junto con otros tres son casi una anécdota entre los treinta primeros. El punto chic de la diversidad.

De todas maneras por qué seguir afirmando que Leer, así con mayúscula que a algunos gusta, es lo importante si parece mucho más eficaz para una buena vida la tranquilidad de un pueblo sin bibliotecas ni librerías e incluso con un potencial porcentaje alto de población analfabeta.

Y, en cualquier caso… ¿para qué seguir editando, si el gran editor del siglo XXI es Netflix? Ahora habrá que saber si este editor estará en la FLM.

Con ambiente médico he empezado y con ambiente médico cierro. Cuentan que los médicos recetan a los padres que los niños lean. Suena a que los bibliotecarios recetaran a los padres que mediquen a sus niños. Así con genéricos o intentando encontrar el efecto placebo para ver si cuela.

Y así, mientras tanto, entre mayúsculas de lectura, grandes días que provocarán depresión, ferias romeras de paseo familiar para matar el tiempo vamos viendo pasar la vida….

Y de todo lo leído hoy me quedo con la entrevista en El País a Josep María Esquirol a la que he llegado gracias a Silvia Labayru.

Añado de mi cosecha Leer no es un infinitivo vital. Dice Esquirol “Los infinitivos de la vida se reducen a dos: amar y pensar”.

Y termina:

Además, fíjese en este aspecto importante: cuando la fraternidad se extiende, se vive más. En situaciones de agradecimiento, de amistad, la vida se intensifica; no digo que se alargue, pero eso es lo que literalmente da sentido a la vida, porque la intensifica.

Y el transporte público barcelonés se alió con Amazon en la víspera del Día del libro

“Cosas veredes amigo Sancho”.

No nos debemos extrañar de nada o de casi nada.

Al Transporte Metropolitano de Barcelona no se le ha ocurrido mejor idea que crear una línea de metro virtual con Amazon Kindle.

Podría haberlo hecho, por poner algunos ejemplos, con la red de bibliotecas, con las librerías, con las editoriales. Incluso con todas a la vez. Pero no. Le ha parecido mejor hacerlo con Amazon.

No hay en el panorama barcelonés mejor agente que Amazon para hacer esta ruta. No hay nada mejor por lo visto tampoco que la lectura no cueste nada. El viaje sí, por supuesto.

Es divertido que los recién llegados. Amazon en este caso, se refieran a la herencia literaria.

¿De verdad que no ha encontrado el TMB mejores conocedores de la herencia que Amazon?

¡Feliz Día del libro!

En la víspera del Día mundial del libro……

Mañana, sobre todo en Catalunya y especialmente en Barcelona, el ruido mediático, las cifras de ventas, casi dará lo mismo lo que se venda, las firmas y no firmas de escritoras, escribidoras y caras con ‘negros’ por detrás, taparán durante un ratín la realidad del día a día de muchas librerías , editoriales y más profesionales de este paisito que son las que al final dan en gran parte sentido a esta celebración.

Quizás no está de más recordar que el día se une en lo que tiene de conmemoración a la figura de dos Cervantes y Shakespeare y no a otros ni a otras. Ahora, hasta quienes no escriben y les escriben se suman a esta fiesta comercial por encima de cualquier otra reivindicación y búsqueda de sentido sobre la misma. El mantra de la bondad del libro, de cualquier libro como si de un placebo se tratara, todo lo tapa. Ya se sabe… “Todo vale para el convento”.

Sólo alguna pincelada de víspera.

Estaría bien que cuando se habla de mujeres del sector se tuviera este hecho en cuenta en el título. Creo que hubiera sido más elegante que el Diario Vasco hubiera titulado Las nuevas libreras. Creo que hasta Juan Manuel Uría de Noski se hubiera sentido más cómodo.

Interesante el artículo de Jorge Carrión sobre las, aquí sí, agentes literarias.

Las mujeres son mayoría no sólo en las librerías, sino en todo el sector, aunque esto no ocurra de la misma manera en los puestos de responsabilidad, tal y como podemos leer en el artículo de Miriam Elies hoy en La Vanguardia.

Los mediadores a veces no excesivamente visibles que permiten que el libro llegue a las manos, lo de las orejas es otro tema, del lector merecen también un reconocimiento como, por ejemplo, el que ha hecho hoy Xavi Ayén también en La Vanguardia.

