Gesto por la paz. Palabra e imágenes

Escribía hoy a la mañana Imanol Zubero

Acabo de comprar en Cámara los dos libros en los que Gesto por la Paz resume su historia.
No voy a leerlos aún. Por ahora disfruto de su tacto, de su cuidada aunque sencilla edición.
Hojearlos me hace revivir recuerdos que tienen más de 25 años.
Y hoy me inclino a pensar que Emily Dickinson tenía razón…

Temo a la persona de pocas palabras.
Temo a la persona silenciosa.
Al sermoneador, lo puedo aguantar;
al charlatán, lo puedo entretener.
 
Pero con quien cavila
mientras el resto no deja de parlotear, 
con esta persona soy cautelosa.
Temo que sea una gran persona.
Añado:
Hoy a la tarde he pasado yo también por Cámara a recoger los ejemplares que encargué el sábado después del último gesto (5. m. Acto o hecho.6. m. Rasgo notable de carácter o de conducta.)
Ahora que se produce el adiós de la organización, pero queda el poso de lo hecho y vivido vuelvo la vista a los orígenes que hace algo menos de un año recordaba El País.

El origen. Fue en noviembre de 1985 cuando el colegio Escolapios de Bilbao decidió salir de su recinto para protestar en plena calle por los atentados de ETA. Su valiente ejemplo no tardó en reproducirse en otras zonas de la capital vizcaína y localidades limítrofes con gente anónima que motivó, ya en 1986, el nacimiento de Gesto por la Paz como coordinadora. Tres años después se produjo la confluencia con la Asociación por la Paz de Euskal Herria, que de un modo similar había surgido en el entorno de San Sebastián.

Y me quedo cavilando y recordando sin añoranza, con buen sabor de boca y con el silencio y discreción de alguna gente que posibilitó también una locura hecha realidad desde la sencillez y el compromiso ético.

Se fue como vino.

La historia del origen (pag. 15 del enlace)

Nos vamos como vinimos….

lo escribe Ricardo Ibarra y lo comparto tal cual porque es la misma sensación que he tenido hoy a la mañana en la Plaza Circular y él la ha expresado estupendamente.

Nos vamos como vinimos: como ciudadanos absolutamente anónimos, absolutamente plurales y absolutamente libres.
Como ciudadanos de a pie, hemos hecho todo lo que estaba a nuestro alcance para hacer frente al fenómeno de la violencia y a sus indeseables efectos.
Desde la infinita solidaridad con las víctimas, que encarnaron el ataque que iba dirigido contra todos nosotros, hasta la exigencia para que el Estado de Derecho fuera escrupuloso en su respuesta ante el terror, Gesto por la Paz siempre ha desarrollado actitudes y pensamientos que pudieran servir para compartir los mínimos éticos de la convivencia.
Poder decir adiós con este esplendor en la conciencia, constituye la parte jubilosa de nuestra celebración.
Proclamamos nuestro orgullo por haber podido formar parte de ese grupo de gente que supo levantarse de la postración ética que sufría nuestra sociedad para emprender el camino hacia el horizonte de la dignidad humana”.
Un largo aplauso, un último minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de ETA y la suelta de globos blancos en forma de paloma con las alas extendidas (el símbolo que presidía todas sus pancartas), han puesto fin al acto y a la trayectoria de 28 años de nuestro colectivo pacifista.

Gesto por la paz se despide mañana

Allí donde empezó terminará.

Allí donde estuve la primera vez, volveré a estar.

Mañana 1 de junio a las 12:00 en la Plaza Circular.

gestoEl pasado 4 de mayo, la Coordinadora Gesto por la Paz acordó su disolución y anunció que realizaría un acto de despedida de la sociedad que va a tener lugarel próximo sábado 1 de junio.

 
Hace casi 28 años, concretamente el 26de noviembre de 1985, se realizó el primer gesto en la plaza Circular de Bilbao. Allí tuvo lugar esa primeraconcentración de 15 minutos bajo los mismos criterios que se han mantenidohasta el final: contra todas las muertes,en silencio, desde la pluralidad… Enaquel momento, se plantó una semillaque no paró de crecer por todos los rincones de Euskal Herria, en todas las dimensiones de respeto a los derechoshumanos y entre todo tipo de conciencias.
 
