En Red mejor. Para que no te enreden

Fino como siempre el Roto.

elroto_redessociales

Andaba hoy a la mañana mientras paseaba dando vueltas a un proyecto. Andar y dejar que la mente y las ideas vayan a su bola es un auténtico placer.

Volvamos. El proyecto tiene en parte relación con las redes. Pensaba en lo que nos pueden distraer, pero también en cómo podemos distraer el tiempo de otros para que se entretengan en nuestra distracción y no en la de otros.

En cualquier caso al final el resultado es parecido. Mantener o que nos mantengan entretenidos generalmente en un maremágnun de superficialidades generalmente inconexas y descontextualizadas mientras nos seguimos preguntando sobre ¿quién maneja la barca y las redes?

Algunos ejemplos recientes en cultura de este entretenimiento.

Por ejemplo. Los museos nos enredan en sus redes de falsa modernidad. Mientras nos entretienen y nos enredan con sus primeros puestos a nivel mundial en el uso de las tecnologías, mantienen su opacidad y falta de transparencia.

¡Qué vamos a contar también de algunos punteros en el ámbito digital y, en general, del mercado digital de libros donde ver una cifra que relacione con seriedad producción y ventas sigue siendo un misterio imposible de descubrir!

Por cierto, y vaya solo como adelanto. Me comentan y me hacen llegar alguna información donde el gigante de gigantes anda pidiendo a las empresas españolas hasta la talla de ropa interior de las personas que en las empresas les sirven los productos. Transparencia quiero que a ti no te doy.

Y qué me cuentan del último enredo de cifras del señor Wert. Al aliento que parece querer buscar en las mismas le hace falta una espirometría. Mézclese producción, ventas, compañías, espectadores… y a saber lo que sale. Por ejemplo… los mantras del señor Lassalle como señala Manuel Gil.

Sí. Sí. Nos enredan. Y estas son cosas menores.

¿Soluciones? Por lo menos tener cuidado sobre en qué caladeros nos movemos y con qué banco de pesca navegamos a ciegas muchas veces.

Buscar los iguales y los divergentes nunca está de más.

¿Tomará José María Lassalle el mismo camino que Gallardón?

Escribía José María Lassalle en junio e 2012 en el Plan estratégico 2012-2015

Por eso, el primero de los proyectos de este objetivo pasa por modificar la actual Ley de Mecenazgo y convertirla en una auténtica ley de participación social en los ámbitos de generación y programación de la actividad cultural, con el objetivo específico de aumentar el atractivo fiscal de los incentivos al mecenazgo y el retorno en prestigio del ejercicio de responsabilidad cultural. La modificación de la ley, que se ha planteado desde la perspectiva múltiple que pueden aportar los sectores de las bellas artes, las artes escénicas y la música, las artes audiovisuales, la creación literaria y las industrias culturales, se complementará con el diseño de programas prioritarios de mecenazgo que dinamicen las áreas de conservación, difusión e innovación cultural, con la elaboración de guías que permitan facilitar a los operadores culturales la captación de recursos o la gestión de acuerdos de patrocinio con instituciones públicas y privadas.

Finalmente, apoyar a los creadores es, sin duda, obligación y compromiso, pero también aquí resulta imprescindible modernizar los modelos de negocio de las industrias culturales y creativas, fomentar la oferta legal de contenidos digitales y, por supuesto, reforzar el marco jurídico para la protección de los derechos derivados de la propiedad intelectual.

En los últimos días parece que dos de los grandes objetivos de ese plan se quedarán en gran parte por el camino. Se dirá luego que se han hecho otras acciones que aparecen en el plan pero en el conjunto del sector, como ya se va viendo aumentará la sensación de que nada se ha sido incapaz de abordar lo sustancial.

Ya hemos visto que por el camino, la variante ‘participación social’ que también iba en la ley como propuesta se ha perdido por el camino y así nos quedamos sólo con que la culpa es de Montoro porque básicamente ya sólo hablamos de ‘incentivos fiscales’ y si no hay reforma fiscal no hay mecenazgo, aunque se nos pretenda vender que una reforma sustituye a una propuesta de Ley.

Proyecto 4.1.1
Aprobación de una ley de participación social y mecenazgo

Como al parecer sólo importa la pela, ahora anuncia que habrá más pasta en los presupuestos del año que viene en modelo ‘limosnilla y a callar’.

