Abre Tobacco Days en Tabakalera de Donosti

Hablaba recientemente con Santi Eraso sobre la importancia y el sentido del ‘humus cultural’ para  que exista siempre un sustrato que permita que modestos proyectos culturales, pequeños al principio, vayan germinando o para que por esporificación vayan surgiendo nuevos gracias a la existencia de un buen caldo de cultivo.

Seguro que Santi se alegrará de la noticia de una nueva librería en Donosti: Tobacco Days. Yo también me alegro.

Original de Uberan. http://uberan.eus/?kaia%2Fitem%2Fmimoz-hautatzen-dira-liburuak-tobacco-days-liburu-denda-berrian

No será, además, la única sorpresa que nos va a deparar Gipuzkoa en cuanto a apertura de librerías se refiere. Habrá nuevas noticias en breve.

El humus nutriente para Inés García Azpiazu, artífice del proyecto, ha sido, en parte Garoa.

Ella lo explica con claridad:

 Creo que si trabajas bien y cuidas bien a tus clientes, obtienes una fidelización por su parte. Si tu trabajo es bueno no te vas a hacer rico, pero te puede llegar a dar una seguridad. Es también cuestión de tiempo y de ser paciente. Puede ser arriesgado, pero mi experiencia en Garoa no fue para nada mala. En Zarautz es una librería de toda la vida y en Donostia veíamos que año tras año mejoraba el asunto. Creo que puedo seguir el camino que inició Garoa e intentaré llevarlo lo mejor posible. También creo que Tabakalera se presta bien a tener una librería. La gente que entra aquí ya tiene una sensibilidad especial por los libros. Hay que dejar claro que también quiero que sea la librería del barrio de Egia.

Me ilusiona, ya en lo personal, el nombre, Tobacco Days, por el nexo de unión y el guiño que supone con Anjel Lertxundi a quien aprecio de un modo especial.

¿Su filosofía?

 la filosofía del espacio es el de no tener mucho stock, no tener todas las novedades, sino tener un fondo literario bien escogido y con mimo. Y poder ofrecer un producto más especial y cuidado.

Veremos además si su ubicación en Tabakalera supone una ventaja.

¡Mucho ánimo!

Os dejo con el vídeo que El Contraplano ha incluído en la entrevista que le han hecho.

Me ilusiona además ver a Ruth Pérez de Anucita dinamizando los clubs de lectura que van a montar.

 

Las librerías independientes lugares de resistencia a la “estupidez”. Arantza Urkia

He disfrutado de muy buenas e interesantes conversaciones con Arantza Urkia y, también, de algún rifi-rafe dialéctico con puntos de vista no coincidentes, pero siempre enriquecedor y más, quizás referidos a táctica , al momento adecuado, que a líneas estratégicas.

Aprecio pues su criterio, su experiencia y, desde luego, su conocimiento de la realidad del libro, sobre todo en lo que hace referencia a Donosti y, también, al ámbito bibliotecario.

Ha publicado recientemente en su blog un más que sugerente artículo que lleva el mismo título que el de esta entrada. Digamos que se lo he tomado prestado.

arantza_urkia

El motivo último que le ha animado a la escritura ha sido el cierre de Garoa en Donosti.

Creo que merece la pena leerlo entero. Os lo recomiendo.

Yo sólo voy a resaltar algunos de los puntos que me parecen sugerentes como excusa para una conversación sosegada ya que creo, sin entrar ahora en matices, que apuntan temas de interés.

Para ir dejando caer como quien no quiere la cosa reflexiones Arantza aprovecha la recomendación del libro de François Busnel “Mon Paris littéraire”, donde el autor hace un repaso a un importante número de librerías independientes de París.

Ahí van algunas delas ideas-reflexiones…

  • como eso de convertirse en “puntos de encuentro culturales”, empieza a ser otro cliché, o frase de moda, que se aplica tanto a las bibliotecas, como a los museos y a las librerías, quiero resaltar que las librerías independientes son también lugares de resistencia a la estupidez.
  • En este mundo inmaterializado necesitaremos espacios reales y verdaderos y necesitaremos libreros. … Internet es una facilidad no una fatalidad. Nada remplazará el lugar dónde uno se pierde, discute, liga, duda escoge y se va con el brazo cargado de libros que no había venido a buscar.
  • El cierre de Garoa refleja una realidad. Es difícil ser librero en San Sebastián….Yo no tengo la solución y algunas palabras que se repiten como mantras, convivencia, hibridación, punto de encuentro cultural asociadas a las librerías me causan cierto escepticismo.
  • Creo como François Busnel que las librerías no han dicho la última palabra. Somos nosotros los lectores los que las hacemos vivir pasando por ellas a menudo y comprando libros que no ibamos a comprar. Somos los lectores los que decidimos si compramos en Amazon, sabiendo que no paga los impuestos que debe. Somos nosotros en nuestra libertad de lectores los que decidimos si queremos ciudades sin librerías o las apoyamos.  Ánimo y no cerréis las puertas por favor.