Y por si alguien no sabe con qué páginas liarse y leerse la vida dejo aquí, modestamente, mis últimas lecturas por si algo pueden sugerir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Día(s) del Libro….un poquito de ironía y una sonrisa, por favor

La celebración del Día(s) del libro se va pareciendo cada vez más a la variopinta situación española.

Así que el titular El día del Libro se celebra el 23 de abril es como un chiste o un rumor comparado con la realidad.

¿Quién va a celebrar este año el día del libro ese día y sólo ese día?

Algunos andan ya de celebración.

Estoy incluso convencido, me lo dice mi algoritmo, que el año que viene el sector sacará un autobús para celebrarlo e irá peregrinando durante toda una semana con sus invitados especiales, sus paradas, delante de Amazon, por ejemplo, que les encantaría a los libreros, la Troupe institucional.. ¡Una juerga!

Está bien, por un lado que se empiece a romper esa monotonía del Sant Jordi, el libro y la rosa, que sonaba casi a misa, mantilla y misal y pase a ser algo más abierto, más carnavalesco, más de cuando me apetece… En Barcelona dicen que va a tener hasta verbena y, por si acaso, la pela es la pela, duplican la festividad.

Claro que todo este meneo les deja a los fieles creyentes digitales sin referencias de que normativa hay que aplicar.

Para eso los de Madrid parece que se lo montan mejor y en vez de Día, le dan a la Noche que siempre tiene un carácter más golfo y de más alevosía. Desde luego parece que lo que son ‘golfos’ no les faltan últimamente. No he visto en el programa si hay alguna celebración modo ático.

Lo de las fechas es ya un sinvivir. De viernes a domingo cada uno a su aire y como le cuadre. Todo vestido además como con aire de oficialidad.

Las andaluzas lo adelantan al viernes 21. Podrían mover también las procesiones, digo yo…

En fin, todo este meneo de lo quito, lo pongo, lo cambio, lo duplico, quizás es un pequeño reflejo de que donde se busca la fiesta es en el bolsillo de los lectores. Quizás, si aceptamos, el aire más golfo y carnavalero no está mal que con ello se muestren en parte algunas de las ‘vergüenzas’ de este sector que se dice cultural. ¿o no?

Con todo y más ¡feliz día del libro con un poquito de humor y sana autocrítica!

Por cierto… ¡Mejor con borraja que con rosa!

Al fin y al cabo… somos grises…

 

 

.

Día del Libro. Mi plan y cinco recomendaciones

¡Feliz Día del Libro!

Os dejo por aquí, mis cinco lecturas más recientes, ya hechas o a punto de comenzar y un par de pistas para aprovechar hoy el día si andas por Bilbao.

978849838678

 

Sándor Márai; Lo que no quise decir; Salamandra

 

 

978849438009

 

Bernard Pivot; De oficio, lector; Trama Editorial (Si no lo encuentras por ahí, lo tienes hoy en la web de Trama con el 10% de descuento)

 

 

978841591719

 

Evgeny Morozov; La locura del solucionismo tecnológico; Katz

 

978844933182

 

Zygmunt Bauman y Carlo Bordoni; Estado de crisis; Paidós

 

 

laruedelpercebedelacultura

 

Mery Cuesta; La Rue del Percebe de la cultura y la niebla de la cultura digital; Consonni

 

Cuatro planes para hoy en Bilbao no incompatibles:

Y, sobre todo… ¡Conversar y disfrutar!

 

Cuidado con las flores de un día… A cerca de los datos del Sant Jordi

Las rosas tienen también espinas. El que no se consuela es porque no quiere… pero cuidado con las alegrías ligeras.

Unas notas rápidas del 2015 hasta el 2001 relacionadas con los datos de ventas que se han facilitado.

– 2015: 20,3 millones de euros

– 2014: 19,4 millones de euros

– 2013: 18 millones de euros

– 2012: 18,3 millones de euros

– 2011: 19 millones de euros  y otros dicen que 17

– 2010: 20 millones de euros

– 2008, 2009: 20 millones de euros

– 2007: 20 millones de euros

– 2004: 18 millones de euros

– 2001: 3.200 millones de las antiguas pesetas. Es decir  19.232.387,34 de euros

Si el IPC del 2001 al 2015 supone un 36,6% deberíamos estar hablando para igualar de unos 25 millones de euros…..

