La inconsistencia, por ahora, de los algoritmos como ‘entes propositivos’. Espejitos de colores

Quizás mi amigo Jorge tenga parte de razón cuando me dice que : Me da que tienes un problema con los algoritmos…

El hecho es que parte de las propuestas que me hacen tanto instagram como facebook me tienen desorientado y hacen aumentar mi excepticismo ante la posible capacidad propositiva de interés basada en el big data y en los algoritmos.

En el caso de instagram es bastante frecuente que me sugiera como posibles intereses de conexión personas que puede que estén dadas de alta pero que no han publicado nada.

En facebook ocurre algo parecido al ofrecerme también como posibles conexiones de interés personas que pueden llevar más de un año sin haber puesto nada en su perfil.

Así que fruto de la primera constatación escribía hoy en Facebook:

Es curioso, el algoritmo de Instagram me invita a seguir a gente que no pública. Es como invitarte a caminar hacia la nada digital.
¿Será una premonición de lo que nos espera con los algoritmos?

En el mientrastanto entre lo escrito en facebook y esta entrada he podido terminar el número 31 de Texturas y devorar el sugerente y provocativo artículo de Joaquín Rodríguez No data, Big Data, Small Data, Another dataescrito a raíz de la polémica suscitada en el IV Congreso del Libro electrónico de Barbastro.

Joaquín escribe:

Especialistas en inteligencia artificial y hechiceros de los datos nos dicen que mediante el análisis del comportamiento digital de los usuarios, del examen de la traza que sus prácticas digitales dejan tras de sí –ya sean sus hábitos de compra en la Red, sus preferencias temáticas de lectura, sus pautas de consulta y subrayado, su velocidad de lectura, su propensión a compartir unos contenidos u otros, que son las cosas que a día de hoy denotan nuestro rastro personal en la Red–, cabe pronosticar y predecir el comportamiento lector y las preferencias de compra de un individuo determinado. Es posible que el algoritmo que sintetice esas normas de comportamiento vaticine con acierto la eventual conducta de unos pocos, pero el problema es que descuida el de la inmensa mayoría…. Los evangelistas del Big data saben que dejamos indicios digitales tras cada visualización, compra o intercambio, que esas muestras son mensurables y pueden revelarnos, potencialmente, patrones de comportamiento. El problema se produce, claro, cuando el supuesto Bigdata no es más que un pequeño y triste Little data, suficiente quizás para calmar las ansias mercantiles de los editores y publicitarios, pero radicalmente insuficientes cuando pensamos en políticas públicas de fomento de la lectura,

espejitos-de-colores

Cuando uno ve el escaso valor que tienen las propuestas que por ahora nacen de la explotación de muchos datos y al mismo tiempo constata que otros venden como panacea de la tendencia futura lo que hacen florecer, como por arte de magia, de unos pocos datos, piensa que los ‘espejitos de colores’ siguen estando muy presentes como propuesta para la decisión empresarial.

Y como brillan, todavía parece que siguen atrayendo.

Texturas 31. Empezando la segunda década

portada_texturas_31La semana que viene, si los hados son propicios y nada se tuerce, verá la luz el número 31 de Texturas.

Aquí os dejo el índice completo

Sumario de Texturas nº 31

01_Ápice

–Carta a los impresores; Valery Larbaud

–Carta a los lectores; Martí Soler

02_Cartela

–A fondo perdido. La edición oficial en la Comunidad Valenciana; Guillermo Quintás Alonso, Leticia Rodríguez Torrado & Rafael Quintás Soriano

–Libreros novohispanos; Tomás Granados Salinas

03_Traviesa

–Un paseo por el campo; Daniel Goldin

–¿Por qué la gente prefiere gastarse el dinero en un par de pantalones y no en un libro?; Jaime Fernández Martín

