¿Todavía se celebra el Liber?

Desde una cierta lejanía escucho y me entero de la celebración del próximo Liber en Barcelona.

Ya en julio hablamos de su nueva política de precios.

Este año, al igual que el anterior, no asistiré.

Quien haya querido escucharme me habrá oído que con el paso del tiempo me parece cada vez más descafeinado.

Seguir leyendo “¿Todavía se celebra el Liber?”

La Central de Callao. Puesta de largo

Ayer pude disfrutar con muchas otras personas de la puesta de largo, inauguración de la nueva Central de Callao.

Disfruté en medio del gentío que como si de gran acontecimiento se tratara

formó colas para entrar porque hubo momentos en los que por motivos de seguridad hubo que impedir temporalmente el paso de más gente.

Os dejo algunas pinceladas de lo que vi y sentí dentro de la marabumta,

pero pudiendo también disfrutar ya cerca de las 22:00 de una visita personalizada a cargo de Lucía que ayer parecía a esas horas ya casi un flan de huevo-nervios a

Seguir leyendo “La Central de Callao. Puesta de largo”

Trama y Texturas sigue y sigue

Aquella aventura que empezó en una noche loca por la larga conversación y las ideas que iban saliendo y poniéndose sobre la mesa cumple ya seis años de vida.

Manolo, siempre al mando, democrático y conversacional, y Manuel Gil en estos últimos tiempos andan dale que te dale para seguir haciendo realidad un sueño que en los tres últimos años me toca vivir con cierta distancia, pero que, espero, vuelva en breve a la cercanía.

Seguir leyendo “Trama y Texturas sigue y sigue”

Lecturas del día 21 de junio

  1. ¿Necesitamos libros de texto?El futuro de la educación está en los recursos educativos abiertos (Unesco)
  2. Lectura y bibliotecas escolares (OEI)
  3. ¿Necesitamos libros de texto?
  4. ¿Por qué se venden tan pocos ebooks en España?
  5. Cuando tu editor hace las cosas bien (Manuel Gil)
  6. Intemperies editoriales (Joaquín Rodríguez)
  7. Seleccionar lecturas para qué, por qué y cómo (Gemma Lluch)
  8. Libros distintos, tecnologías dispares (Alberto Vicente)

Lecturas del día 14 de junio

  1. Digitalización de libros en librerías
  2. Trama y Texturas en formato digital
  3. El libro de bolsillo tiene un gran agujero
  4. Más de 60 editoriales de toda España se darán cita en la I edición de la Feria del Libro Independiente en Cantabria 
  5. La evolución de las especies (editoriales)
  6. Se acabó el pastel, sálvese el que pueda
  7. Los recortes culturales, el tema de fondo de cualquier acto público
  8. La historia del arte en un graffiti

Lecturas del día 4 de junio

  1. Los consejos sobre internet que tu abuela tenía que haberte dado
  2. Nuevo informe IFLA sobre préstamo de ebooks
  3. Feria del Libro de Madrid: se necesitan clientes
  4. De la música a los libros: aprendiendo de los errores de otros
  5. Por qué los libros de texto serán sigitales y se distribuirán desde una única plataforma

8 años… Manuel Gil

DE CONVALOR A CAMBIANDODETERCIO: DE REFERENTE A ICONO (Manuel GilAntinomiaslibro )

Txetxu Barandiarán cumple ocho largos años blogueando en la red. Comenzó con un blog que consiguió ser referencia en el sector del libro (convalor), no sólo reflexionaba sobre  diferentes temas del sector sino que incidía con la precisión de un cirujano en temas muy polémicos, y en numerosos casos lo hacía abiertamente a  contracorriente,  y ahora desde el nuevo blog (cambiando de tercio), el viejo rockero-bloguero continúa la aventura.  En estos últimos dos años había tenido una actividad algo pausada e intermitente, pero sin dejar de bloguear en ningún momento. En este nuevo blog ha abierto el abanico de los temas, y ya no sólo aborda el sector del libro sino que aborda con rigor numerosos temas, desde la critica de libros a temas de índole cultural, su experiencia en el campo del asesoramiento cultural a instituciones del  País Vasco le aporta un enorme caudal de experiencia  para saber de lo que habla y lo que dice. Y de cuando en cuando en cuando algún tema más político, al fin y al cabo el horno está que arde, y Txetxu nunca se queda al margen.

