El libro y sus espacios, las librerías, sólo son mediaciones. Pero no cualquier mediación

El suplemento Confabulario de El Universal ha publicado hace unas días una sugerente entrevista a Roger Chartier que merece la pena y os invito a leer completa.

Me interesa en este caso resaltar de la misma la diferencia sutil que señala en que, aunque aparentemente compremos lo mismo, no es realmente igual, sobre todo si lo entendemos como parte de un proceso contextualizado hacerlo en Amazon o en una librería. Dice lo siguiente Roger Chartier:

La diferencia entre comprar por internet y comprar en una librería es exactamente del mismo orden: en internet usted compra un libro sobre la Inquisición en el siglo XVI y Amazon le va a indicar que debería comprar otros libros sobre la Inquisición, del mismo autor o sobre el Siglo de Oro; es una lógica temática. En cambio, usted entra a una librería para comprar un libro sobre la Inquisición en el siglo XVI, y es posible que salga con una antología poética o con una novela, porque hay una organización horizontal, sobre las mesas, de la oferta de libros. En este mundo tal vez es más difícil encontrar lo que busca, pero es más fácil tener encuentros con lo que el lector no buscaba.

Me parece que el peligro que nos amenaza es la idea de una equivalencia: si es la misma cosa, no voy a la librería y compro por Amazon. Algunas veces es más fácil, pues va a llegar el día siguiente, pero esa no es una razón para no pensar que hay algo específico en el viaje entre los libros, y que, si podemos, debemos preservarlo.

Es claro también, en esta misma línea, que tampoco es igual comprar en cualquier librería porque en cada caso el viaje entre los libros que nos propondrá o que saldrán a nuestro encuentro será incluso dentro de esa ‘organización horizontal’ distinto.

Hay veces, además, que ese viaje que se nos propone va más allá de los libros, de la lectura y de sus espacios. Realmente en todos los casos ocurre algo de esto, pero en algunos quizás es más sobresaliente.

De uno de ellos ya he hablado por aquí. Me refiero a LIBU.

No había visto hasta la fecha el vídeo donde se enfatizan algunas ideas fuerza del proyecto que os resumo:

  • El objetivo de LIBU es posibilitar la participación de personas en exclusión mediante la cultura, tanto a través de actividades, como en la propia librería y pensando en personas que tienen mucha dificultad para conseguir empleo.
  • Intenta, al mismo tiempo, generar recursos para Zubietxe, de tal manera que esta asociación puede prestar servicios sin depender exclusivamente de las administraciones.
  • dona_librosLa segunda mano, como otra forma de sostenibilidad. Los recursos no son infinitos y tenemos que aprender a valorarlos.
  • LIBU ha creado comunidad como garante de la propia sostenibilidad d y posibilitando al mismo tiempo que todo el mundo pueda aportar.
  •  Libu se define como un lugar donde suceden cosas y donde todo el mundo puede aportar algo: comprar o traer libros usados, participar en sus muchas actividades o simplemente encontrase. La implicación de la gente ha sido impresionante, permitiendo que, desde el minuto cero, este proyecto sea sostenible económicamente y genere empleo.

En el pasado mes de octubre, el Ministerio de Educación Cultura y Deporte recogió en Lectureando una amplia información sobre este proyecto.

Al final de la misma quizás encontremos una de las claves de por qué libu_un_anoen ocasiones, las cosas más inverosímiles, simplemente suceden.

Quizás, también por eso, muchas librerías siguen existiendo y otras cuantas van naciendo.

¿La última de la que tenemos noticia hoy mismo?

La de nuestra gran amiga Ana Garralón: La Fabulosa. En Madrid. Libros para niños y más

Libu…cuando lo aparentemente pequeño es de verdad grande

Hace un año, día arriba, día abajo, LIBU inició su andadura en Bilbao.

Ayer, a primera hora de la tarde, bien acompañado, me acerqué a celebrar la continuidad del proyecto y a seguir poniendo cara, sentido y rostro de mujer a todas las que están detrás del mismo que son mayoría.

