Constelaciones

Constelación, en su segunda acepción de la RAE: Conjunto, reunión armoniosa. Y en la cuarta: Clima o temple.

Llevaba ya variso fines de semana ‘amarrado al duro banco’.

Ayer a la tarde noche se abrió la veda para poder disfrutar de cena tranquila y tertulia y hoy a la mañana poder dedicarla al paseo solitario y tranquilo mientras la cabeza intenta también adecuarse a un ritmo más pausado y al disfrute de la lentitud y lo cotidiano.

En este ir con calma me acerco a la Librería Anti.

Soy hoy el primero que entra hoy a la mañana y puedo disfrutar del espacio y los libros a mi antojo. Con calma y buena música de fondo.

Encuentro así ojeando al hojear un  pequeño detalle. Muchas veces en las librerías se me va la cabeza al viaje de unir libro y persona así que en un ambiente tranquilo es también un momento para que personas amigas salgan a la luz en el cruce con un libro.

Iba, también, a hacer un recado, buscando una coleccción de dibujos y motivos de la ilustradora Carmen Segovia Luisa Fontán que ha publicado este año Los bichos bola en Los cuatro azules.

Allí me encuentro con las ilustraciones y el libro.

Me comenta la persona que está en la librería que ‘el libro va bien’. Frase que colma los sueños de cualquier editor.

Ya cuando estoy pagando me doy cuenta de otro elemento que me llama la atención y que al editor también le gustará.

Presidiendo el mostrador, a la entrada, en espacios que en otros sitios son ocupados por bestseller rabiosos o elementos vulgares de mercadotecnia, allí mismito se encuentras los libros de Blur. Seguro que a algún editor de gusto los rizos se le hacen ta caracolillos y no sabría qué juego de gafas ponerse para verlo.

Tres realidades con personas por detrás a las que aprecio y con en un espacio y con sosiego se me han mostrado unidas cobrando para mí todo un sentido de complicidad.

Así que con este buen regusto me vengo tranquilo para casa para escribirlo y contarlo.

Anuncios

Quisiera tener….

Quisiera tener…. es el título de un precioso cuento que me ha enviado una estupenda amiga, las amigas en cuanto a número son como los dedos de una mano y lo demás suelen ser cuentos chinos o mercadotecnia barata de redes sociales…, y que me permite elaborar algunos de mis deseos personales para este año que empieza.

Quisiera tener...

Quisiera tener

– los ojos del mirlo para ver cada detalle en apariencia insignificante pero cargado de sentido que rodea nuestras vidas.

– los pasos de pluma del tigre para acercarme en silencio a ofrecer compañía.

– el corazón veloz del ratón para reaccionar con sentipensamientos a las situaciones inesperadas.

– las alas de la oca para afrontar la vida con un sentimiento continuo de tránsito.

– la cola del lémur para no mecerme sin control en los vientos cambiantes de la política.

– la melancolía del perro para mantener vivo el recuerdo de lo que realmente merece la pena.

– la voz de la ballena que aunque sea mucha la distancia puede llegar como un susurro haciendo real su presencia.

– la mirada oriental de la lechuza para poner un poquito de zen en esta vida rápida, caótica y desestructurada

– el hambre alegre del oso para hacer de algunas comidas una gran celebración y momento de encuentro.

– las inmensas orejas del elefante para mantener la escucha atenta….

Quisiera seguir teniendo personas amigas que me regalan su tiempo, su cariño y su compañía y poder regalarlo yo también…

(Adaptación totalmente libre siguiendo el principio de que todo buen libro encierra múltiples lecturas sugerentes).

¡Háganse con él! Merece la pena…

Selma

Selma

La felicidad, ¡ah la felicidad!

¿Qué haríamos si tuviéramos más tiempo?

Jugar a los colores, jugar a los sabores, jugar a enredar, disfrutar con las palabras de otros, fraternizar por los madriles, recibir encantado libros de las amigas y amigos para disfrutar con ellos.

Todo esto son restos de la buena compañía de la terraza del Círculo.

Los cuatro azules

cuatro_azules.JPG

Una nueva editorial | El proyecto de los cuatro azules busca su espacio entre los libros ilustrados que no tienen edad. La editorial surge como un nuevo campo de exploración de tres profesionales que proceden del mundo del libro, visto desde otros ángulos: Fernando Valverde, librero de la emblemática «Jarcha», Martha López, editora y Raquel López, perteneciente al ámbito de la cultura relacionada con el libro infantil.

El gusto por la literatura infantil y su potencialidad como propuesta artística capaz de llegar a todos los públicos a través de un lenguaje sintético y arriesgado trazan el horizonte de esta editorial. Libros de calidad ya publicados en el extranjero y la creación de proyectos propios irán nutriendo un catálogo que nace sin prisa, con vocación de permanencia y con la intención de ampliar las propuestas existentes del libro infantil ilustrado.

El catálogo | Los tres títulos con los que nace la editorial podrían considerarse como una declaración de intenciones.

Selma, nuestra oveja, un regalo de Jutta Bauer, representa el alma de los cuatro azules. La editorial sólo necesita tiempo para mirar al horizonte, para hablar con los vecinos, para intercambiar con los allegados y para burlar al lobo…, lo demás irá surgiendo. La ironía, el humor y el espíritu de pacífica observadora del acontecer humano que tiene Selma serán sus señas de identidad.

Al señor Zorro le gustan los libros, de Franziska Biermann podría representar
muy bien a cada uno de los editores, voraces lectores que un buen día deciden publicar «sus» propios libros para alimentar su pasión lectora; y El sueño de Pablo es al fin y a la postre un gran sueño: aprender a leer no sólo en los libros.

El proyecto | A estos tres títulos le seguirán otras propuestas en las que se combinarán trabajos originales de autores españoles con la recuperación de títulos de autores extranjeros que tienen poca representación en España. La editorial se define como un proyecto de creación en el que puedan trabajar autores e ilustradores dando luz a obras que emocionen a los lectores presentes y a los que están por venir.