Ni que decir tiene que siento una gran admiración y cariño por él, no en vano le debo el haber comenzado a publicar, tanto  en la revista que fundó con Manuel Ortuño (Texturas) como en la colección de libros que dirigía en la editorial Trama ( Tipos Móviles),  esto me hace estar en deuda con él. En cualquier caso  quiero destacar su longevidad bloguera, es evidente el mérito que tiene es el de estar ocho años blogueando ininterrumpidamente. Todos los que escribimos blogs sabemos que tienes momentos que no sabes  qué escribir, sientes que estas agotado, que te repites, que lo que escribes no tiene ningún interés…. Cuando llevas unos años observas que es difícil hacer una entrada brillante que sorprenda a tus probables lectores. Txetxu es el diesel de los blogs. Alejado de convicciones relacionadas con lo pecuniario, es el bloguero compromiso.

Me alegro además de su permanencia  porque desde mi blog observo una deriva de algunos blogs a reproducir noticias y a no dar opiniones sobre las cosas, y a vivir reenlazar contenido de otros, desde ese punto de vista me encanta encontrar gente que genera contenido, ofrece opiniones,  reflexiona en voz alta, y abre debates.  Su blog no es pusilánime ni evasivo. Y aunque no se trata de hacer un ranking del tiempo que cada uno lleva blogueando, sino de observar trayectorias y compromisos, creo necesario insistir en la honestidad de sus post y en el caso de Txetxu se puede decir aquello de que “es incombustible e ignífugo al desaliento”. Este es su gran valor. En este sentido, no descarto en un futuro muy próximo embarcarme con él en algún proyecto digital del que hemos hablado muchas veces.

Feliz cumpleaños y larga vida a “cambiando de tercio”. Agur.

8 años blogueando

Efímeros instantes

Efímero: Pasajero, de corta duración.

Instante: Porción brevísima de tiempo.

Me gusta ese título.

Más cuando uno vive rodeado ahora precisamente de eso: de instantes efímeros con personas concretas que quizás no se vuelva a repetir o a dar.

Manuel Gil ha trasladado a ‘lectura lineal textual’ las entradas de su anterior blog Paradigma Libro que escribió a cuatro manos junto a Francisco Javier Jiménez.

Al entrar a curiosear me encuentro con esto en la página 6:

La historia del blog Paradigma Libro es una historia lineal. Hay que remontarse a los cursos de Santander del 2006, allí nos encontramos Javier Jimenez y yo, a la postre autores del blog, con Txetxu Barandiarán, tipo inquieto y con olfato que ya veía el devenir que el sector comenzaba a tener.

En el curso de una distendida conversación en un café una soleada tarde santanderina, nos contó que iba a poner en marcha una revista de refl exión y análisis sobre el sector del libro, y nos invitaba a colaborar. La revista era Texturas, hoy convertida en la revista de referencia del sector y en icono de la refl exión sobre el libro, la editorial matriz Trama, y el responsable último Manuel Ortuño, un editor avezado en las lides de editar a contracorriente y sostener proyectos editoriales evidentemente personales y no siempre políticamente correctos. Un editor concepto.

No sé si habré perdido ya el olfato. Esto lo suelen ver mejor los otros que uno mismo. Lo que no he perdido, por suerte para mí, es la relación con los dos ‘Manolos’ y con Javier, aunque ahora nos veamos menos por Madrid.

Lo que sí me gusta es que cuando nos volvemos a ver no se da ni el efímero ni el instante, sino, más bien, el tiempo lento y sosegado de la conversación.

Quien quiera leerlo de un tirón lo puede descargar desde aquí. Es gartis, aunque eso no quiere decir que no haya costado nada.

