Librerías: del soporte a la experiencia. Hoy he venido a hablar de mi libro

librerias_del_soporte_a_la_experiencia

Ayer mismo se puso a disposición de los usuarios de Lectyo la publicación que he escrito y que lleva como título Librerías del soporte a la experiencia y/o de los libros a los clientes.

Hasta finales de febrero para tener acceso a la misma es necesario estar dado de alta en Lectyo.

Cómo ha surgido esta sencilla publicación y qué pretende.

Leer más “Librerías: del soporte a la experiencia. Hoy he venido a hablar de mi libro”

Librerías solidarias, innovadoras, nacientes, habladoras, mayores, rebeldes….

Salgo en un rato para Barbastro. Tengo la suerte, además de que Fernando Juárez va a jugar el papel de bibliotecario-chófer o viceversa. Le iremos dando a la ‘sinhueso’ con total seguridad. Así que si a alguna persona le zumban los oídos ya sabe cuál puede ser la causa.

Tengo ganas de repetir charla con Paula Corroto, conocer en persona a Carme Fenoll, Peio Riaño, hablar con Blanca Rosa Roca sobre el último libro de Fermín Goñi que se presenta hoy en Pamplona y mañana en Donosti. Retomar hilo conversacional con Arantxa Mellado y seguir la sobremesa con David Sánchez, disfrutar de la prosa y retranca de Millán. ¡En fin! estos pequeños placeres.

Antes de salir, y ya que de ‘libro electrónico’ y de tomates de Barbastro hablaremos los próximos días, quiero dejar aquí, sin más, algunos guiños a librerías que he ido espigando en estos últimos tiempos.

Leer más “Librerías solidarias, innovadoras, nacientes, habladoras, mayores, rebeldes….”

Algunas reflexiones más sobre la Biblioteca Digital de Euskadi

Digo algunas más porque Bernat Ruiz ha dado pie ya en su blog tanto con lo que él escribió como con algunos comentarios a un abanico de reflexiones y posturas que resultan de sumo interés. Igualmente, ya reflexioné con anterioridad sobre este nuevo camino que se abre.

En esta ocasión voy a alejarme de la teoría y voy a centrarme más en algunos pasos prácticos que se están  llevando y que me plantean algunas dudas importantes más cuando este proyecto es uno de los estratégicos en el actual Plan de Cultura en el que intento aportar mi granito de arena desde mi humilde posición.

Realizo las mismas basándome en documentación que se está amenjando y haciendo llegar a los interesados y que se supone viene avalada por el Gobierno Vasco al incluir en la misma el logo de la administración.

Entiendo por lo tanto con ello que la administración conoce dicha documentación y que ha dado el visto bueno a la misma.

Vayan ahora algunas de mis dudas reflexivas.

1. En la propuesta se plantea la posibilidad de ‘compra del libro’ desde la propia plataforma de préstamo de la administración. No se especifica por ahora ni cómo ni a quién se va a comprar, pero el cualquier caso, dicha posibilidad si es planteada desde la administración como la mejor se supone que:

– habrá pasado por el tamiz de los bibliotecarios que conforman la red y estarán de acuerdo con ella.

– habrá pasado también por el contraste tanto de editores como de libreros y distribuidores y también les parecerá bien.

De no ser así, la administración estaría jugando un papel distorsionador en el propio mercado actuando además desde una posición dominante.

En la propia propuesta se señala más adelante que ‘el editor tendrá ingresos adicionales por venta en la plataforma’. Lo cual hace suponer que se deja ya de entrada fuera a los libreros y supone no seguir algunas de las consideraciones planteadas en su  momento en el documento ‘Reflexión estratégica del sector del libro en la CAE’ trabajado por todos los sectores dentro del Plan Vasco de la Cultura.

2. Se plantea que los editores pueden ceder los contenidos en formato pdf o epub. En más de una ocasión, los editores dispondrán de ambos formatos para el mismo contenido y no se aclara en la propuesta cuál es el formato preferente por el que se apuesta en caso de doble disposición.

3. En un primer momento se plantea una única modalidad de préstamo basada en la compra de una licencia a un precio de PVP-15% de descuento para veinte usos sin caducidad y con licencias no concurrentes. Esta modalidad me plantea un par de interrogantes:

– Si un editor porque es coherente con su modelo de negocio quiere plantear mejores condiciones que las propuestas ¿tendrá cabida en la fase inicial?

