Babel de Castelló. 25 años

No me hubiera perdonado no acordarme en este 2017 de los 25 años que Babel lleva entre nosotros como librería.

Babel nace en 1992, en la calle Herrero, junto al hotel Mindoro, gracias al entusiasmo y esfuerzo de un grupo de personas de nuestra ciudad que se unen para crear un espacio comercial pero con objetivos claramente culturales.
Los primeros años de la librería sirvieron para ir conformando y poniendo los pilares imprescindibles para llegar a conformar un modelo de librería distinto al que se conocía en Castellón, e incluso en el resto del Estado español. Aprendizaje sobre la práctica, elaboración de las líneas teóricas necesarias, contactos con otros libreros españoles y europeos … nos han llevado a la Babel que conocemos hoy en día.
En el año 1998, nuestra librería abre en su nueva sede, donde en la actualidad se encuentra, en la calle Guitarrista Tárrega. Un espacio de más de 750 m2 y diseñado para poder aplicar los planteamientos y acciones que trazan como objetivos desde la creación de Babel.
La Babel actual cuenta con unos 100.000 libros de fondo editorial, organizados en más de 50 secciones temáticas. La gestión de la librería, en todas sus vertientes, está completamente informatizada, contando con los últimos avances en las nuevas tecnologías que permiten un trabajo más ágil y eficaz que revierte en un mejor servicio a los clientes. Babel utiliza los sistemas más eficaces en su trabajo con los proveedores. También contempla servicios para sus clientes, como el servicio de novedades y libros a examen, asesoramiento para grandes compras o para adquisiciones especializadas, aviso automático y personalizado de llegada de libros pedidos …

Personalmente a Pere y a Lledó les debo mucho y el conjunto de los libreros y del sector les deben las primeras reflexiones serias y estructuradas sobre el papel cultural de la librerías.

Más de una vez he hablado con Pere de nuestra ‘pipiolez’ hace años en medio de los ‘popes’ libreros y en las estructuras sectoriales y, al mismo tiempo, el cariño y la ‘bolilla’ que nos daban nuestros mayores para aportar nuestras a veces atrevidas opiniones y puntos de vista.

La compañía, el aprendizaje y la empatía que nos brindaron libreros y libreras históricas fue y es de un valor incalculable.

Quizás en estos 25 años alguien debería ser consciente del aporte teórico y práxico que ha supuesto el hacer de Babel.

¡Felicidades amigos!

Vaya como un pequeño homenaje estas fotos de principio o fin de siglo, año 2000,  con motivo del curso que hicimos en Babel sobre La vertiente cultural de la librería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Se decía ya allí:

Considerar que nuestros competidores son fuertes y potentes , es una buena estrategia empresarial para no dormirse en los laureles… Pero, cuando esa idea actúa como justificante de todos los males e impotencia de nuestra propia empresa, se convierte en un “tópico nocivo”. Nuestros rivales y competidores no todos son iguales. Su fuerza y peligro también es diverso. Con cada uno deberemos luchar con unas armas diferentes. La Librería Cultural tiene algunos puntos fuertes que no todos sus competidores tienen y, que debe explotar en su propio beneficio. Convertir la ibrería en un punto de encuentro, en una tribuna socio cultural, es un activo que no todos los competidores pueden conseguir. Hacerlo de “abajo arriba”, buscando la complicidad de la sociedad civil
es más eficaz, y no todos los competidores pueden hacerlo. La implicación personal del librero en el entramado socio cultural de su entorno, vuelve a ser un aspecto que no está al alcance de todos los competidores.

Anuncios

El futuro cultural del sector del libro está en las librerías

¿Os suponéis que algún medio de comunicación abriera hoy con este titular una información a la vista del adelanto de los últimos datos conocidos sobre Comercio interior?

Es cierto que como señala Manolo Bragado, aún quedan por conocer muchas cifras del sector, pero aún así, podemos jugar a la provocación.

En los mismos parece que las librerías y las cadenas de librerías se mantienen como canal principal de compra y que además, en relación a los últimos años, es el canal de venta que más crece.

Bajan, los quioscos y los supermercados, probablemente más apegados a la compra ocasional y de impulso, y sube también, aunque comparativamente menos en volumen y en porcentaje, la venta.