Gesto por la Paz no lo ha formado un grupo humano especialmente numeroso.Sin embargo, sí fueron muchos miles de personas las que vieron su concienciaremovida ante nuestras convocatorias, nuestros actos, nuestrosposicionamientos públicos, nuestras actitudes… y muchas de ellas, aunque solofuera una vez, se sumaron a un gesto, a una manifestación, acudieron a unacharla, reflexionaron tras leer un artículo… A todas ellas, a las que se haninvolucrado directamente en Gesto y a lasque participaron en diferentes formascon esta organización, les invitamos el sábado, 1 de junio, a compartir conGesto por la Paz su adiós definitivo.
 
A las 12’00h., en la plaza Circular de Bilbao donde se realizó el primer gesto, comenzará este acto de despedida. Será,como todos, un acto sencillo en la calle, donde siempre hemos estado. Intervendrán cuatro personas: Mikel Mancisidor -ámbito asociativo-, Lourdes Pérez -medios de comunicación-, Iñigo Lamarca -Ararteko- e Iñaki García Arrizabalaga -hijo de víctima del terrorismo-. Después de dichas intervenciones, dos miembros de Gesto por la Paz leerán en castellano y euskera el manifiesto de despedida. Se guardará un minuto de silencio y se realizará un acto simbólico final.
 
 
COORDINADORA GESTO POR LA PAZ DE EUSKAL HERRIA
EUSKAL HERRIKO BAKEAREN ALDEKO KOORDINAKUNDEA
 
28 de mayo de 2013

Gesto por la Paz. Terminando-siguiendo

Bien está lo que bien acaba para iniciar-seguir algo nuevo.

Estuvimos los de siempre y alguno más. Todos bienvenidos.

Me quedo en este cierre-continuación además de con los saludos, los abrazos, las caras quizás más sontientes que otras veces con dos artículos de reflexión.

El primero el de José Luis Zubizarreta aparecido hoy en El Correo y el Diario Vasco que bajo el título de ‘Honradez y coherencia’, quizás dos de las palabras claves que han marcado la trayectoria de Gesto.

Dice al final del mismo:

Por fin, todos lo hemos aceptado: «Matar a un hombre por una idea no es defender una idea, sino sólo matar a un ser humano».

Gesto por la Paz no volverá a convocarnos a la calle. Pero, en paralelismo, quizá, con quien ha sido su antítesis, ni se disuelve ni se desarma. Mejor que así sea, pues aún le queda una importante tarea por hacer. Nadie podrá, en efecto, elaborar un relato más acertado de lo que en este país ha sucedido que quien mejor entendió lo que en él estaba sucediendo mientras sucedía.

El segundo, el de mi amigo Xabier publicado hace unos días en El País que incluye otros dos rasgos de Gesto: Digniddad y decencia cuando afirma:

La dignidad de Gesto llega incluso a la forma de encarar su final. Ha declarado Lortu dugu! El futuro es nuestro y ha decidido desaparecer. Ha demostrado que nunca equivocó su análisis, ni a la hora de enfocar el problema real de la violencia en Euskadi ni a la de encarar su propio futuro. Ha sabido mantener la distancia prudente entre un silencioso Gesto prepolítico que casi nada reclamaba, pero que se hacía oír de forma ensordecedora. Gesto por la Paz ha sido en sí mismo un aparente oxímoron, casi una contradicción en sus propios términos, porque parecía imposible reclamar la paz con el silencio. Pero sí lo era.

En unos momentos en los que con ingeniería meramente procedimental algunos organismos se atreven a reñirnos porque dicen que se ponen demasiadas trabas a un proceso que está en marcha y otros porque dicen que no nos enfrentamos a él con la suficiente firmeza, Gesto ha sido, sobre todo, un organismo decente, de los más decentes quizás, porque dice Margalit que una sociedad es decente cuando sus instituciones no humillan a sus miembros, ni las personas se humillan entre sí. Gesto ha sabido vivir y desarrollarse decentemente y más decentemente sabrá disolverse.

