Lo más visto en Cambiando de tercio en el mes de noviembre y en lo que va de año…

Los cinco más vistos en noviembre

Los cinco más vistos en lo que va de año

Qué hace a alguien ser el primero en el mundo de la edición. ¡Ojo al dato!

Editar buenos libros es muy fácil. Lo difícil es editar buenos libros y venderlos. (Peter Mayer en Jorge Herralde; El observatorio Editorial; Adriana Hidalgo; pag. 160).

Leo con cierta extrañeza el siguiente titular aparecido recientemente:

La UNE se convierte en el primer grupo de edición académica de España, por delante de Hachette o Planeta.

El subtítulo parece que nos aclara cuál es el criterio de categorización, de valor por lo tanto, que utiliza la UNE. La cantidad. Más, parece ser mejor.

Dice:

Los sellos de las universidades publicaron el año pasado el 30% de los libros académicos que se editaron en nuestro país.

Los amigos del dato puede que digan que el mismo es inapelable. Pero este otro que viene en las ‘tripas del informe‘ es tan inapelable como el anterior:

La facturación obtenida en 2015, a precios de tapa IVA incluido, ha sido de 12.357.151 euros. Esta cifra es un 41,5% menor que la obtenida en 2010, y un 57,1% menor que la obtenida en 2005.

Si cruzásemos ambos datos quizás el titular, lo digo a modo de ejemplo y como una llamada a la reflexión, podría ser otro:

La edición universitaria es cada vez más ineficiente y parece alcanzar a menos lectores dispuestos a pagar por su producciones.

En cualquier caso…. ¿debe la edición universitaria pelear por los primeros puestos de la cantidad o es este un camino equivocado?

En gran medida, parte de esa edición, sus éxitos y fracasos sale de nuestros bolsillos una (impuestos. La partida más importante del presupuesto, cerca del 70%, es la asignación presupuestaria de la universidad) o dos veces (si además compramos).

No es de extrañar que, cuña publicitaria, el amigo Perroantonio en su crítico y divertido Te voy a hacer una autocrítica. Diccionario para entender a los humanos escriba.

dato. Información fría que una vez aislada, descontextualizada, y sometida a presión y a temperatura, sirve para fundamentar una mentira.