No comparto el optimismo que a veces el sector suele mostrar sobre la posibilidad de una ‘vuelta a cifras de facturación anteriores a la crisis’. Se ha pasado ya con claridad el tiempo de la centralidad del libro tanto en lo cualtural, el pensamiento, la formación como el entretenimiento y esta no volverá.

Pero junto a esto sigue la tesonería mayoritaria por parte de los lectores, que parece molestar a algunos porque les sigue rompiendo sus esquemas, de seguir escogiendo la librería como lugar preferente de compra y de seguir prefiriendo el papel como soporte de lectura preferente sobre todo y fundamentalmente en aquellos libros que más acercan el formato a su vertiente cultural sea la literatura, el libro infantil o juvenil y el cómic.

Es por ello por lo que me atrevo a lanzarme a la piscina y decir que el futuro del sector, en la medida en que el mismo va unido a sus lectores, se juega en las librerías y, por supuesto, también en las bibliotecas y es donde, por lo menos los ‘editores con vocación y dimensión cultural’ debería seguir poniendo la mirada y las complicidades.

Sé, no soy un ingenuo, que esto a veces no es fácil, que no todo fluye con la suficiente soltura, pero creo también, y así lo escribí ayer en facebook que…

Visto lo que está apareciendo en los medios como avance de los datos de Comercio interior del libro 2016, vistos también unos recientes datos en Francia de un estudio de GFK se me ocurre lanzar una ‘pregunta veraniega’. Si las #librerías que en número absolutos facturan más que el libro electrónico, crecen también porcentualmente más que éste y se sigue manteniendo como principal canal de venta… Mirar al futuro con sentido qué será. ¿Mirar y trabajar sobre lo que ha sido referencial y lo sigue siendo habiendo superado crisis postcrisis y dando respuesta a momentos políticos y culturales de todo tipo o mirar a aquello que se adormece? Es una pregunta lógicamente referida en exclusiva a los soportes y a los canales, no a la incidencia e importancia que ‘lo digital’ tienen en otros procesos dentro del sector incluida la creación…. Vamos que quizás tendría más sentido, lo digo por volumen de negocio, hacer un córner librero en Liber | Feria Internacional del Libro que un córner digital que tiende, además, por lo visto en el programa a responder y dar servicio intereses muy pero que muy particulares…

Dicho queda. Y bien por las librerías, con su larga historia como Espolón en Burgos que este año cumple 110, Babel en Castelló que anda en sus 25 y que ya desde sus orígenes reflexionó y se esforzó en crear discurso y práctica sobre la Librería cultural, cuyo premio se acaba de convocar de nuevo, y Odiel que acaba de nacer en Huelva.

Tres ejemplos en el tiempo al que se pueden unir otros muchos que seguro que como buenos lectores y lectoras tenemos todas en la cabeza.

No nos despistemos pues, EL FUTURO CULTURAL DEL SECTOR ESTÁ EN LAS LIBRERÍAS.

Memorias de un librero para un librero premiado

Trama editorial ha reeditado las Memorias de un librero de Héctor Yánover. Las reediciones, a veces, tienen su historia y parte de ella la voy a contar hoy, día en el que la Librería Cámara recibe el Premio Librería Cultural, ya que quien nos permitió disponer de un ejemplar de la edición realizada hace 20 años por Anaya/Mario Muchnik fue, casualmente, Pere Duch de la Llibreria Babel de Castelló ganadora en su primera edición del Premio Librería Cultural.

cubierta_Yanover_web

Así que hay libreros que leen, recomiendan y prestan sus queridos ejemplares.

Hoy que por Bilbao andamos de fiesta librera vamos a aprovechar para dejar por aquí algo de la maravillosa sabiduría de Héctor Yánover.

El librero es el ser más consciente de la futilidad del libro, de su importancia. Por eso es un hombre escindido; el libro es una mercancía para comprar y vender, y él integra esa mercancía. Se compra y se vende a sí mismo. 

Un libro comienza a serlo cuando se lee, cuando cumple su función de unir al escritor con el lector.