Me ha hecho, además, una ilusión especial encontrarme en el mismo a Itzi Cantera. ¡Qué tiempos aquellos!

 

 

 

¿La última manifestación?

Ya hace unos días Gesto por la Paz comunicó su decisión de convocar la que se desea sea su última manifestación que se celebrará el 11 de febrero a las 17:30, saliendo de la Plaza del Sagrado Corazón de Bilbao.

En el comunicado de convocatoria siendo conscientes de que el trabajo no está terminado se señalan cinco mensajes claros:

– Nunca caer en el olvido.

– Construir de manera consensuada las bases éticas de un relato mínimo compartido.

– Favorecer la reconstrucción de la convivencia.

– Continuar con la defensa de la separación de conflictos.

– Respetar los derechos de los presos.

Animamos a quienes siempre estuvieron tras las pancartas que pedían la paz; a quienes sólo lo hicieron alguna vez, pero compartían nuestras exigencias; a quienes nunca lo hicieron por miedo o por pereza; a toda la ciudadanía que quiere
un futuro libre y en paz a que acuda el sábado, 11 de febrero para sumarse a todas estas reclamaciones de futuro y para celebrar que, por fin, lo hemos conseguido.

¿La última manifestación? ¡Ojalá!

Si quereis adheriros, esta es la dirección:
Link Formulario Castellano: http://goo.gl/ynwWg
Link Formulario Euskera   : http://goo.gl/Qeg6t

Mañana Acto de solidaridad con las víctimas

Esta nueva situación de cese definitivo de la violencia de ETA desgraciadamente no resuelve las trágicas consecuencias que se han generado tras más de cuatro décadas de muerte y destrucción. Tanto las víctimas directas y sus familiares marcados para siempre, como una sociedad gravemente convulsionada que necesariamente ha de recomponerse, nos sitúan en un escenario en el que es imprescindible dar pasos para que el recuerdo se imponga al olvido y para que de  ningún modo caigamos en la tentación de pasar página como si nada hubiese ocurrido. Sólo su memoria nos permitirá crear un futuro con dignidad, justicia y libertad.

El futuro de Gesto por la paz

El 22 de Octubre Gesto por la Paz celebró tras el anuncio de ETA una concentración bajo el lema ‘Lo hemos conseguido’.

Queda ahora abierta la reflexión sobre cuál debe ser su futuro.

Aquí van algunas pinceladas de reflexión.

1. Gesto nació para intentar marcar con claridad la decisión que algunos tomaban sobre la vida de los otros y que suponía una situación de no retorno: el asesinato.

2. ETA ha anunciado en octubre ‘el cese definitivo de su actividad armada’ del cual se puede concluir que si todo avanza por donde la mayoría social desea no habrá más asesinatos.

3. La triste historia de Euskadi y las idas y vueltas creo que deben hacernos moderadamente cautos ante las palabras y más cuando Gesto nació no para situarse ante las palabras sino antes unos hechos concretos: el asesinato.

4. Si este, el asesinato, desapareciera, creo que Gesto como tal organización perdería su razón de ser. Comparto en este sentido tanto la reflexión de Imanol Zubero como el ir dando pasos sin prisa.

5. Gesto y los ciudadanos que lo conforman tienen un amplio bagage en la reflexión y acción alrededor de la muerte y la violencia que no debe ser dejada de lado, pero probablemente su visualización deba ser otra. Si no hubiera habido muerte y asesinato Gesto no hubiera nacido. Si deja de haberla tampoco se debería seguir.

6. Cualquier decisión que se tome deberá hacerse con la suficiente distancia de las posiciones que adopten los distintos partidos políticos. Fue significativo y positivo la no presencia de los mismos en el último Gesto como quereindo dejar claro y reconociendo por su parte la autonomía crítica que la ciudadanía debe tener.

