Las librerías como organismos vivos. Leyendo a Sophie Noël…

Leo en el número 32 de Texturas el artículo de Sophie Noél que lleva por título La independencia de las librerías.

El mismo recoge las conclusiones y reflexiones de una investigación cualitativa fruto de encuestas y entrevistas semiestructuradas a un conjunto de librerías de París.

Me interesa todo lo que dice y cómo lo plantea porque se constata de nuevo que centrar el debate en el ámbito del soporte que, además, sea papel o electrónico ha perdido ya hace tiempo la centralidad significativa en los ámbitos de la cultura, es un reflejo de mirada corta ya que se pierde la perspectiva del objeto como simbólico cultural que lo adquiere en función, también, de los contextos que lo significan.

Señalaré algunas de las reflexiones a través de citas. La primera, precisamente, señalando el la importancia de lo ‘simbólico’.

  • La independencia, más allá de ser una categoría jurídica (poseer al menos el 50% de su capital, no depender de ningún grupo), es también un recurso —moral, simbólico— en la lucha que enfrenta a los diferentes actores del mercado. (70-71)
  • El reto consiste en asociar la compra de libros —operación comercial a fin de cuentas banal— a una experiencia más amplia y enriquecedora, a imagen de los artistas artesanos cuyas obras se presentan como bienes singulares que nada tienen que ver con la producción industrial. (75)
  • La labor del librero independiente va más allá de la venta de libros: su labor consiste en una serie de prácticas coherentes, que se materializan
    en la elección del local y del barrio, de la decoración y de las actividades
    propuestas, todo lo cual contribuye a crear un estilo único. La reivindicación de la pertenencia de la librería a un barrio y de la proximidad a sus habitantes, particularmente puesta en práctica por las librerías anglosajonas en torno al movimiento Indiebound , todavía es un elemento central de esta retórica de la singularidad, con su ideal de pequeña comunidad, símbolo de una ciudadanía libre y virtuosa, tradicionalmente hostil al big business. (77)
  • Los libreros entrevistados buscan así crear una experiencia íntima dentro
    del espacio de su librería, como una prolongación pública de su espacio doméstico, un espacio híbrido que no es ni hogar ni lugar de trabajo15. Al mezclar elementos de ambas esferas, la separación clásica entre lo doméstico y lo económico queda así denegada. El imaginario que rodea una librería independiente podría así resumirse mediante una serie de oposiciones estructurales que la definen con respecto de los actores de la venta online: lugar de vida (alma)/lugar sin alma; humanos/algoritmos; singular, único/estandarizado, homogéneo; calor/frío; material/virtual; local/transnacional; pequeño comercio/multinacionales. Es un imaginario que encontramos en diferentes latitudes, como muestra este extracto de la página web de los libreros independientes norteamericanos: «En este mundo de tweets, de algoritmos y de descargas digitales, las librerías
    no son un anacronismo en vías de extinción. Son organismos vivos que respiran, que continúan creciendo y expandiéndose»

Y, en esta línea de nuevos simbolismos, nuevos referentes, nuevas hibridaciones y nuevas redes me parece que marca una línea muy interesante el espacio de Lisboa LX Factory que tienen entre sus residentes a la librería Ler Devagar y que ha estado durante este año y el anterior compartiendo el proyecto The Origin Of Spaces con ZAWP de Bilbao, Darwin-Ecosystem de Burdeos, Capture Projets de Lewisham y ROJC de Pula.

Nuevos caminos a explorar en el ‘mientras tanto’. Sobre todo si lo que se quiere es ser significativo en la vida cultural y en la política.

Esta identidad independiente se hace eco además de la aspiración a
una sociedad más armoniosa y humana que canalizan diferentes críticos del capitalismo. (78)

 

Anuncios

Lo más visto en Cambiando de tercio en el mes de diciembre y en lo que va de año…

Los cinco más vistos en diciembre

Los cinco más vistos en lo que va de año

Feliz 2017

Ojalá que parte de las conversaciones a las que desde aquí y las redes sociales te invite sigan teniendo muchos de estas claves en su devenir.

Este es un reflejo de lo recogido en facebook:libro, libreros, librería, compañeros, soñados, independientes, Bilbao, mundo, gracias, años, editorial…

Y, también, nombres de algunas personas que a lo largo de este año han sido importantes…

Libreros independientes… los compañeros soñados. ¿Te unes?

En fechas recientes he leído una información sobre una campaña lanzada por las librerías de Francia.

En la misma se presenta un manifiesto que pretende resaltar los elementos unificadores para la creación de una identidad colectiva de las Librerías independientes.

Agradezco a Alex Barandiaran la traducción al castellano y la maquetación del texto.

la-carta-de-los-libreros-def

 

Y en esta época de sueños y deseos se me ha ocurrido, con toda la modestia del mundo, abrir una sencilla campaña.

Si consideras que los principios reflejados en la carta son una buena pista y deben ser tenidos en cuenta por las librerías independientes españolas le invito a que te unas con tu adhesión.

QUIERO ADHERIRME

Iremos publicando a partir del miércoles las adhesiones que vayan llegando.

#ApoyemosANuestrasLibrerías

FIRMANTES

 

Consultar la lista de ADHESIONES

Librerías independientes en Bretaña. Un ejemplo de guía

librerias_bretañaAlgún día espero volver por Bretaña para hacer los casi 1.800 kilómetros del GR-34

Cuando estuve hace dos años, en verano, disfruté de algunas de las librerías del territorio.

