Gesto por la paz. Palabra e imágenes

Escribía hoy a la mañana Imanol Zubero

Acabo de comprar en Cámara los dos libros en los que Gesto por la Paz resume su historia.
No voy a leerlos aún. Por ahora disfruto de su tacto, de su cuidada aunque sencilla edición.
Hojearlos me hace revivir recuerdos que tienen más de 25 años.
Y hoy me inclino a pensar que Emily Dickinson tenía razón…

Temo a la persona de pocas palabras.
Temo a la persona silenciosa.
Al sermoneador, lo puedo aguantar;
al charlatán, lo puedo entretener.
 
Pero con quien cavila
mientras el resto no deja de parlotear, 
con esta persona soy cautelosa.
Temo que sea una gran persona.
Añado:
Hoy a la tarde he pasado yo también por Cámara a recoger los ejemplares que encargué el sábado después del último gesto (5. m. Acto o hecho.6. m. Rasgo notable de carácter o de conducta.)
Ahora que se produce el adiós de la organización, pero queda el poso de lo hecho y vivido vuelvo la vista a los orígenes que hace algo menos de un año recordaba El País.

El origen. Fue en noviembre de 1985 cuando el colegio Escolapios de Bilbao decidió salir de su recinto para protestar en plena calle por los atentados de ETA. Su valiente ejemplo no tardó en reproducirse en otras zonas de la capital vizcaína y localidades limítrofes con gente anónima que motivó, ya en 1986, el nacimiento de Gesto por la Paz como coordinadora. Tres años después se produjo la confluencia con la Asociación por la Paz de Euskal Herria, que de un modo similar había surgido en el entorno de San Sebastián.

Y me quedo cavilando y recordando sin añoranza, con buen sabor de boca y con el silencio y discreción de alguna gente que posibilitó también una locura hecha realidad desde la sencillez y el compromiso ético.

Se fue como vino.

La historia del origen (pag. 15 del enlace)

Nos vamos como vinimos….

lo escribe Ricardo Ibarra y lo comparto tal cual porque es la misma sensación que he tenido hoy a la mañana en la Plaza Circular y él la ha expresado estupendamente.

Nos vamos como vinimos: como ciudadanos absolutamente anónimos, absolutamente plurales y absolutamente libres.
Como ciudadanos de a pie, hemos hecho todo lo que estaba a nuestro alcance para hacer frente al fenómeno de la violencia y a sus indeseables efectos.
Desde la infinita solidaridad con las víctimas, que encarnaron el ataque que iba dirigido contra todos nosotros, hasta la exigencia para que el Estado de Derecho fuera escrupuloso en su respuesta ante el terror, Gesto por la Paz siempre ha desarrollado actitudes y pensamientos que pudieran servir para compartir los mínimos éticos de la convivencia.
Poder decir adiós con este esplendor en la conciencia, constituye la parte jubilosa de nuestra celebración.
Proclamamos nuestro orgullo por haber podido formar parte de ese grupo de gente que supo levantarse de la postración ética que sufría nuestra sociedad para emprender el camino hacia el horizonte de la dignidad humana”.
Un largo aplauso, un último minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de ETA y la suelta de globos blancos en forma de paloma con las alas extendidas (el símbolo que presidía todas sus pancartas), han puesto fin al acto y a la trayectoria de 28 años de nuestro colectivo pacifista.

Gesto por la paz se despide mañana

Allí donde empezó terminará.

Allí donde estuve la primera vez, volveré a estar.

Mañana 1 de junio a las 12:00 en la Plaza Circular.

gestoEl pasado 4 de mayo, la Coordinadora Gesto por la Paz acordó su disolución y anunció que realizaría un acto de despedida de la sociedad que va a tener lugarel próximo sábado 1 de junio.

 
Hace casi 28 años, concretamente el 26de noviembre de 1985, se realizó el primer gesto en la plaza Circular de Bilbao. Allí tuvo lugar esa primeraconcentración de 15 minutos bajo los mismos criterios que se han mantenidohasta el final: contra todas las muertes,en silencio, desde la pluralidad… Enaquel momento, se plantó una semillaque no paró de crecer por todos los rincones de Euskal Herria, en todas las dimensiones de respeto a los derechoshumanos y entre todo tipo de conciencias.
 
Gesto por la Paz no lo ha formado un grupo humano especialmente numeroso.Sin embargo, sí fueron muchos miles de personas las que vieron su concienciaremovida ante nuestras convocatorias, nuestros actos, nuestrosposicionamientos públicos, nuestras actitudes… y muchas de ellas, aunque solofuera una vez, se sumaron a un gesto, a una manifestación, acudieron a unacharla, reflexionaron tras leer un artículo… A todas ellas, a las que se haninvolucrado directamente en Gesto y a lasque participaron en diferentes formascon esta organización, les invitamos el sábado, 1 de junio, a compartir conGesto por la Paz su adiós definitivo.
 