– En relación a la caducidad ¿qué ocurrirá con aquella licencia no utilizada en la totaliad de sus préstamos y sobre la que el editor haya perdido los derechos?

En esta misma línea creo que son de interés las recientes reflexiones de Javier Valbuena de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez:

En el mundo al que vamos nuestros títulos serán todos en alquiler, porque es la mejor manera de adaptarnos a los ritmos de intereses de los lectores. No tiene sentido comprar en propiedad para que el 80% de los títulos estén paralizados, sin que nadie se interese por ellos. Mucho más cuando en el mundo digital los títulos de clásicos están liberados y son de dominio público.

4. A los editores con los que se está contactando se les solicita la información sobre los libros que pueden poner a disposición. ¿No se podría haber realizado este trabajo desde la base de datos del ISBN?

5. En teoría la plataforma en fase experimental que en un primer momento iba a ser activada en junio lo será como muy pronto en julio, pero si todavía se está realizando la recogida de la información del fondo disponible creo que dicho calendario será difícil de cumplir.

En cualquier caso y desde la parte de apuesta pública que tiene lo que más me preocupa es la aparente apuesta por un modelo concreto de comercialización desde una plataforma que mientras por un lado se presenta como la panea por ser desarrollada en software libre presenta un modelo comercial cerrado y excluyente viniendo además desde un agente extraño a los procesos comerciales.

¡Peligroso, muy peligroso!

Libreros de Castilla y León. Conversaciones líquidas avanzando hacia la calidad

El martes pasado, invitado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, comparti reflexiones y conversación en Peñaranda de Bracamonte con libreros de Castilla León, Grazia Gotti, Carlos Travesí, consultores de Téciman que están llevando a cabo un proceso para la implantación de un ‘sello de calidad’ en las librerías de Castilla León que si todo va bien tendrá sus primeros resultados antes de terminar el año.

De qué se trata. Le robo la cita a Pedro Layant

“De lo que se trata es de ir en contra de la tendencia centrada en repetir las mismas historias, la que impone un modelo de poder.”

Joâo Fernandes, del MNCARS, en elcultural.es 14.05.16
Recojo algunas perlas que me parecieron sugerentes.
– Una persona se conoslida como lector cuando hace un esfuerzo (económico) para acceder a los libros. (Luis González).
– Recuperar el concepto de ‘oficio’ con todo lo que incluye de artesano. (Gracia Gotti)
– La dimensión y el hacer de las librerías independientes tiene futuro (Gracia Gotti)
– Lo existente asociativamente no nos gusta (Grazia Gotti)
– La importancia del aspecto económico (Grazia Gotti)
– El librero como actor cultural debe mantener relaciones fuertes con el territorio y debe trabajar con la juventud (Grazia Gotti)
– Debemos estar a la altura de nuestros lectores (Pilar Pérez)
– Los libreros y los clientes son mutuamente propietarios de un proyecto cultural que se da en la librería (Doroteo González)
He dejado estas dos últimas para el final porque tienen una relación directa con las reflexiones que intenté trasladar y de las que, de una manera u otra me he ido haciendo eco en este blog.
Os dejo la presentación que realicé en la jornada. Espero os resulte de interés. Tendrá continuación en una publicación que, si soy formal y aplicado, estará en breve disponible en Lectyo.

Creo que esta frase de Sylvia Whitman

“Crecí en esta librería y pasé muchos años trabajando aquí con mi padre, de modo que para mí no es más que mi casa”. Un envidiable hogar.

recogida en un reciente artículo de Jorge Carrión es un estupendo colofón.

¿Traiciones librescas e intrigas palaciegas? Sobre el acuerdo de Amazon y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Me desayuno hoy a la mañana, con intrigas palaciegas y aparentes traiciones de los defensores de la lectura como un derecho de primera generación.

653-Amazon casa lector inEl presidente de los libreros afirma, sin respetar la presunción de inocencia, que  “Amazon es una empresa de prácticas ilegales y el sector del libro se ha unido para demandarlos por prácticas ilegales, entre otras cosas en el precio de los libros de texto”.  Que yo sepa y puedo equivocarme no hay sentencia todavía.

E, igualmente, que yo sepa, no hay noticia pública de esa ‘demanda unida’, sino que la misma parece estar todavía en fase de estudio.