Me he encontrado con una cuidadosa guía que recoge 188 librerías independientes que dan servicio a una población cercana a los 3.300.000 habitantes más todos los que vayan de visita a ese bello territorio.

Me ha hecho ilusión ver en la misma a casi todas las que en su momento visité.

Me parece sugerente, incluidos los iconos utilizados para describir las especialidades y servicios de las librerías.

Si os vais de viajes por esas tierras, la podéis llevar con vosotros.

¿Pensáis que merecería la pena hacer algo parecido por aquí y que estuviera siempre actualizada?

Ver guía.

Más sobre las librerías-cafés y otras posibles especies libreras en Lavapiés

Cada vez se encuentran con más frecuencia en los medios las referencias a las librerías como espacios con ‘algo más que libros’. Parece en ocasiones como si anduviéramos en una especie de dialéctica pendular. Ante la digitalización desmaterializadora o uniformizadora de la experiencia lectora, la puesta en valor de los espacios donde se ofrece una experiencia palpable enriquecida que, además no pasa por la mediación digital, sino que busca más el placer de otros sentidos.

A ello se une la larga tradición de cercanía entre la librería y el café. En febrero, por ir a lo más reciente, ya nos hicimos eco de algunas propuestas. Ahora en ZoomNews nos llegan algunas repetidas y algunas nuevas.

En concreto, hay tres que yo no tenía controladas: El dinosaurio todavía estaba allí en Madrid, Toma 3 en Gijón y Chico Ostra en Valencia. Junto a ellas, algunas que ya han pasado por aquí: Tipos infames, Walden, La Biblioteca de Babel, La Fugitiva.

Y de los cafés y los vinos nos pasamos al callejeo librero. En esta ocasión por Lavapiés y también con nuevos descubrimientos para un servidor como Bajo el volcán, donde vivirán en la continua contradicción entre el 4 y el 21% de IVA. Junto a ella otras ya conocidas o, por lo menos, fichadas como Burma, Venir a cuento La Malatesta.

Librerías todas ellas que, como ya señaló hace años Alberto Manguel, se adaptan mejor a los verdaderos lectores.

Las librerías virtuales, como amazon. Com, proponen millones de libros en sus catálogos, como así también pantagruélicas listas de best-sellers en las que todo libro recibe su posición día a día y todo autor puede ufanarse de ser, por lo menos por veinticuatro horas, el best-seller número 1.925.324. Las librerías llamadas de “gran superficie”, esos supermercados del libro, proponen de manera un poco más modesta la misma colosal y aparente abundancia. Digo aparente, porque estos supermercados, si bien ponen al principio de sus carreras todo tipo de libro a la disposición de sus clientes, esperan hasta que las pequeñas librerías, cuyo lugar usurpan, mueran de inanición y luego eliminan calmamente de sus estantes los libros de ventas pobres, ofreciendo finalmente poco más que los consabidos bestsellers. Sin duda, estos monstruos son útiles para el lector que busca un título preciso y no quiere perderse en distracciones. Pero para el lector que confía en el azar y no sabe qué libro le ha sido destinado por los dioses, estos universos enciclopédicos resultan demasiado selectivos, autoritarios, previsibles. Un verdadero lector necesita poder recorrer universos menos desmesurados y más personales, territorios menos vastos en los cuales aprovisionarse de las palabras que le servirán a dar un nombre a su ambigua experiencia del mundo.

On… perezoso y sosegado gracias a las librerías

Nos vamos despertando con la mayor calma y sosiego posible del estupendo letargo vacacional de agosto. No vamos a correr, lo vamos a intentar, ni tener prisas, que ya dicen que son malas consejeras.

Volvemos con cierta envidida de algunas librerías que hemos visto por Francia, fundamentalmente por Bretaña.

La envidia viene provocada por el hecho de ver gente en las librerías, mucha gente en algunos casos, verla, además, con libros, más de uno, y pasando por caja.

Viene también por los propios espacios. Cuidados, personales, con mimo, con alma. Constatando que quizás se pueda montar una librería y triunfar aunque las ventas hayan bajado también en Francia. Pero, quizás ese cuidado provoca también que internet no pueda con las librerías.

Así que os dejamos algunas de las imágenes de las mismas.

La très petite librairie en Clisson.

Foto0517Inlcuida Foto0516El Cafe-librairie Gwrizienn en Bécherel, Cité du livre.

Foto0533

Ravy en Quimper con el sello de Librería Independiente de Referencia

Foto0553 Foto0552 Foto0551Mollat en Burdeos, que parece ser la librería independiente más grande de Francia.

Foto0563

Le Failler en Rennes

LeFaillier_Rennes

Les mots voyageurs en Quimperlé

Foto0557

Gwalarn en Lannion

Foto0540

Y más con las que podríamos seguir. Todas ellas levantadas como lugares de resistencia y donde primaba la selección y la oferta con sentido frente a lo prescindible.

No es de extrañar así que, por ejemplo la editorial Seuil recomiende comprar en librerías.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En todas ellas, como escribió Vallcorba, los libros llamaban la atención no tanto por su estridencia como por su silencio.

Así que tomaremos nota e intentaremos volver haciendo el menor ruido posible.

FLIC en Santander. Segunda edición

Hoy tiene su pistoletazo de salida la segunda edición de FLIC.

flic2013

Espero poder darme una vuelta por lo menos el sábado a la mañana.

Con la presencia de unas 150 editoriales y un programa de actividades que ha arrancado hoy a la mañana pretende poco a poco, desde la ‘periferia cántabra’, ir haciéndose un hueco que refleja también un modo de hacer distinto.

Solo la presentación de la memoria del año pasado es todo un indicio.