Ayer hubo un ratín para la charla sosegada, para poder conocer a través de ellas un poco más en detalle todo lo que hay detrás de este ‘proyecto loco’ que se planteó inicialmente tres meses de prueba y que parece que hasta la fecha ha salvado todas las dificultades, dudas y obstáculos internos y externos.

Poner cara, compartir un vino o lo que sea, conversar como camino para comprender, sugerir, criticar un poco también y, sobre todo, sentir la implicación, la sonrisa y la felicidad que creo esta imagen refleja como pequeño botón de muestra…

img_20161214_171818

Itziar Kerexeta recoge bien, creo yo, el espíritu y sentido del trabajo que allí se desarrolla.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Yo sólo añadiré que ojalá siga funcionando, ojalá siga habiendo también junto al proyecto y/o detrás del mismo personas  del sector que hacen su guiño cómplice de empatía y solidaridad.

Ayer, además, todas eran miradas de mujer. Quizás, como bien decían por movernos en los límites del cuidado y la cultura

Lo dicho… fue un regalo y gracias E. por acompañarme en la visita… Lo pequeño sigue siendo hermoso.

 

Husing Works y Libu, que hoy cumple seis meses, dos experiencias paralelas

libu_2Hoy LIBU de Bilbao celebra a la tarde, a partir de las 18:30 sus primeros seis meses de existencia. Un proyecto en el que, en el fondo, los libros se convierten en una mediación para generar nuevas conversaciones y nuevos estados de vida para personas que se encuentran en exclusión social. Es como decir que la sociedad, nosotros los otros, les hemos negado esa conversación que pasa de las palabras a los hechos solidarios. De ahí la necesidad de mediaciones como LIBU.

//platform.twitter.com/widgets.js
Zubietxe y un grupo importante de personas voluntarias llevan adelante este proyecto con ilusión, ganas y sentido.

Ayer, casualmente, me enteré de un proyecto en New York que parece cortado por un patrón o por una idea parecida.

Las ventas de una librería de Nueva York benefician a personas sin hogar y con sida.
Housing Works es una organización sin ánimo de lucro: sus libros proceden de donaciones particulares. Comprando un libro ayudas a las personas sin hogar y a enfermos de sida.

Es interesante constatar cómo frente a las ideas de globalización comercial, del copar mercados, estos proyectos piensan en lo local y en las personas de carne y hueso con las que mantenemos las conversaciones reales.

Ello les llena de sentido como proyectos, sociales y culturales. Algo que en muchos otros casos, aunque se hable de libros, no se podría afirmar.

¡Felicidad y a por otros seis meses más!

Intentaré acercarme.

 

Tercer aniversario de Doce Miradas

Si andas por Bilbao, te propongo un plan para el viernes al mediodía.

Celebrar y compartir con las amigas de Doce miradas sopa de Zuriñe García, música de Izaro y proyectos solidarios.

3UrteurrenaGonbidapena

Te aviso con tiempo para que luego no digas que no sabías.

Será un buen rato para la conversación y el disfrutar de vernos y, como dice Noe, también de besarnos.

¿El día? Viernes 27

¿La hora? A partir de las 13:30

¿El lugar? El claustro del auditorio de la ‘Santa Casa’, es decir, la Universidad de Deusto.

Conviene que les avises, no vaya a ser que luego no quepamos en la Universidad y no haya sopa para todos.

Y hablando de celebrar y compartir, quiero dejar caer por aquí, la agradable doble sorpresa que he tenido hoy a la mañana al encontrarme en LIBU, por un lado con una persona a la que hacía un tiempo que no veía, pero que sigue estando dinámica, activa y comprometida y disfrutando de la vida con sus ya, lo dejaremos aquí, 15 años más que un servidor y, también, encontrarme con María, traductora y trabajadora del sector del libro, que, por esas casualidades que tiene la vida, ha aterrizado por Bilbao.

Nos hemos prometido un café tranquilo para conversar.

