Que no nos escamoteen la realidad. Ni la cultural, ni la política

escamotear.

1. tr. Dicho de un jugador de manos: Hacer que desaparezcan a ojos vistas las cosas que maneja.

A una semana de las europeas me reencuentro con El arte de la lectura en tiempos de crisis de Michèle Petit.

En el mismo una cita que, además de la lectura cultural que hace Petit, tiene también a estas puertas electorales una lectura política.

Somos seres de relatos y uno se pregunta mediante qué juego de manos esta evidencia pudo ser escamoteada hasta el punto de reducir el lenguaje a un instrumento y las bibliotecas a simples lugares de ‘acceso a la información’. Ellas son también conservatorios de sentidos en los que se encuentran metáforas científicas que ponen orden en el mundo y lo explican, pero también metáforas literarias, poéticas, nacidas del trabajo lento de escritores o artistas que han logrado un trabajo de transfiguración de sus propias pruebas y de los conflictos múltiples que están en el centro de la vida psíquica y social. 125-126).

Las falsas evidencias de algunos en la política y en el mundo del libro han hecho en ocasiones que nos escamoteen los auténticos significados y nos escondan lo que está en juego en cada momento.

 

Yo, me, mi, conmigo. Yo amo mi librería

El cruce de tres detalles me animan a jugar un poco y a invitar también a los que quieran a jugar.

El primer detalle se dio en el Forum d’Avignon Bilbao. En la jornada de calentamiento hubo bastantes referencias a las partes empáticas y afectivas relacionadas con la cultura que me llamaron la atención.

El segundo, en la misma línea, tiene que ver con una lectura reciente. El libro de Michèle Petit El arte de la lectura en tiempos de crisis. En el mismo se recoge una cita de Marie-France Castarède que dice así:

…actualmente, algunos desgarradores cambios de enfoque deberían llevarnos a desarrollar más que nunca el espacio cultural, lugar privilegiado de la expresión de sí mismo y de la comunicación con el otro, decisivo contrapeso al mundo de la intelegibilidad y de la ciencia tecnológica… Lo sensible ha sido destronado en provecho del conocimiento. Ya es hora de que regrese a casa el paraíso que hemos perdido. (pag. 60)

El tercero, una imagen a la que llego a través de un librero, Paco Goyanes de Cálamo.

yoamomilibreríaAsí que en este cruce se me ha ocurrido la sencilla que no simple idea de empezar un mapa de ‘afectos libreros’ para seguir en la línea de la Librería-casa.

Os invito a participar en ello sugiriendo sólo que nadie incluya más de tres propuestas para no ser excesivamente promiscuo. Pero, lo dicho, es sólo una sugerencia.

Yo prometo enredar sobre ello y sería estupendo que los propios libreros dijeran también en que otras librerías se ‘sientes amados’. ¿Os animáis?

Si te resulta muy lioso incluirlo porque eres tan torpe como yo puedes enviar tus librerías a través del formulario de contacto . Yo me encargaré de incluirlas

Presentes y futuros de las librerías. 17. Poner en valor la experiencia palpable

Algo tendrá lo físico y lo palpable, cuando algunas empresas giran o complementan su experiencia virtual con la presencial; o, si lo preferís, la digital con la analógica.

Ya hace unos años lo hizo, por ejemplo, Agapea y, más recientemente, lo ha anunciado Bubok.

Así que sigue produciéndose un ir y venir que parece por lo menos señalar la no unidireccionalidad de los procesos.

Un segundo detalle, que robo de una interesante conversación mantenida la semana pasada en Barcelona. Debo la aportación a Xavi Fina. Hablando de un tema que aquí no viene al caso aparecieron algunos términos y aprovecho para robar dos de ellos y situarlos en el entorno librero: IDENTIDAD Y FETICHISMO.

Terminaremos con ellos esta pequeña serie de Presentes y futuros de las librerías ya que nos pueden servir como palabras-resumen de mucho de lo dicho.

1. Identidad.

El diccionario de la RAE en la acepción segunda y tercera nos dice:

Seguir leyendo “Presentes y futuros de las librerías. 17. Poner en valor la experiencia palpable”