Pedro Gozalbes de Espacio Cultural Colombre en Sevilla. Un desafío verdadero para quienes padecen de «centritis»

Me llamo Pedro Gozalbes

Trabajo junto con Rafael Delgado en el proyecto Espacio Cultural Colombre, librería de segunda mano, editorial de primera y espacio de encuentro donde programamos y acogemos actividades, talleres, eventos y espectáculos culturales.

Estamos en Sevilla, en un apartado callejón con más aire de trasera del bronx neoyorquino que de típica calle sevillana. Andamos camuflados entre cocheras y antiguos locales comerciales ya sin uso, bajo un paisaje de ladrillos, puertas contrachapadas y persianas oxidadas que son un campo de pruebas para los grafiteros más neófitos. A veces, también, un gato asoma el rabo y sospechamos que pudiera ser un oficial del ayuntamiento en servicio de espionaje.

Y a pesar de que ya han saltado, tarde, las alarmas contra la gentrificación tampoco hemos notado una avalancha de gente acercándose a conocer nuestra propuesta. Sospechamos también que una inmensa mayoría siguen siendo incapaces de desplazar el centro más allá de las lindes de sus comodidades. Y Colombre está al margen, en el extrarradio del cotarro del «cultureteo», proponiendo un desafío verdadero para quienes padecen de «centritis». A nosotros nos sirve como selección natural, y quien se asoma hasta aquí ya sabemos que tiene un mérito añadido… Por esto y mucho más el lugar es ideal para mantener una empresa cultural que puede permitirse en lo administrativo y lo económico cierto margen para el ensayo y la equivocación como rampa y trampolín para el aprendizaje, sin la presión ni las exigencias que imponen el vertiginoso ritmo de quien está inmerso en mitad de la jungla del tránsito comercial. Eso sí, mucha vocación y paciencia, porque no siempre el camino es fácil.

Espacio Cultural Colombre nació con estos ideales, y algunos otros que nos siguen saliendo al paso, además de nuestras propias contradicciones, y así inauguramos el 4 de octubre del año 2012 y así seguimos.

La idea de montar Colombre vino motivada porque en nuestros trabajos anteriores, a pesar de que nos gustaban (o precisamente por eso), empezamos a sentirnos como aquel Gólem que dibujó magistralmente Borges en su poema: encerrados en órdenes ajenas, adverbios de tiempo y una rutina que cada vez más nos ponía al borde de un abismo… Dimos el salto en el momento más agudo de la crisis, tras muchas tardes de terapia de sofá, decidimos juntarnos, nosotros y nuestros propios libros, y salir a la venta ambulante por playas, pueblos, plazas, rastros y mercadillos. Y no sólo nos lo pasábamos bien, sino que vendíamos también, y hacíamos tanto acopio de libros que tuvimos que buscarnos un lugar donde guardarlos, y con lo que íbamos ganando pagamos los primeros alquileres y fuimos montando la librería, muy modestamente, pero poniéndole siempre buen gusto.

Consideramos que nuestra apuesta profesional fue desde el inicio arriesgada porque tomamos el camino más largo, lejos de apresurarnos a tener primero una presencia fuerte en Internet (portal web, redes sociales, contenidos digitales, catálogo on-line, etc.) pusimos todo nuestro empeño en propiciar primero lo que creíamos que se estaba perdiendo en el ámbito de las librerías de viejo, el encuentro entre gente de muy distinta condición al calor de un espacio físico y real y por eso nos empeñamos antes que nada en poner en pie, más que un almacén de libros, una librería coqueta y agradable que diera también la sensación de que podía ser la prolongación del salón de nuestras casas, donde la puerta siempre está abierta a invitados.

Seguir leyendo en Lasaiblog.

Mañana nace Caótica en Sevilla. Somos el resultado de los libros que leemos, los viajes que hacemos y las personas que amamos

Caótica nace oficialmente mañana 20 de abril en Sevilla.

Un artículo del ABC me puso sobre la pista del este nuevo espacio cultural con historia. Y digo con historia porque en La extravagante está su origen obligado a mutar por unos precios de alquiler que tienden a enviar en muchos casos a las librerías a espacios de menos tránsito y de segunda línea.

Algún día quizás merezca la pena reflexionar despacio sobre cómo las formas y modos del negocio ha creado una estructura de escaso margen bruto y que parece nadie quiere cambiar.

La noticia me trajo a la cabeza las siguientes palabras…

//platform.twitter.com/widgets.js

Más recientemente Sonia Domínguez, con mimo y cariño, nos cuenta un poco más del proyecto en Letras anfibias.

