Txetxu Barandiarán: “Debemos mover el foco desde los soportes hasta los lectores”

Con motivo del encuentro Librerías 400 años después, celebrado en mayo de 2016, Pedro de Alzaga me realizó una sosegada y amplia entrevista.

Me gusta y comparto el titular que ha seleccionado y que he escogido para titular esta entrada.

Escribe Pedro: Txetxu Barandiarán es un consultor y asesor cultural que tiene las ideas muy claras sobre el futuro del sector del libro, en el que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional, sobre el resto de un sector cultural que describe inmerso en profundos cambios y paradojas. No obstante, un mensaje optimista prevalece en su discurso: “Todas aquellas empresas e instituciones que han sido capaces de girar su punto de vista del soporte al área de conocimiento acabarán ganando”. Barandiarán lamenta el poco tiempo que la situación actual deja para la reflexión sobre la obra cultural -“Me da cierto vértigo esta rapidez continua y esta huida hacia delante que deja poco tiempo para el poso que toda experiencia necesita”- y espera un futuro “lleno de conversaciones enriquecedoras para las personas (…) y de espacios físicos donde nos podamos encontrar”.

Aquí podéis ver y oír la entrevista.

Gustosamente escucharé y leeré otras opiniones y sugerencias sobre lo dicho y planteado en la misma.

Anuncios

Cultura e industria. ¿Quién debe subordinarse?

galde_15El número 15 de la revista Galde trae un excelente dossier que lleva por título Cultura y Crisis, paisajes tras la tormenta.

El dossier se abre con una entrevista a que Santiago Burutxaga ha realizado a Enrique Bustamante, miembro del Consejo Editorial de la Revista Texturas (23-28).

En la misma Enrique Bustamente realiza algunas afirmaciones y reflexiones que creo sugerentes para estos tiempos que corren.

Antes de ir con ellas recomiendo el resto de artículos que recogen la opinión sobre distintas perspectivas de Eduard Miralles, Jaron Rowan; Luisa Etxenike, Beatriz Barreiro Carril, Aintzane Larrabeiti y Xavier Fina, Xabier Aierdi, Antonio Rivera, María Ptqk y Pello Gutiérrez.

Ahí van algunas de las reflexiones-afirmaciones de Enrique Bustamante:

  • La subida del IVA al 21%, uno de los más altos de Europa, ha penalizado a las familias en su peor momento, además de crear una discriminación arbitraria entre sectores, ya que la industria del libro y de la prensa escrita se ha mantenido en el IVA reducido. El mensaje implícito sería: “solo es cultura el mensaje escrito, no el audiovisual ni las otras artes”.
  • Me molestan esas lecturas economicistas de la cultura que dicen que es débil porque está atomizada en muchas pymes y creadores autónomos. La cultura debe ser así: plural, socializada, con muchos creadores. No debe identificarse como otro sector económico moderno en el que los grandes grupos controlan el mercado.
  • Lo grave no es que la cultura escrita se debilite, sino que las desigualdades socioeconómicas aumenten la desigualdad y la fragmentación en el acceso a una cultura de calidad.
  • Hay una confusión en los gobiernos conservadores, pero también en los socialdemócratas, entre política cultural y política industrial… la política industrial debería siempre quedar subordinada a la cultura como derecho democrático.
  • La Marca España refleja muy bien el papel que el PP asigna a la cultura: ser una mercancía complementaria a las multinacionales españolas.
  • Cuando llegó la crisis todavía había más de veinte proyectos de museos de arte contemporáneo pendientes de ejecución, mientras que los existentes no podían pagar los contenidos y a duras penas, el coste del personal.

….. Leed el dossier. Creo que os merecerá la pena…

 

¿Nos damos ya por enterados de que la cultura les es indiferente?

Ayer, ni vi ni escuché el debate.

Creo que aproveché mejor el tiempo disfrutando de una charla pausada con amigos mientras disfrutábamos de algún vinito y los efluvios nos iban llevando a conversar sobre las culturas y las formas de afrontar el final de la vida.

