Los editores contentos con el gobierno. Los libros son ‘los chuches’ de Rajoy

Ayer nos tuvimos que comer un menú hecho a la medida de los mercados que Mariano nos sirvió y propuso como única posibilidad.

Nos dice que no le gusta, pero eso no es problema porque nos lo tenemos que comer los demás.

De lo sucedido me preocupan varias cosas:

– La sensación del ‘sinremedio’ que parece cala con profundidad como fuerza desmovilizadora.

– La falta de propuestas serias desde la izquierda como si el miedo nos tuviera atenazados.

– El silencio poblacional más allá de los gritos de protesta que pueden llegar a ser desmovilizadores.

– Podríamos seguir….

En el ámbito de la cultura el asunto también es serio por lo que tiene de insolidario entre los sectores.

Me refiero en concreto al sector del libro que es el únio no pagano de lo que está ocurriendo y se va de rositas sin siquiera hacer ningún guiño solidario hacia el resto de los sectores que son discriminados.

Resulta casi insultante leer la ‘actitud colaboracionista‘ de los editores que poco tiene que ver con el papel de la cultura y con las demandas de otros sectores.

No creo que la noticia del mantenimiento del 4% del Iva para el papel que no para la cultura sea positiva ‘per se’.

Cada uno, al final, deberá dar respuesta de sus silencios, sus amistades, componendad y contradicciones.

Yo por ahora prefiero pagar y apoyar con mi compra por una buena obra de teatro, por un buen disco por un concierto o por una película que por un sector que sigue tirando libros sin ton ni son al amparo de un paternalismo legislativo que solo encubre intereses empresariales nada culturales.

Si fuuera la cultura el interés que les moviera seguro que saldrían a los escenarios a acompañar y apoyar a los otros sectores culturales.

El sector del libro ya se movilizó en su momento para pedir el Iva reducido en lo que a ellos les interesaba. ¿Serán ahora capaces de tener miras más amplias?

Lo dudo. Ahora ya sabemos a qué se refería Rajoy cuando hablaba de ‘los chuches’

Actualización

¿Por qué no reflexionar y proponer conjuntamente un IVA Cultural que es lo que ya pidió el Senado hace años?

La volatilidad del IVA

El sector del libro de creación, literatura, ensayo, infantil-juvenil… está en una profunda situación de crisis.

Te empiezas a encontrar ya alrededor tuyo de personas y empresas que lo empiezan a pasar francamente mal por la caída de las ventas que se producen además en una situación de decrecimiento claro del sonsumo cultural y de no encontrar todavía modelos nuevos y nítidos de negocio en los nuevos entornos.

En esta situación, además, parece que no todos juegan con las mismas cartas.

En la trampa de los mercados globales, pero con normas locales, algunos grandes se aprovechan con claridad.

El caso de Amazon, sirva como ejemplo, es sangrante en ese poder hacer negocio aquí, pero pagando los impuestos de allí lo cual le genera automáticamente un diferencial de benficio del 15% que vuelve a poner en solfa de una manera u otra el artículo 9 de la Ley del Libro.

Si como parece el Iva del libro va a subir la ganancia de Amazon aumentará y los impuestos recaudados aquí disminuirán proporcionalmente a las gancias que Amazon tenga.

Nos encontramos por lo tanto no ya con un problema de dimensión cultural, sino económica.

Esta reflexión me la había trasladado ya hace tiempo un librero.

No sé cuál es el camino más sensato para abordarla, pero es claro que no se puede mirar para el otro lado aunque me temo que el sector en su conjunto dará, tristemente, la callada por respuesta.

¿Iva reducido sea cual sea el soporte?

Parece que esta es la línea que se va a ir imponiendo a futuro: sea cual sea el soporte de lectura el IVA será el mismo.

Ahora bien cuál será el futuro: ¿el reducido, 7%, o el superreducido, 4%, que es el que actualmente tienen los libros en soporte papel?

Y ¿qué pasará con los soportes de otros contenidos culturales? ¿serán discriminados y tendrá otro tratamiento?

De todas maneras, tal y como  señala Livres Hebdo, todavía hay mucha tela que cortar:

Les ministres des Finances de l’Union européenne ont accepté de réintroduire le livre audio dans la liste des produits pouvant bénéficier d’une TVA à taux réduit.