Pero no queda ahí el tema. Parece que Lassalle lleva una mala temporada y también anda con La Propiedad intelectual y sus derivadas en el alero. Así que su Linea estratégica 5.3 parece también ir derrapando.

Ahora bien si Lassalle ha pinchado en su mayor empresa al igual que Gallardón pinchó en la suya ¿no debería ir circulando también en la misma dirección?

Quizás así se libre de un año que se prevé caliente

La salida, aunque fuera un reconocimiento claro de que en los gobiernos la ‘pela’ siempre puede más que la creación, probablemente le honraría, pero… me huelo que seguirá viviendo feliz en su autojustificación del ‘yo lo intento, pero no me dejan’.

Día de las Librerías. 11

velocidad_lectura– “En mi casa siempre hemos sido militantes de las librerías” . “La mejor invitación a la lectura es que los padres acompañen a sus hijos a la librería”(Elvira Lindo)

– “Un buen libro te tendrá fascinado unos días, pero una librería, toda la vida” (Patxi Beascoa)

– Los libros y las librerías son “unas de las pocas instituciones que nos permiten combatir la tendencia a la estupidez”. (José María Lassalle)

– Roberto Bolaño decía que “cada lector tiene la librería que se merece”. Por eso celebramos este día: porque queremos ofrecer la sociedad la mejor librería posible. Cada persona que entra en una librería, no es un cliente, es un amigo. Y estamos orgullosos de tener tan buenos amigos. Estamos convencidos de que quien se atreve a entrar a una librería, siempre vuelve.

Al señor Lassalle le gustan los soportes huecos

El señor Lassalle hace algunas afirmaciones que casi casi dan miedo por sus consecuencias.

Parece que ha dicho:

“La cultura en español es la diplomacia más eficaz y lo que mayores oportunidades de futuro puede dar a nuestro país. Lo que nos coloca en el mapa global es nuestra cultura y no otra cosa”

Y, también ha agregado que por eso el Gobierno trabaja para proteger a la cultura, “tratando de reorientar todo lo que no se ha hecho” durante los anteriores años de Gobierno socialista.

En los gobiernos anteriores del PP esa idea parecía estar clara, con imágenes que lo reflejan

aznarazoresCuando al conjunto de los ciudadanos, como si fuera una campaña de marketing de una compañía multinacional, se nos coloca bajo una marca, bajo un mensaje publicitario vacío de cualquier contenido; cuando, de manera indirecta, no creo que se atreviera a decírlo a la cara, nos está  llamando a los padres y madres corsarios y a nuestros hijos piratas al afirmar que “hay que cambiar pedagógicamente la cultura de este país entre la gente más joven, que se ha acostumbrado a hacer piratería durante los últimos quince o veinte años” como si la misma fuera práctica generalizada, poco se puede esperar.

Tampoco nos debe de extrañar. Son quizás ya los primeros efectos de la pérdida de la asignatura de educación para la ciudadanía, medida del Ministerio que también le cobija y que parecen tomar reflejo, en primer lugar, en un secretario de Estado.

Sin ciudadanía no hay cultura. Si se insulta la inteligencia ciudadana como hace el señor Lassalle hay zafiedad, mentira y malos modos que a él le encanta cubrir de palabras aparentemente biensonantes, pero que como siempre suenan a hueco.
En el fondo es lo que ocurre siempre con las marcas y la mercadotecnia. Palabras vacías que buscan ojitos que se dejen engatusar.
wert_lasalle

Señor Lassalle ¿qué hay de lo mío?

En marzo del 2012 el señor Lassalle presentó el Plan Estratégico General de la Secretaría de Estado de Cultura 2012-2015.

En el mismo se señala que una de sus finalidades es dar cumplimiento al mandato constitucional de garantizar el derecho de acceso de todos los ciudadanos a la cultura y de promover la misma en la sociedad española, y que pretende ser un método de gestión transparente por objetivos.

Igualmente se indica que el mismo se desarrollará a través de Planes Operativos Anuales.

En marzo de este año el señor Lassalle presentó en la Comisión de Cultura del Congreso un informe de evolución y de los resultados del plan operativo del año 2012

Hast aquí todo normal más allá de lo que ya señalamos en su momento.

Lo curioso empieza cuando en la página del Ministerior debajo del Plan General no aparece ninguna información del desarrollo de los planes operativos. Feo, feo y poco trasparente. Dónde consulto o dónde puede consultar un ciudadano lo ya realizado y lo que se pretende llevar a cabo este año.

