Edición, cultura y gastronomía: el primor artesanal por lo bien hecho

Leo hoy en El País a María Fernanda di Giacobbe, cocinera venezolana, ganadora del primer premio internacional del Basque Culinary.

Me siento más cercano a los planteamientos de las personas cocineras que aparecen en el artículo que a los de muchas que trabajan en el sector del libro.

Tres citas:

  • “Tenemos que usar la cocina como un arma de transformación social”. (Joan Roca)
  • “Los chefs de nuestro tiempo son mucho más que sus recetas. La cultura es el ingrediente más importante para el chef del futuro. La belleza sin la ética no es belleza, por eso cocinar y comer es un acto cultural y todos debemos ser conscientes de ello” (Massimo Bottura)
  • “Estamos empezando a pasar de la ciencia a la conciencia sin, por ello, dejar de ser creativos e innovadores y sin abandonar nuestro compromiso con la excelencia” (Joan Roca)

Dejo para el final, una reciente respuesta de Jorge Herralde en una entrevista que le ha realizado Cinco Días con la que sintonizo.

Un editor sigue siendo un lector atento, receptivo, dispuesto a descubrir nuevas voces, contratarlas y publicar dentro de una editorial con personalidad propia. Un editor se caracteriza por lo que publica pero también por lo que no publica… La tenacidad es una virtud imprescindible en un editor, así como la capacidad de resiliencia.

Más adelante Jorge Herralde señala con claridad la diferencia de negocio entre los grandes grupos y otros editores cuando dice:

Después de estos dos grupos esta Anagrama, Salamandra y otras editoriales. Desde el punto de vista cuantitativo es otro negocio, no los envidio. Nosotros nos caracterizamos por la calidad de los libros que editamos.

Quizás ocurra en el fondo que McDonalds y Burger Kings estén en el mismo negocio que Random y Planeta y Herralde y Salamandra anden más cercanos en visión y calidad a Roca, Bottura y di Giacobbe.

La clave, como siempre, está más en el modelo de trabajo que en las mediaciones:

Lo importante es que tengan un proyecto, que no rebajen el listón, que trabajen con obstinación, con delicadeza, con primor artesanal y sin descuidar los tambores de la promoción.

Y… el papel ahí sigue, y los vaticinadores siguen sin acertar.

Leía este fin de semana unas declaraciones de Jorge Herralde y Luis Miguel Solano en El Mundo que llevaban por título: El siglo XXI también es de papel.

Leo hoy en Media-tics: Ni el papel se muere, ni los libros digitales van a salvar al mercado editorial.

Miro hacia atrás y recupero un texto que escribí allá por el año 2001 y veo como las grandes consultoras ni dieron antes y siguen sin dar ahora en la diana. Es igual, todo se arregla ahora con palabros ingleses y echando la culpa a ‘la realidad’.

No se prevén los primeros beneficios por libro electrónico antes del 2003 en el continente americano y dos o tres años más tarde en Europa. Los analistas de Pricewaterhouse prevén que en el 2004 los libros electrónicos, apartado en el que se engloban los e-books, los títulos descargados de Internet y la impresión bajo demanda, supondrán el 26% de las ventas totales”. La consultora Forrester Research  afirma, por su parte, que en el 2006 más de un 17% de las ganancias editoriales provendrán de los ebooks. Sostiene dicha consultora que los libros electrónicos conseguirán dar un empujón a un negocio que estaba estancado. Porque, además de venderse, potenciarán y difundirán el interés por la palabra escrita, reforzando así la industria editorial tradicional.

Seguir leyendo “Y… el papel ahí sigue, y los vaticinadores siguen sin acertar.”

El imaginario librero -15

Venimos de aquí (acceder)

Algo más todavía

Las características que a continuación vamos a señalar han aparecido también en el imaginario.

Pensamos que dentro de ese ‘continuum’ cultural que hemos intentado esbozar en los dos puntos anteriores ayudan a poner algunos acentos y a aportar algo de color y de matices. Como veremos muchos de los aspectos y características señaladas no son novedosos y ya en su momento han sido abordados o resaltados por otras personas.

