Katakrak en Pamplona

Ayer hablamos de Walden, pero el paseo del jueves por Pamplona dio para más.

Tuvimos también la oportunidad de acercarnos a Katakrak, la evolución de la anterior Hormiga atómica. De la calle Comedias a la calle Mayor.

katakrak

Un amplio espacio de cafetería y dos plantas de librería con una oferta envidiable y difícil de encontrar sobre todo lo relacionado con el tercer sector, movimientos y economía alternativa junto con unas amplias secciones de sociología, filosofía, poesía y demás.

Al igual que los modernos se entretienen preguntándonos como si fuéramos tontos si lo que se esconde detrás de un ‘teléfono’ de última generación es realmente un teléfono u otra cosa aquí cabría preguntarse lo mismo. ¿Es una librería o quizás es más un espacio innovador y agitador cuyo objetivo es, a través de su actividad, promover pensamiento crítico y poner en marcha la transformación social y cultural, contando también con el libro como herramienta?.

Seguir leyendo “Katakrak en Pamplona”

Cuando la red se convierte, por un rato, en un cúmulo de emociones

Bello, duro, sereno y lúcido el texto de Juan Varela fruto de su propia experiencia y situación vital.

Leerlo, pensarlo, interiorizarlo y luego…. casi con seguridad tener que volver a poner en su lugar, resituar se dice, gran parte de nuestra escala de prioridades, hecha trizas por el mal-vivir diario.

El dolor, como decía Chivite, nos hace ver de otra manera.

Dolor

El dolor nos hace ver. El dolor es un asunto ineludible. Y uno de sus efectos es ése: el de obligarnos a ver. El de impedirnos fingir, el de impedir que nos distraigamos con vaguedades. Por eso, el dolor atrae a la verdad: nos sume en el silencio y nos hace pensar….No nos desentendamos del dolor rápidamente: el luto es tiempo. Hay que pensarlo todo de nuevo, otra vez. Más despacio. El ojo herido se abre lentamente (Fernando Luis Chivite El Correo 19-04-2004)