El Plan General de 124 folios nos es mas que una especie de corta y pega de Objetivos, estrategias y proyectos sin saber muy bien ni cómo se ha elaborado, ni qué análisis de situación se ha tenido en cuenta, ni cómo se van a evaluar los proyectos ni cuánto dinero se va a dedicar al mismo.

Dando un vistazo con cierto detenimiento al mismo se me ha ocurrido que podría ser de utilidad para el sector del libro entresacar aquellas líneas de actuación que tengan que ver con el mismo o con algunos de sus subsectores ya que, y lo digo por experiencia, una de las formas a veces de marear a los agentes es llenarlos de papeles sin que estos sepan a qué atenerse.

Con esta pequeña guía de entresaca, por lo menos, escritores, editores, distribuidores, libreros, bibliotecarios, lectores podrán acercarse donde el señor Lassalle, si es que les deja, y preguntarle: Señor Lassalle qué hay de lo mío, cómo va, cuánto hay de partida presupuestaria, cómo se va a evaluar. Señor Lassalle qué se ha hecho de esto en el 2012 y en el 2013.

Así que hemos reducido los 124 folios a 6 en los que creo se refleja lo que tiene que ver con el sector y se convierte además, siempre que se supiera qué es lo que la Secretaría quiere hacer cada año en una buena guía para presentar subvenciones ya que se supone que siempre serán mejor valoradas aquellas que se alinien con el plan.

Aquí os dejo el documento resumen. Enlace a documento.

Cultura y crisis de modelos. La sabiduría del señor Lassalle

Tenía guardada desde hace unos días, finales de enero, estas de nuevo ‘lúcidas’ reflexiones del señor Lassalle.

El que el tiempo haya pasado, sólo unas semanas, no impide el que se pueda seguir viendo que lo dicho es una tontería (Cosa de poca entidad o importancia), pero, además tiene alguna maliciosa carga de profundidad.

En las declaraciones que recoge La Vanguardia se puede leer:

La crisis, ha destacado Lassalle en su intervención, ha puesto al descubierto “un entramado cultural ineficiente, carente de estrategias de inversión, opaco en financiación y sujeto en muchas veces a subvenciones nominativas otorgadas sin control ni transparencia”.

De estos polvos pueden venir luego también los lodos en los que a Montoro le encanta meterse.

En cualquier caso sigue resultando muy preocupante la ligereza con que el señor Lassalle habla de ineficiencia, opcaidad, falta de control y trasparencia.

La verdad es que es difícil saber si lo dice de verdad o es una mera proyección de lo que se vive en su casa. Cantabria siempre une.

Defiende, por otro lado, un plan estratégico de cultura en el que no consta ninguna dotación económica y del que debería ya empezar a rendir cuentas para que así nos pueda el demostrar lo eficiente que él es, lo trasparente que resulta, lo eficaz en el control que puede llegar a ser y poder así conocer cuál es su estrategia de inversión.

Hasta la fecha ‘agua de borrajas’ y puro funcionamiento lobby poco trasparente.

Alguien, por ejemplo, ¿sabe qué se ha hecho con este proyecto?

Proyecto 5.2.3
Evaluación de la adecuación de las subvenciones existentes al libro y revistas
al entorno digital.
Objetivo específico
Lograr que las subvenciones tengan un efecto incentivador real y apoyen los proyectos de apertura o consolidación de una oferta digital editorial.

Pues… así con todo, por lo que parece no será el señor Lassalle el que descubra nuevos modelos.

 

La miopía del señor Lassalle

La Fundación Santillana y la Fundación Alternativas organizaron el pasado martes el IV Foro de Industrias Culturales en Madrid.

Entre los muchos ponentes en la misma, quizás demasiados, tuvo una intervención estelar aunque algo tenebrosa el señor José María Lassalle, Secretario de Estado de Cultura.

El tono de la misma y el hecho de no dirigirse nunca directamente al público fueron lo de menos.

El no mirar al público lo achacó a lo molesto que era un foco debido a su miopía.

Ya hoy, con dos días pasados desde esa justificación mioppe, sigo con la duda de si la miopía era solo de carácter físico o iba un poquito más allá.

Tenía mis dudas sobre si alguna de las afirmaciones hechas en un tono imperativo las había recogido bien en su momento cuando las tuiteé.