 

 

El mono de tres cabezas, librería de ciencia ficción abre en Zaragoza y Garoa cierra en Donostia

Dice el diccionario de la RAE sobre la ciencia ficción:

Género literario o cinematográfico, cuyo contenido se basa en logros científicos y tecnológicos imaginarios.

monodetrescabezasEn este caso parece que la apertura de la librería El mono de tres cabezas tiene más de realidad que de Ciencia ficción, de lo cual nos alegramos.

Tiene su punto además que la iniciativa la haya sacado adelante Rodrigo Rubio, un apasionado por la lectura y devoto de estos géneros literarios que ha aparcado su profesión de informático para sumergirse en el universo de las novelas. “Como en Zaragoza no existía esto, hemos decidido hacer esto para cubrir el hueco e innovar“.

También es realidad, y no ciencia ficción, que los amigos de Garoa cierran, pero no se despiden, la librería de Donostia y mantienen y siguen con la primera, la de Zarautz.

Así nos lo comunican:

Sí, así es, hemos decidido cerrar Garoa Kultur Lab. Hay veces en la vida en las que para avanzar hay que tomar decisiones. Hemos decidido cerrar la librería por un cúmulo de razones. Hemos tomado una decisión difícil, una decisión personal, una decisión íntima. Ha sido una decisión dura, pero firme. En estos dos años y medio hemos asistido al nacimiento de una librería, la hemos respirado y sentido desde lo más profundo. Sentimos como si hubiésemos construido piedra por piedra el número 34 de la calle Zabaleta. Como si hubiésemos colocado hasta la última piedra del edificio que hemos habitado. Conocemos al carnicero de enfrente, a los vecinos de arriba, a muchos vecinos de Gros…

Queremos darte las gracias. Dar las gracias a todos y todas quienes nos habéis acompañado durante este hermoso camino. Lectoras, escritoras, artistas, músicos, creadores y promotores culturales. A Ruth Perez de Anucita y las amigas de papel. Gracias por ayudarnos a levantar un sueño. Os queremos dar las gracias, sí, pero dejando claro que esto no es una despedida, ni mucho menos. El proyecto Garoa sigue vivo, porque Garoa no es un local, no es un lugar. Garoa es un proyecto que ha cambiado constantemente y que lo seguirá haciendo.

Adiorik ez!

Garoako lagunak.

Imanol, Eneko, seguiremos conversando….

Conviene siempre tener cuidado en no confundir la realidad con la ficción y no pensar que la aparente seguridad en la afirmación de lo que vendrá lo convertirá en certeza… algo que en el sector del libro se da de vez en cuando.

Bienvenida sea pues El mono de tres cabezas a esta realidad librera que se mueve en los terrenos de la ficción literaria.

 

 

Donosti. Garoa y Re-Read: espacios donde pasar parte de nuestro tiempo vital

Una parte de lo mejor de la vida se la ha pasado uno en dos lugares a la vez clausurados y públicos, los cines y las librerías, así que la inclinación que sigue conservando hacia ellos no es únicamente práctica, de espectador de películas y comprador de libros, sino también sentimental, como la que podría llevarlo hacia algunos bares, una lealtad incondicional de adicto, de huésped, casi de refugiado. (Antonio Muñoz Molina; Las librerías; El País; 8 enero 1997)

Ya hemos reflexionado en otras ocasiones sobre el papel importante que pueden jugar los mediadores, las librerías en este caso, pero también probablemente las bibliotecas desde su ámbito de servicio público.

He vuelto a pasar un par de días en Donosti donde es un gusto pasear y dejarse llevar.

