El Bosque de la Maga Colibrí. Librería en femenino que innova

logo_bosque_horiz

Que una librería como en este caso El Bosque de la Maga Colibrí se haga merecedora a un premio de Innovación cultural, me parece una muy buena noticia.

Me alegra ver, además, que el equipo al completo es ‘mujer’. ¿Cómo veis esto desde Doce miradas? 😉

Creo que es un buen momento para citar con cierta amplitud a Roberto Gómez de la Iglesia que en el número 29 de Texturas escribía:

¿Están nuestras pequeñas librerías preparadas para moverse en este turbulento contexto?
La réplica de los modelos imperantes en las últimas décadas ya no sirven,
eso lo sabemos todos. ¿El cambio de modelo de negocio es una cuestión de tecnologías, de dimensión, de capacidad comunicativa, de mercados emergentes… o de hacer realmente una nueva y mayor propuesta de valor diferencial a nuestros clientes?
Las buenas organizaciones se construyen más sobre emociones y relaciones que sobre productos. Sobre personas con ganas de pensar, de sentir, de escuchar, de desaprender, de arriesgar y confiar. Por tanto, ideas y personas que generan nuevos significados en la organización y en sus mercados, públicos o privados.
Sin nuevos relatos y nuevos significados compartidos, en nuevas organizaciones, no hay salida posible. La organización es la estrategia. Ahí reside la innovación esencial.
Hemos de ser capaces de diseñar y gestionar organizaciones más heterárquicas (algo no difícil en las estructuras pequeñas), más flexibles, más reticulares y matriciales, que gestionan por proyectos, más líquidas, que impulsan las «culturas tímidas», más creativas e innovadoras, de visión 360º, más próximas y sin embargo más abiertas, centradas en las personas de dentro y de fuera.
Y estas nuevas organizaciones han de plantearse nuevos retos. Algunos tienen que ver con repensar el papel de las librerías como espacios culturales, reales y virtuales. Otros, en transformar venta, acción y/o programación directa en liderazgo social; en generar redes (para uno mismo y para los demás); en potenciar el consumo cultural (responsable) dentro de la propia comunidad cultural; en estimular la demanda de nuevos productos y formatos culturales desde la librería o con la participación de la librería; en dar juego a nuevos protagonistas; en vincular artes y cultura mediante el libro y la literatura (pero no sólo) a nuevos espacios y nuevos agentes sociales (educación, sanidad, empresa…).

Quizás ellas, han sido capaces de volver a hacerse las ‘preguntas básicas y radicales‘ que son las que de verdad están en la base de la innovación.

¡Felicidades!

Doce miradas: el valor de la mirada aprendiz y solidaria

//platform.twitter.com/widgets.js

Ayer las Doce miradas celebraron su tercer aniversario. He podido o, quizás mejor, me han regalado la posibilidad de poder compartirlo con ellas y de tener, además, donde mirar para recordar.

Como dice Miren Martín, una de las Doce, ayer lo celebraron, pero hoy se cumplen los tres años del primer post que no está de más recordar. tres años y en grupo con algunos cambios fruto de la vida es mucho, mucho tiempo y muchas, muchas vivencias y experiencias enriquecedoras. Seguro.

Al dar hoy un modesto vistazo que no mirada de frente a lo que se dice del día de ayer me encuentro con palabras bonitas: lágrimas, privilegio, compartir, emoción, chute, placer, subidón, recarga, risas, comunidad…

Bonito fue el día y estupenda la idea de poner un granito de arena para tres proyectos.

La postura firmemente humilde de ser siempre aprendices, de estar en un continuo 1º de feminismo, como dijo Noe, hace probablemente que siempre haya frescura, ojos atentos y cercanos para mirar y mostrar lo que otros no vemos y para poder superar juntos ese espejismo de la igualdad.

Lo dicho, ¡un regalo que uno espera poder repetir!

 

Quilombo, nueva librería en Sevilla

Unas se van y otras vienen. Señal de un ecosistema vivo. A Al-Andalus no le fue suficiente con el impulso juvenil y cerró.

Quilombo ha abierto este lunes pasado en la Plaza del pelícano en Sevilla.

Amplio fondo de segunda mano, novedades de microeditoriales, actividades periódicas, espacio café&libros y zona de peques. Esto es lo que nos cuentan en twitter.

Ya van tejiendo redes en el barrio que tienen como fruto bellos regalos. Como éste que les ha hecho la artista Inma Delgado.

Bienvenidos a este mundo de ‘locos bajitos’.

Una nota final. Antes de ayer me reunía con una persona que ando dando vueltas a un proyecto de librería, sigue habiendo locos soñadores. En Bilbao sigue siendo todavía un gusto la predisposición de algunas personas a ofrecer su tiempo, su saber y su conversación.

¡Fue de nuevo un gusto!

Nota:

He estado en el tercer aniversario de Doce Miradas de donde he tenido que irme antes de lo deseado. Un placer como siempre del que ya hablaré con más calma este fin de semana. Se agradece haber podido delegar el voto en gente de confianza 😉

Docemiradas_terceraniversario

Tercer aniversario de Doce Miradas

Si andas por Bilbao, te propongo un plan para el viernes al mediodía.