Proponemos la siguiente clasificación para los puntos recogidos y los acompañaremos en ocasiones de citas que recogen ese posible papel a jugar.

La librería y algunos acentos:

– Comprometida
o Con la cultura

En una investigación que he venido realizando a lo largo de los últimos tres años…la librería aparece como el espacio fundamental que incentiva de modo determinante la inclinación por la lectura. La librería ayuda a construir de un modo indudable la vocación de los lectores. Las librerías (grandes, medianas y pequeñas), cada vez más amenazadas…tienen una importancia tan valiosa en el ámbito educativo y cultural de una nación, como la que representan las escuelas, las bibliotecas, las galerías, los teatros, las casas de cultura y demás establecimientos sin los cuales no se puede concebir el surgimiento de nuevos lectores y de nuevos públicos para las demás artes y las industrias culturales. (Juan Domingo Argüelles; pag. 74)

Cuando un librero conoce y ama su oficio establece con el lector una relación muy cálida que es la prolongación natural de la cultura. (Manuel Vicent)

La supervivencia de las librerías de cabecera es fundamental para la salud cultural de nuestro país. Tras la concentración editorial, ya efectuada, la concentración librera podría tener efectos muy empobrecedores. (Jorge Herralde, El Cultural, 1-4-2004)

o Con el cliente

“…la información y las recomendaciones circulan entre todos. Nos apoyamos, también, en la escucha y el gran aporte de nuestros clientes, que nos hacen descubrir perlas en un mar de libros que llegan como olas y, a veces, se van sin haberlo notado. Esa relación es nuestro tesoro.”(Débora Yánover)… a Garamona le gusta recomendar lecturas a los clientes. “Uno sueña sus sueños y cuando encuentra tal o cual libro que sabe que buscan o que buscarían, lo compra y atesora hasta el momento del encuentro con esa persona a la que está destinado. Hay una relación íntima y a la vez misteriosa, hecha de vidas diferentes. Gente que muchas veces no tiene nada que ver con uno, pero que a la hora de elegir, se establece un vínculo estético que puede durar para siempre, en una espiral de esa galaxia llamada libro.” (en Natalia Blanc)

Seguimos aquí (acceder)

La expansión de ‘lo fácil’

Recupero, por seguir siendo un poco impertinente, esta entrevista realizada por El Cultural ya hace algún mes a Jorge Herralde.

No sólo se expande la literatura fácil, sino todo lo fácil (que se puede hacer sin mucho esfuerzo, dócil, manejable, que puede suceder con mucha probabilidad).

No voy a reivindicar la dificultad per se, pero sí, por lo menos la importancia y sentido de los procesos, los ‘tempos’ que dice una amiga mía o la lentitud en otros casos que nos permite poner cierta distancia y perspectiva, el sentido de las preguntas, a veces sin respuesta y de las constataciones radicales.

Os dejo con un par de ellas: una pregunta, que son varias, y una constatación.

– No estoy segura de que el inconsciente conozca la muerte, sólo la separación. ¿Qué significa estar separados para siempre? ¿Qué es siempre? ¿Hace falta toda una vida para aprender a vivir? ¿Podemos ser adultos y seguir siendo niños en un rincón de nosotros mismos? ¿Somos como los árboles, que guardan en su corazón las marcas circulares de todos los años pasados? (Lydia Flem; Cartas de amor heredadas; pag. 130)

– El ser humano no debe evadirse, sino enfrentarse a la realidad y a su capacidad de tratar de cambiar las cosas. Vivimos en un mundo de cinismo e hipocresía y colaboramos con él. Esa es la realidad. (María Joao Pires en César Coca; Entrevista con la cultura; pag. 250)

Anagrama en el quiosco

La llegada con parafernalia de Anagrama a los quioscos me ha llamado poderosamente la atención.

¡Cuidado! Cada uno, cada editor, puede escoger el canal de comercialización y distribución que considere más adecuado para cada momento y en función de su propia estrategia de negocio, pero…. ¡ay algunas que chocan!

Llama por ejemplo también la atención que Anagrama comparta sociedad con Planeta en empresas de distribución que en España suman la logística y acciones comerciales.