Así que, quizás, alegrías las justas y un poco más de mirada en profundidad.

Siempre suele haber un ‘amigo aguafiestas’ 😉

Día del Libro. Notas de color fuera de los discursos bienpensantes. Debe ser cosa de la edad

He terminado hace unos días de leer el tercer volumen de los Diarios de Iñaki Uriarte.

He vuelto a disfrutar.

Dice, entre otras cosas…

Una vez más atribuí el efecto a la edad. “debe ser cosa de la edad”, le comenté a María. “A cierta edad” es una expresión con la que ahora inicio muchas frases. Cada vez responsabilizo de más cosas a los años. Esto sí que debe ser cosa de la edad.

Así que lo que sigue toménselo por favor con benevolencia porque son cosas de la edad.

Por edad, como Julieta tambie´n dejaré las compras para más adelante

Por edad, también, ya leo tonterías en los titulares, que me invitan a no perder el tiempo en lo que sigue, aunque habrá a algunos que les parezca lo más de lo más.

sigloxxi

Por edad, quizás también, me gusta la conversación. Así que una buena forma de celebrar el Día del Libro es conversando con amigos y haciendo realidad el hecho que Zaid señala cuando escribe

La comunidad lectora siempre ha sido Wiki. Lo nuevo es la tecnología. Lo nuevo es el éxito llamativo de una cooperación intelectual que ha sido milenaria. En todo caso, si se quiere hablar de un cambio de paradigma, habría que situarlo en el Renacimiento, cuando la gente de libros opta por la tertulia frente a la cátedra, la imprenta frente a la universidad, el saber libre frente al saber jerárquico. El cambio coincide con la aparición de una tecnología (la de Gutenberg), y se reanima con la aparición de otra. Ambas refuerzan las estructuras horizontales (la conversación, el networking) frente a las verticales (la universidad, el Estado, la televisión).

Y en esa conversación además de hablar de lo divino y de lo humano, de lo personal y lo social, a ritmo forma e informal, hemos hecho como otras veces nuestra ‘porra electoral’. Veremos qué capacidad de lectura de la realidad tenemos.

Porque soy mayor también, me gustan algunos discursos menos convencionales en torno al Día del Libro incluida la negación de su existencia que además es cierta para millones de personas, aunque esto pueda sonar raro. En España es un hecho negacional para el 50% de la población que no lee a no ser que aceptemos ‘pulpo como animal’ de compañía o demos por bueno el comprar, aunque no se lea.

Porque soy mayor también y porque he sido librero me reconozco en la nostalgia de quienes como yo han disfrutado de este Día y, en parte, lo echan en falta. Leer hoy a Ovidio muy prontito me ha removido también.

Porque soy mayor y he vivido unas cuantas situaciones me parece que no es de recibo el discurso lastimero de los editores, espero que no sea del resto del sector sobre lo que el estado les debe comprar a ellos para que su negocio florezca y las Bibliotecas, según su versión estén bien surtidas.

Y como uno sigue siendo mayor, también en este día y la mayoría de las cosas le importan una higa voy a salir a la calle para encontrarme con uan persona que me gusta, proclamar mi gusto por…

DSC_0002

mientras espero un mensaje… que espero que llegue… y disfruto de esta noticia lectora…

DSC_0001

Librerías. De lector a lector. Esta puede ser una buena clave para el Día del Libro

Manaña, ¿hay alguien que todavía no lo sepa?, se celebra el Día del Libro. Ya se sabe que sirve lo mismo Belén Esteban, este año no toca, que cualquiera de los Goytisolos. Por lo menos para algunos.

Siguiendo con el interrogante que planteé hace poco sobre galgos o podencos, compradores o lectores, que como bien vio Karina tiene algo de tramposo, pero menos que la trampa en la que nos quieren meter algunos digitales, quiero incidir en ese aspecto lector y unirlo con las librerías, sobre todo como homenaje y reconocimiento a todas las que se animan a seguir generando conversaciones, a seguir leyendo.

Aprovecho para ello la reciente entrevista que han hecho a las libreras (personas) de letras corsarias que lleva por titular:

‘Letras Corsarias’, una librería de lectores para lectores

En el imaginario librero que andamos tejiendo es, precisamente, una de las características que se demanda al librero: Ser lector.

