Fallece Carlos Simó

Es posible que para muchas de las personas llegadas en los últimos años al sector del libro su nombre no les diga nada o poco.

Ha fallecido en Bilbao Carlos Simó que fue hace ya unos cuantos años presidente de FANDE de 1997 a 2012. En aquellos años jugó un papel importante en distensionar y hacer más habitables y humanas las relaciones entre los distintos sectores.

Hoy y aquí mi recuerdo con cariño.

 

El sector del libro: ¿modelos de representación e interlocución caducos y desfasados?

Ya adelanté que iba a comentar algunos aspectos de ‘la oleada sobre el panorama del libro’ que quizás hubiera sido mejor titular sobre el ‘sector del libro’ porque el libro y su estado, en cualquier caso, es más fruto de lo que hace o deja de jacer el sector, desde el escritor al lector, que de su propia capacidad de decisión.

De hecho siempre hablamos del ‘libro’ sin preguntarles nunca nada a ellos.

Me interesan, sobre todo, algunos aspectos: los más relacionados con el propio sector y sobre los que las empresas y las instituciones, que dicen que las representan, pueden tener campo de maniobra propio.

Al estudio, en la medida además que es cualitativo, creo que le falta un apartado de conclusiones atrevido que refleje en poco más de un folio las propuestas que sean consecuencia del mismo. Todo ello dicho desde el respeto a quienes se toman la molestia de hacerlo de forma desinteresada, aunque en este terreno creo que hay matices entre los componentes que van desde casi el desinterés total hasta los que sueñan con sacar tajada. Pero este es arena de otro costal.

El hecho de que en algunas preguntas se reflejen solo los datos absolutos y en otras acompañadas de porcentajes lleva, por lo menos a mí, a un cierto equívoco a la hora de leer las tablas.

Pero, vayamos al toro de la representatividad sectorial.

La mayoría de los encuestados parecen opinar de manera indirecta que el actual sistema institucional no tiene una representación adecuada.

Las responsables del estudio afirman: La creación de una institución que represente a todas las empresas del sector cuenta con el apoyo mayoritario de los encuestados.

Institución únicay que sería necesario la creación de una institución única.

Las consecuencias son de calado y el debate no es nuevo en la medida de que ya desde hace muchos años hay empresas que juegan con diferentes sombreros según tomen el papel de libreros, editores o distribuidores.

Voy a poner un ejemplo de actualidad.

Creo que no es ningún secreto que por ejemplo Planeta tiene el sombrero de editor y el sombrero de librero o que, por situarnos en otra dimensión, a Astiberri editorial y Joker librería les ocurre algo parecido o, finalmente, el grupo Elkar que tiene editoriales, distribuidoras y librerías.

Si nos situamos o pensamos la posición en la que se encuentras estas empresas ante la, por ejemplo, demanda de los libreros a Amazon no me dirán que su situación no raya la esquizofrenia o la incoherencia. Se puede escoger la que se quiera.

En la medida en que son las instituciones, una en este caso, Cegal la que habla queda desdibujada la posición real y los intereses de las empresas.

Desde esta óptica y desde la de la simplificación aparente de la toma de decisiones o de la oferta de servicios al tejido empresarial el caminar hacia una única entidad podría parecer claro más todavía si analizamos la compleja organización que se da en Cegal, donde caben desde gremios autonómicos, provinciales o asociados a nivel particular, la Federación de Editores donde como por ejemplo el caso de Euskadi parece que la pertenencia de un gremio impide la entrada del otro y no abarca todo el territorio en su representatividad o, finalmente la de Fande que agrupa tres asociaciones que parecen moverse más por el perfil profesional que por el territorial.

En cualquier caso los encuestados señalan algunas pegas

Institucion_21. La suficiente representatividad actual (la más minoritaria)

2. La heterogeneidad del sector

3. La diferencia de intereses según en qué parte de la cadena se esté.

Quiero centrarme en estas dos últimas y señalar las siguientes reflexiones que propongo también para discusión.

1. Cada vez tengo menos claro que los intereses los marquen el lugar de la cadena en la que uno se encuentre porque por un lado hay empresas que están en varios lados y porque los intereses son más económicos que de lugar en la cadena aunque vengamos manteniendo, yo incluido, un discurso que creo que hace aguas sobre, por ejemplo, el papel de las librerías o de los ‘editores independientes’.