La Suède, d’où toute l’affaire était partie, a fait preuve de constance et de détermination sur le sujet : son ministre des Finances a réintroduit le livre audio dans la liste des produits pouvant bénéficier d’une TVA à taux réduit, et ses vingt-six collègues de l’Union européenne réunis hier à Bruxelles ont accepté sa proposition.Réunis dans le cadre du conseil Ecofin, les vingt-sept ministres des Finances des pays membres de l’UE discutaient hier mardi 10 mars de la liste des biens et services pouvant bénéficier d’un taux de TVA réduit.

L’affaire était mal engagée pour le livre audio : l’Allemagne qui menait l’opposition à la demande française de réduction sur la restauration avait finalement accepté de laisser passer ce point, à condition d’éliminer tous les autres produits et services qu’il était prévu d’ajouter à la liste, dont le livre audio.

La Tchécoslovaquie, qui préside l’Union, avait présenté un ordre du jour dans ce sens. La Fédération des éditeurs européens avait lancé un appel de protestation, au côté de l’Union européenne des aveugles.

D’ultimes tractations ont permis de réintroduire le livre audio, au milieu de quelques autres exceptions, dont les ponts au Portugal. Même si le processus de négociation n’est pas encore totalement bouclé, il ne devrait plus y avoir de revirement à ce stade.

Une fois la décision formellement prise au niveau européen, chaque pays sera ensuite libre de transposer ou pas cette disposition dans sa réglementation fiscale.

2009 ¿Año del libro electrónico?

Leo en El Periódico este avance de predicción sobre el 2009 como ‘año de explosión-extensión’ del ebook en España.

Ha habido una afirmación que, por lo sorprendente, me ha llamado poderosamente la atención.

– Santos Palazzi, Director General del Área de Mass Market de la Editorial Planeta, afirma: “Para empezar es necesario establecer si un e-book es un libro, y por lo tanto cuál es su IVA y si se le aplica el precio fijo“. Me pregunto si habrá leído la ley o hará una interpretación distinta de la misma. En la misma, en su artículo 2 se dice expresamente: Se entienden incluidos en la definición de libro, a los efectos de esta Ley, los libros electrónicos y los libros que se publiquen o se difundan por Internet o en otro soporte que pueda aparecer en el futuro”. Repito: preocupante que un ejecutivo de uno de los grandes grupos, el más grande, españoles no tenga claro lo que la ley establece a no ser que vuelva a ser un movimiento para volver a plantear un cambio de ley. En estos momentos parece que está establecido que el ebook es un libro y por lo tanto qué IVA y qué sistema de precio se debe aplicar. Nos queda la duda de si es ‘un tirar la piedra y esconder la mano’ lo que ha pretendido hacer Santos Palazzi. No olvidemos las declaraciones de José Manuel Lara en mayo.

Por otro lado recientemente y en relación también al precio fijo aparecía en Livres Hebdo lo que podríamos considerar como ‘ la contra’ en relación al soporte que es cuando el conjunto de elementos que acompañan al teórico soporte tienen un valor superior al mismo llevando a plantear modelos de IVAs mixtos.

Ocurre que hasta la fecha el resto de soportes digitales para contenidos que pueden ser culturales (música, audiovisual) está grabado en España con un IVA distinto. Hay otro elemento más a tener en cuenta: se comercializa o se puede comercializar por un lado el soporte vacío y por otro el contenido. ¿Cuál debe ser la política de IVAs? Si nos atenemos a lo que parece quiere decir el texto legal sería la del cuatro por ciento que, además, supondría un importante abaratamiento tanto del contenido como del soporte.

La situación vuelve, de alguna manera a ser reflejo de los intereses enfrentados entre las industrias y de la incapacidad existente por las prisas que son malas conjereas de hacer una ley acorde a la situación y a los cambios que se avecinaban.

Quizás Santos Palazzi habría acertado si demostrando conocimiento de la ley hubiera señalado la insuficiencia o las contradicciones de la misma.

Al sector le aparece ya a principio de año otra patata caliente. Los editores tienen ya una que les está quemando que es su incapacidad para afrontar con cierta coherencia la sucesión en la Federación.

Había quien hace un mes, en Guadalajara,  se consideraba con posibilidades de ‘cargo’. Había también quienes allí mismo decían que ‘nasti de plasti’.

No está mal del todo, las ‘situaciones calientes’ nos permitirán vivir un invierno más atemperado en lo climatólogico.