Librerías independientes: ¿quizás en la fragilidad esté su sentido y su razón de ser?

Los que tenéis la amabilidad de acercaros por aquí, sabréis ya que me gusta cruzar miradas, complementar lecturas.

El Roto Diciembre 2016

Este año uno de mis propósitos, por seguir dejándolo claro, es aportar todavía con más asiduidad, reflexiones y miradas en torno a las librerías (lectorerías), las buenas librerías, culturales, independientes o como queráis llamarlas.

José Manuel Anta escribe en La lectura en España. Informe 2017:

el universo de las librerías independientes se compone, mayoritariamente, de pequeñas librerías, las cuales además son las que cuentan con estructuras financieras más frágiles lo que las hace más vulnerables a los vaivenes del mercado. (José Manuel Anta, pag. 51)

Es cierto que desde la exclusiva lógica del mercado pueda ser así. No debemos dejar de reconocer que en Francia a las librerías se les considera una ‘anomalía económica’

Quiero cruzar el texto de José Manuel con uno de Enrique Bustamante que ya he citado con anterioridad y que dice así:

Me molestan esas lecturas economicistas de la cultura que dicen que es débil porque está atomizada en muchas pymes y creadores autónomos. La cultura debe ser así: plural, socializada, con muchos creadores. No debe identificarse como otro sector económico moderno en el que los grandes grupos controlan el mercado.

¡Cuidado! No digo que José Manuel Anta esté haciendo una lectura economicista. Constata la realidad del mercado.

Si el acento lo ponemos en lo cultural, deberemos aceptar la atomización, la pluralidad, la socialización, el hecho del movimiento contínuo reflejado unas veces en cierres y otras en aperturas, la aparente fragilidad.

Claro que es muy probable que ese continuo movimiento micro escape a las grandes cifras y a los algoritmos que pretenden, en gran medida, ponernos a todos el mismo traje. Cuando toda esa variedad la convertimos en una única cifra sin matices, sin aparentes fisuras, acabamos enfriando la realidad.

Y, estos fríos números, quizás convivan mal con el calorcito socializador, emocional y frágil que se puede vivir en algunos espacios lectores, sean libreros o bibliotecarios.

Los números sirven para saber lo que ya sabemos: para convencernos de lo obvio. Los respetamos, creemos que dicen la verdad. Los números son el último refugio de la verosimilitud contemporánea. Y son, también, el mejor modo de enfriar las realidades: de volverlas abstractas. (Martín Caparrós; El Hambre; Anagrama, pag. 138)

Puede que sean los últimos reductos del cuidado del libro y los lectores…

Lo más visto en Cambiando de tercio en el mes de diciembre y en lo que va de año…

Los cinco más vistos en diciembre

Los cinco más vistos en lo que va de año

Feliz 2017

Ojalá que parte de las conversaciones a las que desde aquí y las redes sociales te invite sigan teniendo muchos de estas claves en su devenir.

Este es un reflejo de lo recogido en facebook:libro, libreros, librería, compañeros, soñados, independientes, Bilbao, mundo, gracias, años, editorial…

Y, también, nombres de algunas personas que a lo largo de este año han sido importantes…

Cultura, (post)crisis y los futuros probables, preferibles, plausibles y posibles…

La semana pasada además de las jornadas cultura y (post)crisis celebradas en Bilbao miércoles y jueves, en Vitoria-Gasteiz se celebró el martes la jornada organizada por Karraskan “Futuros cercanos” a la que no pude asistir.

También y no es punto menor, el amigo Joaquín Rodríguez o, mejor, sus Futuros (en plural) del libro andaban celebrando los 10 años de vida.

El cruce de lo oído en el caso de cultura y (post)crisis, del texto leído relacionado con Futuros cercanos y el aniversario me aportan algunas ideas que se completan, además, con el dossier de Cultura y crisis que publicó Galde y el inicio de la lectura de Cultura libre de Estado de Jaron Rowan.

Así que ahí van algunas de ellas.

  • Empecemos por lo más antiguo, la entrada con la que Joaquín inició su andadura que decía así: El libro no es una realidad inmutable, un objeto imperturbable. La historia de los soportes de la escritura, de los modos de producción y de su uso y consumo nos muestran que esa realidad es, al contrario, mutable y cambiante. Este blog tratará de reflexionar sobre la naturaleza móvil y versátil de ese soporte y de la industria que lo rodea. Y una reflexión de unos años posteriores… Un futuro plural, por tanto, futuros del libro, y no futuro unívoco y digital.
  • Sigamos por el texto que abrió la jornada Futuros cercanos en el que, entre otras cosas se decía:

Seguir leyendo “Cultura, (post)crisis y los futuros probables, preferibles, plausibles y posibles…”

Cultura y (post)crisis con la dulzura de Charamel…

Fin de noviembre e inicio de diciembre interesante y sugerente por Bilbao.