Diré que he vuelto encantado después de comprobar que:

  • Garoa sigue viva. Cuando digo viva, no quiero decir abierta, sino con sangre, ganas, movimiento e ideas después de haber ya superado los dos primeros años de andadura. Y, por supuesto con libros y con una apuesta clara por el ‘papel lleno de calidad’ y seleccionado por el librero. Así al igual que gace pocas fechas Carme Fenoll hablaba refiriéndose al ámbito de las bibliotecas del papel estratégico de la prescripción, Imanol me comentaba su apuesta, también, para buscar más tiempo para la selección que en el mundo de la librería es uno de los modos y maneras de ejercer la prescripción: mostrar y resaltar aquello que se cree que merece la pena. Garoa, además, ha madurado y ha enriquecido el espacio con una oferta más marcada y personal fruto, probablemente, del buen hacer y del propio intercambio con los clientes, enriqueciendo de esta manera su propio ‘imaginario librero‘. Todo ello hecho con los pies en el suelo y siendo conscientes del hecho de que ‘si no hay pasta no hay proyecto’.

garoa_donosti_1

Un rato antes, me había acercado por primera vez a la Re-Read de Donosti que está casi a la vuelta de la esquina de Garoa.

Me quedé asombrado. No ya por el orden, clasificación y volumen del fondo que ya lo conozco de otros ‘espacios’ Re-Read, sino también por la apuesta y puesta en escena en el propio local que me pareció fantástica, invitando claramente a dejarse llevar por el tiempo que los libros vayan marcando, sin ninguna prisa ni agobio.

Libros nuevos en un caso y usados en otro, pero perfectamente arropados y contextualizados en espacios que invitan a ir más allá de los años y usos de vida de los ejemplares y permanecer en los espacios.

Son, como bien dice en Clarín Verónica Abdala, después de hacer un recorrido por unas cuantas librerías de Buenos Aires, pequeños placeres de la vida del lector que uno espera poder seguir permitiéndose.

Las librerías son de los lectores

//platform.twitter.com/widgets.js

Un gusto poder disfrutar ayer de la conversación a varias voces entre libreros en el Koldo Mitxelena.

NoLlegiu, Tipos infames, Ler Devagar, Altair y Garoa, sabia y astutamente moderados por Jordi Carrión, nos ofrecieron sabiduría y reflexión en ricas píldoras experienciales.

Unas pinceladas de las mismas que no está de más repetir.

La paternidad de las reflexiones no creo que importe en este caso.

  • Las librerías siempre han sido espacios de hibridación.
  • Las librerías siempre han sido espacios conversacionales y las conversaciones, a veces, acaban creando librerías.
  • Quien trabaja en una librería acaba desarrollando una doble mirada que ve a través de ojos no coincidentes: el ojo del lector y el ojo del librero.
  • El ejemplar de un libro es distinto en función de los contextos en que se encuentra.
  • Librerías con ‘parroquianos’.
  • Librero como hacedor de contactos.
  • Libreros que intentan hacer realidad sus imaginarios.
  • Si ‘pasan cosas’ la gente viene a la librería.
  • Librerías con probadores y con tiempo para comparar…
  • ¡Hay que combatir la tiranía del excel!
  • Conviene saber de dónde se viene para enfocar la mirada hacia el futuro.
  • Sin lectores no somos nada.
  • Quizás haya ya que hablar de Lectorerías.

Compromiso final

En cuanto pueda me escapo a ver y conocer todos los proyectos que giran en torno a Ler Devagar. Se admiten compañeros de viaje

Quien tenga gana y posibilidades de seguir reflexionando y conversando en torno a las librerías, el 12 de mayo se puede acercar por Madrid a la Jornada organizada por la Fundación Santillana, la Embajada de México y el Instituto de México en España.

 

Ícaro: de La Granja a Segovia

Ya hace casi tres años la librería Garoa de Zarautz se instaló en Donostia, abriendo así un segundo espacio en el bario de Gros. El tránsito del pueblo a la ciudad.

Ahora, la librería Ícaro que llevaba años en La Granja, abre también en Segovia.

//platform.twitter.com/widgets.js

Interesante este proceso a pequeña escala de librerías con un claro componente cultural que durante unos cuentos años se han movido fuera de las capitalidades provinciales y que se atreven a dar el salto a espacios con mayor centralidad y más volumen de población tras un proceso de trabajo y reflexión.

La clave, con variantes, es básicamente la misma:

Las librerías que han sabido mantener ese espíritu de proximidad, de cercanía al lector, al que aconsejan, recomiendan o guían, han capeado mejor la crisis. El cliente lo agradece mucho.

Luego, lógicamente, como toda buena receta, tiene sus variantes y cada maestrillo librero aplica su librillo.

¡Larga vida!

Seguro que pasará a formar parte del ‘Mapa de las librerías amadas