2. Es cierto que el sector es heterógeneo, pero lo es por tamaño y por intereses y quizás no tanto por ser librero, editor o distribuidor. Dicho de otra manera. Se supone que no debería haber heterogeneidad, sino complementariedad y mejora en todo lo que se refiere a procesos de normalización y creación de ventaja competitiva en el sector. Me gustó, en esta línea que la presentación de Cegal se hablará de herramientas a favor del sector del libro. Ahí, más allá de las dimensiones de las empresas y del lugar en la cadena de valor, se supone que se pueden crear sinergias.

3. Otra cosa distinta ocurre en todo aquello que podríamos llamar ‘movimientos paralelos’. ¿Están, por ejemplo, muy preocupados los editores de jurídico, ni siquiera hablo ya aquí de libro, de trabajar en procesos de normalización o sus tiros ya apuntan hace tiempo en otro sentido?

Yendo un poco más allá: ¿En un proceso de este tipo se debería mirar solo a la cadena de valor o a todo el ecosistema que se mueve en torno al libro? Es decir: ¿deberían también incluirse las empresas de servicios o sectores, por ejemplo, como las revistas culturales?

cadenadevalor_2En cualquier caso, para abrir este melón sí que existen los agentes y los posibles interlocutores.

Este creo que debería ser el primer melón a abrir.

¿Discutible? Sí

¿Fácil? No

Y, para ponerlo más complicado, añado una última reflexión a través de una cita de Thierry Discepolo en La traición de los editores:

¿De verdad hay que garantizar ‘la igualdad de los ciudadanos’ ante la literatura de Huch Laurie, el esoterismo y las recetas dietéticas? ¿O ante los libros de gran formato y las guías prácticas? Esos expertos que se acaloran con las subidas y bajadas del mercado editorial, con los peligros de la sobreproducción, la migración a las grandes superficies, a las tiendas Relay y otros depósitos de best-sellers, ¿hablan alguna vez de libros? ¿No habría que volver a centrar la oferta editorial que necesita ser protegida, en torno a una literatura menos milagrosa y de ciencias menos ocultas? En torno a un tipo de edición que apenas se beneficia de las estrategias del marketing… (pag. 77)

Sector de la Distribución. Estudio de perfil

Hace ya un tiempo ha empezado a circular el X Estudio de Perfil del sector de la distribución que, como siempre, aporta información de interés. El mismo suele aumentar cuando hay posibilidad de hacer análisis en series históricas un poco más amplias.

Después de un primer vistazo señalo algunas de las afirmaciones y constataciones que me han llamado la atención particularmente.

– La penetración bien sea de libros o prensa y revistas. Los distribuidores de libros llegan a más municipios, 330 frente a 197, pero a menos puntos de venta 2506 frente a 4841. Dato que, particularmente, me llama la atención. Es más habitual ver un quiosco que una librería.

– El libro de texto no universitario supone el 49,9% de la facturación cifra excesivamente crítica con los nuevos planteamientos sobre gratuidad.

– Las librerías suponen el 76% de la facturación pero va aumentando la venta directa a Instituciones. ¿Por qué?

– Es el subsector dentro de la cadena de valor donde existe un mayor grado de concentración: el 12% de las empresas facturan alrededor del 68% y la tendencia parece ir en aumento.

– La facturación en publicaciones periódicas, prácticamente, duplica a la de libros (3.025 frente a 1.630) y los atípicos son casi un tercio en relación a los libros (685 frente a 1.630). Ello explica en parte las “quejas”, por ejemplo de los quiosqueros con el tema del tabaco.

 

Recercat. Depósito de documentos

A través de El Correo Bibliotecario de Octubre, todavía no sé por qué llega muchas veces con tanto retraso su edición en papel, me encuentro con una información de interés: la creación, por parte del Consorci de Biblioteques Universitàries de Catalunya (CBUC) y del Centre de Supercomputació de Catalunya de RECERCAT, un depósito de documentos digitales de lo que habitualmente se conoce como literatura gris.

Hago la prueba para ver cómo funciona. Introduzco la palabra Logística y me encuentro, entre los resultados, con el siguiente sobre la Logística inversa. Tiene buena pinta para conseguir información que, hasta ahora, estaba lejos de nuestro alcance.

Entre la logística inversa de aquí y el X Estudio de FANDE ya tenemos para entretenernos en el ir y venir.

Manifiesto por el libro, por las librerías, por una educación de calidad con libros

Los libreros, distribuidores, editores y autores españoles, reunidos en Madrid con motivo de su 64ª Feria del Libro, para analizar la situación de las librerías,

Convencidos de que la existencia de una amplia red de librerías independientes es la única garantía de una oferta cultural plural y diversa de libros, al alcance de todos los ciudadanos,

Alarmados ante los datos del Observatorio de la Librería, que nos hablan del creciente debilitamiento y desaparición de las librerías medianas y pequeñas, que pierden cuota de mercado, precisamente en sus segmentos
más rentables, y

En una apuesta clara y decidida por el futuro de las librerías y del libro en
España,

MANIFESTAMOS:

1. Nuestro profundo convencimiento de que el libro sigue siendo el principal y más eficaz instrumento de difusión del conocimiento, del saber y de la cultura y de que sólo una amplia red de librerías independientes y de proximidad hace posible la existencia de una oferta de libros diversa, plural y de calidad.