Y, podemos seguir con los matices en esta línea porque la relación comercial que también se establece en una librería no es la misma si se da entre un lector y otro que entre un vendedor (que no lee) y un lector (que compra) o entre un vendedor y un comprador que no leen ninguno de los dos. Este último modelo es, en el fondo, el más cercano al terreno digital.

¿Qué nos cuentan los amigos de Letras Corsarias.

La periodista Charo Ruano describe así el espacio

La librería está cuidada hasta en sus más pequeños detalles, preciosa, cálida, confortable, un lugar donde perderse o encontrarse,

– Letras Corsarias es una librería de lectores para lectores. No es una frase casual. Es nuestra bandera.

– Nuestra apuesta es más por el filtro que por la cantidad.

– Apuesta por el libro en papel.

– Apuesta por la poesía.

Y un doble baño de realismo

Es imposible saber cómo va a ser el futuro. Creo que María y yo ahora mismo comprendemos la librería del presente. De las necesidades que tiene y de la forma de llegar al público y crear nuevos lectores. No sabemos cómo serán esas librerías, pero sí sabemos cómo queríamos la nuestra.

Para terminar. Hoy a la mañana me he encontrado con este titular en El Correo de Miguel Gallardo. Creo que sobran casi las palabras cuando se ve con claridad dónde está lo interesante.

DSC_0008

Feliz Día del Libro que vaya a ser leído.

¿Queremos compradores o lectores?

Se acerca el Día Mundial del Libro y del derecho de autor. Basta ver cómo los medios aumentan su dosis informativa modo suflé que quedara desinflado pasado ya el 26, siendo generosos, para volver al run-run del silencio en torno a la lectura.

Hace tiempo ya que se ha dejado de hablar de lectores y casi todo lo que se mueve alrededor del Día tiene más una dimensión económica y comercial que cultural.

Alguno ingenuamente dirá que no, que esto no es así, que ambas dimensiones son inseparables y bla, bla, bla; pero hace tiempo que está constatado que lectura y comercio no circulan ya en paralelo.

Alberto Manguel vuelve a dar una pista.

Somos una sociedad mercantil que necesita, para seguir existiendo, consumidores y no lectores. La lectura inteligente y detenida puede alentar la imaginación y fomentar la curiosidad y, por lo tanto, hacer que nos neguemos a consumir ciegamente. Es por eso que Christine Lagarde, ardiente defensora de las sociedades de consumo, cuando era ministra de finanzas durante el Gobierno de Sarkozy, dijo a sus conciudadanos que se quejaban de la crisis: “Trabajen más y piensen menos”. Madame Lagarde sabía muy bien que un pensador nunca sería un buen consumidor.

El modelo de consumo genera además y curiosamente abundantes sobrantes y en esto el sector del libro, no el de los lectores, es todo un experto en hacerlo crecer y crecer manteniendo ese carácter de negocio misterioso y extraño que señala Leandro Ceruti.

A veces, por suerte, se vuelve a descubrir algo nuevo entre esos ‘montones desechados’.

Así que entre tanto desecho y tanta sobreproducción, la de excedentes que generará el Día del Libro, uno todavía se asombra cuando, por ejemplo, escucha a una librera, Lara Meana de El Bosque de la Maga Colibrí, decir que su librería es un

proyecto de promoción lectora que combina la venta de libros y juegos didácticos de calidad con la puesta en valor del libro y la lectura en todos los ámbitos.

Teniendo en cuenta que el concepto libro empieza a ser de un difuso que asusta, ¿no deberíamos ir pensando en el cambio de nombre del Día y hablar del Día Mundial de la Lectura? o, sino, decir con claridad que es un Día comercial pensado para vender libros sean de quien sean y vengan de donde vengan despojado, lógicamente, de cualquier dimensión cultural.

librosferacarlitos16

Día del Libro 2014

Probablemente a todos nos iría mejor si la el despliegue mediático que hace su aparición en este día se fuera dosificando con sentido a lo largo de todo el año.

Un servidor lo ha celebrado humildemente en el botxo tal y como prometió al autor.

Foto0428

Ahora es Pedro Ugarte el que tiene en su debe la cerveza.