Celebrar y compartir con las amigas de Doce miradas sopa de Zuriñe García, música de Izaro y proyectos solidarios.

3UrteurrenaGonbidapena

Te aviso con tiempo para que luego no digas que no sabías.

Será un buen rato para la conversación y el disfrutar de vernos y, como dice Noe, también de besarnos.

¿El día? Viernes 27

¿La hora? A partir de las 13:30

¿El lugar? El claustro del auditorio de la ‘Santa Casa’, es decir, la Universidad de Deusto.

Conviene que les avises, no vaya a ser que luego no quepamos en la Universidad y no haya sopa para todos.

Y hablando de celebrar y compartir, quiero dejar caer por aquí, la agradable doble sorpresa que he tenido hoy a la mañana al encontrarme en LIBU, por un lado con una persona a la que hacía un tiempo que no veía, pero que sigue estando dinámica, activa y comprometida y disfrutando de la vida con sus ya, lo dejaremos aquí, 15 años más que un servidor y, también, encontrarme con María, traductora y trabajadora del sector del libro, que, por esas casualidades que tiene la vida, ha aterrizado por Bilbao.

Nos hemos prometido un café tranquilo para conversar.

Pero, ¡no lo olvidéis!, el viernes la comida, la conversación y los proyectos que merecen la pena están con los ojos atentos de las Doce miradas.

De abril a mayo. De nacimiento a tercer aniversario

Hoy, un día guiado y acompañado de miradas cómplices y de conversación, es un buen momento para dejar marcados en el calendario dos pequeños hitos. Uno ya ocurrido o que todavía estará en ello y otro por llegar el mes que viene.

  • Un nacimiento, el de Louise Michel Liburuak. Me ha gustado ver a algún librero y comprobar, también, que hay a otras personas que los saraos, que están bien para momentos puntuales, también le generan cierto agobio; pero un día es un día. ¡Felicidades!

  • El segundo hecho para apuntar en la agenda, casi de aquí a un mes, es el 27 de mayo. El tercer aniversario de Doce miradas. No sabéis el regalo que es poder conversar y sentirse acompañado en proyectos y enredos con algunas de esas miradas que siempre, casi como brujillas, son capaces de ver un poco más allá. Va a merecer la pena. Seguro.

salda-badago

 

Casa Carolina. Una historia que gustará, entre otras, a las mujeres de Doce Miradas

Ya hablé ayer de las bondades del alojamiento en Oporto en Casa Carolina.

Hoy a la mañana, en el desayuno, en mesa compartida, con los propietarios siempre presentes y atentos, he preguntado sobre el porqué del nombre, mientras disfrutaba, entre otras cosas de un yogur griego de quitar el hipo elaborado por Ioli, griega y gran anfitriona.

Escribo hoy desde este agradable espacio.

DSC_0057

Pues resulta que aquí, donde uno se hospeda y disfruta de descanso y de buen yantar a las mañanas vivió Carolina Michaëlis de Vasconcelos que fue la primera mujer que consiguió una cátedra en la Universidad portuguesa.

Y ya cruzando las historias, al igual que ella nació en Berlín, quienes actualmente regentan este hotel familiar, allí se conocieron y aquí han traído su historia y su proyecto.

Así que valga esta historia también para un reconocimiento y un recuerdo con cariño a las Doce miradas desde este lugar en Oporto que rompió algunos techos de cristal de aquellos tiempos y que se ha convertido, quizás este era su destino, en un espacio acogedor, fruto del mestizaje, de los encuentros y de los enamoramientos con otras personas y con las mediaciones habitables.

Y ya hablando de espacios os dejaré dos referencias para el avituallamiento. Se las debo a mi amigo Xavi Bru que puso en jaque a media familia para ofrecerme unas cuantas pistas sugerentes. Muchas otras me llegaron también vía facebook y prometo que estoy intentando hacer todos los deberes. 😉

Los dos, ya hablaremos de los que están por venir, son de carácter informal, pero atrevidos, ricos y juveniles.

Me refiero al Brick Clérigos y a La Piada.

Aquí os dejo unas foticos de los dos sitios.

Una nota final.
Me resulta muy sugerente la apuesta de bastantes jóvenes por implicarse en negocios con aire distinto y, en todos los casos, con una excelente atención. Por cierto, el seguimiento que hacen en las redes sociales es de 10.

Por qué nos gustan las personas que trabajan en las bibliotecas

No está de más que en tiempos en los que hay quien da aparentemente más importancia a los drones que a las personas otros se acuerden de estas y, en concreto, de aquéllas que trabajan en las bibliotecas.

Universo abierto ha traducido las 10 razones por las cuales a Michael Arndt le gustan las personas que trabajan en las bibliotecas y que las convierten, al mismo tiempo, en más necesarias y vitales que nunca.

Me he permitido algún retoque porque aunque sea a poquitos el trabajo de Doce miradas va calando y un estupendo desayuno que he tenido hoy a la mañana ha sido un sutil toque de atención que ahora intento tener en cuenta.

Seguir leyendo “Por qué nos gustan las personas que trabajan en las bibliotecas”