7. Quizás no convenga olvidar que Gesto nació hace 25 años de otro Gesto. El que realizaban los Artesanos por la Paz seguidores de Lanza del Vasto.

8. Los gestos se deben adecuar a los tiempos y quizás para que nazcan nuevos otros deben desaparecer que siempre es mejor que mutarse en algo que se puede convertir sólo en mueca.

9. Las bodas de plata, los 25 años siempre son un buen momento para celebrar y reflexionar.

 

 

 

Emotivo Gesto… por la paz

Ayer los viejos roqueros de Gesto nos juntamos en el Arriaga.

Fue un acto emotivo donde afloraron más los sentimientos que lo racional. Quizás solo se puede responder desde lo emocional.

Cuando desde hace más de 25 años se está un día sí y otro también saliendo a la calle para en silencio constatar lo único que es irremediable, la muerte, desde el silencio contenido es normal que de repente afloren todas las lágrimas de la emoción.

Lo dicho fue un momento emocional de encuentro. Necesario. Con más abrazos y lágrimas que palabras. Con alegría contenida.

Ayer lo único que se quería encadenar y cerrar de manera definitiva eran las pancartas que durante todos estos años se han desplegado para que no puedan volver a abrirse jamás.

De lo aparecido ayer en prensa me quedo con un par de cosas:

1. La reflexión de Pedro Ugarte. Recojo los tres párrafos finales:

Sin embargo, entre el delito y el error, entre la trasgresión objetiva de la ley y la mecánica de la equivocación, se halla el espacio de la conciencia, ese lugar del que el hombre moderno huye como de la peste, aterrado ante la posibilidad de verse sin retoques ante el espejo. Cómo podemos reconciliarnos si nadie recuerda el fundamento de la reconciliación. Cómo podemos asumir que hemos obrado mal cuando se nos enseña que ya no existe el mal. Cómo perdonar a nadie si en la escuela ni se menciona siquiera la palabra perdón.

Los conflictos escenográficos que va a traer el cese de la violencia son una mera consecuencia del castrado universo moral en que vivimos. Por eso, al margen de él, de espaldas a él, en contra de él, yo susurro a mis hijos que nunca dejen de saberse responsables de sus actos, que el mal y el bien existen, aún más, que ambos anidan dentro de ellos, y que deben ser leales a su conciencia antes que a los charlatanes del camino. Les recuerdo que son seres imperfectos y que a lo largo de la vida harán daño a sus semejantes, a veces conscientemente y a veces sin querer. Y que el único modo de liberarse del mal que hayan infligido será pidiendo perdón. Del mismo modo en que, cuando ellos hayan sido dañados, la verdadera paz sólo será posible si tienen el coraje y el valor de perdonar.

Ya, hoy día todo esto suena extraño. De hecho nadie puede entenderlo. Nadie recuerda qué quiere decir, ni siquiera Quién lo dijo. Lástima.

2. Una foto en la portada de El País donde quizás por primera vez se recoja como en un ayuntamiento gobernado por Bildu (Gernika) se borran determinado tipo de pintadas.

Señalo finalmente una cosita del comunicado de ETA que me ha llamado la atención. La referencia es siempre o a la ciudadanía vasca que siempre en su individualidad es el sujeto final en democracia y no al pueblo vasco.

Actualización.

Texto que se leyó en la concentración.

Hoy sábado a las 12:00 en el Arriaga con Gesto por la Paz

La Comisión Permanente de Gesto por la Paz ha decidido convocar una rueda de prensa el sábado, 22 de octubre. En ella haremos una valoración del comunicado -bueno, del significado del comunicado-, expresaremos nuestro agradecimiento a quienes se lo han ganado a pulso y hablaremos de futuro.
Hemos pensado que esta rueda de prensa no puede ser como las demás: la tenemos que hacer entre todos y creemos que la tenemos que hacer EN LA CALLE, donde Gesto por la Paz ha sido. La calle que conquistamos para la paz y la libertad.
Por ello, os invitamos a que el sábado a las 12’00 h. Bueno, no, OS PEDIMOS por favor que vengais mañana a la  Plaza del Arriaga en un acto de celebración del fin del terrorismo.
Allí estaremos
========================================
Carta de Maixabel Lasa:


Egunon. Buenos días a todos. Ante el anuncio que la organización terrorista ETA hizo público ayer de cese definitivo de la actividad armada, quiero señalar varias cosas. 

