Librerías que se mojan

En veranito, con el calorcito, por el sur parece que la playa se agradece, así que si los bañistas no van a las librerías, los libros van a la playa.

Así que La taberna del libro se ha liado los libros a la cabeza y a la playa se ha ido.

En ese marco, destaca por su originalidad la actividad llamada ‘Poetas en bañador’, que protagoniza un grupo de escritores que baja a la playa para recitar poesía a los bañistas. La lectura de poesía en la misma playa se realiza en colaboración con todos los poetas y escritores altruistas que, más o menos conocidos, forman parte de esta “poetada” que realizan provistos de toda la indumentaria playera necesaria, además de con sus libros o su memoria para acercarse a los turistas.

Concha Quirós, de la Librería Cervantes de Oviedo y más de playa norteña, nos cuenta en facebooK:

Yo veraneo en Luanco, y desde el año Pasado organicé lo que di en llamar “La biblioteca de la caseta”, que empezó prestando libros no venales, de esos que nos regalan los editores , a todos los usuarios de la caseta( un montón de familia y amigos) y que, al final de agosto, los recojo en un carrito de la compra, y se los regalo a la Biblioteca de Luanco Este año ampliare el fondo de libros, e invitare a más gente conocida. Ya os cuento como sale.

Mañana nos acercaremos a una ciudad con mar y playa para visitar a otra librería que también quiere mojarse.

El libro en  papel además si se moja se seca tomando un nuevo aspecto apergaminado. El electrónico en cambio si se moja se funde tornando a negro apagado.

Y a tí ¿Cómo te gustan las librerías?

Leer hasta quemarse

playa_11.JPG

Esta debe ser la finalidad pretendida por la pretenciosa, campaña poco eficaz, escasamente imaginativa, costosa para los resultados que año a año sabemos sin saber cuáles son, de Leer en la playa que va ya por su tercer año. Ya hablamos de ella en el 2006 y en el 2007.

En fechas recientes se ha puesto en marcha el Observatorio de la Lectura que ya cuenta además con comité de sabios. ¿Apoyarán este tipo de campañas?

playa_3.jpg

Quizás la repitan y repitan  hasta que alcancemos el ‘adecuado moreno lector’, pero tengo la sensación que antes van a conseguir que nos quememos.

¡Por favor! Por criterios medioambientales no ensucien ni degraden las playas con propuestas artificiales. ¡Son un ‘atentado’ a la naturaleza!

playa_2.JPG

 

Castigado por no leer

Quizás los cambios en el tratamiento del libro de texto que ha pasado del precio fijo con descuento al más barato que nadie parece que ha motivado también el cambio de actitudes de los editores en sus campañas veraniegas recordando, quizás, viejos tiempos  de palo y zanahoria.

El año pasado los editores iniciaron una campaña de “libros y playa”  de la que no sé si ustedes habrán visto o leído alguna evaluación. Parece que les funcionó bien, eso dicen ellos, y por eso se supone que repiten, aunque con algunas variantes dignas de interés.

– El castigo como medida disuasoria para la lectura:  “tenemos que ser muy imaginativos, solo se premiará a los que estén leyendo o demuestren que tengan un libro, al resto se les castigará”. No siguen, al parecer la máxima de Pennac “el verbo leer no soporta el imperativo”.

– Personajes representativos del “espíritu hispánico ” . ¡Qué mejor para ello que empezar en Zarautz y terminar en Barcelona! Suponemos que empezarán en euskera y terminarán en catalán como representación, también, de esta diversidad hispánica.

Nosotros,en la playa, seguimos prefiriendo el elemento contemplativo de la
naturaleza en todas sus manifestaciones y qui´zas, otras formas de lectura más lúdicas.

Otras valoraciones: Papel en blanco.

Leer en la playa. Nueva campaña del Ministerio y de los Editores

Año a año no nos dejan descansar. En la campaña anterior nos pusieron libros en los aviones y andando en bici ahora parece que los quieren llevar a algunas playas. No a todas. Habrán hecho un estudio, supongo, de las playas menos lectoras y allí centrarán la campaña de animación.

Algunas preguntas ingenuas:

– ¿Cuánto cuesta la campaña?

– ¿Es una campaña de animación o de comunicación?


Existe ya una campaña cada vez más generalizada de bibliotecas de
playa. ¿Se ha coordinado algo con dichas actuaciones ya existentes?

– Entre los elementos integradores de la campaña figuran los siguientes: 21.000
balones de playa, 4.200 conjuntos de palas con pelota, 4.200 cubos y
palas y 4.200 bolsas convertibles en almohadas inflables. y ¿los
libros?, ¿dónde están los libros para leer? Los libros te los tienes
que llevar tú.

Todo un despliegue de material promocional y de ideas brillantes cercanas al conocimiento intangible: hacer lectores sin libros.

Cada vez más cerca de la virtualidad.

Nos parecen más interesantes las ideas acompañadas de libros.

A Brétemas tampoco parece gustarle mucho esta campaña.