Los ‘hiper’ y los libros

En estas fechas de gran consumo por parte de los que pueden, primero y quieren después y que, en muchas ocasiones, se centra el mismo en esos monstruos, por el tamaño, de “toma el carrito y corre” que son los hiper’s, Livres Hebdo nos  acerca algunas reflexiones sobre lo que está ocurriendo con los mismos en relación al libro en Francia.

Es interesante conocer la información ya que es posible que, con el tiempo ocurra por estos lares el cumplimiento refranero de “las barbas vecinales”. ese día puede que más de un editor llore.

Interesante ver la evolución de las ventas que aunque con repunte en el 2007 nadie augura ya que llegue a los niveles de años anteriores:

pic_0138.JPG

Tres conclusiones que con un poco de perspectiva parecen recogerse:

–         Representan del 7 al 30% de la cifra de negocio

–         Se concentran sobre la novedad y la compra por impulso

–         A fuerza de masificar con menos títulos han empobrecido la oferta

Un modelo, quizás, algo distinto: Leclerc:lo que cuenta a la larga es la importancia de la amplitud de la oferta y la competencia del personal.

Las líneas  claves

Número medio de referencias

Estrategia

Medios

Leclerc

6.000-15.000 en hyper, 20.000-65.000 para el Espacio cultural

Sacar de los hipers la oferta cultural y desarrollar en los “Espace cultural”

Alcanzar 200 espacios culturales en 2010

Carrefour

4.000-13.000

Conseguir cuota de mercado

Mejorar el proceso interno de gestión. Una oferta selectiva y una clara presentación

Auchan

8.000-16.000

Conseguir cuota de mercado

Modernizar el aprovisionamiento y desarrollar una plataforma logística

Géant-Casino

5.000-15.000

Conseguir cuota de mercado

“fluidificar” y acelerar el recorrido del libro

Cultura y libros. Rodolfo Castro. La frase

Creo que es una falacia culta plantear que no hay cultura sin libros. Más bien no hay libros sin cultura, porque los libros son la consecuencia lógica de le necesidad de registrar los conocimientos, los dominios de una cultura en un formato. La cultura está antes; los libros llegaron después. (Rodolfo Castro en Juan Domingo Argüelles; Historias de lecturas y lectores ; pag. 79)

Blogs y literatura

Ya que andamos en vísperas del encuentro Blogs y libros creo que viene bien recoger una de las últimas aportaciones pilladas en ciberescrituras sobre tres experiencias relacionadas con blogs y literatura.

Ayer charlando con Julen, en medio de tranquilas señoras que nos permitían mantener una pausada conversación acorde con el ambiente, por cierto algunos hoteles disponen de unos espacios excelentes para la charla, me aportaba la visión “triángulo” en relación a este fenómeno, el de los blogs y los encuentros donde parece que pueden existir siempre como tres patas que indica, quizás tres momentos que no estadios del proceso y la posible relación:

– el wiki que puede ayudar a estructurar información

– el momento de encuentro

– la lista de distribución donde pueden ir mensajes más rápidos, informales, divergentes….

Algo parecido ocurre, por ejemplo, en la experiencia de Aprendices. Quizás en breve seamos capaces de verlo en otros ámbitos, pero….. depende casi todo de las personas.

Libreros: la sal del mundo. Jhon Updike. La frase

“Libreros, ustedes son la sal del mundo de los libros. Ustedes están en la línea del frente, en la que, mientras el autor se encoge en su fumadero de opio, ustedes se topan -o “interactúan”, como decimos ahora- con los singulares y misteriosos estadounidenses que están dispuestos a soltar  20 euros por un libro. Las librerías son fuertes solitarios, que arrojan luz sobre la acera. Civilizan sus barrios”.

y más… sobre las consecuencias de la digitalización del libro, lo que puede pasar…¿acabaremos viviendo sin libros y sin autores ?

Libros y publicidad

Julen que parece no parar ni estando de vacaciones, será fruto, quizás, de la teoría del “pedaleo continuo” me envía una entrada que pone de nuevo encima de la mesa uno de los temas casi tabús en el sector del libro: ¿por qué los libros no llevan habitualmente publicidad?. Es cierto que su no publicidad es, al mismo tiempo, publicidad del propio libro, pero también es cierto que es un estupendo soporte de impactos cercanos y de prestigio.

En Japón ya parece que están jugando con estas posibilidades.

Los libros en refrigeradores para asegurar su conversación.

Brétemas se fue de exploración a una gran superficie francesa, estas que aplican políticas locales. Es decir: en su país acatan el precio fijo y aquí hacen lobby para poner el mercado a su medida con el juego permitido de algunos otros elementos del sector, del libro.

Brétemas salió asombrado al ver el libro retractilado junto al tulipán y guardado en refrigeradores que quizás sea bueno para la “salud” del libro. Así nos lo cuenta. Claro que el retractilado es posible porque alguien se deja retractilar, un editor en este caso, que permite hacer realidad el vaticinio que ya lanzó hace un tiempo Paco Puche uniendo el libro a la salsa de tomate. Debemos reconocer, por lo menos, que es más agradable unirlo a la salsa que a la grasa margarinada.

Uno se pregunta si este editor que hace el juego al “carrefour”( entiéndase como genérico) de turno debería tener derecho a que, por ejemplo, tal y como reclaman los editores de Castilla y León, la Junta les compre sus libros, sólo por el hecho aparente de estar asociados. El asociacionismo parece dar derecho a exigir que compren mis libros sin valorar si son buenos o malos. Quizás a esta modalidad la podríamos denominar como de “retractilado” político-poltronil.

Ninguno de los dos son caminos adecuados para reivindicarse y/o reconocerse como sector cultural.