De todo lo que he ido viendo por ahí me quedo con estas pinceladas:

 

En cualquier caso todo será lo mismo. Los mensajes de mañana hablarán de lo bien que ha ido todo. Quizás este pequeño párrafo es una muestra palpable de que todo vale para todo o eso nos quieren hacer creer:

El diputado de ERC en el Congreso Alfred Bosch ha regalado este miércoles a Belén Esteban un ejemplar de su último libro, ‘Como amigos: la independencia de Catalunya interesa a los españoles’ (Galaxia Gutenberg). Ambos han coincidido en la firma de libros organizada por El Corte Inglés en el Portal de L’Àngel de Barcelona, con motivo de la diada de Sant Jordi.

Si Shakespeare y Cervantes vieran este zoo conmemorándoles estarían encantados.

Las nuevas papeleras del libro

En este Día del Libro que hoy se celebra y seguirá siendo palpable no sé cómo se van a manejar para su celebración las plataformas digitales de cara a la venta y comercialización.

El Día del Libro y sus vísperas suele ser una fecha utilizada para que nos llenen la cabeza de datos sobre libros publicados, libros vendidos.., poco se dice de los libros devueltos y destruidos, aunque también sería un dato importante en un sector al que parece que la crisis no va con él porque parece seguir yendo sobrado en devoluciones y demás.

Un dato que todavía no he visto es cuánto nos hemos gastado por estos lares en aparatitos (e-readers) y cuánto nos hemos gastado en contenidos (e-books).

Parece existir una amplia variedad y una gran competencia en relación a los psibles modelos, pero poco sabemos en general para qué se usan y cuánto nos gastamos en llenarlos de contenido.

Con el tiempo se deberán reciclar los contenedores de papel convirtiéndolos en contenedores tecnológicos donde podamos tirar los bits sobrantes o los aparatos que deban reciclar otros, muy al estilo ‘Bildu local’ bajo el lema ‘la mierda para otros

Los ópticos y optometristas ya han metido también baza en el asunto indicándonos los peligros de la lectura en estos soportes y mostrando aparente preocupación por nuestra salud física en una sociedad más necesitada cada vez deatención mental.

Unos bilbaínos también han entrado en este nuevo mundo de sensaciones aunque todavía empleen el ‘read more’ al mismo nivel que el ‘leer más’ cuando se navega en castellano.

La duda que me queda es si hoy en Barcelona, Madrid o Bilbao, si me paseo con mi ebook recién comprado habrá algún autor que me lo pueda firmar.

Amazon, por ejemplo, sí se ha apuntado a la oferta de descuento, aunque parece que sin rosa de por medio.

A Libranda, como siempre, se le sigue esperando.

Son sólo dos ejemplos de la distancia entre la realidad y el deseo.

Mientras tanto y en medio de mi humilde campaña por un Día de la Lectura ahí va un guiño para los bibliotecarios y bibliotecarias.

 

 

Por qué no un Día de la Lectura en vez de un Día del Libro

Mañana como viene siendo tradición reciente, la Unesco lo celebra desde 1996, se celebra el Día Mundial del Libro y del Derecho de autor que este año se centra en la traducción

Parece que Cataluña jugó un papel importante en sus orígenes, pero eso ahora creo que es lo de menos.

Estaba pensando más bien en cómo nos sonaría si el Día de la Música hubiera sido en su momento el ‘Día del Vinilio’ o del ‘Día del CD’. Probablemente habría una crítica hacia la deriva mercantilista de la música o hacia el mero interés de la industria sin contrar con otros agentes sociales.

Seguir leyendo “Por qué no un Día de la Lectura en vez de un Día del Libro”

Día del libro. Dos experiencias

Por ahora tengo día bonhómico, será probablemente por la agradable comida que acabo de tener. Sobre todo por la compañía y la charla que ha venido acompañada de un menú del día.

Nos vemos cada vez o mes y medio y siento una extraña facilidad para entrar en materia y seguir la conversación que dejemos aparcada el mes anterior y que a veces hemos seguido vía correo electrónico.

Repaso al sector, al país y, lo más importante, a los proyectos e ilusiones vitales que seguimos manteniendo. Siempre, algo que aprecio especialmente en él, desde la escucha sincera que siempre se mantiene al lado, aceptando y dando ideas, apoyo y toda la crítica que sea necesaria.