Por partes.

La revista Galde acaba de publicar en su último número un extenso dossier, Cultura y Crisis, en el que se aborda desde distintas perspectivas el impacto de la crisis económica en las políticas culturales y sus consecuencias en el frágil entramado cultural. Autores expertos en distintas disciplinas analizan los conflictos, coyunturales unos y estructurales otros, que atraviesan la cultura de nuestro tiempo y de nuestro país, la pérdida de valor social de las artes y del conocimiento, o la mercantilización de los contenidos culturales, entre otras cuestiones.

Con estas jornadas, organizadas conjuntamente con el colectivo Cultura Abierta, se pretende, además de dar a conocer el trabajo, profundizar en la clarificación de los nuevos escenarios postcrisis y la identificación de los retos pendientes, con la convicción de que nada en el futuro será como fue, pero al mismo tiempo, tampoco se podrá construir sin partir de lo existente.

La elección de los ponentes va a posibilitar, a nuestro juicio, el contraste de dos visiones complementarias: la de quienes traen la experiencia de los movimientos culturales no institucionales y que reflexionan ahora sobre la ubicación de la “cultura libre” en el nuevo mapa político-cultural, y la de quienes llevan años analizando la deriva de la cultura institucionalizada y de sus industrias.

Programa:

culturaypostcrisis

Y mañana, también, hace su puesta de largo oficial después de unos meses de rodaje, desde agosto llevan afinando, Charamel Gozotegia.

fotoequipo-charamel

De la gente más dulce que ha ‘aterrizado’ por Bilbao en estos últimos meses.

Así que en medio de la ‘sesudez’ haré un hueco mañana para escaparme un ratín.

Cultura e industria. ¿Quién debe subordinarse?

galde_15El número 15 de la revista Galde trae un excelente dossier que lleva por título Cultura y Crisis, paisajes tras la tormenta.

El dossier se abre con una entrevista a que Santiago Burutxaga ha realizado a Enrique Bustamante, miembro del Consejo Editorial de la Revista Texturas (23-28).

En la misma Enrique Bustamente realiza algunas afirmaciones y reflexiones que creo sugerentes para estos tiempos que corren.

Antes de ir con ellas recomiendo el resto de artículos que recogen la opinión sobre distintas perspectivas de Eduard Miralles, Jaron Rowan; Luisa Etxenike, Beatriz Barreiro Carril, Aintzane Larrabeiti y Xavier Fina, Xabier Aierdi, Antonio Rivera, María Ptqk y Pello Gutiérrez.

Ahí van algunas de las reflexiones-afirmaciones de Enrique Bustamante:

  • La subida del IVA al 21%, uno de los más altos de Europa, ha penalizado a las familias en su peor momento, además de crear una discriminación arbitraria entre sectores, ya que la industria del libro y de la prensa escrita se ha mantenido en el IVA reducido. El mensaje implícito sería: “solo es cultura el mensaje escrito, no el audiovisual ni las otras artes”.
  • Me molestan esas lecturas economicistas de la cultura que dicen que es débil porque está atomizada en muchas pymes y creadores autónomos. La cultura debe ser así: plural, socializada, con muchos creadores. No debe identificarse como otro sector económico moderno en el que los grandes grupos controlan el mercado.
  • Lo grave no es que la cultura escrita se debilite, sino que las desigualdades socioeconómicas aumenten la desigualdad y la fragmentación en el acceso a una cultura de calidad.
  • Hay una confusión en los gobiernos conservadores, pero también en los socialdemócratas, entre política cultural y política industrial… la política industrial debería siempre quedar subordinada a la cultura como derecho democrático.
  • La Marca España refleja muy bien el papel que el PP asigna a la cultura: ser una mercancía complementaria a las multinacionales españolas.
  • Cuando llegó la crisis todavía había más de veinte proyectos de museos de arte contemporáneo pendientes de ejecución, mientras que los existentes no podían pagar los contenidos y a duras penas, el coste del personal.

….. Leed el dossier. Creo que os merecerá la pena…

 

¡Me gustan los libros! A favor de la lectura en papel. ¿Te apuntas?

pasionporlalectura_1

Terminé ayer de releer Una muerte muy dulce de Simone de Beauvoir.

