Cuándo empezará a ser tomado en serio en el mundo del libro el subsector del libro electrónico

Más Congresos no supone necesariamente más relevancia.

El titular con el que Winston Manrique referencia parte de lo vivido en Barbastro en días recientes tiene su miga.

Dice así:

El sector del libro electrónico pide al mundo editorial unir fuerzas para contrarrestar la gran oferta de la red

Parece que en el mismo se estuviera reflejando que son dos conjuntos que ni siquiera fueran disjuntos y que tuvieran que buscar algún punto de encuentro que no existe. Como, si hasta la fecha, no se conocieran.

Y hay algo de verdad en esa frase. Mi propia vivencia de algunas de las ediciones y por lo que cuentan de las que no he ido parece que lo que podríamos denominar la presencia de personas que representan la historia y la parte más tradicional del sector no ha sido habitual en el mismo ni por el número ni por la representación en un espacio en el que en cambio las personas que juegan o jugamos, me incluyo, el papel de analistas y que nos dedicamos en muchas ocasiones a sobrevolar o a ofrecer ‘servicios’ auxiliares al modelo tradicional son las que más presentes se suelen hacer.

Su modo de nacimiento y evolución posterior

Convocar a la unidad desde la aparente minoría y como situándose fuera del sector no me digáis que no suena a izquierdismo, eso sí con aires de vanguardia, transnochado.

Yo creo que el tema para empezar a hablar es sencillo: poner los datos, antes que los metadatos encima de la mesa.

Ya lo dijo Manuel Gil: “El futuro de la industria pasa por compartir datos”.

Pensando en el mercado español propongo como borrador inicial la siguiente matriz de datos a compartir para saber quizás con más claridad en qué terrenos jugamos o en qué terrenos juega cada uno, suponiendo que los terrenos sean distintos. Así con esos datos, sobre todo si se ofrecen de varios años sabremos de qué hablan después los porcentajes.

Papel Libro electrónico Audiolibro app otros formatos
Número de empresas editoras
Número de empresas distribuidoras
Número de empresas comercializadoras
Número de títulos
Número de autores
Número de productos
Facturación en España
Facturación exportación
Empleos editores
Empleos distribuidores
Empleos comercialización
% lectores x soporte

 

Creo por señalar algo que se debería incluir todo. Es decir que cuando hablamos de papel, hablemos de todo el papel y cuando hablemos de libro electrónico hablemos también de todo.

Toda aportación será bienvenida.

 

España. Comercio interior del libro. De 2006 a 2017. Algunas reflexiones. 3. Evolución del empleo

La evolución del empleo en relación al año 2006 sigue siendo negativa. El sector editorial genera un 18,96% menos de empleo que en ese año. En relación al año 2016 el aumento de empleo es de un 0,7%.

El único tipo de empleo que crece en relación al 2006 es el específico de producción editorial. Es curioso, en cambio que en el mismo y en relación al año anterior el dedicado específicamente a la producción en formato electrónico decrece. De esta modalidad, la serie se inicia en el año 2014. En relación a ese año, el aumento porcentual no llega al 1%. No deja de resultar curioso este aparente escaso aumento con todo lo que se oye hablar de nuevos formatos. O se externaliza y el empleo se genera en otro lado o el ruido no equivale a generación de empleo real.

En cualquier caso nada, en lo que se refiere a empleo, parece que volverá a ser como antes. La disminución que se produjo en el empleo ha sido mucho más drástica que la tímida recuperación.

Tampoco sabemos, aunque lo dudamos, que el ratio de facturación/empleo, ni siquiera a precios corrientes, llegue a las cifras del 2006.

 

España. Comercio interior del libro. De 2006 a 2016. Algunas reflexiones. 3. Evolución del empleo

La evolución del empleo entre los años 2006 y 2016 es claramente negativa con un descenso que en estos diez años se acerca al 20%. La evolución tiene una incidencia desigual en las distintas categorías, siendo negativa en todos los casos excepto en la producción editorial en donde crece de manera casi imperceptible (0,72%).

La actividad comercial y administración y servicios son las categorías con un nivel mayor de decrecimiento cercano al 30%.

Si observamos la evolución del peso de las distintas categorías a lo largo de los años, la única categoría que aumenta proporcionalmente su peso es la de producción editorial, un 7,09 %, mientras que actividad comercial y administración y servicios disminuyen su peso porcentual en torno al 4%.

La pregunta que quizás quedaría por responder más allá de comparativos en relación a facturación y demás que plantearemos en entradas posteriores y si la evolución no en cantidad de empleo generado sino en porcentaje por tareas es realmente una correcta adecuación a la evolución de los mercados.

¿Qué pasa en la Fundación Novia Salcedo? ¿Es la nueva explotadora de los jóvenes?

Si la información que ha publicado el 1 de septiembre el diario norte de eldiario.es es cierta, algo de lo que no tengo motivos para dudar, el panorama es ciertamente preocupante.

Que la  Fundación Novia Salcedo que se ha vendido como modélica en sus proyectos y propuestas y que algunas instituciones  de cabecera como el Guggenheim hayan estado en el fondo, ninguneando a los jóvenes y utilizándolos como peones de brega pinta francamente mal.