Cuando la exageración lleva a la no credibilidad

o cuando se convierte la parte en todo.

Me encuentro con este titular en El Periódico de Aragón:

La piratería del libro amenaza 80.000 empleos

No sé quién habrá conseguido colar ese titular que tiene eco en todos los periódicos de El Periódico, pero alguien les ha metido gato por liebre o miedo por no adaptación.

Es cierto que las cifras de empleo en el sector tanto en el editorial, el de la distribución y el de la librería vienen bajando de manera suave pero constante en los últimos tres años.

Ahora bien situar todas las causas del peligro en un único factor es ingenuo o perverso. Siempre el sector ha tenido además, y parece que la sigue teniendo en ocasiones, la insana costumbre de echar balones fuera.

Me ha parecido sugerente la referencia que recoge LecturaLab con algunas reflexiones del editor de Chamber Four en relación a los errores que comenten los editores. Señala los siguientes:

  • Los editores están ahogando a las librerías independientes. Ellos controlan el precio de los libros que editan pero permiten a Amazon venderlos con descuentos de hasta el 50 por ciento del precio de tapa. Los libreros independientes compran sus libros al por mayor por encima de esos precios.
  • En vez de pelear contra Amazon, los editores se vuelven contra las bibliotecas, y todavía no han entendido qué es lo que hacen las bibliotecas.
  • Un editor actualmente está ayudando a Amazon a colocar sus libros en las librerías de cemento y ladrillo. Una vez más, ellos no se preocupan por las librerías independientes.
  • Todos han apoyado la SOPA (Stop Online Piracy Act) [Acta de cese a la piratería en línea] aun cuando está probado que la piratería no afecta sus ganancias.
  • La edición en tapa dura como primer modelo de negocio es arcaico.
  • Ellos mienten sobre los costes y los beneficios de los eBooks.

Hablaba también ayer con un librero y de manera indirecta me reconocía la escasa capacidad o lentitud de los mismos para actuar ‘glocalmente’.

No hay que mirar sólo al lobo que puede tirar la casa de los tres cerditos (editor, distribuidor, librero). Hay que seguir mirando cómo se mejora la casa y además, si se puede, nos enrollamos con el lobo que quizás al final sea un cordero.

Y añado dos atinadas reflexiones de Rodríguez&Gil en El paradigma digital y sostenible del libro:

– La industria del libro en nuestro país adolece de opacidad e incomunicación, de ocultamiento y secretismo, síntomas todos, en general, de las industrias y sectores en retroceso y decadencia. (pag. 25)

– El verdadero problema de la industria editorial y del sector del libro en su conjunto no es la tan mencionada ‘transición digital’, materializada hasta ahora en la competición por la cacharrería, sino el de comenzar a pensar en digital, y en disponer de una hoja de ruta para implantar producto en el mercado. La idea de ‘estructurar el consumo para organizar el mercado’ debería ser la clave del proceso. (pag. 34)

Sirva todo esto también como pequeño homenaje a personas y empresas que son capaces de adaptarse, pelear y arriesgar como Concha y Fredi con quienes estuve no hace mucho por Oviedo y cuya empresa ha enfilado ya la última década para llegar a los 100 años.

Sobre librerías, revistas culturales y precio fijo

Todo cambio supone movimiento del que unos salen más contentos que otros.

En el sector del libro ya está pasando y como siempre nunca llueve a gusto de todos.

Me llama la atención, en primer lugar, los datos aportados por Nielsen en relación a canales de comercialización. Teniendo en cuenta lo que algunos editores pagan por tenerlos fresquitos y de primera mano tendrán algún valor. Parece que las librerías independientes son de las que mejor se bandean en estos tiempos de recesión. Son las que más siguen vendiendo, las que menos bajan y, encima, las que más rentables parecen salir como canal en su conjunto a los editores ya que son las que reciben menos descuentos por parte de los mismos. Probablemente, además, sean las que mueven más variedad y diversidad de producto.