Subrayo algunas de las ideas del artículo que me parecen más sugerentes:

  • Se trata de Caótica, un “espacio cultural y de intercambio humano”, vertebrado por el libro y que se basará en la conjugación de tres factores: espacio, fondo y vínculo. 

Diría que, como idea, se acerca mucho al concepto que ahora me gusta manejar de Lectorería.

Y también esos ejes de espacio, fondo y vínculo los había puesto de manifiesto ya hace un tiempo (2005) Gabriel Zaid: Lo competitivo de una librería está en el surtido (amplitud, foco), el lugar (agradable, de fácil acceso), el personal (conocedor, cumplidor, ayudador, sin ser metiche)

  • Establecer una librería de mediana dimensión, sin perder trato humano y vínculo emocional, fortaleciendo la selección y la prescripción.
  • La que gestiona, la que vertebra todo el espacio es la librería y, en torno a ella, van todos los compañeros de viaje. Nuestra intención es potenciar la cultura del libro. Vendemos libros y potenciamos la relación con el libro”.
  • Vamos a intentar dar un salto de calidad como libreros, como prescriptores y como lectores, incluso”, detalla Maite.“Nos queremos nutrir de la plataforma de lectores que mueve el proyecto. Las recomendaciones que se dan a pie de estantería queremos convertirlas en texto y potenciar la parte de los colaboradores para que haya un blog de prescripciones con mucho movimiento”.

Como tantas otras veces el deseo de ¡Larga vida! Ojala que esos vínculos se fortalezcan y que el espacio genere vida, proyectos y sueños a través de los libros y la acción cultural por largo tiempo…

Clubs de lectura en librerías y más…

informe_2017A continuación… una cita sobre las librerías, la lectura y los clubs recogida de Jesús Arana Palacios en el capítulo Clubes de lectura en La lectura en España. Informe 2017.

Palabras sugerentes: apuesta, rompedores, originales, reconversión, espacios híbridos, cuidados, acogedores… Líneas que sin ser las únicas merecen la pena ser transitadas siempre y cuando tenga sentido en un proyecto global e integrador.

Si las bibliotecas públicas son las instituciones que primero acogieron los clubes de lectura y que más han hecho por extenderlos hasta el último rincón del país, en los últimos años las librerías han apostado decididamente por ellos. A menudo con planteamientos más rompedores y más originales. Se trata de un aspecto más de la tremenda reconversión que han experimentado las librerías y que las ha llevado a convertirse en espacios híbridos donde no es solo habitual que dispongan de cafetería y restaurante sino que en ocasiones los clientes pueden encontrar entre los libros expositores con botellas de vino, productos ecológicos, juguetes eróticos o, en el otro extremo, repostería elaborada por monjas de clausura. Lo que está claro es que los espacios están cada vez más cuidados y son más acogedores, y que entrar en una librería es en sí mismo toda una experiencia. Por supuesto se presentan libros por parte de los autores, como se ha hecho siempre, pero también se organizan conciertos, conferencias, exposiciones, degustaciones, y en ese contexto, los clubes de lectura encuentran un caldo de cultivo idóneo. (144)

Jornadas de Murcia. El resumen final y oficial

Picasa en su capricho ha dejado a la vista las dos caras claves de estas jornadas en su organización la de José Antonio y la de Pedro. Recogen las fotos la primera comparecencia y la última.

jornadasmurcia.jpg

Así han querido comunicar los organizadores de la misma a los medios el resultado de las Jornadas:

Jornadas “Las bibliotecas como espacio de cultura y participación”, organizadas por Anabad y la Biblioteca Regional de Murcia, los días 25 y 26 de octubre de 2007

Participaron en las estas Jornadas bibliotecarios y ponentes venidos de Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura, Navarra y México, además de numerosos profesionales de la Región de Murcia, incluyendo a los mediadores culturales de la Biblioteca Regional y la de Torre Pacheco. La coordinación corrió a cargo de los miembros de Anabad-Murcia José A. Gómez, profesor de Biblioteconomía y responsable de la Editorial de la Universidad de Murcia, y Pedro Quílez, coordinador de actividades culturales de la Biblioteca Regional de Murcia. Y se realizaron con el patrocinio de la Subdirección General de Cooperación Cultural del Ministerio de Cultura, de ANABAD y la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, lo que permitirá la próxima publicación de una monografía con el contenido de las conferencias.

Las Jornadas trataron sobre el papel de las bibliotecas públicas como espacio de promoción de la cultura y la inclusión social y digital. Se trataba de analizar los objetivos y los públicos específicos de las miles de actividades culturales que organizan las bibliotecas cada año, para comprender a qué fines responden, cómo se interrelacionan con el resto de la ingente oferta cultural, informativa o de ocio que hay disponible en la sociedad.También se planteó hacia adónde van las bibliotecas en su faceta de gestoras culturales, o cómo afecta el contexto digital y las redes de cultura, información, ocio y relaciones a la planificación cultural bibliotecaria.