Pero, ¡no lo olvidéis!, el viernes la comida, la conversación y los proyectos que merecen la pena están con los ojos atentos de las Doce miradas.

Bollo de mantequilla. Cuerpo y corazón tierno y dulce

El bollo de mantequilla es un dulce típico de Bilbao.

En la familia son cinco los temas centrales de conversación en torno a la pastelería y derivados. Cito sin que el orden suponga en este caso prioridad: Los rusos, las palmeras de chocolate, los milhojas, los pasteles de arroz y los bollos de mantequilla.

Estos últimos suelen aparecer por casa con relativa frecuencia convirtiéndose en una pequeña fiesta de algunas noches entre semana.

Hoy venía la madre a comer. Esta semana leyó en alguna revista las alabanzas que hacían de los bollos de mantequilla de Labeko Okindegia.

Así que cogió sus 86 años y a su ritmo los llevó de paseo hasta el Casco viejo para presentarse a la mesa con los bollos.

La cata de unos bollos espléndidos y recomendables nos ha dado para filosofar.

Resumiré lo conversado en tres puntos.

Seguir leyendo “Bollo de mantequilla. Cuerpo y corazón tierno y dulce”

Los Reyes parece que quieren traer como regalo librerías que abren

esde este domingo pasado al día de reyes han aparecido tres artículos en los medios que parecen, al modo de El Roto, señalar, quizás, un cierto cambio no tanto de tendencia, sino de visión de la jugada.

cambioderumbo

Cuando los medios, la mayoría, repitieron como papagayos el número de librerías cerradas en un año mostré mis dudas razonadas sobre las mismas.

No voy a decir que el tiempo me haya dado la razón porque también mantengo que comparados con otros países, Francia y Alemania, por poner un ejemplo donde nos suele gustar mirarnos, en España existen más puntos de venta y más penetración en el total de negocio de la librería que en Francia por ejemplo.

En cualquier caso creo que los Reyes o Reinas, sean magos o magas, monárquicos o republicanos parlamentarios o asamblearios, que qué más da, nos han traído el regalo del cambio de discurso en algunos medios. Entiendo que el mismo viene provocado bien por el cambio de realidad o porque han sido capaces de mirar la realidad desde otro punto de vista.

Jorge Carrión, al que algún día las librerías deberán hacerle un reconocimiento y/o agradecimiento explícito, abrió-siguió el domingo pasado en El País con su discurso de puesta en valor en el artículo En defensa de las librerías. Puso en valor en el mismo de manera sutil ese elemento patrimonial que solamente se puede descubrir yendo a la librería.

Pero los viejos libreros nunca mueren. Son incontables los que toman el relevo. Hay que reivindicar esa figura, que ha permanecido en la sombra, mientras que las del autor, el editor y el agente se volvían totalmente visibles, incluso estelares. En la memoria de los libreros se conserva un patrimonio que casi nunca se puede descubrir en las paredes de sus librerías o en sus páginas web.

El Periódico se sumó a la fiesta epifánica en su ‘contra’ con una espléndida entrevista a Salvi Rosich de Llibreria PLéyade. Para Salvi la librería supuso el renacimiento, el inicio de una nueva vida. Nos deja una afirmación clave:

En realidad, estoy aprendiendo a ser librero sobre todo porque soy lector.

Y, para completar, se han sumado a la fiesta El Español que nos dice, en un artículo de Joana Rei, que después de siete años crece el número de librerías. Desfilan por el mismo librerías de las que ya hemos hablado por aquí en fechas recientes como Contrabandos, Cal Llibreter, Re-Read, Los editores, Nakama, Deborah libros, Libu, La Temerària.

No entraré yo si son muchas o pocas las que abren. Me interesa más el ‘espíritu kamikaze’ que a veces genera victorias y la idea con la que se cierra el artículo.

Quieren que la gente de sus barrios sepa que allí existe una librería distinta, de esas de antes, donde el librero conoce a cada uno de sus clientes y sus gustos. Una donde pueden pasar el tiempo sin mirar el reloj, tomando un café y disfrutando de las páginas de un libro sin prisa.