Escribe:

El poder de los objetos es conocido, en ellos la vida se petrifica con uuerza mayor que en cualquiera de sus momentos.

Recientemente también César Coca escribía en su espléndido blog:

No todo en la vida son contenidos. La forma también es relevante. Los tecnópatas no siempre lo saben.

En el mundo del libro digital las previsiones aparecen últimamente como equivocadas y atascadas. El papel sigue representando el 80% de las ventas mundiales.

Así que el futuro que es el presente de dentro de unas horas sigue siendo mayoritariamente en papel.

Nada será, como el presente ya indica, lo que fue. Pero este mismo presente parece señalarnos algunos caminos como:

– La importancia de la librería y lo palpable y el único canal que por ahora retiene a los lectores.

– La importancia de los nuevos modelos de negocio micro y cooperativos. En los nuevos escenarios que por ejemplo dibuja Enrique Bustamante me interesa sobre todo el papel de las pymes.

– El peligro que corren las ballenas del sector. Cada vez quedan menos.

– Que parece mejor y más sano, según Alberto Manguel, tanto para el sexo como para la lectura lo real y palpable que lo virtual.

En esta línea y con estos guiños llegan a veces campañas y propuestas amables como la que nos ha hecho llegar Leticia de Santos y que lleva por título Me gustan los libros.

Nos cuenta:

Me gustan los libros” nace de la necesidad de crear un movimiento a favor de la lectura en papel, que defienda la tradición de la imprenta, las bibliotecas, las librerías, la belleza de compartir un libro, lo perdurable, las cubiertas bonitas, las notas de amor en los márgenes, en definitiva, el amor a los libros y a la cultura.

pasionporlalectura_2

¿TE ANIMAS?

No queremos dejar la ocasión de acordarnos de dos iniciativas más palpables.

De una de ellas ya hemos hablado por aquí. Fue lanzada por ANTI Liburudenda y faltando todavía unos cuantos días ha duplicado las expectativas.

Y la segunda, que son dos, es de nuestra amiga Alejandra Díaz Ortiz y compañía, la gente de Visual y Proyecto Gorrión. Por este lado un estupendo fanzine de collage.

gorrionvisual

Y la segunda que a encontrado su acomodo en La Turrona y que nos permite poner un punto y final a contracorriente de los discursos dominantes modelo partido único.

laturrona_imagenesiracontracorriente

Así que quienquiera que se venga. Seguimos buscando gustadores y amantes de lo palpable.

El libro y el peligro de las metáforas

Se me han cruzado estos días algunas lecturas que puede que me hayan provocado un cierto ‘cruce de cables’, pero que creo que marcan en su cruce un llamada de atención, por lo menos así lo veo, sobre esa intención que algunos parecen tener de llamar libro a casi todo.

Hablamos del libro electrónico al fin y al cabo utilizando una metáfora, pero hay que tener cuidado con las mismas porque a veces las metáforas las carga el diablo.

Las lecturas a las que me refiero son las siguientes:

– Donald A. Norman; El ordenador invisible; Paidós 2.000

– Bernat Ruiz Domènech; La distribución digital de libros, en la encrucijada; en Trama&Texturas 22

– Martín Gómez (El ojo fisgón); Lectura y candy crush

– Enrique Bustamante; España: La cultura en tiempos de crisis; Fundación Alternativas

– Laure Martin; El porqué un libro siempre será mejor que un kindle

La chispa me saltó leyendo el ordenador invisible en sus páginas 201 y 202

Las metáforas son erróneas por definición. Después de todo, ¿qué queremos decir cuando diseñamos por medio de metáforas? Queremos decir que intentamos encontrar un elemento que oriente el diseño, algo que ya existe y que creemos que los usuarios conocen bien. Los procesadores de texto son como las máquinas de escribir. La imagen de la página es como una hoja de papel. El fondo de la pantalla de mi ordenador es como un escritorio… Pero no es así. Los objetos de la pantalla del ordenador no se parecen en nada a los objetos reales cuyos nombres comparten. Las metáforas son un intento de utilizar una cosa para representar otra, siendo esta otra diferente. Pero si es diferente, ¿qué utilidad pueden tener las metáforas?

Pues, probablemente en ocasiones intentar engañarnos o intentar darnos gato por liebre. El libro se considera un elemento de valor. Situemos por tanto desarrollos tecnológios bajo esa órbita de valor.

Seguir leyendo “El libro y el peligro de las metáforas”