Mañana y pasado andaremos por las jornadas de Liburutekia

Ando perfilando a cuatro manos con Manuel algunas de las refelxiones que compartiremos con los asistentes a las jornadas de Liburutekia que llevan por título ‘Literatura y nuevas tecnologías’.

LIBURUTEKIA 2013_FOLLETO-1 éxitoeditorialforges

Uno cree que ya no se puede hablar de nuevas cuando andan danzando y relacionándose con el mundo del libro y de la literatura desde hace cuatro décadas.

Ando leyendo a pequeños sorbos desde hace tiempo el Libro del desasosiego.

Hoy me he encontrado con este texto al que creo se le puede buscar encaje, por lo menos con la sensación que me provocan algunas reflexiones sobre el tema del libro y las nuevas tecnologías que parecen buscar en su discurso más las profecías autocumplidoras por el mero repetir que la realidad que día a día tenemos entre manos.

Cuando vivimos permanentemente en lo abstracto – sea lo abstracto del pensamiento, se lo abstracto de la sensación pensada-, no pasa mucho tiempo sin que, en contra de nuestro mismo sentimiento o voluntad, se nos conviertan en fantasmas aquellas cosas de la vida real que, de acuerdo con nosotros mismos, más deberíamos sentir. (pag. 474)

A fuerza de vivir imaginando, se consume el poder de imaginar, sobre todo el de imaginar lo real. Viviendo mentalmente de lo que no existe ni puede existir, acabamos por no poder pensar lo que puede existir. (pag. 475)

Creo que algo de esto le está pasando al sector del libro y a la literatura en torno a lo digital y a las velocidades que algunos, interesadamente, quieren dar a los procesos en función de sus intereses.

Si te animas a conversar por allí estaremos.

La necesidad de la mirada del otro

… sólo en el amor o en los conflictos tomamos verdadera conciencia de que los otros tienen sobre todo alma, como nosotros la tenemos para nosotros mismos.

Me pierdo por eso a veces en un fútil imaginar qué especie de persona seré para los que me ven, cómo será mi voz, qué tipo de figura dejo inscrita en la memoria involuntaria de los otros, de qué manera mis gestos, mis palabras, mi vida aparente se graban en las retinas de la interpretación ajena. Nunca conseguí verme desde fuera. No hay espejo que nos muestre a nosotros mismos como afueras, porque no hay espejo que nos saque de nosotros mismos. Se necesitaría otra alma, otra colocación del mirar y del pensar. (Fernando Pessoa; Libro del desasosiego; pag. 352)

¿Amamos de verdad?

El amor romántico, por tanto, es un camino de desilusión. Sólo deja de serlo cuando la desilusión, aceptada desde el principio, decide variar de ideal constantemente, tejer constantemente, en los talleres del alma, nuevos trajes con los que constantemente renovar el aspecto de la criatura por ellos vestida.

Nunca amamos a alguien en concreto. Amamos tan sólo la idea que nos formamos de alguien. Es un concepto nuestro -es, en suma, a nosotros mismos- lo que amamos.

(Fernando Pessoa; Libro del desasosiego; pag. 130)

Adiós

La vitalidad recupera y reanima. Los muertos quedan enterrados. Las pérdidas perdidas quedan. (Fernando Pessoa; Libro del desasosiego; pag. 299)

adiós.

(De a Dios).

1. interj. U. para despedirse.

Fue un hombre fuerte.

Se tuvo que curtir desde pequeño en el trabajo. No pudo estudiar y la vida vivida le fue formando.

Un carácter duro de corazón algodonoso.

Unos prontos de los que era el primero en arrepentirse.

Sin dobleces.

Siempre a la cara. ¡Lo digo yo y punto!

Luego siempre quedaban los suspensivos… que se iban poniendo y el paretón de manos final.

Sufrió al final, desde su orgullo, por él y por ver sufrir a los demás.

Se fue al final tranquilo acorde con cómo debería estar su cociencia por los años en los que le he conocido y convivido con él.

Seguir leyendo “Adiós”

Sobre el arte

El arte es un excusarse de actuar o de vivir. El arte es la expresión intelectual de la emoción, a diferencia de la vida, que es la expresión volitiva de la emoción. Lo que no tenemos, o no intentamos, o no conseguimos, podemos poseerlo en sueños, y es con ese sueño con lo que hacemos arte. Otras veces la emoción es hasta tal punto fuerte que aunque sea reducida a acción, esa acción a que quedó reducida no le satisface; con la emoción que sobra, que quedó sin expresar en la vida, se forma la obra de arte. tenemos así dos tipos de artista: el que expresa lo que no tiene y el que expresa lo que sobró de lo que tuvo.  (Fernando Pessoa; Libro del desasosiego; 247-248)

Lo que fundamenta toda una estética y una ética (Wittgenstein las unía) es que ambas son fuentes de libertad, los dos campos de la creatividad: el Arte y la Convivencia. (Adolfo García Ortega; Habitaciones irreales; pag. 12)

Vivir al día…

Pendiente que no dependiente del otro. En esos juegos de ‘des’ o ‘paras’ difíciles de aprender y de jugar.

A la espera y en espera.

Sin saber qué ocurrirá en el próximo instante.

Intentando vivir el momento.

Siendo consciente que todo va moviéndose por una lenta pendiente hacia abajo o hacia arriba, según se mire, pero sin capacidad de volver atrás para coger nuevos impulsos o para fenar la breada.

Intentando que la compañía no te arrastre en la cuesta o te deje clavado.

“La vida serena, la del hombre que ama de veras la intimidad consigo mismo, eso, amigo mío, es un carisma y no a todos se les concede” (Antonio Pereira en Varios; Trentacuentos; pag. 173)

“El sueño que nos promete lo imposible ya en eso mismo de él nos priva, pero el sueño que nos promete lo posible se entromete con la propia vida y delega en ella su solución. Uno vive exclusivo e independiente; el otro sometido a las contingencias de lo que acontece” (Fernando Pessoa; Libro del desasosiego; pag. 157-158)