Manos de artista y políticos que escurren bultos

¿Finas, delicadas, estilizadas, suaves al tacto?

¿Duras, callosas, agrietadas, anchas?

¿Sutiles o nobles?

¿Calientes o frías?

Manos duras de trabajador del arte, de la creación en los límites.

Ayer el día me deparó una gran sorpresa.

Omitiré nombres ya que bastante ha salido en los papeles últimamente, pero la posibilidad de disfrutar de su compañía y del ‘anfitrión’ que aquí nos acogió aunque lejos de sus ‘madriles’ ha sido una auténtica gozada. Un lujo impagable. Una lección magistral por práctica de sencillez, de conversación, ironía, sentido del humor, claridad, lengua ágil, ojos siempre atentos, escucha inquieta, mundos compartidos que ningún MBA enseña.

Se me calleron, también hay que decirlo, algunos palos del sombrajo. Ya me lo decía él pero tú ¿en qué mundo vives?

Creía que la salvación vendría del arte, pero ya no. ¡No importa! ¡Algo nuevo surjirá! Fruto de nuevo de las conversaciones en los bordes o en los márgenes.

Gracias Javier por provocar y facilitar el encuentro.

Entre medias asistí en el colegio de arquitectos a una Jornada en la que estuvo presente el Señor Areso casi con la exclusiva intención de explicarnos porque hasta ahora no nos habíamos enterado de lo que realmente había pasado con la pasarela de Calatrava.

¡Por fin nos enteramos que el Ayuntamiento no tiene nada que ver con ese asunto! Nos explico con claridad que es un problema de las promotoras. Que el ayuntamiento no tiene nada contratado con Calatrava. Que han sido las promotoras, primero una que quebró y luego otra que lo asumió, las que han contratado a Calatrava. Quizás cualquier día la promotora privatiza el puente y el ayuntamiento dirá que no tiene nada que hacer y decir. Lamentable la explicación y el tono de la misma. Le debía estar doliendo el ‘tirón de orejas’ que el juez les ha dado con la sentencia. Curioso que el Ayuntamiento aparezca como parte si según el señor Areso no tienen nada que ver en este asunto.

Será, quizás, lo sublime del arte.

 

 

Artistas de lo que queda. Las escrituras de escombros. Zulema Moret

20070104191913-p1040257.jpg

Gracias a Manolo y a las casualidades de la vida. Todavía recuerdo cuando Zulema venía por Bilbao a las escuelas de verano de expresión que montaba la EDE.

Me impactó lo primero que leí del libro y lo convertí en mi texto de Nuevo Año. Premiado por la Fundación Arte y Derecho. Va a la estantería de lecturas pendientes que este año intentaré que disminuya.