A las 12’00h., en la plaza Circular de Bilbao donde se realizó el primer gesto, comenzará este acto de despedida. Será,como todos, un acto sencillo en la calle, donde siempre hemos estado. Intervendrán cuatro personas: Mikel Mancisidor -ámbito asociativo-, Lourdes Pérez -medios de comunicación-, Iñigo Lamarca -Ararteko- e Iñaki García Arrizabalaga -hijo de víctima del terrorismo-. Después de dichas intervenciones, dos miembros de Gesto por la Paz leerán en castellano y euskera el manifiesto de despedida. Se guardará un minuto de silencio y se realizará un acto simbólico final.
 
 
COORDINADORA GESTO POR LA PAZ DE EUSKAL HERRIA
EUSKAL HERRIKO BAKEAREN ALDEKO KOORDINAKUNDEA
 
28 de mayo de 2013

Gesto por la Paz. Terminando-siguiendo

Bien está lo que bien acaba para iniciar-seguir algo nuevo.

Estuvimos los de siempre y alguno más. Todos bienvenidos.

Me quedo en este cierre-continuación además de con los saludos, los abrazos, las caras quizás más sontientes que otras veces con dos artículos de reflexión.

El primero el de José Luis Zubizarreta aparecido hoy en El Correo y el Diario Vasco que bajo el título de ‘Honradez y coherencia’, quizás dos de las palabras claves que han marcado la trayectoria de Gesto.

Dice al final del mismo:

Por fin, todos lo hemos aceptado: «Matar a un hombre por una idea no es defender una idea, sino sólo matar a un ser humano».

Gesto por la Paz no volverá a convocarnos a la calle. Pero, en paralelismo, quizá, con quien ha sido su antítesis, ni se disuelve ni se desarma. Mejor que así sea, pues aún le queda una importante tarea por hacer. Nadie podrá, en efecto, elaborar un relato más acertado de lo que en este país ha sucedido que quien mejor entendió lo que en él estaba sucediendo mientras sucedía.

El segundo, el de mi amigo Xabier publicado hace unos días en El País que incluye otros dos rasgos de Gesto: Digniddad y decencia cuando afirma:

La dignidad de Gesto llega incluso a la forma de encarar su final. Ha declarado Lortu dugu! El futuro es nuestro y ha decidido desaparecer. Ha demostrado que nunca equivocó su análisis, ni a la hora de enfocar el problema real de la violencia en Euskadi ni a la de encarar su propio futuro. Ha sabido mantener la distancia prudente entre un silencioso Gesto prepolítico que casi nada reclamaba, pero que se hacía oír de forma ensordecedora. Gesto por la Paz ha sido en sí mismo un aparente oxímoron, casi una contradicción en sus propios términos, porque parecía imposible reclamar la paz con el silencio. Pero sí lo era.

En unos momentos en los que con ingeniería meramente procedimental algunos organismos se atreven a reñirnos porque dicen que se ponen demasiadas trabas a un proceso que está en marcha y otros porque dicen que no nos enfrentamos a él con la suficiente firmeza, Gesto ha sido, sobre todo, un organismo decente, de los más decentes quizás, porque dice Margalit que una sociedad es decente cuando sus instituciones no humillan a sus miembros, ni las personas se humillan entre sí. Gesto ha sabido vivir y desarrollarse decentemente y más decentemente sabrá disolverse.

Me ha hecho, además, una ilusión especial encontrarme en el mismo a Itzi Cantera. ¡Qué tiempos aquellos!

 

 

 

¿La última manifestación?

Ya hace unos días Gesto por la Paz comunicó su decisión de convocar la que se desea sea su última manifestación que se celebrará el 11 de febrero a las 17:30, saliendo de la Plaza del Sagrado Corazón de Bilbao.

En el comunicado de convocatoria siendo conscientes de que el trabajo no está terminado se señalan cinco mensajes claros:

– Nunca caer en el olvido.

– Construir de manera consensuada las bases éticas de un relato mínimo compartido.

– Favorecer la reconstrucción de la convivencia.

– Continuar con la defensa de la separación de conflictos.

– Respetar los derechos de los presos.

Animamos a quienes siempre estuvieron tras las pancartas que pedían la paz; a quienes sólo lo hicieron alguna vez, pero compartían nuestras exigencias; a quienes nunca lo hicieron por miedo o por pereza; a toda la ciudadanía que quiere
un futuro libre y en paz a que acuda el sábado, 11 de febrero para sumarse a todas estas reclamaciones de futuro y para celebrar que, por fin, lo hemos conseguido.

¿La última manifestación? ¡Ojalá!

Si quereis adheriros, esta es la dirección:
Link Formulario Castellano: http://goo.gl/ynwWg
Link Formulario Euskera   : http://goo.gl/Qeg6t

Mañana Acto de solidaridad con las víctimas

Esta nueva situación de cese definitivo de la violencia de ETA desgraciadamente no resuelve las trágicas consecuencias que se han generado tras más de cuatro décadas de muerte y destrucción. Tanto las víctimas directas y sus familiares marcados para siempre, como una sociedad gravemente convulsionada que necesariamente ha de recomponerse, nos sitúan en un escenario en el que es imprescindible dar pasos para que el recuerdo se imponga al olvido y para que de  ningún modo caigamos en la tentación de pasar página como si nada hubiese ocurrido. Sólo su memoria nos permitirá crear un futuro con dignidad, justicia y libertad.