Y ya, para redondear, Anna María Iglesias en Llanuras nos ha puesto hoy en el zapato sus ‘Librerías que abren‘. Además de las ya señaladas en el anterior artículo nos acerca a On the Road, a la ‘refundación’ de NoLlegiu y a algunas de las históricas como La CaldersDocumenta en Barcelona o Tipos Infames y la Librería Alberti en Madrid.

Dejaré sólo dos notas finales como lazo para este regalo de optimismo.

  1. No olvidemos los movimientos que se dan también en la periferia, un poco más alejados de los focos mediáticos. Me refiero, por ejemplo a Al-Ándalus en San Fernando Cádiz o La librería en Tomelloso.
  2. Creo que es un buen momento también para recordar y traer de nuevo a la palestra a lo que he dado por llamar librerías y libreros enredadoras donde pretendo recoger todas aquellas librerías y personas que trabajan en ellas que andan moviéndose por twitter tanto en España como en América Latina.

Termino con la cita con la que Anna Maria abre el artículo:

“Por supuesto que el libro tiene futuro, y claro que seguirá habiendo librerías”, escribe sin atisbo de dudaPetra Hartlieh al final de Mi maravillosa librería (Periférica): “No puedo responder más que esto, pues es como si le preguntases a un ganadero que tiene el establo lleno de vacas lecheras si cree que en el futuro se seguirá bebiendo leche. No tenemos más remedio, tanto el librero como el ganadero, que creer en nuestro trabajo”. Diez años después de abandonar su acomodada vida en Alemania y abrir una pequeña librería en la histórica ciudad de Viena, Hartlieh no tiene dudas acerca del futuro de los libros. Su confianza, sin embargo, no hace de su libro una dulcificada e idealizada narración en torno al sueño de abrir una librería; Harlieh huye de toda condescendencia al romanticismo que rodea el trabajo del librero, no elude el temor, las dudas y el sacrificio de los primeros años que envuelven e, incluso, ennegrecen el proyecto libresco. Diez años después, Petra Harlieh comprueba el éxito de aquel proyecto que algunos tildaron de aventura, incluso de estrambótica locura.

Sigamos pues con el #ApoyemosANuestrasLibrerías y no dejéis de leer las historias navideñas de Sergio Sancor sobre lo bonito que puede ser trabajar en una librería.

Pebre Negre ganadora del Memorial Ferran Lara. Otro proyecto con alma

Andamos estos últimos días contentos con nuevas librerías que abren, LIBU, Los editores, La sombra, Al-Ándalus

Nollegiu presenta su nuevo futuro anclado en el presente…

futur-nollegiu

Y Pebre Negre gana el Memorial Ferran Lara gracias a un proyecto:

  • incardinado en lo local
  • Especializado (infantil-juvenil, gastronomía y sostenibilidad)
  • y con un modelo empresarial concreto: cooperativa laboral.

Felicidades para Maite Sánchez, Oriol Canosa y Maite Cusó, artífices del proyecto.

¡Lástima que los medios de comunicación tiendan más a hablar de cierres que de aperturas!

#ApoyemosANuestrasLibrerías

MaPa, el taller de diseño y arquitectura que ha trabajado en la puesta en marcha de LIBU escribe en su blog:

No sé si algún libro de los que hay allí contará una historia tan especial como la que hemos compartido con todas las personas implicadas en este proyecto. Es cierto que siempre nos volcamos y nos implicamos mucho en todos los proyectos que hacemos… a veces incluso en los que no hacemos. Pero en esta ocasión se respiraba algo más. Nos contagiaban las muchísimas ganas que tenían todas las personas empeñadas en hacerlo realidad. Tenía tantos ingredientes geniales y tantas ilusiones detrás que en la mente de todos estaba el poner todo de nuestra parte para que Libu abriera sus puertas en la fecha prevista.

Cada una de ellas, a su modo y manera están haciendo ya presentes los futuros libreros que no serán nunca unidimensionales y unidireccionales.