1. Entiendo muy bien los sentimientos de desazón, inquietud, preocupación e 
incredulidad que, con mayor o menor intensidad, pueden atenazar en estos momentos el ánimo de muchas personas que han sufrido la lacra del terrorismo. No podemos desprendernos del todo de la sensación de estar viviendo un sueño irreal. Nos cuesta creer que ésta vez sí, sea la de verdad. Estos sentimientos son la consecuencia lógica de una historia de muerte, dolor y enorme sufrimiento, así como de las decepciones sufridas en anteriores ocasiones.

2. Por otra parte, me hago eco también de la preocupación sentida por un amplio sector de las víctimas del terrorismo que contemplan con un cierto grado de escepticismo este proceso de final de la violencia, temiendo que cualquier clase de impunidad pueda manifestarse a lo largo del mismo. En tal sentido, quiero subrayar de manera vehemente mi rechazo rotundo a un final con impunidad para quienes han causado tantísimo dolor y sufrimiento en nuestra sociedad, al tiempo que reitero mi compromiso personal absoluto con el trabajo y la lucha por evitar un final ignominioso para los que más han padecido el sinsentido de la violencia. 
  
3. En ese sentido, quiero transmitir un mensaje de serenidad y confianza absoluta en la actuación del Estado de Derecho y de sus instituciones. Quiero decir, con toda claridad, que las instituciones y la sociedad vasca, en su conjunto, no vamos a permitir que la impunidad y la indecencia moral se abran paso al calor de una noticia por la que hemos estado suspirando tanto tiempo. No vamos a permitir que la historia se cuente al dictado del verdugo o al dictado de los que han justificado o consentido la barbarie cometida. 
No olvidamos que se ha matado en nombre del pueblo vasco. Justamente, por ello, los vascos y las vascas estamos obligados a preservar un relato en el que hablen, sobre todo, las víctimas.

4. Tenemos derecho a la esperanza. Nosotras, que tanto hemos perdido, hemos ganado, no obstante, el derecho a un  futuro mejor para nosotras y nuestros hijos. Un futuro en el que la verdad, la justicia y la memoria de lo acontecido constituyan los principios morales que hagan de la sociedad vasca, una sociedad más justa, más compasiva y máslibre. Tenemos derecho a la esperanza y tenemos derecho a ser felices en un nuevo tiempo que no tenga vuelta atrás. Y ese tiempo de futuro se ha abierto ya con el anuncio del fin del terrorismo. Su derrota es el triunfo de la democracia y de los demócratas. Los ciudadanos inocentes, por fin, hemos conquistado la libertad. Es por ello que hoy tenemos un motivo para la alegría y esperanza, que serán plenas el día que se produzca la disolución de ETA, cuya exigencia aprovecho para reiterar una vez más.

5. Entremezclados los sentimientos de alegría y esperanza con el recuerdo y la emoción, hoy más que nunca me vienen a la cabeza los nombres de Juan Mari, José Luis, Juan Manuel, Isaias, Santi, Miguel Angel, Fernando, Mikel, Eduardo, Jose Ignacio, Gregorio, Inaxio, Joxe Mari, Joseba, Enrique, Ernest, Jesus Mari, Froilán, Jerónimo, Diego, Carlos, Maria José, Daniel, Maite, Ramón, Daniela,  Rafael, Juan, Jean-Serge….y así hasta casi 900 nombres a los que hoy quiero recordar diciendo. Gogoan zaituztegu. Os tenemos en el recuerdo y en nuestros corazones. Muchas gracias.   

Mobuzz y Gesto. ¿Dónde está la innovación?

Empiezo a escribir con la duda que se mantendrá  hasta el final de no saber en qué jardín se mete uno.