Parece que no iba excesivamente descaminado ya que La información también recoge en entrecomillado lo siguiente:

No hay mayor opacidad en la financiación que la subvención nominativa, otorgadas sin control y sin transparencia“.

El sector del libro sabe y va a sufrir directamente la desaparición de un plumazo de prácticamente todas las subvenciones nominativas.

Digo prácticamente todas porque por lo menos en el primer borrador de presupuestos al que tuve acceso se recogen en su página 17 dos partidas nominaticas. Una para la Federación de Editores con un importe de 193.600 euros y otra a la OEPLI con un importe de 5.000.

Todos los demás han desaparecido por arte de ‘birli birloque’.

Seguir leyendo “La miopía del señor Lassalle”

En Liber, los editores hablan de cultura, pero solo les interesa el libro…

… aunque muchos no tengan nada que ver con la cultura.

Hoy a la mañana leo la reflexión que deja en Facebook nuestro JavierForcoliano‘:

Reflexión: si el sector del libro es un pilar fundamental de la cultura en España, tal como aseguró ayer en la inauguración de Liber José María Lassalle -Secretario de Estado de Cultura (en la foto a la izquierda) -, ¿por qué no asistió al acto, acompañándonos a editores, distribuidores y libreros, el propio Ministro de Educación y Cultura? La que sí asistió fue la Ministra de Cultura de Paraguay (en la foto, en el medio), país invitado de esta 30 edición de Liber.

Curioso que en una información en la página del ICEX se dice que el Señor Ministro va a estar en la inauguración. ¿Estaría de incógnito?

De lo que recogen los medios, en general corto y pego de alguna nota de prensa, me llama la atención lo que a continuación sigue:

– La rectificación del 21% para el libro digital. Nada parece que se dice del resto de los sectores de la cultura.

– El marco regulador parece que solo perjudica a los editores. Nada se dice de libreros, autores, distribuidores, lectores…

– Esta frase me parece gloriosa: Si la mediación del editor desaparece, el mundo cultural peligra. Ya sabe el mundo del teatro, del cine, de la música, de la danza, de las artes plásticas dónde está el peligro de la desaparición del mundo cultural. Seguro que ellos creían que en otros sitios, pero ¡no! está en la situación de los editores. No estaría de más revisar los datos de comercio interior y ver qué porcentaje de libro y cifra de negocio tienen una relación directa con la cultura.

– Lassalle pide un trabajo en común. Nos dice que no hay ni buenos ni malos, ni indios y vaqueros, pero sí hay quien tiene capacidad de recorte y dádiva que en vez de buenos y malos genera vivos y difuntos.

– Tampoco está mal Ferrán Mascarell augurando la reinvención de la rueda: Ustedes reinventarán la función del papel y los sistemas electrónicos.

¡Vamos que tanto Kleenex como Microsoft están pendientes y preocupados de lo que pasa en Barcelona estos días!

Ya me escribía ayer Marc en relación al Liber que: El verbo no es si todavía se celebra, sino si todavía se usa. En mi caso, es más la ocasión perfecta para saludar a buenos amigos.

Cada vez se va a parecer más a una quedada blogera.

No conviene salir de casa

Llegan a veces mensajes por correo electrónico que, casi casi, dan miedo.

Hoy he recibido uno de esos. Lo podréis ver más abajo en esta misma entrada tal cual me ha llegado.

Lo primero el nombre de la librería: CATACLISMO. Muy acorde en apariencia con lo que nos rodea, pero con ese nombre me llama sobre todo la atención el mensaje que nos proponen: No salir de casa. La excusa aparente que nos dan es para que nos quedemos leyendo.

Me llama todavía más la atención porque es al parecer es una librería en la que nos abastecen de libros de arte o cultura contemporáneos.

Y digo yo: ¿no habrá que salir tampoco a ver el arte o a presenciar manifestaciones de cultura contemporánea en la calle?

Y digo también: ¿dónde queda el valor socializador y socializante de las lecturas que merecen la pena y que se supone que pueden incidir de una u otra manera en nuestras vidas?

¿Tendremos que seguir encerrados en casa para que Cataclismo nos pille sin movernos ni enterarnos de lo que pasa en la calle?

No están los tiempos para encierros que nos pueden convertir en esa mayoría silenciosa a la que Rajoy roba y se apropia de su soberanía personal porque para unos chicos del PP el silencio, como a Rajoy, les da poder de representación y el griterío es antipolítica como le gusta decir a Lassalle (ya saben las gentes de la cultura: lo mejor susurrar suave, suave)

Son tiempos de no quedarse en casa leyendo y de salir a leer y trasformar la realidad. En la calle o donde ahaga falta

El correo que he recibido:

Seguir leyendo “No conviene salir de casa”

¿Presupuestos responsables?