Llama también la atención que Anagrama después de esprimir es canal librero que es por donde habitualmente hasta ahora ha comercializado saca ediciones baratas para el canal quiosco y su comercialización quede en gran parte vetada a los libreros porque en este país el canal de venta lo marca en gran parte la estructura de distribución seleccionada. Es decir: si Anagrama hubiera querido podría haber hecho un mix quiosco-librería masivo de sus teórico 100 seleccionados, pero ¡no! ha escogido el canal distribución quiosco puro y duro.

Ello a fecha de hoy no es óbice para que los libros lleguen a algunas librerías. de hecho sería de sumo interés saber dónde se han vendido después mayoritariamente dichos libros: si en las librerías que disponen de quiosco o en los quioscos que se tienen que comer los libros por…..narices.

Los amigos paradigmáticos aportan también reflexión sobre este hecho.

No sabemos si el titular que aporta, por ejemplo El País es literal en el sentido de reconocer que los títulos ofertados son los que Herralde considera mejores. Sería una auténtica maravilla que precisamente con los mejores no hubiera tenido ningún problema de renegociación de derechos.

Como siempre habría que pensar qué ha sido primero si el huevo o la gallina.

Trama y Texturas 6. El índice

01_Tabaco

Editorial

02_Capa

El vicio de leer

Edith Wharton

03_Tripa

Manifiesto de una editora para el siglo XXI

Sara Lloyd

El miedo ante lo inevitable: los demasiados libros

Esteban Hernández

Diez preguntas al «Observatorio de la Lectura»

Joaquín Rodríguez

 La concentración del mercado editorial en Portugal

Nuno Seabra Lopes

La gestión de lo escrito: lo que no mata, te muta

Federico Ibáñez Soler

 

04~de regalía

Herederos de Juan Palomo

 

05~turco

El arte del descubrimiento

Hubert Nyssen

Elogio de la Feria de Madrid

Jorge Herralde

 

06_Aroma

Boleros épicos: las letras de los himnos

Ricardo Bada

Librería, lenguaje y ciudad (o Un niño en la casa de las palabras)

Victoriano Colodrón Denis

Pasiones de Ícaro

Juan Ángel Juristo

Un zafón para la historia editorial

Víctor Claudín

Las tres cosas que sí sabe un editor

Leroy Gutiérrez

Bibliotecas privadas

Margo Glantz

 

07_Picadura

Libros, revistas y blogs

 

Desencanto. Jorge Herralde. La frase

 

Aplicable a Navarra como inicio de una nueva esperanza.

El desencanto es una forma irónica, melancólica y aguerrida de la esperanza. Tal vez no pueda existir un verdadero desencanto filosófico, sino poético, porque sólo la poesía es capaz de representar las contradicciones sin resolverlas conceptualmente, sino componiéndolas en una unidad superior, elusiva y musical. (Jorge Herralde; Por orden alfabético ; pag. 152)

Algunas notas del segundo día del Encuentro sobre Edición. Sesión de jueves a la tarde

 

En este bloque de trabajo se produjo, probablemente, la intervención que más me emocionó y que, además, sirvió de cierre a la sesión. me refiero a la de Luis Miguel Solano de Libros del Asteroide . Quizás no fue tanto por lo que dijo, sino por cómo lo dijo que, lógicamente será incapaz de trasladar a este espacio lector.

Pero vayamos por orden.

El primero en intervenir fue Riccardo Cavallero.

– La constante del editor: intentar minimizar los almacenes. La frase:

LOS LIBROS NO SON COMO EL VINO. EN LOS ALMACENES NO MEJORAN CON LOS AÑOS

– Algunos puntos de análisis del mercado:

  • Opacidad en el mercado. No son uniformes y si en el análisis del mercado falta la uniformidad es como no tener nada.
  • La única información relativamente válida se consigue del “Nielsen “, pero sólo cubre el 50% del mercado.
  • Lo importante es ver cómo se está moviendo el libro.
  • Si en una semana hemos vendido entre el 10 y el 15% de un título ya
    sabemos que tenemos que reimprimir. Si para la tercera semana sólo
    hemos vendido entre el 2 y el 3& ya sabemos, también, que no
    funcionará.
  • El SINLI puede tener un potencial muy elevado.
  • La importancia de la Preventa.
  • Cada libro requiere una promoción distinta.