En la red estos últimos días ha existido bastante ruido en relación a lo ocurrido con MobuzzTv. Ruido que al final no ha dado excesivas ‘nueces sociales’, 30.000 euros aproximadamente. El modelo final de solución que todavía desconozco para ser la del capital inversor. Así que tengo la sensación de que en esta ocasión la red social ha sido mero soporte técnico, pero ha ayudado poco al cambio de modelo de negocio y de gestión. En buena lógica habría que pensar que no debiera haber sido lo mismo una gestión aupada y apoyada en multitud de aportaciones voluntarias que la que se sustenta en unos inversores. Por lo menos a mí me resulta difícil de ver y entender como iguales por mucha red que haya por medio.

Al mismo tiempo recibí un correo de Gesto por la Paz en el que se comunicaba la acuciante y delicada situación económica que está atravesando.

Personalmente me sigue pareciendo más innovador el Proyecto de Gesto por la paz. No sigue habiendo todavía en este país nada más innovador que enfrentarse con la fuerza de la palabra a la muerte que sigue estando presente . No sigue habiendo nada más innovador que tejer sociedad civil sin capital por detrás desde la horizontalidad.

Así que un servidor ante la opción de ver dónde ponía el dinero ha optado por la innovación de la vida y se lo ha dado a Gesto en su apuesta del Todo o Nada.

Al fin y al cabo yo puedo vivir con un medio de comunicación menos. Se me hace más duro vivir con una persona menos al lado.

Quedará la pregunta. ¿Son comparables las categorías? Pues desde el punto de vista de ver dónde aporto mi dinero o mi tiempo, por ejemplo, sí ya que lo que pongo en un sitio no tengo para ponerlo en el otro.

Así que os animo a apostar por la Innovación sin miedo a saber al mismo  tiempo que cualquier asociación, iistitución o empresa puede desaparecer en cualquier momento por haber perdido su razón de ser.

Seguimos reflexionando

brossapistola.jpg

 

Pienso y reflexiono con el artículo de hoy de Imanol en el País.

Me asombro y me entristezco ante muchas de las reacciones que han provocado las aclaraciones de Patxi López ante lo que pasó ayer en Arrasate. Muchas, de personas que habitualmente no comentan otras entradas parecen más reacciones de fanáticos en el sentido dado por Amos Oz cuando dice que

De una forma u otra, el fanático está más interesado en el otro que en el sí mismo por la sencillísima razón de que tiene un sí mismo bastante exiguo o ningún sí mismo en absoluto…. El fanatismo comienza en casa. Precisamente por la urgencia tan común de cambiar a un ser querido por su propio bien…Con frecuencia comienza con la urgencia de vivir la propia vida a través de la vida del otro. (Amos Oz; Contra el fanatismo; Siruela, pag. 27-29)

 

Me maravilla porque creo que nadie más ha contado los hechos en primera persona y los ha puesto de su puño y letra por escrito, pero es lo mismo sigue habiendo gente con ganas de bronca desmedida.

Me asombra la fuerza y el coraje de la hija ya hecha mujer de Isaías con sus declaraciones que he escuchado hoy al mediodía.

Veo caras, muchas caras conocidas que mañana votarán distinto pero votarán en la concentración de Gesto por la Paz.

concentraciones.JPG

Todavía entre la gente del PSE se ven los ojos rojos pero también se palpa serenidad. Mucha serenidad he visto hoy. Mucha tristeza también. Tristeza que ya adelantaba hoy un crítico de cine habitual en las páginas de un medio local cuando al entrar a un bar al que parece entrar con frecuencia por la familiaridad con la que hablaba con el camarero decía que “hoy se siente triste a Bilbao”.

Y seguimos reflexionando sobre la cobardía de los que siempre se esconden para quitar la vida para los cuales pedimos justicia no venganza que algunos parecen, casi, gritar.

 

Todas las clases de venganza son pecado…no hay venganza lícita. Sólo tenemos derecho a la justicia…pero nadie tiene derecho a la venganza. (Sandor Márai; La mujer justa; Salamandra, pag. 354)