Día(s) del Libro….un poquito de ironía y una sonrisa, por favor

La celebración del Día(s) del libro se va pareciendo cada vez más a la variopinta situación española.

Así que el titular El día del Libro se celebra el 23 de abril es como un chiste o un rumor comparado con la realidad.

¿Quién va a celebrar este año el día del libro ese día y sólo ese día?

Algunos andan ya de celebración.

Estoy incluso convencido, me lo dice mi algoritmo, que el año que viene el sector sacará un autobús para celebrarlo e irá peregrinando durante toda una semana con sus invitados especiales, sus paradas, delante de Amazon, por ejemplo, que les encantaría a los libreros, la Troupe institucional.. ¡Una juerga!

Está bien, por un lado que se empiece a romper esa monotonía del Sant Jordi, el libro y la rosa, que sonaba casi a misa, mantilla y misal y pase a ser algo más abierto, más carnavalesco, más de cuando me apetece… En Barcelona dicen que va a tener hasta verbena y, por si acaso, la pela es la pela, duplican la festividad.

Claro que todo este meneo les deja a los fieles creyentes digitales sin referencias de que normativa hay que aplicar.

Para eso los de Madrid parece que se lo montan mejor y en vez de Día, le dan a la Noche que siempre tiene un carácter más golfo y de más alevosía. Desde luego parece que lo que son ‘golfos’ no les faltan últimamente. No he visto en el programa si hay alguna celebración modo ático.

Lo de las fechas es ya un sinvivir. De viernes a domingo cada uno a su aire y como le cuadre. Todo vestido además como con aire de oficialidad.

Las andaluzas lo adelantan al viernes 21. Podrían mover también las procesiones, digo yo…

En fin, todo este meneo de lo quito, lo pongo, lo cambio, lo duplico, quizás es un pequeño reflejo de que donde se busca la fiesta es en el bolsillo de los lectores. Quizás, si aceptamos, el aire más golfo y carnavalero no está mal que con ello se muestren en parte algunas de las ‘vergüenzas’ de este sector que se dice cultural. ¿o no?

Con todo y más ¡feliz día del libro con un poquito de humor y sana autocrítica!

Por cierto… ¡Mejor con borraja que con rosa!

Al fin y al cabo… somos grises…

 

 

.

Anuncios

Día del Libro. Mi plan y cinco recomendaciones

¡Feliz Día del Libro!

Os dejo por aquí, mis cinco lecturas más recientes, ya hechas o a punto de comenzar y un par de pistas para aprovechar hoy el día si andas por Bilbao.

978849838678

 

Sándor Márai; Lo que no quise decir; Salamandra

 

 

978849438009

 

Bernard Pivot; De oficio, lector; Trama Editorial (Si no lo encuentras por ahí, lo tienes hoy en la web de Trama con el 10% de descuento)

 

 

978841591719

 

Evgeny Morozov; La locura del solucionismo tecnológico; Katz

 

978844933182

 

Zygmunt Bauman y Carlo Bordoni; Estado de crisis; Paidós

 

 

laruedelpercebedelacultura

 

Mery Cuesta; La Rue del Percebe de la cultura y la niebla de la cultura digital; Consonni

 

Cuatro planes para hoy en Bilbao no incompatibles:

Y, sobre todo… ¡Conversar y disfrutar!

 

Cuidado con las flores de un día… A cerca de los datos del Sant Jordi

Las rosas tienen también espinas. El que no se consuela es porque no quiere… pero cuidado con las alegrías ligeras.

Unas notas rápidas del 2015 hasta el 2001 relacionadas con los datos de ventas que se han facilitado.

– 2015: 20,3 millones de euros

– 2014: 19,4 millones de euros

– 2013: 18 millones de euros

– 2012: 18,3 millones de euros

– 2011: 19 millones de euros  y otros dicen que 17

– 2010: 20 millones de euros

– 2008, 2009: 20 millones de euros

– 2007: 20 millones de euros

– 2004: 18 millones de euros

– 2001: 3.200 millones de las antiguas pesetas. Es decir  19.232.387,34 de euros

Si el IPC del 2001 al 2015 supone un 36,6% deberíamos estar hablando para igualar de unos 25 millones de euros…..

Así que, quizás, alegrías las justas y un poco más de mirada en profundidad.

Siempre suele haber un ‘amigo aguafiestas’ 😉

Día del Libro. Notas de color fuera de los discursos bienpensantes. Debe ser cosa de la edad

He terminado hace unos días de leer el tercer volumen de los Diarios de Iñaki Uriarte.