04_Remate

–Una economía digital sostenible; Javier Gutiérrez Vicén

–No data, Big data, Small data, Another data; Joaquín Rodríguez

–Google Play Books: ‘Bestsellers’; Luis Collado

–La edición académica española a partir de sus metadatos; Elea Giménez-Toledo & Jorge Mañana-Rodríguez

–¿Almacenas o coleccionas?; Lorena Fernández Álvarez

–Librerías que se abren; Marta Magariños

05_Lóbulo

–Libros y webs

Comprar número
Suscribirme a la Revista

Lo más visto en Cambiando de tercio en el mes de diciembre y en lo que va de año…

Los cinco más vistos en diciembre

Los cinco más vistos en lo que va de año

Feliz 2017

Ojalá que parte de las conversaciones a las que desde aquí y las redes sociales te invite sigan teniendo muchos de estas claves en su devenir.

Este es un reflejo de lo recogido en facebook:libro, libreros, librería, compañeros, soñados, independientes, Bilbao, mundo, gracias, años, editorial…

Y, también, nombres de algunas personas que a lo largo de este año han sido importantes…

Cultura, (post)crisis y los futuros probables, preferibles, plausibles y posibles…

La semana pasada además de las jornadas cultura y (post)crisis celebradas en Bilbao miércoles y jueves, en Vitoria-Gasteiz se celebró el martes la jornada organizada por Karraskan “Futuros cercanos” a la que no pude asistir.

También y no es punto menor, el amigo Joaquín Rodríguez o, mejor, sus Futuros (en plural) del libro andaban celebrando los 10 años de vida.

El cruce de lo oído en el caso de cultura y (post)crisis, del texto leído relacionado con Futuros cercanos y el aniversario me aportan algunas ideas que se completan, además, con el dossier de Cultura y crisis que publicó Galde y el inicio de la lectura de Cultura libre de Estado de Jaron Rowan.

Así que ahí van algunas de ellas.

  • Empecemos por lo más antiguo, la entrada con la que Joaquín inició su andadura que decía así: El libro no es una realidad inmutable, un objeto imperturbable. La historia de los soportes de la escritura, de los modos de producción y de su uso y consumo nos muestran que esa realidad es, al contrario, mutable y cambiante. Este blog tratará de reflexionar sobre la naturaleza móvil y versátil de ese soporte y de la industria que lo rodea. Y una reflexión de unos años posteriores… Un futuro plural, por tanto, futuros del libro, y no futuro unívoco y digital.
  • Sigamos por el texto que abrió la jornada Futuros cercanos en el que, entre otras cosas se decía:

Leer más “Cultura, (post)crisis y los futuros probables, preferibles, plausibles y posibles…”

Texturas, 10 años (2006-2016)

Estamos de celebración. El que una revista de pensamiento y cultura alcance en estos tiempos que corren, difíciles, convulsos, contradictorios y apasionantes, los diez años de publicación ininterrumpida es un hecho no insólito pero sí algo poco frecuente en nuestro país. Si además la revista se define como una publicación cultural dedicada esencialmente al universo de la edición y el libro, que en sí mismo es un submundo, nos vemos obligados a recordar las palabras que escribió Joaquín Rodríguez a propósito de este aniversario de Texturas: «Para editar una revista como esta… [no solo]hace falta desconocer el miedo… sino que también es necesaria una temeridad rayana en el desvarío».

Haciendo nuestras estas calificaciones, la aparición del número 1 de Texturas en 2006 llegó precedida de innumerables charlas, conversaciones, paseos casi infinitos, tranquilos y sosegados como nos gusta describirlos, en Santander, Barcelona, Bilbao y Madrid, sin olvidar alguna cita en los Salones del Bosque durante FIL-Guadalajara, que solían tener el colofón las más de las veces en comidas y cenas repletas de complicidades, amistades cruzadas, buenas viandas y mejores digestivos, buscando siempre que las ideas fluyeran.