A esta altura se me ha desarrollado tanto el ojo que puedo hacer el diagnóstico por el iris. Por la vidriera. Por las mesas. Por el aire de una librería.

El riesgo siempre está ahí, a pesar de la computadora que, cada vez más, es quien verdadera­mente decide, aun por encima de la voluntad de cual­quier asesor o lector editorial. A ese riesgo, menor ahora por supuesto, menor si se trata de una novela con los in­gredientes necesarios y en sus dosis recetadas, rindo mi homenaje. Es ahí por donde entra el soplo de aventura que necesita esta industria para seguir interesando a los que quieren dar la nota y a los amigos del azar. Y es por eso que todavía el librero es necesario.

Presentes y futuros de las librerías. 4. Libreros y libreras culturales

Hoy es un buen día para hablar de esta dimensión ya que a las amigas de la Libreríal Gil les entregan hoy el Premio Librero Cultural. En este caso sería más adecuado hablar en femenino y en plural.

libreria_gil

Allí estaremos para celebrarlo con ellas.

Este ha sido el úndécimo año que se concede este premio que nació desde el convencimiento de la puesta en valor de la acción cultural en la librería como un hecho diferencial.

Leer más “Presentes y futuros de las librerías. 4. Libreros y libreras culturales”

Babel. 10 años de librería cultural. Librería cultura y amistad

Me sabe rico que la primera experiencia en solitario y con cámara haya sido con Pere y Xipell, con la gente de Babel. Grabar, pasar al ordenador, subir al ftp y esperar el Ok de Joan para enviar más vídeos.

Me encanta y supongo que a ellos les gustará el “juego final de imágenes”, pero vayamos al grano.

Pere Duch y Joan Montañés “Xipell” son las caras visibles como gerente y coordinador del Forum de una apuesta librera por la cultura, por el trabajo en red y por el compromiso con la ciudadanía.

Han sido un modelo seguido, adaptado y emulado por otras librerías. Este mes de agosto nos han acogido y hemos  podido charlar tranquilamente con ellos.

Babel lleva ya una larga historia por detrás como librería que va cubriendo hitos importantes. Lleva muchos años en la actividad cultural, pero hace 10 iniciaron una apuesta más fuerte con su Foro.

El domingo de agosto en el que se iniciaba el campeonato mundial de Basket sacamos un rato entre compra de coca y partido para grabar lo que a continuación os ofrecemos y que tomamos prestado de Tokland.

Nos dio tiempo para que nos explicaran, lo primero, el concepto. Seguimos después con el funcionamiento del Foro, los reconocimientos, el mantenimiento económico para, a continuación, analizar cómo se ve el modelo dentro del sector del libro y en la propia ciudad, sin dejar de lado algo consustancial a su modelo de trabajo: el funcionamiento colaborativo o en red tanto dentro del sector como en su propio ámbito más cercano.

No podían faltar dos recomendaciones literarias: uno se quedó en casa y otro se fue para el norte y una vuelta final por la librería.

No es de extrañar que algunos digan que detrás de todo esto anda un librero especial.

Librería Cálamo: en papel y en digital

Recibo como todos los meses la agenda de Cálamo. Una idea y un formato que “inventó” Pere Duch y su gente de la Librería Babel de Castellón, agenda que también recibo con puntualidad.

En la agenda de Cálamo se juntan sus recomendaciones, siempre interesantes, los actos del mes y algún comentario que marca con claridad sus apuestas.

En esta ocasión dedican el mismo a Pre-Textos con estas palabras:

Caracteriza a la editorial el amor por la buena literatura, el esmero en la edición, la rigurosa selección de autores y el cuidado diseño que hace de la tipografía un elemento capaz de alumbrar forma y sentido. Durante el mes de octubre queremos destacar en Cálamo dos de sus colecciones “Narrativa clásicos” y “Narrativa Contemporánea”. Míralas, tócalas: la erótica del trabajo bien hecho.

Junto a ello Paco y su gente se han animado a cambiar y mejorar la presencia de la librería en internet con un resultado mejor en imagen, pero escaso en posibilidades de consulta. Se nota que les gusta más el papel y el cara a cara. Está bien porque, al menos, ellos lo tienen claro.