Nos vamos haciendo mayores y los que tenemos todavía padres, madres o personas cercanas que nos superan en edad, los vamos teniendo de manera continuada ante esa puerta que se abre y cierra a su antojo.

Así que hoy a la mañana, cuando me he paseado por las redes sociales me he encontrado la constatación permanente de la no aparición de la cultura en el discurso y en las líneas clave de los candidatos.

Conviene tener claro que probablemente lo que ayer no salió puede tener básicamente dos razones: o no les interesa per se, o no interesa porque no aportará votos de manera sustancial. Vamos que ni siquiera será el grano que ayudará al compañero.

Así que me da la sensación que entre las palabras con las que abrió Juanjo Puigcorbé las recientes Jornadas de Interacció y lo que ayer ocurrió en el debate hay todo un abismo casi insalvable.

Juanjo reclamó el papel de la cultura como la cuarta pata del Estado de Bienestar. Ayer, por lo que parece, nos tuvimos que conformar con un taburete de tres.

Creo que más que echar balones fuera y cargar contra los políticos puede tener un cierto sentido realizar una mirada interna. Quizás encontremos algunas posibles explicaciones de por qué esto es así.

Lo voy a hacer siguiendo el hilo de algunas de las intervenciones que hubo en Interacció que me dan pie para señalar como mínimo 10 posibles causas.

  1. La primera ya la señalé en el resumen de urgencia que hice. Ahora la reformularía así: los sectores de la cultura no han pensado ni se han preocupado de manera habitual y constante ni de los creadores, ni de la ciudadanía. Han sido siempre en sus propuestas de un gremialismo tal que han conseguido finalmente un rechazo social y político al plantearse ellos como fin y no como meros mediadores.
  2. El cambiazo que hemos dado desde la crítica de Adorno a la industria cultural a las ‘happyflowers’ industrias culturales y creativas. Hemos pretendido que el simple paso del singular al plural nos ponga en movimiento de la pasividad y el consumismo a la maravilla de la acción y la innovación. Ni ha colado ni ha calado porque no deja de ser una involución tramposa neobohemia, neoliberal y alabada por el utopismo tecnológico. ¿Cómo es posible que la industria cultural estigmatizada llega a ser en su forma plural, Industrias culturales y creativas, un símbolo de esperanza en el postcapitalismo?
  3. De tanto hablar, influenciados por ‘lo digital’, de cómo será el futuro y cómo será la realidad nos hemos convertido en incapaces de saber cómo es realmente la realidad.
  4. Hay una gran desconexión de la ciudadanía con la cultura. Si la ciudadanía no participa en el proceso de diseño de las políticas seguirá lejos de las mismas.
  5. Hemos puesto, ingenuamente y siguiendo la estela de algunos discursos dominantes, el punto de mira en las externalidades de la cultura (PIB, retorno de inversión…) aceptando con ello lo que Adorno cuestionaba. Midamos y pongamos en valor primero lo intrínseco, los valores consustanciales y públicos. Luego veamos las externalizaciones. Aquí sí que el orden de los factores altera el producto.
  6. La cultura y sus instituciones pueden duplicar los procesos de exclusión (económica y cultural). Sin educación la exclusión seguirá en aumento. Las prácticas están unidas al mundo de las ideas. es necesario pensar conjuntamente las políticas culturales y educativas.
  7. Las políticas culturales, en el mejor de los casos solo inciden en el 15% de la vida cultural de las personas. Son por lo tanto  a fecha de hoy irrelevantes para los ciudadanos más todavía si ellos no participan en el diseño y desarrollo de las mismas.
  8. Dejemos de hablar de industria, industrias. Hablemos, en el mejor de los casos, de empresas que refleja de manera más realista la estructura de un sector, o sectores, formado en el 95% de los casos por micropymes y autónomos que se mueven en muchas ocasiones en situación precaria. Dejemos de ser presuntuosos y sectoriales. El mestizaje, lo pequeño y la transversalidad provocan y generan proyectos diferentes.
  9. Tratemos a las personas como ciudadanos y públicos que es la óptica del respeto; no como consumidores que es la óptica del capital y del aprovechamiento.
  10. Hagámonos de nuevo, como plantea Xavier Fina, las preguntas esenciales, las preguntas por el sentido. Probablemente en esta falta de reflexión profunda, en este confundir datos con conocimiento, tenemos una de nuestras penitencias que tiene como consecuencia el que nos convirtamos en irrelevantes. Tan irrelevantes como los floreros chinos decorativos.