Tomó el relevo Javier Cortés que se centró en la LIJ.

  • En el año 2005 se vendieron 2 millones y medio de ejemplares de “Barco
    de vapor” que nació en 1978 en el marco de un proyecto educativo
    buscando
  • calidad literaria
  • nuevos autores españoles
  • un amplio proyecto de intervención en el aula

– Sólo el cultural del ABC publica listas de ventas de LIJ

– Barco de vapor es una marca más potente que SM

– Constituye un proyecto cultural en el ámbito educativo

– Supone el 26,86 de la facturación de la LIJ en España.

– Entendemos la innovación como_ identidad+sensibilidad hacia el mercado+profesionalidad.

– La frase. LOS PADRES TIENEN A BIEN HACER LEER A SUS HIJOS MÁS DE LO QUE ELLOS LEEN

Le siguió Jorge Herralde

– La edición la marca la lectura

– Editor supone: proyecto literario definido y coherente que se desarrolla en el tiempo.

– Anagrama: 100 novedades y 200-250 reediciones al año. Un catálogo d fondo consolidado.

– La coherencia del editor independiente sólo depende de él, la del editor en el grupo no está tan claro.

  • Los nuevos que vienen hacen que Concha Quirós, librera de Cervantes
    haya escogido para sus vacaciones 4 libros de Anagrama y 6 de El
    Asteroide.

Paco Prior

– Prevalece la identidad de la marca frente a la identidad del grupo.

– Quizás sea interesante hacer dos catálogo: uno de precio fijo y otro de precio libre.

Luis Miguel Solano

Fue para mí la intervención de la tarde y del día por el tono, por lo
inesperado, por la modestia en su planteamiento y después, además, por
la charla distendida antes de la cena y después de la misma.

– Mi proyecto es posible, en parte, por la magnífica red de librerías y la buena red de distribución.

– Nuestras claves:

  • Tener claro a lo que uno se dedica
  • Editar pensando en el lector
  • Hacer catálogo

– Hay mercado para los buenos libros

– Dar la mayor difusión posible a las obras que publicamos

– Pensar en el lector. A veces no somos muy honestos con los lectores. El serlo supone:

  • Editar buenos libros
  • Editar bien
  • Editar poco. Editar pensando en el catálogo como algo abarcable para una persona. Mejor pocos y buenos que muchos y medianos.

– La coherencia es rentable.

– Editar en una única colección

– Tratar a los libreros y a los periodistas como lectores.

– En otros sectores si uno hace todas las cosas bien tiene éxito. Aquí no es tan seguro.

Flashes sobre escritores y otros textos editoriales. Jorge Herralde

flashessobreescritores

Muchos de los textos aquí recogidos están también presentes en “Por orden alfabético” , pero antes lo estuvieron en Flashes. Textos siempre con algo que
aportar además de la anécdota y la historia cotidiana de la editorial y de la edición.

Y libro con una curiosidad que nos deja entrever la posibilidad clara de la “Impresión bajo demanda”. El ejemplar que yo tengo pertenece a la séptima reimpresión y la misma, tal como el propio libre dice, “consta de 32 ejemplares”. Otros tirando y tirando libros que, en muchas ocasiones, terminan en la basura.

FIL de Guadalajara. Fin de la tercera jornada. Homenaje a Ingel Feltrinelli

Pocos editores españoles: Herralde, Moura, Ortuño… y pocos más…. y pocos
andaluces y eso que se han debido desplazar más de 1000 personas.

