¿Menos negocio de libros en el 2005?

Recoge El Periódico las declaraciones de un conjunto de editores y las agrupa bajo el titular siguiente: “Los editores fijan en un 5% el descenso de ventas en el 2005”.

Una vez que nos adentramos en el texto de la noticia podemos comprobar que la feria no ha sido, aparentemente, igual para todos. Unos parecen haber vendido más y otros  menos. El titular y la noticia dejan una pregunta en el aire: ¿Es malo que se haya vendido menos?.

Algunos de los entrevistados hablan de crisis y, al mismo tiempo, de apuesta de calidad, contraria muchas veces a la cantidad. Hay, de hecho, personas en el sector editorial que defienden ya con claridad que editar menos, quizás suponga menor cifra de ventas, pero mayor rentabilidad. Está ya de sobra demostrado que no siempre la mayor cifra de negocio supone mayor rentabilidad porque existe un punto de equilibro entre volumen de venta y margen que una vez superado toma el camino descendente.

Quizás ello obligue al sector a pasar una doble criba: la de la calidad y la del volumen de ventas.

Los inicios de año siempre son un buen momento para hacer propósitos de enmienda y no llenar las librerías y el mercado de publicaciones de ida y vuelta.

Los futuros de la industria editorial-9. Directores de periódicos

José Antich (Director de La Vanguardia), Antonio Franco (Director de El Periódico) y Álex Salmón (Director de El Mundo – Edición Catalunya).

Excusó su asistencia Fernando Rodríguez Lafuente subdirector de ABC.

Para que nadie se llame a engaño todos los editores tienen clara la estrategia y el interés de la venta de libros junto con los diarios y, creo que también es constatable, en función de algunas cifras que se dieron, que dichas ventas de libros no son tenidas en cuenta en estos momentos en los estudios de comercio interior lo cual complica sobremanera la consistencia de los datos.

Recojo, a continuación, algunas de las ideas expuestas por cada uno de los editores y que, personalmente, más me llamaron la atención.

José Antich

         Hay más suplementos literarios que en otros países europeos.

         Los libros, cuando acompañan a los periódicos, se venden en una proporción de 10 a 1 a favor de los libros en relación a los vídeos o los DVD.

         Los editores están contentos con las sinergias que producen.

         La tirada media de una promoción de La Vanguardia en libros es la siguiente: entre 40 y 45 mil si es genérica y alrededor de 25.000 si es segmentada (ingantil, por ejemplo).

Antonio Franco

         No soy amigo de los suplementos específicos, pero es la única manera de proteger a los medios del avasallamiento de títulos y de que, al mismo tiempo, los libros tengan un espacio específico.

         Los suplementos son difícilmente sostenibles económicamente sino se encuentran patrocinadores estables.

         Jugamos una función de tamiz, intentando no contaminarlo con los propios intereses (Grupo Z-Ediciones B).

         Intentar vehicular libros a través de los periódicos es positivo.

Álex Salmón

         No hay muchas noticias puramente culturales y nuevas que sean polémicas. Las secciones de cultura parecen muchas veces un espacio para las recensiones y presentaciones.

         La noticia es importante cuando se habla de negocio.

         Las secciones de cultura se han convertido en continua “previa” de lanzamiento de libros. Son malas secciones porque seguimos la actualidad en función de la promoción de obras concretas.

         El Mundo tuvo beneficios en 2004 gracias a las promociones que lanzó.

         En su momento, uno de los objetivos de las promociones fue el aumento en la OJD. Después, nos hemos dado cuenta que se gana dinero y, entonces, viene el peligro de tener que lidiar con el Departamento de Marketing.

         Los editores de libros están superando el “miedo” a estar en los kioscos.