En digital: música y audiovisual por delante del sector del libro

Lo leí hace poco. No recuerdo dónde. Alguien tuvo la ocurrencia de decir en relación a la lectura que lo que habrá que enseñar en un futuro será a leer en imágenes. Algo que si se piensa desde la lógica de las pantallas tiene bastante sentido, pero que no es algo nuevo.

Ahora bien, me da la sensación de que el sector del libro tiene poco que decir sobre eso. Hay otros sectores de la cultura más sabios

Ahí va un ejemplo de cómo creo que, por lo menos en Euskadi, la industria cultural de la música y del audiovisual llevan a la del libro alguna ventaja; bien porque ya han sufrido en sus carnes y lo siguen haciendo de manera más directa las consecuencias de los cambios de algunos paradigmas; bien porque hay personal más espabilado y más dinámico; o, por ambas cosas y algunas más, a la vez.

Del 20 al 30 de Octubre se celebra en Bizkaia el BIME. Este es su tercer año. Es un evento ‘ferial’ joven, pero si dais un vistazo al programa de actividades profesional y a los ponentes veréis que es igualito al Liber ¿no?

BIME

Si ya nos vamos al ‘meneo’, pues más envidia.

En el marco del mismo EIKEN, el cluster del audiovisual en Euskadi va a presentar el estudio Audiovisual y contenidos digitales: un metasector innovador en Euskadi. No sé si pillais esta alianza y estas sintonías entre Cine y Música bastante más ambiciosas del acuerdo firmado en Liber Rodando páginas.

eiken

En fin… ¡mucho que aprender, pero no sé yo si hay muchas ganas!

Los subsectores de la música y el audiovisual nos pasarán por la derecha y la izquierda. Los usuarios se pegarán cada vez más a las pantallas, pero no para leer. Empiezan ya a existir algunos datos claros. Las grandes empresas que nacieron desde el sector del libro, pero que ahora son ‘multi’ se reposicionarán. Ya lo vienen haciendo.

¿Y los demás?

Pues probablemente desde la dimensión de gran volumen a verlas venir y buscando los micronichos como locos.

Y, algo importante. La idea original, no vino de la parte institucional sectorial, ni de la administración, sino de la empresa privada pura y dura.

lasttour

La subida del IVA para los inteligentes

El ministro Wert debe tener un alto concepto de la cultura y parece que a mejor concepto más IVA toca.

Wert dice:

“Tengo toda la confianza -ha insistido- en que esas industrias afectadas por este cambio en la tributación van a saber combinar de la forma más inteligente y más beneficiosa para la cultura española la posibilidad de absorber una parte del impuesto; evidentemente, otra parte tendrá que ser trasladada (a los consumidores)”.

Algunas conclusiones que se pueden sacar de sus declaraciones:

– Es malo mostrarse como inteligente porque te zumban con IVA.

– ¿Las industrias no afectadas con esta subida dejarán de ser culturales (léase el libro) o es que no son suficientemente inteligentes?

Parece en cualquier caso que esto ha generado algunos movimiento en el sector promoviendo la creación de la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural. ¿Estarán en la misma alguna de las asociaciones del sector del libro? y ¿con qué cara les mirarán los demás?

Las razones que da el ministro Wert son en su tono y forma poco abiertas al hecho cultural:

Se ha hecho porque se tenía que hacer, porque la situación de caída de los ingresos públicos ha llevado a eso.

