Los seguidores del préstamo digital sufren un serio descalabro.Segunda oleada de la ‘fe bibliotecaria’.

Sigue abierta la encuesta que lanzamos a principios de agosto.

La evolución de los datos en función de las contestaciones recibidas es francamente sugerente en relación a la semana anterior.

Por un lado, salen a la luz los primeros ateos

Es más significativa la bajada en cinco punto de los seguidores del préstamo digital que no llegan en estos momentos ni al 10%. ¿será que el veranito llama al papel?

Ligero aumento, del 25% al 27,3%, de los creyentes y no practicantes.

febibliotecaria_segundaoleada

Más comentarios que van llegando:

– Imprescindible!!! La tengo delante de casa y no me sacan de allí ni con agua caliente.

– Padre, en ocasiones veo bibliotecas donde lo más parecido a la digitalización son las huellas dactilares de los niños en las ventanas.

– Desgraciadamente, y como proveedor ocasional de las mismas, soy librera, descreo profundamente de la labor de las bibliotecas públicas, cada vez más. Y las observo con tristeza infinita y desesperanza total. Gestoras de tres al cuarto que solicitan sin parar lo que lectoras de dudosa calidad les solicitan: betsellers varios, libros infantiles sin mayor interés, novelas de serie B que con toda seguridad no pasarán el filtro de los años, pocos. A todas nos gusta el buen rollito de pensar en la democratización de la cultura como si la cultura hubiera sido alguna vez un asunto de masas. Claro está que habría que discutir sobre qué entendemos por cultura. De momento, el dinero, poco, de nuestros impuestos, los de todos, se va por la cloaca que los rácanos exigen siempre abierta pues así se ahorran los quince o veinte eurillos que les costaría el librito de calidad dudosa que quieren leer; simplemente porque lo han visto en la lista falsa de los más vendidos que publican los periódicos o porque se los recomienda una anónima desde una paginita del World Wide Web. ¡Vamos! todas una autoridad de la nadería y el despropósito; aunque hay excepciones.

Hasta finales de agosto puedes participar y hacer llegar tu opinión

No llegan ni a la mitad las creyentes y practicantes en la Fe bibliotecaria

Tranquilos, tranquilos, mantendremos todo el mes de agosto abierta la encuesta que lanzamos este miércoles pasado, pero os iremos dando los viernes una panorámica de la evolución de los datos junto a algunos de los sabrosos comentarios que algunas de las personas que van contestando nos hacen llegar y que nos ayudan a mantener el sentido del humor tan necesario.

Lo dicho, hasta la fecha, hay dos datos que llaman la atención:

  • No hay ningún ‘ateo bibliotecario’ hasta la fecha.
  • Los creyentes y practicantes no llegan al 50%

Seguir leyendo “No llegan ni a la mitad las creyentes y practicantes en la Fe bibliotecaria”

¿Huele a muerto por su seriedad el sector del libro?

Roberto Calasso refiriéndose a los editores escribía:

Si la actividad del editor no es sacudida con frecuencia por una carcajada quiere decir que hay algo que no funciona. Entonces, si nuestra vida de editores no nos ofrece suficientes ocasiones para reír, esto significa sólo que no es suficientemente seria. Roberto Calasso; La marca del editor; Anagrama, pag. 126)

Es algo que quizás se puede aplicar no sólo a los editores, sino a todas las personas que trabajan en el sector del libro.

El sector del libro español (incluyendo el vasco, gallego, catalán, andaluz y demás)  tiende a serio, estirado, con cierto sabor a rancio y con menos peso en su conjunto que, por ejemplo El Corte Inglés por no irnos lejos.

Si, al fin y al cabo, nos movemos en un sector que, siguiendo a Julieta Lionetti, ni nos va a hacer ricos, ni va a ser disruptivo,

¿no es mejor tomarnos todo con un poquito más de alegría vital? Al fin y al cabo al editor sí que diría Einaudi o al editor consistente, siguiendo a Calass,o le queda como tarea atender a una tribu dispersa de personas a la búsqueda de algo que sea literatura, sin calificativos, que sea pensamiento, que sea investigación (también estos sin calificativos)… (Roberto Calasso; La marca del editor; Anagrama, pag. 146. Y estos es más divertido que andar pensando en papel o en digital y demás tonterías varias que sólo interesan a los que se creen consultores visionarios de algo que, al final, como señala Manuel Gil acaban viviendo de una economía de los bolos que tiene poquito que ver con el sector. Los libreros, algunos con los que hemos hablado, están cansos también de lo viejunas, aburridas, tristes y quejosas que parecen parte de las estructuras gremiales. ¡Vamos! que son poco divertidas y que para no reírse mejor llorar la pena en soledad o buscarse el divertimento fuera.

Las bibliotecas parecen montárselo mejor ya que, por lo menos, se nos ofrecen, así nos lo cuenta Librosfera, como fábricas de fantasías sexuales y eso ya mola más. Así que, un poco de divertimento, de risa y de humor nunca está de más.

Y sigan contestando la encuesta que el domingo haremos un primer adelanto de los resultados recibidos.

Desde Trama siempre hemos mantenido la importancia de los Estados de ánimo así que ¡que no decaiga la fiesta y menos en estas fechas!

Librero con humor

Si hay algo que debemos intentar que no nos falte es el humor y la capacidad de encontar el otro lado a las situaciones que toca vivir.

La Librería Cámara por lo que nos cuenta Imanol parece haberle dado un poco la vuelta enfrentando además de lleno los posibles problemas de liquidez y proponiendo nuevos modelos y fórmulas de pago.

Siempre se empieza por algún lado.

Humor y fanatismo

El sentido del humor es un gran remedio. Jamás he visto en mi vida un fanático con sentido del humor. Ni he visto que una persona con sentido del humor se convirtiera en un fanático, a menos que él o ella lo hubieran perdido…. Tener sentido del humor implica habilidad para reirse de uno mismo. Es relativismo, es la habilidad de verse a sí mismo como los otros te ven, de caer en la cuenta de que, por muy cargado de razón que uno se sienta y por muy terriblemente equivocados que estén los demás sobre uno, hay cierto aspecto del asunto que siempre tiene una pizca de gracia. Cuanta más razón tiene uno, más gracioso se vuelve. (Amos Oz; Contra el fanatismo; Siruela, pag. 32-33)