2. Que librerías y bibliotecas son complementarias, que son espacios imprescindibles para el correcto desarrollo a largo plazo de planes de fomento de la lectura, y para la formación intelectual y cultural de nuestra sociedad.

3. Nuestra preocupación por la ausencia de políticas de Estado ambiciosas y realistas en apoyo del libro y de las librerías, a pesar de los propósitos manifestados en el programa electoral del Gobierno actual, de “otorgar a la cultura y a la educación el rango de políticas estratégicas del Estado”.

4. Que queremos recordar y reclamar al Gobierno de la Nación el cumplimiento de los “objetivos estratégicos” de su programa cultural electoral, entre los que destacamos los siguientes:

Objetivo 52: Proteger e impulsar a los pequeños y medianos comercios culturales de proximidad, para fortalecer el tejido cultural cercano y la economía del sector.

Objetivo 58: Duplicar el ratio de libros por habitante, para equipararlo al europeo (pasando del 1,1, español actual al 2,2), mediante un Plan Extraordinario de Dotaciones Bibliotecarias.

5. Por lo que instamos a que las políticas del Estado se orienten en el sentido de cumplir estos objetivos

6. Para tal fin, con confianza, pero también con toda firmeza, SOLICITAMOS:

• Que se elabore con carácter de urgencia el Plan Estratégico de Dotaciones Bibliotecarias, prometido en el programa electoral del PSOE, para que nuestras Bibliotecas públicas puedan tener colecciones actuales y suficientes.
• Que se tomen medidas para impulsar y dinamizar las pequeñas y medianas librerías de proximidad, mediante un plan a medio plazo de adecuación y modernización de las estructuras del comercio del libro.
• Que se garantice el precio fijo y único de los libros en un marco jurídico estable y se restablezca su aplicación en los términos legislados en otros países europeos como Alemania, Austria, Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca y otros.
• Que se supriman las excepciones legislativas que, contra toda razón, permiten usar los libros de texto como reclamo publicitario mediante oferta de rebajas en temporada de ventas, cosa expresamente prohibida para todos los demás artículos.
• Que se propicie y fomente una educación de calidad con libros. En este sentido, queremos expresar nuestra satisfacción porque el Anteproyecto de Ley Orgánica de la Educación recoja en su artículo 108, por primera vez en una Ley, la obligación de crear y dotar Bibliotecas Escolares en todos los centros de enseñanza públicos. Sin embargo, debemos manifestar nuestra decepción porque en el proyecto de memoria económica no se incluya la más mínima partida presupuestaria para ello.
• Que el Gobierno de la Nación y los de las Comunidades Autónomas reconsideren las políticas de gratuidad de los libros de texto y opten por modelos de gratuidad modernos –como el cheque libro-, pedagógicamente eficaces y que no afecten a la estabilidad del sistema del libro. El modelo de gratuidad mediante préstamo, que se está generalizando, es un modelo obsoleto, en proceso de abandono en otros países, por sus nefastas consecuencias sociales y para la enseñanza. Y, además de ser pedagógicamente inadecuado, pues conlleva un uso limitado de libros obsoletos, ya está provocando el cierre de muchas librerías y a la destrucción de la red de servicios
libreros.

7. Por último apelamos al Presidente del Gobierno de la Nación y le solicitamos con todo respeto que asuma personalmente la dirección de la política cultural y educativa. Es imprescindible combinar voluntad política y dotación económica adecuada para el fomento de la lectura en nuestro país y para la creación y dotación de bibliotecas Públicas y Escolares. Es primordial, además, que se arbitren los planes y medidas necesarios para el mantenimiento y protección de una red suficiente de librerías independientes y de proximidad, que garanticen una oferta cultural y editorial variada, plural y diversa.

Es lo que manifiestan y solicitan los libreros, distribuidores, editores y autores españoles asociados en CEGAL, Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, FANDE,Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones, FGEE, Federación de Gremios de Editores de España, ANELE, Asociación Nacional de Editores de Libros de Enseñanza y ACE, Asociación Colegial de Escritores.

En Madrid, en la 64ª Feria del Libro, a 7 de junio del año 2005.