La colaboración entre la Fundación y Amazon no acaba de nacer. Ya lleva un tiempo tejiéndose, aunque parece que hasta la fecha no ha molestado a nadie, aunque incluso en el propio tiempo de duración de la Feria haya habido guiños claros de la misma.

Es difícil analizar y desenmascarar en detalle todos  los intereses que se cruzan y a qué agendas ocultas dan servicio y favorecen.

Sí me parece preocupante, o por lo menos a tener en cuenta, algunos cambios de discurso de calado.

1. El cambio aparente de discurso de la Fundación que si antes hablaba de ciudadanos y derechos, ahora habla de consumidores. Matiz importante. Nota rectificación (20/06/2013): El comparativo como me hace ver Luis González en un comentario no es adecuado ya que la referencia a consumidores va relacionada con el estudio británico al que se cita en el enlace. ‘Donde dije Digo, digo Diego’.

2. El cambio entre los libreros, o entre algunos de ellos, que parecen haber aumentado en menos de dos años su umbral de ‘histerismo’ ante el fenómeno Amazon.

3. El no cambio, manifestado en su silencio de las estructuras editoriales. Saben que la partida se juega en otro lado.

Siempre existen en este sector acuerdos e intereses cruzados que una vez tejidos son difíciles de destejer. Pongamos un ejemplo sencillo para verlo.

Los libreros han firmado recientemente un acuerdo con Tagus, aliada de la Casa del Libro, empresa de la órbita Planeta que es la editorial que de alguna manera ha facilitado alguno de sus fondos para que la Fundación y Amazon iniciaran experiencias de colaboración.

¿Por dónde se empieza a destejer? Se supone que todos los implicados están en mayor o menor grado en el mismo tinglado que es éste del libro y la lectura y, tristemente, parece funcionarse a ritmo de comunicado sin hacer, por parte de quien le toque, labor de hilandera fina, de tejer y destejer con una visión sistémica donde cualquier movimiento de pieza trastoca un poco el puzzlle.

Ahora bien quedan algunas preguntas que van más allá:

¿Es ético firmar un acuerdo con empresas que generan empleo de dudosa calidad tanto en Francia como en Alemania?

La propia Fundación afirmaba que los movimientos de Amazon siempre provocan debates encendidos. Está claro que no se han equivocado.

Aunque visto tanto lo que ocurre en la Fundación como en Amazon habrá que pensar que por la lectura vale cualquier cosa y no es así.

Las razones económicas, también las de libreros y editores, laten por lo bajini.

¿Y los lectores sin recursos que son cada vez más dónde quedan?

Lecturas del día 28 de mayo

  1. Empresa abierta, empresa del procomún
  2. Consejos sobre cómo desarrollar recursos y servicios móviles en una biblioteca (Parte I)
  3. Bailando con precios

8 años… Luis González

Cuando conocí a Txetxu yo acababa de llegar al mundo del libro. Creo recordar que llegó a mi nuevo despacho acompañado por Santi Cámara quien me lo presentó como la persona que se iba a hacer cargo de la defensa de los intereses de los libreros. Yo entonces tenía este mismo objetivo -entre otros derivados de mi cargo- y sentía una gran ilusión por haber migrado desde el campo de los neutrinos, los aerogeneradores y la fusión nuclear al del libro y la lectura.

El señor Barandiarán y yo pudimos colaborar satisfactoriamente durante esta época y siempre agradecí su espíritu práctico y bastante más abierto (innovador) de lo que yo empezaba a ver en este nuevo sector. Precisamente este talante explica la naturalidad con la que encajé su inicio como bloguero y su mentalidad inquieta en la frontera de varios territorios.

Desde entonces todos hemos aprendido bastante sobre lo que ofrece el medio digital, pero hace ocho años Txetxu inició un camino mucho antes que otros empezaran a transitarlo. Durante este decurso se ha mostrado constante en una actitud cambiante, un día se le ve como un Savonarola del mundo libresco, otro día hedonista como un Qunqueiro o Luján, otro día analítico e irónico como un Strachey, y otro día memorialista como un Pla, pero siempre con un ánimo Boswelliano de no dejar de recorrer cada día casi a la vista de todos.

Señor Barandiarán: que sea así por muchísimos años.

Luis

8 años blogueando