Dentro de la gran diversidad de actividades que las bibliotecas programan, el enfoque más extendido es considerar que las bibliotecas, más que competir con los grandes grupos mediáticos, las grandes industrias culturales, y la cultura espectáculo, deben buscar su espacio desde conceptos como complementariedad, atención a lo minoritario y a la diversidad, cohesión social y cultural, y hacer una labor compensatoria de la exclusión cultural o digital por razones económicas o sociales, equilibrio entre lo local y lo global, etcétera.

Comenzó la Primera Sesión, titulada “Bibliotecas y dinamización cultural” con una conferencia sobre “La planificación en gestión cultural. De las necesidades socioculturales a la organización de actividades”, a cargo de Isabel Blanco Pardo, directora del Servicio Municipal de Bibliotecas de A Coruña. Isabel Blanco consideró necesario partir del concepto de cultura y su evolución, para desde ahí llegar a los conceptos de “política cultural” como enmarcadota de la “Gestión Cultural”, y de ahí a la planificación y la programación de actividades.

Siguió a esta conferencia, que contuvo una gran carga de clarificación teórica de problemas tan complejos como la cultura y sus políticas, la titulada “Promoción cultural y educativa desde la biblioteca en el ámbito local”, en la que Cristóbal Guerrero describió la extraordinaria experiencia de 25 años de la Biblioteca de Camas en una función de inclusión educativa y cultural, a partir de la investigación-acción, la escucha activa de las necesidades locales, la interrelación con la comunidad, y la experiencia, que han llevado a esta biblioteca a ser un motor social de esta ciudad sevillana.

La siguiente conferencia, “La biblioteca: un elemento que impulsa y cohesiona los centros culturales” corrió a cargo de Villar Arellano Yanguas, de la Biblioteca CIVICAN (Fundación Caja Navarra). En ella Villar Arellano describió la función de la biblioteca en la dinamización del conjunto del centro cultural interrelacionando las actividades, las propuestas, guías y clubes de lectura y los intereses coincidentes de ambos elementos.La primera jornada acabó con una Mesa Redonda donde se debatió sobre las tendencias en programación cultural de las bibliotecas, que coordinó el director de la Biblioteca Regional de Murcia, José P. Gallo León.

El segundo día comenzó con la conferencia “Lectura y red: Nuevas estrategias de promoción del libro”, impartida por José María Barandiarán, de Opinión con Valor. Barandiarán, consultor experto en el mundo editorial y del libro habló de la relación y los problemas comunes de las bibliotecas con otros elementos como el sector editorial o las librerías, y explicó las posibilidades y dificultades de las herramientas tecnológicas de participación en Internet, como blogs, wikis o marcadores sociales. En su blog hay diversas referencias a su conferencia y el conjunto de las Jornadas).

La conferencia siguiente fue “Tendencias en gestión cultural y marketing en bibliotecas”. Por una parte Margarita Pérez Pulido explicó los fundamentos del marketing y la promoción de las actividades culturales, mientras que José Luis Herrera Morillas detalló decenas de ejemplos reales de todo tipo de estrategias puestas en práctica por bibliotecas y sistemas bibliotecarios.

Tras la intervención de estos dos profesores universitarios del área de Biblioteconomía de la Universidad de Extremadura, llegó la conferencia “Biblioteca e inclusión social y cultural: ¿Posibilidad o necesidad?” impartida por la profesora mexicana Judith Licea de Arenas, de la UNAM, junto con José A. Gómez, quienes trataron de destacar la necesidad de atención a los sectores excluidos o desfavorecidos en las bibliotecas, relacionando la previa inclusión social y personal como condición de posibilidad para la inclusión cultural.

Finalmente, la última conferencia fue sobre “El gestor cultural en bibliotecas: perfil y competencias profesionales”, a cargo de Pedro Quílez, quien detalló las características del trabajo de gestión cultural y las competencias necesarias para llevar a cabo este trabajo tan amplio y diverso, desde las herramientas tecnológicas de diseño y programación, como los conocimientos conceptuales y técnicos para seleccionar actividades, organizar exposiciones, relacionarse con distintos grupos sociales y culturales, etc.

Una característica de las jornadas fue la participación activa del público en los debates, junto con la de los propios ponentes, quienes durante los dos días permanecieron en diálogo entre sí y con el público.

Se acompañan fotografías de la jornadas (Campus Digital de la Universidad de Murcia, fotos de Luis Urbina: )