He vuelto a disfrutar.

Dice, entre otras cosas…

Una vez más atribuí el efecto a la edad. “debe ser cosa de la edad”, le comenté a María. “A cierta edad” es una expresión con la que ahora inicio muchas frases. Cada vez responsabilizo de más cosas a los años. Esto sí que debe ser cosa de la edad.

Así que lo que sigue toménselo por favor con benevolencia porque son cosas de la edad.

Por edad, como Julieta tambie´n dejaré las compras para más adelante

Por edad, también, ya leo tonterías en los titulares, que me invitan a no perder el tiempo en lo que sigue, aunque habrá a algunos que les parezca lo más de lo más.

sigloxxi

Por edad, quizás también, me gusta la conversación. Así que una buena forma de celebrar el Día del Libro es conversando con amigos y haciendo realidad el hecho que Zaid señala cuando escribe

La comunidad lectora siempre ha sido Wiki. Lo nuevo es la tecnología. Lo nuevo es el éxito llamativo de una cooperación intelectual que ha sido milenaria. En todo caso, si se quiere hablar de un cambio de paradigma, habría que situarlo en el Renacimiento, cuando la gente de libros opta por la tertulia frente a la cátedra, la imprenta frente a la universidad, el saber libre frente al saber jerárquico. El cambio coincide con la aparición de una tecnología (la de Gutenberg), y se reanima con la aparición de otra. Ambas refuerzan las estructuras horizontales (la conversación, el networking) frente a las verticales (la universidad, el Estado, la televisión).

Y en esa conversación además de hablar de lo divino y de lo humano, de lo personal y lo social, a ritmo forma e informal, hemos hecho como otras veces nuestra ‘porra electoral’. Veremos qué capacidad de lectura de la realidad tenemos.

Porque soy mayor también, me gustan algunos discursos menos convencionales en torno al Día del Libro incluida la negación de su existencia que además es cierta para millones de personas, aunque esto pueda sonar raro. En España es un hecho negacional para el 50% de la población que no lee a no ser que aceptemos ‘pulpo como animal’ de compañía o demos por bueno el comprar, aunque no se lea.

Porque soy mayor también y porque he sido librero me reconozco en la nostalgia de quienes como yo han disfrutado de este Día y, en parte, lo echan en falta. Leer hoy a Ovidio muy prontito me ha removido también.

Porque soy mayor y he vivido unas cuantas situaciones me parece que no es de recibo el discurso lastimero de los editores, espero que no sea del resto del sector sobre lo que el estado les debe comprar a ellos para que su negocio florezca y las Bibliotecas, según su versión estén bien surtidas.

Y como uno sigue siendo mayor, también en este día y la mayoría de las cosas le importan una higa voy a salir a la calle para encontrarme con uan persona que me gusta, proclamar mi gusto por…

DSC_0002

mientras espero un mensaje… que espero que llegue… y disfruto de esta noticia lectora…

DSC_0001

Librerías. De lector a lector. Esta puede ser una buena clave para el Día del Libro

Manaña, ¿hay alguien que todavía no lo sepa?, se celebra el Día del Libro. Ya se sabe que sirve lo mismo Belén Esteban, este año no toca, que cualquiera de los Goytisolos. Por lo menos para algunos.

Siguiendo con el interrogante que planteé hace poco sobre galgos o podencos, compradores o lectores, que como bien vio Karina tiene algo de tramposo, pero menos que la trampa en la que nos quieren meter algunos digitales, quiero incidir en ese aspecto lector y unirlo con las librerías, sobre todo como homenaje y reconocimiento a todas las que se animan a seguir generando conversaciones, a seguir leyendo.

Aprovecho para ello la reciente entrevista que han hecho a las libreras (personas) de letras corsarias que lleva por titular:

‘Letras Corsarias’, una librería de lectores para lectores

En el imaginario librero que andamos tejiendo es, precisamente, una de las características que se demanda al librero: Ser lector.

Y, podemos seguir con los matices en esta línea porque la relación comercial que también se establece en una librería no es la misma si se da entre un lector y otro que entre un vendedor (que no lee) y un lector (que compra) o entre un vendedor y un comprador que no leen ninguno de los dos. Este último modelo es, en el fondo, el más cercano al terreno digital.

¿Qué nos cuentan los amigos de Letras Corsarias.

