Literatura en transformación

La nueva técnica novelística se basa, en general, en la idea de que ya no es el escritor quien capta el mundo (como objeto del conocimiento), sino el mundo el que capta al escritor (como objeto de su pulsión sin límites); no obstante, esta concepción provoca trasformaciones devastadoras en la llamada literatura, en esa rama del arte que va vegetando con dificultades cada vez mayores. Ese arte extrae su última inspiración del hundimiento increíblemente vertiginoso del nivel de los hombres, pero el imparable hundimiento pronto barrerá toda inspiración… salvo la de la destrucción. ¿Quién habla ahora de literatura? Registrar los últimos estertores, eso es todo. (Imre Kertész ; Yo, otro. Crónica del cambio, pag. 91)

No todos podemos ser escritores

Manguel ha hecho unas serias y duras declaraciones en las que pone encima de la mesa algunas reflexiones y afirmaciones de interés. Me han llamado particularmente la atención las siguientes:

– Es una estupidez creer que las tecnologías facilitan el ser escritor

– Algunos editores aplican al libro las leyes del mundo de las salchichas.

– Publicar libros con fechas límite de venta quita lugar a la verdadera literatura

– La creación literaria es hoy más que nunca una actividad subversiva

“Ser humano quiere decir ser lector: alguien que se hace preguntas sobre el universo y quiere desentrañarlas a través de palabras que han sido puestas sobre la página por aquellos que han sabido construir una forma para esas preguntas”