Bueno después de la parrafada cerré ayer el día con la entrada de César que tiene una parte importante de razón. Mejor siempre que la gente viva de elementos e historias que pueden aportar valor.

Aporto dos historias de ayer a la tarde que me agradan y que seguro que si no hubiera habido Fiesta no se habrían producido:

1. La alegría de un autor al ver su obra en medio del Día.

tresgym_deusto.JPG

 

2. La alegría de un padre al disfrutar de un rato de tertulia con Sabina de la Cruz y del hijo ‘dialécticamente rebelde’ al recibir el ejemplar en casa.

collage5.jpg

Actualización

Magistral y personal la visión del Día del Libro en ‘Barna’ que Willy nos regala.

 

Generosidad en el día del libro

Había pasado hoy a la mañana a algunos buenos amigos un mensaje:

“Feliz día del libro. ¿quién se apunta a una vuelta por las casetas a las 13:30 y a un posterior menú de libros en el Iruña?

B. me entero que no puede porque está guardando cama. T. está liado con sus responsabilidades públicas. J. está ‘missing”. Pero los dos “Ms” sí están disponibles.

Lo que era una quedada inicial con paseo y menú se convierte en la barra del Iruña, sentimos no haber ido a tomar el menú de libros, en un encuentro maravilloso que sigue girando alrededor de los libros y las personas.  Todo ello fruto de la generosidad de M. grande que quiere y disfruta compartiendo sus alegrías con sus amigos. Así que en un sin querer, ¡qué mejor disfrute!, nos encontramos disfrutando alrededor del libro, preciosa obra la de Ibarrola que podemos contemplar, de unas anchoas, buen bonito, estupendo vino y mejor chorizo.

Dejamos pendiente una sesuda discusión sobre la txistorra, pendiente de una cata. Yo he apostado por ésta que, espero deje el pabellón bien alto.

regresamos a nuestros trabajos cotidianos, pero, en el fondo, hoy a la tarde, para sehuir con los libros y los autores a vueltas.

¡Feliz  Día del libro!

 

¡Feliz Día del libro!

 

¿Tú cómo lo vas a celebrar?

Yo, iniciando la lectura de Pasión de papel. Cuentos sobre el mundo del libro, editado por Páginas de Espuma.

Otros lo celebran…..

Con una rosa en Barcelona.

Con un clavel en Sevilla.

Con un abrazo a la Biblioteca Nacional en Madrid.

Con borraja en Cálamo.

Con nocturnidad en Madrid .

Con la edición de un libro como “Pies para quiosquero”.

Con vino en La Rioja.

Con un mensaje en la Unesco.

Con una campaña en Suiza.

Con “farolillos”, que para faroles ya están los habitante, en Bilbao.

Con una ciudad del libro en Valladolid.

Con marcapáginas en Cantabria.

Con antelación en Extremadura.

Con una protesta contra el Canon Bibliotecario.

Con muchas novedades.

Con un diagnóstico de “buena salud “.

Con un pasacalles en Perú.

Con una jornada de lectura en Jalisco y con un maratón, de lectura se entiende, en las mercociudades.

Con un “especial “.

Con un regalo de El Quijote a los recién nacidos en Ourense.

Liberando libros en Tele 5.

Repartiendo libros en Renfe.

Con la entrega del Premio Cervantes a Gamoneda.

Con un alegato a favor de la lectura de Fernando Iwasaki.

Coloreando imágenes en Canarias.

En el 2006

El mundo Llibreter sigue convulso

No ha solido ser habitual en el sector del libro el hecho de que en las instituciones asociativas se presentan varias candidaturas. Siempre se ha llegado con mejor o peor resultado a candidaturas de consenso.

Se suele afirmar que la función crea el órgano y, quizás, las instituciones sectoriales han perdido o igual nunca han alcanzado la suficiente “cintura” democrática como para que distintas candidaturas entren en una limpia competición de programas y fines. Así ocurre que cuando hay más de una candidatura lo que parece mostrarse no son divergencias y proyectos distintos y matizables sino claros enfrentamientos.

Algo de esto creo ha ocurrido en el Gremi de llibreters y la nueva dirección parece aplicare, casi, una política de tierra quemada.

Personalmente había líneas de trabajo de antes que no me gustaban y, ahora veo, también, actitudes que no me convencen.