José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura ha afirmado que los presupuestos de cultura son ‘unos presupuestos responsables.

Yo más bien me atevería a decir que son continuistas en la mayoría de los casos, pero con recortes, lo que viene a indicar que no hay una política cultural propia y que en todo caso como por ejemplo señala hoy Enrique Portocarrero en El Correo parece que se ha primado más, más allá de la responsabilidad que se dice tener, el primar allí donde el Gobierno está presente que donde se hace una buena gestión.

El escaso cambio, más allá en general de bajadas porcentuales similares, por ejemplo a las asociaciones del sector del libro, indica un uso de la tijera sin afinar y posibilitar un nuevo patrón.

Lassalle, como su jefe Rajoy, quizás diga también que no hay otra alterniva, frase que como señala hoy en El País Javier Olaverri parece más propia de un teólogo que de un político’.

Habrá que tenr pues cuidado con ello porque en la medida que la cultura se mueve cerca o así debería ser del hecho creativo si todo vuelve a la lectura de Dios creó, puede que el dinero de cultura acabe yendo a la Iglesia como referente del Dios creador.

Al fin y al cabo, la amnistía fiscal, también tiene bastante que ver con la limosna que se pide en el templo y que los ricos, a modo de antiguo diezmo, pueden soltar para limpiar sus conciencias.

Cultura en construcción

Así titulaba Maite Redondo un artículo aparecido en Deia el sábado 25 de febrero.

Mucho habrá que construir de hecho para que no se confunda lectura con cultura a la hora de hablar de clubs o teóricos con operativos a la hora de hablar de planes. Mientras se piense que en los programas de Fábricas de creación sólo se tienen que ver edificios seguiremos igualmente constatando que en tiempos de sociedad de la creación y el conocimiento todavía algunos andan apegados a tiempos anteriores y quizás sigan viendo la construcción como el ‘boom’ del ladrillo para la cultura.

Distinto, y creo que esto sí merece la pena, para hablar de Cultura en construcción es la experiencia naciente de innkultura que celebró la semana pasada su segundo encuentro.

Julen define o describe bien lo que ahí se mueve cuando afirma:

¿Qué es #innkultura? Buena pregunta con dos tipos de respuesta. La primera es obvia: la exploración del territorio que conforman la innovación y la cultura. Pero el segundo tipo de respuesta descabalga ciertas intenciones: es la interpretación que llevan a cabo una serie de agentes inquietos de ese territorio. #innkultura no es tanto el territorio como los proyectos que acontecen (o pueden acontecer) entre esas personas que deciden que algo convendría hacer para ganarse el futuro.

Y lo sitúa en la tesitura de ‘movimiento’, de los agentes y de los proyectos alejado por lo tanto de las visiones quizás excesivamente institucionalizadas de la cultura.

En diversos debates y conversaciones he solido afirmar que las administraciones no ‘hacen cultura’. Son los diversos agentes y los ciudadanos los hacedores de la misma. A lo más que pueden aspirar los gobernantes es a hacer Política Cultural, pero la misma será imposible o vacía sin la interlocución con los ‘hacedores’.

Así cuando leo hoy que lo prioritario para Lassalle es Garantizar el acceso a la cultura, y eso significa no cerrar museos, ni bibliotecas, que no se deteriore ningún archivo. Hay una serie de elementos vinculados al patrimonio simbólico de la nación que no pueden ser perjudicados y que presupuestariamente no lo van a ser me pongo a temblar por lo que tiene de estático y por esa frasecilla colgada en medio de ‘elementos vinculados al patrimonio simbólico de la nación’ que también estamos acostumbrados a escuchar por estos lares.

No es probablemente tiempo para ‘polvo y telarañas‘ generado a veces por los propios sectores de la cultiura, en otros por las propias administraciones y en muchos más casos en cómoda comandita.

Es probablemente momento y tiempo para movimientos ligeros de equipaje y proyectos nuevos y participados.

Dudo en cualquier caso que propuestas de la derecha nacionalista sea esta española o vasca quieran apostar por estos caminos.

De la Innkultura a la Incultura el paso no parece excesivamente complicado. Todos debemos tener cuidado.