La periodista Charo Ruano describe así el espacio

La librería está cuidada hasta en sus más pequeños detalles, preciosa, cálida, confortable, un lugar donde perderse o encontrarse,

– Letras Corsarias es una librería de lectores para lectores. No es una frase casual. Es nuestra bandera.

– Nuestra apuesta es más por el filtro que por la cantidad.

– Apuesta por el libro en papel.

– Apuesta por la poesía.

Y un doble baño de realismo

Es imposible saber cómo va a ser el futuro. Creo que María y yo ahora mismo comprendemos la librería del presente. De las necesidades que tiene y de la forma de llegar al público y crear nuevos lectores. No sabemos cómo serán esas librerías, pero sí sabemos cómo queríamos la nuestra.

Para terminar. Hoy a la mañana me he encontrado con este titular en El Correo de Miguel Gallardo. Creo que sobran casi las palabras cuando se ve con claridad dónde está lo interesante.

DSC_0008

Feliz Día del Libro que vaya a ser leído.

¿Queremos compradores o lectores?

Se acerca el Día Mundial del Libro y del derecho de autor. Basta ver cómo los medios aumentan su dosis informativa modo suflé que quedara desinflado pasado ya el 26, siendo generosos, para volver al run-run del silencio en torno a la lectura.

Hace tiempo ya que se ha dejado de hablar de lectores y casi todo lo que se mueve alrededor del Día tiene más una dimensión económica y comercial que cultural.

Alguno ingenuamente dirá que no, que esto no es así, que ambas dimensiones son inseparables y bla, bla, bla; pero hace tiempo que está constatado que lectura y comercio no circulan ya en paralelo.

Alberto Manguel vuelve a dar una pista.

Somos una sociedad mercantil que necesita, para seguir existiendo, consumidores y no lectores. La lectura inteligente y detenida puede alentar la imaginación y fomentar la curiosidad y, por lo tanto, hacer que nos neguemos a consumir ciegamente. Es por eso que Christine Lagarde, ardiente defensora de las sociedades de consumo, cuando era ministra de finanzas durante el Gobierno de Sarkozy, dijo a sus conciudadanos que se quejaban de la crisis: “Trabajen más y piensen menos”. Madame Lagarde sabía muy bien que un pensador nunca sería un buen consumidor.

El modelo de consumo genera además y curiosamente abundantes sobrantes y en esto el sector del libro, no el de los lectores, es todo un experto en hacerlo crecer y crecer manteniendo ese carácter de negocio misterioso y extraño que señala Leandro Ceruti.

A veces, por suerte, se vuelve a descubrir algo nuevo entre esos ‘montones desechados’.

Así que entre tanto desecho y tanta sobreproducción, la de excedentes que generará el Día del Libro, uno todavía se asombra cuando, por ejemplo, escucha a una librera, Lara Meana de El Bosque de la Maga Colibrí, decir que su librería es un

proyecto de promoción lectora que combina la venta de libros y juegos didácticos de calidad con la puesta en valor del libro y la lectura en todos los ámbitos.

Teniendo en cuenta que el concepto libro empieza a ser de un difuso que asusta, ¿no deberíamos ir pensando en el cambio de nombre del Día y hablar del Día Mundial de la Lectura? o, sino, decir con claridad que es un Día comercial pensado para vender libros sean de quien sean y vengan de donde vengan despojado, lógicamente, de cualquier dimensión cultural.

librosferacarlitos16

Día del Libro 2014

Probablemente a todos nos iría mejor si la el despliegue mediático que hace su aparición en este día se fuera dosificando con sentido a lo largo de todo el año.

Un servidor lo ha celebrado humildemente en el botxo tal y como prometió al autor.

Foto0428

Ahora es Pedro Ugarte el que tiene en su debe la cerveza.

De todo lo que he ido viendo por ahí me quedo con estas pinceladas:

 

En cualquier caso todo será lo mismo. Los mensajes de mañana hablarán de lo bien que ha ido todo. Quizás este pequeño párrafo es una muestra palpable de que todo vale para todo o eso nos quieren hacer creer:

El diputado de ERC en el Congreso Alfred Bosch ha regalado este miércoles a Belén Esteban un ejemplar de su último libro, ‘Como amigos: la independencia de Catalunya interesa a los españoles’ (Galaxia Gutenberg). Ambos han coincidido en la firma de libros organizada por El Corte Inglés en el Portal de L’Àngel de Barcelona, con motivo de la diada de Sant Jordi.

Si Shakespeare y Cervantes vieran este zoo conmemorándoles estarían encantados.