Dos frases:

– Pino Cacucci: “Las librerías son lugares para respirar cultura”

– Tomás Granados, en referiencia al buen ojo de Inge a la hora de buscar locales para librerías …..”Descubrir enclaves en los que los libros podían encontrar a sus lectores”

Por orden alfabético. Jorge Herralde

20061029012416-por-orden-alfabetico.jpg

Autor: Jorge Herralde

Título: Por orden alfabético. Escritores, editores, amigos

Páginas:354

Año Edición: 2006

Editorial: Anagrama

ISBN: 84-339-0787-5

Comentario

No es la primera vez que Herralde nos hace partícipes de sus reflexiones sobre las personas cercanas a su entorno en el mundo del libro. Ya lo hizo en Opiniones mohicanas. Por orden alfabético, como el propio título indica, va desgranando a través de textos mayoritariamente publicados en otros medios reflexiones, experiencias y anécdotas provocadas y sugeridas por el personaje que de manera central es abordado en cada texto.

Curiosamente y aunque nos encontremos con textos ya escritos y publicados de manera suelta y dispersa, en el libro toman y alcanzan un nuevo sentido. Algo parecido ocurrió, por ejemplo, con las entrevistas de César Coca.

A través de los textos de Herralde se van, al mismo tiempo deslizando algunas interesantes reflexiones sobre el mundo del libro.

Merece la pena.

Algunas frases

– Sobre la edición independiente. “Una de esas colecciones que, al parecer, sólo es posible en editoriales independientes vocacionales, digan lo que digan determinados ejecuitvos de los grandes grupos” (320).

– Sobre la lengua y la literatura, en este caso, catalana, recoge de Jaume Vallcorba: “He procurado trabajar en honor de la literatura. Lo que quiere decir trabajar en términos literarios puros y considerar que el término literatura catalana está compuesto por un sustantivo, que es literatura, y un adjetivo. La lengua ha de estar al servicio de la literatura, y no al revés. Mi actitud, por lo tanto, ha sido trabajar como si nuestra sociedad fuera una sociedad sana, y eso es una manera de tender a la normalidad” (298-299)

– Las discusiones literarias, con su trasfondo político obvio, se han evaporado del paisaje cultural coincidiendo, en estos tiempos postmodernos, con la coronación del dios-mercado y sus conocidas secuelas, el campeonato de los anticipos, la busca y captura de los premios literarios, la inspección compulsiva de la lista de bestsellers, etcétera. (89)

Los futuros de la industria editorial-15. Andrew Wylie, Jorge Herralde , Gloria Gutiérrez y Ernest Folch

Había parado ya mis notas en relación al encuentro sobre “los futuros de la industria editorial” celebrado ya hace un mes en Barcelona.

La publicación por parte de La Vanguardia de la conferencia deAndrew Wylie y algunos comentarios muy atinados de José Antonio Millán en su blog con fecha de 10 de diciembre  hacen que desempolve algunas de las notas tomadas y que siga mostrando mis interrogantes, por ahora, de las posturas mantenidas por todos los intervinientes, en estos momentos en el tema de los derechos ya que todos, desde google-print hasta el autor son parte interesada que perderán o ganarán en función de la nueva situación que se presenta.

Sí me parece que nos debe marcar una cierta llamada de atención la intervención de externos al sector, por lo menos hasta ahora, con intención de búsqueda de posiciones de monopolio, ante lo cual ya se van produciendo algunas reacciones interesantes.

Algunos comentarios que aparecieron en la mesa de Barcelona:

– Los contratos cambiarán atendiendo a dos variables duración y mercados. Se abre, al mismo tiempo la gestión en otros campos que suponen un reto y una incógnita; el audiovisual e internet

– Todo autor es bueno

– Globalización de la venta: se vende más bestseller y menos fondo

– Hay una serie de sellos que son anomalías persistente en este mundo dominado por los conglomerados

– Bienvenidos sean los inéditos que siguen inéditos y no contribuyen a la contaminación librera

– Estados Unidos es autoabsorbente. No tiene la sensación de tener que depender de nadie más

– ¿Será posible asumir que la lectrua es una actividad de élites y actuar en consecuencia?

Muerte del libro

La muerte súbita de los libros es el corolario inevitable de la concentración editorial, de la sobreproducción, de intentar rentabilizar al máximo el espacio de librerías, cadenas, grandes superficies, de los contenedores varios de libros. El resultado de la huida hacia delante estaba cantado. . (Jorge Herralde; El observatorio Editorial; Adriana Hidalgo; pag. 28-29)