¿El ebook muere para dejar paso al gamebook? Todo tiene sus consecuencias

Cinco notas telegráficas y una moraleja de domingo lluvioso y frío.

  1. En lo digital parece que el book dejará de ser importante y dará paso al game. Aquellos editores que están de sorpaso hacia el nicho real de negocio mantienen el postureo del book del mismo modo que hicieron las tecnológicas en el intento de sorpaso fallido del papel al digital.
  2. Amazon, ya dijo hace tiempo que los libros electrónicos no eran libros y su cabeza y estrategia estaba más cerca del entretenimiento.
  3. En el mundo de los móviles y las apps parece que también se es más de Games que de Booksapp_games_books
  4. Ya hemos señalado además recientemente que el peso real del libro en los entornos digitales y de movilidad es tendente al decrecimiento y la irrelevancia y de escaso interés para las punto.com y las empresas de comunicación. ¿Qué dirán los falsos profetas que incluso preveían el fin de las librerías?
  5. Es posible que esta deriva digital lleve a la resurrección de los poco justos que queden como lectores del libro en papel.

Moraleja: Nunca te fíes de los profetas de la muerte ajena. Suelen llevar escondido en su interior deseos de grandeza propia y ansias de fracaso ajeno. Siéntete siempre más cerca de la vida pequeña y cotidiana.

Escribe Imanol Zubero en El libro como relación y la librería como nodo en la ciudad posmoderna que podrás leer en el próximo número de la Revista Texturas, el 29:

Leer nos incorpora a tramas relacionales en las que las librerías constituyen un espacio relevante. Perderse estos espacios, prescindir de esos ejes relacionales, abandonar esos ecosistemas habitando en exclusiva el mundo inmaterial de la compra y/o lectura a través de mediaciones y artefactos digitales, no dejará de tener consecuencias.

 

 

http://emma.io/wp-content/uploads/2015/12/Penetracion_Uso_Apps_ES_2015.pdf (página 16 y 19)

El futuro pasa, también, por lo digital y por los supermercados

El número de 8 de Junio de Livres Hebdo está plagado de reflexiones y llamadas de atención. Ahí van algunas de ellas:

Hachette está prepararando una estrategia digital global 2008-2011.

– Creación de una filial de audiolibros con Albin Michel y France Loisirs. El procentaje del audiolibro en Francia se estima en el 1% del mercado global, unos cuarenta millones de euros. Nosotros esperamos detentar el 15 o 20%. En Estados Unidos representa del 6 al 8% del mercado global del que el 30% puede ser por medio de descarga. El beneficio neto ronda del 14 al 16,5%

– Norman Lidofsky, presidente de la dirección comercial de Penguin . “Nos quedan dos o tres años antes de sufrir verdaderamente el impacto de lo digital”.

– En Estados Unidos la cifra de negocio aguanta gracias al alza de los precios.

– Portavoz de Random House. “Además de continuar editando libros, buscamos productos con contenidos digitales, no solamente e-books, sino sobre todo productos diferentes que no procedan solamente de la transferencia de contenidos, sino que permitan ampliar nuestro campo editorial”….”Hay grandes oportunidades para el libro  en los supermercados y almacenes de alimentación que llegan a consumidores que no frecuentan generalmente las librerías”.

– Patti Hughes, vicepresidente y director comercial de marketing de Holtzbrinck USA. En un mercado global estancado, los mercados especiales se han convertido  en increiblemente importantes para los editores”.

– Librerías independientes en Estados Unidos: el 10% del mercado, frente al 15% hace siete años.

– Oren Teicher, director delegado de la ABA.
“El futuro de las librerías por la puesta en marcha de su competencia y su pasión que implica una muy fuerte inserción en el tejido local. Para ser competitivo es necesario mejorar todos los servicios a los clientes: no se pueden quedar parados detrás de la caja registradora…

– Jack Jensen. “Si fuera librero me concentraría en la fidelización de mis clientes, crearía una comunidad de lectores, ofrecería nuevos servicios… Cuando se va a una libreria más allá de comprar libros se hace para vivir una experiencia humana.

– El 48% de los usuarios de e-book (¿recuerdas Julen lo que hablábamos sobre los “inconscientes culturales” que nos  funcionan sin querer a la hora de los análisis?) declaran preferir leer sobre pantalla que sobre papel. Esta tasa llega al 58% entre los lectores de 17 y 21 años.

– Laurent Picard, codirector de Bookeen  estima en 50 millones de dolares en 2006 el mercado de libros digitales comprados por particulares. “Los particualres representan un mercado de nicho que progrese a un ritmo del 30% anualmente y que debería explotar con el desarrollo de los nuevos soportes”.

– Julien Ulrich, director general de Virgin Mega. “En el mundo del libro se evoca el desarrollo de los ebooks, las webs
piratas…pero considerándolos como señales lejanas. Igual que los profesionales de la música en el 2001.

– La respuesta dependerá de la capacidad de cada uno de adaptarse y responder a las nuevas necesidades. Para la edición, el reto está en responder a la parición de nuevos modos de lectura. Para la difusión distribución, con la parición de un nuevo oficio, agregador, cuya vocación es la de simplificar los acuerdos entre editores y libreros (comenzando por la identificación y adaptación de los formatos digitales…). Y para las librerías, no sólo la capacidad de vender los textos bajo diferentes formatos, sino también la de aportar valor añadido y servicios específicos.

John Mcnamee, presidente de la EBF. No sabemos cuándo llegará el cambio (¿dos, cinco años?), pero el mismo no tiene vuelta atrás. Supondrá que el 10 o el 15% del mercado cambiará de soporte. Pasara del papel al digital. Las librerías no pueden perder ese 10%. Es necesario por lo tanto prepararse para seguir el cambio de tendencia. ¿Cómo hacerlo?

En una próxima entrada.