Que los patronos institucionales de alguna de las instituciones afectadas parezcan callar ante lo sucedido suena, por su silencio, todavía peor.

Que indirectamente se quiera jugar con el fisco y con el dinero de los vascos pues ya ni les cuento.

Pero que todo esto se haga con el teórico manto de la excelencia en los modelos es ya como la gota que colma el vaso.

Ojalá, si es cierto, el asunto vaya realmente hasta el final.

Uno ya está canso de los ‘chiringuitos al servicio de’.

¿Es realmente clave la cultura? ¡Cuidado que igual al final nos lo creemos!

Acaba de hacerse público el estudio Creating growth. Measuring cultural and creative markets in the EU (December 2014)

Los medios, algunos, se hacen eco con titulares, además, que parecen situar a la cultura en el centro de la recuperación económica.

Así El Confidencial titula: La cultura, clave para la recuperación económica Europea. Y, al momento, uno se acuerda del IVAzo cultural de Montoro y cia.

El País pone el acento en el empleo: La cultura es el tercer sector con más empleo directo de Europa. Y, uno piensa que nuestra ministra Fátima Báñez ha tenido mucho ojo también para incentivarlo, ¿no?

eldiario.es sitúa su ángulo en el comparativo con las telecomunicaciones: La cultura crea más empleo que las telecomunicaciones. Como se entere el ministro Soria igual nos pone a perforar.

Los franceses de Actua Litté tiran por elevación y titulan (traduzco): Las industrias culturales, “una solución a la crisis”. Menos mal que han dicho UNA y no LA porque entonces hubiera entrado todo el sector en modo miedo escénico.

Recojo el cuadro de la información de Actua Litté, aunque aquí podéis acceder al estudio entero.

Somos el tercer sector en volumen de empleo, ¡quién lo diría! y además dicen que crecemos…

Les_secteurs_culturels_et_creatifs_europeens_generateurs_de_croissance_2

Sólo unas notas finales.

1. Hay cosas que parecen no cambiar. Hay que poner siempre encima de la mesa el volumen de empleos generados, no se analiza los niveles de precariedad, para ser escuchados.

2. La lógica de los puestos de trabajo generados es de lo que suelen entender las políticas industriales y en gran medida la estrategia de Europa 2020 ha imbuido a las políticas industriales de ese ‘hálito creativo y sostenible’ en el que parece que los hombres y mujeres de la cultura tienen mucho que decir, pero es sólo apariencia.

Cito a Ramón Zallo para que no seamos los ‘tontos útiles’:

Ese debate también tiene una dimensión práctica. Hay un doble riesgo. O bien que ––en estos tiempos de adelgazamiento del Estado de bienestar–– la política industrial y la política cultural no se proyecten sobre la cultura como tal, sino preferentemente sobre ese lado de los valores creativos añadidos que buscan diferenciar y «vender» la imagen de todo producto o servicio. O bien que las políticas culturales se sacrifiquen en aras a las políticas puramente industriales, en lugar de que interactúen puesto que la cultura necesita apoyos también desde las estrategias de I+D+i. (Ekonomiaz, 78; pag. 10)

Y añado… ¡cuidado con ponerse alegremente en el candelero! una vez que el foco enfoca es difícil salirse del escenario y en este teatro del mundo igual se acaba siendo responsable de no haber jugado el papel tractor adecuado para salir de la crisis.

¿Muchos títulos y pocas librerías?

Cito:

La estructura comercial del libro presenta en la actualidad caracteres paradójicamente anticulturales. La proliferación indiscriminada de títulos, fruto de la apuesta editorial, impone unos hábitos lectores basados en la moda, un libro perecedero y el propiciamiento de una culturalización banal de la sociedad, mejor informada, pero no más culta.

Y, un poco más adelante…

una potenciación de la librería habría abierto el cauce a la lectura de muchos ciudadanos, todavía alejados mental y geográficamente del libro.

¿Les suena la música?, ¿les suena a conocido y de actualidad?

Quizás sí, quizás no. Habrá opiniones de todos los gustos y colores.

Lo curioso es que ayer enredando por Europeana llegué a este artículo de rabiosa actualidad en el fondo que lleva por título Muchos títulos, pocas librerías de José Carlos Arévalo y aparecido en el número 610 de Triunfo, el 8 de junio de 1974. Franco todavía vivía.

Seguir leyendo “¿Muchos títulos y pocas librerías?”

Comercio Interior del Libro 2013. ¡La saga! -5

¡Trabajo, quiero trabajo! 

Ya lo cantaba Atahualpa Yupanqui

Hay un detalle curioso, aparentemente, en toda la evolcuión de los datos de Comercio Interior. La disminución de la cifra de negocio es tremendamente significativa y, en cambio, no es tan importante la pérdida de empleo que se produce.

Supongamos que planteásemos como ejercicio a unos alumnos espabilados el siguiente:

Seguir leyendo “Comercio Interior del Libro 2013. ¡La saga! -5”