Poco a poco se fue perfilando la idea de una revista cultural que no viniese a «llenar un vacío», pero sí que colaborase a definir un espacio de análisis, debate, reflexión y opinión crítica respecto al mundo del libro y la lectura, la edición y los procesos de creación en sus diferentes momentos. Que no olvidase los derechos de autor pero tampoco las oportunidades, retos y desafíos que las nuevas tecnologías ofrecían entonces. Una revista que se constituyese en un lugar de encuentro de visiones distintas, que nos permitiese no sólo recibir y compartir información sino donde también reflexionar y confrontar posiciones argumentadas con la intención de proponernos, con hechos y opiniones, el desafío de cuestionarnos continuamente los supuestos paradigmas establecidos. Al finalizar uno de aquellos encuentros, a mediados del año 2006, y como tenía por costumbre cerrar las reuniones en ocasiones similares, alguno de nosotros sentenció: «Una decisión como esta hay que tomarla por la mañana, limpios y desayunados». Y después de aquel primer café del día, hasta hoy. Elaborando los índices cronológico, temático y onomástico que acompañan a este número 30 de Texturas, además de realizar con ello un ejercicio muy gratificante de recopilación, memoria, recuerdos… hemos sido conscientes de que en estos años la revista ha ido creciendo con la participación de más de cuatrocientos colaboradores que han escrito desde postulados y territorios muy diferentes.

Leer más “Texturas, 10 años (2006-2016)”

¡Se agradece!

Que este blog, ya casi abuelo, con doce años de vida que cumplirá el mes que viene, sea todavía recomendado hace ilusión en lo personal y sigue animando en lo profesional.

Blog_Observatori

El detalle ha sido del Observatori Professional del Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya.

Creo que el único ‘abuelete’ que me supera en edad digital, me puedo equivocar, es Lluis Codina.

Y, la compañía, estupenda.

Leer más “¡Se agradece!”

El imaginario librero -11

Venimos de aquí (acceder)

El modelo francés de apoyo a las librerías coordinado por el Centre National du Livre tiene en cuenta la dimensión de referencia cultural.

En las ayudas para préstamos se señala expresamente: interés cultural del proyecto (importancia y calidad del fondo, inserción en la vida cultural local). Dicho criterio se repite en las subvenciones para la creación, desarrollo o reflotamiento de librerías.

En las subvenciones para la ‘puesta en valor’ del fondo de la librería, hay algunas matices sugerentes cuando se señala por un lado que las acciones sólo de firmas de los autores no tienen como tal un valor cultural, sino que es necesario fortalecer el papel cultural local de la librería y su implantación en la comunidad.

En Alemania el sello distintivo Buy local, que explica de una manera más pormenorizada Joaquín Rodríguez en su publicación Las librerías en el mundo, señala entre sus parámetros el siguiente:

Participamos en la vida cultural y nos implicamos socialmente en nuestra región (por ejemplo, mediante el apoyo a proyectos sociales);

 ¿Por qué decimos esto? Algunas de las características y tareas que se señalan relacionadas con esta dimensión cultural sólo se entienden si por parte de la librería:

  • se juega y se apuesta por ser una referencia. Ser referente cultural es una de las demandas
  • se interactúa de alguna manera con el entorno para:
    • apoyar la cultura local
    • ser catalizador de iniciativas políticas y culturales
    • dinamizar la cultura

 Las negritas anteriores reflejan de hecho los matices y concreciones que por parte de los libreros se consideran como adecuadas para jugar ese papel de referencia cultural que supone, de alguna manera, salir del propio espacio de la librería y abrir las puertas de la misma.

Esta incardinación en lo local va más allá de lo señalado sobre la oferta de espacio que hacen las librerías dentro de la estructura comercial de las ciudades y de los pueblos. Somos conscientes, además, que la dedicación de ese espacio, en zonas, en muchas ocasiones importantes, tiene un valor añadido si lo analizamos solamente en función de la variable comercial y de la necesidad, indirectamente, de más espacio, para conseguir rentabilidades semejantes a otras fórmulas comerciales ya que los márgenes brutos de explotación son significativamente menores.

Seguimos aquí