Quizás haya que recordar que los ingresos públicos viene del movimiento que generan en gran parte los ingresos privados que ya llevan tiempo en caída casi libre. O dicho de manera más sencilla: sin ingresos privados no habrá ingresos públicos. En cualquier caso en la lógica del ministro, en la medida que sigan disminuyendo los ingresos públicos, que lo seguirán haciendo, tocará más subida de IVA, así que quizás convenga irse preparando para ello o, sino, darle una vuelta a utilizar el libro con el 4% como elemento de cobro-entrada a los espectáculos.

¿No sería posible que la compra de un libro me permitiera la entrada a un espectáculo? La entrada en este caso sería un añadido. En el fondo es algo muy parecido a lo que ya se ha hecho en otras ocasiones con los libro-disco. El texto es una excusa para que el IVA sea otro. Aquí sería algo parecido. Aseguraría, además, una venta importante de libros que quizás trastocara las cifras actuales de comercialización y, además, sería posible que muchos de esos libros fueran leídos porque habría un público objetivo interesado.

El PSOE tampoco parece tenerlo muy claro. Leo hoy

PSOE señala que la subida del IVA a la Cultura es “un doble ataque a los profesionales y al derecho ciudadano”

Consecuencias parecidas_

– El libro y los museos no son cultura.

– Habrá que esperar ‘fumando’ a las ocurrencias que pongan en marcha. Por favor: que sean para todo el sector de la cultura y que tengan sentido para todos que ya basta de tratos de favor fruto del pasilleo y quizás de otros acuerdos que nada tienen que ver directamente con la cultura.

Seguiremos mientras tanto en interrogante. Cultura, ¿qué cultura?

Inténtenlo con esta prueba de agudeza visual. ¿Qué tiene más valor cultural de estos productos y qué tipo de Iva aplicaría a cada uno?

Industrias culturales en Euskadi. Miradas

Ayer se presentó a los medios el estudio ‘Miradas. Una lectura analítica de los datos de las Artes e Industrias culturales‘.

El estudio se ha realizado desde el Observatorio Vasco de la Cultura y ha sido coordinado por ICC Consultors.

Antes de entrar en algunos detalles quiero aprovechar este espacio para agradecer el trabajo tanto de los técnicos del Observatorio como el de ICC. Xavi y Aintzane, como caras visibles de ICC, son una estupenda contraparte que nos plantean y sugieren siempre alternativas nuevas y propuestas interesantes. Quizás a veces les volvamos locos, pero la experiencia por mi parte de estos años de trabajo tanto con los técnicos como con ICC está siendo francamente gratificante.

Me centro en el estudio de Miradas y no os voy a aburrir mucho, porque creo que es novedoso y ayuda entre otras cosas a superar el ‘ombliguismo sectorial’.

Lógicamente la base del mismo son los estudios sectoriales realizados con productores y programadores de Artes escénicas, productores y exhibidores de Artes Visuales, programadores musicales, industria del disco, industria del libro (editores y libreros) y la industria audiovisual.

Los datos son de 2009. Se está haciendo ahora el estudio con datos de 2011 y existía uno anterior menos ampli con datos de 2007.

Hasta ahora no habíamos buscado algunos ejes trasversales que nos permitieran buscar algunas comparativas entre los sectores desde el convencimiento de que es necesario que los sectores se abran entre sí, se miren unos a otros y puedan ir construyendo sinergias o aprendiendo y conociendo la situación de sus primos-hermanos porque nunca se sabe por dónde va a venir el futuro.

Esto es lo que básicamente aporta este primer estudio de Miradas que tras aportar unos primeros datos generales sobre el conjunto de las Industrias culturales centra luego la atención en 7 lecturas trasversales:

  1. Asimetrías
  2. Cultura en vivo frente a cultura reproducible
  3. Evolutivava del volumen económico
  4. Cultura en euskera
  5. Dependencia y peso de la iniciativa pública
  6. Renovación e internacionalización
  7. Género

Creo que el esfuerzo hecho ayuda a:

– Relativizar y contextualizar a cada uno de los sectores y subsectores estudiados

– Destruir algunos mitos sobre el volumen de ayudas públicas que recibe la cultura frente a otros sectores

– Tener una primera idea del peso que la misma en su conjunto tiene como sector

Un miniresumen visual lo tenéis aquí