Muestra de ello son dos reflexiones que recojo de La Vanguardia. La primera de Sergio Vila Sanjuan en relación al Premio Llibreter y la segunda de Xavi Ayén con motivo de la valoración del Día del Llibre.

Me comentan también que la nueva junta está estudiando la solicitud de su vuelta a CEGAL. Creo que es una buena noticia, pero atentos a las actitudes y las formas de todos.

Libreros y Día del Libro

Vendrán ahora, pasado ya el domingo, los balances rápidos, las cifras, espectaculares en muchos casos, y la vuelta a la cotidianidad.

El Día del Libro en cuanto a contacto con el lector, en cuanto a encuentro entre autores y lectores, entre libros y lectores tiene en el librero y en ese día una figura clave si se sigue aceptando ese papel de mediador.

Recojo tres reflexiones que, alreredor de los libreros he vistos en estos días y que merecen la pena.

Vía Una temporada en el infierno llego a  “La carta abierta a los lectores que todavía aspiran a la libertad” de algunos libreros franceses en la que se afirma entre otras cosas que: La métamorphose du paysage éditorial est inquiétante pour tous les acteurs du livre, jusqu’aux lecteurs eux-mêmes. Nous devons par conséquent tous nous battre pour créer un contre-courant et rétablir un équilibre des forces engagées dans le paysage culturel. Notre résistance à l’uniformisation du goût, à la peoplelisation des auteurs, à la mise en avant trompeuse de livres mineurs, à cette arithmétique réductrice et binaire qui veut que plus un livre se vend, meilleur il est, notre résistance donc est nécessaire dans ce climat culturel à la fois anémié et normatif qui finit par entamer l’indépendance des acteurs du livre et leurs forces vives de création.

Oriol Pi en La Vanguardia y utilizando la librería Sauramps de Montpellier como elemento ejemplificante reivindica el Día del Libro como el Día del Librero y las Librerías. No se queda atrás Francesc Marc cuando afirma que “en todo librero hay alguien dispuesto a invitarnos a descubrir los reflejos más luminosos de la libertad”.

Para empezar la semana con un buen sabor de boca

Recomienda un libro

recomienda_128x110.gif

Según se va acercando la fecha del 23 de abril, Dia Internacional o Mundial, no me acuerdo bien, del Libro y del derecho de autor, surgen al mismo tiempo, lo cual dificulta su visibilidad un conjunto de iniciativas que, quizás, bien temporaliza, tendrían más efecto: el de la constancia y el trabajo continuado y no el del día espectáculo.

Siempre queda la sensación del empacho de un día o una semana y del ayuno anual. Quizás la lógica nutricional lectoral debería ser más la de un régimen sostenido que la de las ’comilonas’ en pocos días.

Entre las acciones propuestas resalto una, seguro que hay muchas más, que me parece, en su planteamiento interesante y que lleva el título de Recomienda un libro. Permite, a través de la web, hacer una recomendación personalizada. Es cierto que algunas librerías que comercializan a través de internet existe, también, la posibilidad de hacer comentarios o recomendaciones sobre libros completos.

Lo diferente, en lo que aquí se nos propone, es el enfrentarte sin relación comercial y con un formulario en blanco con poder señalar con total libertad el qué y a quién recomendarías, uniendo, de esta manera el libro a la persona.

Sería bonito ver, después, qué sentimientos, gustos e ideas han viajado a través de estos mensajes.

El primero mío ha sido para J.N. con quien tengo hoy un trasiego telefónico y de correo electrónico.
He recomendado el siguiente libro: Tant qu’il y aura des livres de Laurence Santantonios y editado por Bartillat. Le ponía en el comentario breve (no permite más que 200 caracteres): Reflejo en francés de lo que también pasa en España con el sector del libro. Espléndido en su amenidad y manera de enfocar los temas. Incluía algo más, pero queda en el ámbito privado.

El libro necesita amantes. Amantes ardorosos de toda raza y condición. Libreros, no solamente vendedores de libros. Educadores, no solamente funcionarios de educación. Editores, no solamente productores de libros. Legisladores, no solamente parlamentarios de oficio. (Santiago Cámara; El libro necesita amantes; El Mundo 14/04/2000) Un recuerdo cariñoso.