En un planteamiento integral de cadena de valor, ahora que los editores parecen estar contentos por estar ya pegaditos a la Dirección de Industrias culturales, debería ser un elemento a tener en cuenta más cuando además parece que son capaces de ofertar algunas herramientas de interés que podría tener su contrapartida por parte de los editores y del contraste conseguir análisis más finos.

Es curioso, sólo como mera constatación irónica que dos de los libros más vendidos hayan sido el método Dukan e Indignaos. Quizás podamos llegar a denominar el año como el de los ‘Indignados delgados’ porque poco a poco todo se va quedando en menos y no está tan claro en este caso que menos vaya a ser más.

Otra dimensión distinta tiene la medida que parece que se va a adoptar en relación a la compra por parte del Ministerio de Revistas Culturales para las bibliotecas que puede tener unos efectos perversos a medio y largo plazo.

Vuelvo a citar a Herrero:

El problema principal en este punto radica esencialmente en la asignación de valor al concepto de capital cultural, puesto que pueden distinguirse dos acepciones mensurables: el valor cultural y el valor económico (Throsby, 1999). El valor cultural es susceptible tan sólo de rango ordinal, pues tiene un carácter cualitativo y multiatributo, ya que se refiere al contenido de creación artística, esencia de inteligencia o significado de identidad social de los objetos que lo integran. Lógicamente, con esta noción surgen dificultades también en la forma de ordenación de las preferencias,
sobre todo en el terreno de las elecciones individuales, pues dependen de factores personales como los gustos, el grado de conocimiento técnico y las experiencias acumuladas; mientras que en el campo de las elecciones colectivas el asunto podría estar más o menos resuelto a través de la potestad administrativa del Estado en las funciones de regulación y preservación de la cultura.

Y lo uno a la línea abierta para su discusión en relación a la Ley de Mecenazgo que puede tener también efectos no deseados. El Consejo Valenciano de Cultura ya ha adelantado una reflexión sobre alguna posible ‘agenda encubierta’. Así, Santiago Grisolía a afirmado que en un periodo de crisis y de recortes presupuestarios, no debe confundirse la necesaria modificación de la ley y sus beneficios con la sustitución de los presupuestos institucionales en cultura, que a primera vista es por donde parece que van a ir los tiros.

Por si fuera poco parece que Anagrama ha abierto de la mano de Paul Auster la caja de los truenos en relación al precio fijo. En esta línea no comparto algunos puntos del análisis de mi amigo Manuel Gil en relación a la interpretación de la Ley de la Lectura, del libro y de las bibliotecas en lo que hace referencia al precio fijo.

En ningún sitio creo que aparece cuánto tiempo tiene que durar ese precio y quizás uno de los grandes errores haya sido el de seguir hablando de precio fijo y no de precio único. El precio nunca es fijo ya que tiene sus subidas en función del criterio editorial. Sí es cierto que la propuesta de Anagrama rompe en gran medida la dinámica habitual de funcionamiento, lo cual es interesante por un doble motivo: por venir de donde viene y por apostar, en principio, por la dinamización de la venta del libro electrónico.

Probablemente no sea la solución final, pero siempre está bien que el que no es más grande sea más ágil en los planteamientos. Habrá que ver si la base de datos del ISBN gestionada por los editores tiene también esa agilidad para recoger fiel y puntualmente los cambios de precio.

En cualquier caso, llega el momento de la publicidad, recomiendo leer algunos de los artículos del número 15 de Trama y Texturas donde parte de esta problemática se abordaba de manea más sosegada.

Todo parece moverse, pero visto lo visto en las costas italianas habrá que ver hacia donde nos lleva el rumbo. Alguno estará encantado de encontrar alguna roca y además será el primero en abandonar el barco.

 

Trama y Texturas 16 en máquinas

Me tomo la libertad que seguro que a Manuel no le molesta de ‘cortar y pegar’ lo que él nos adelanta en Antinomias.

El próximo número de Trama y texturas ya está en máquinas.

El número 16 de Texturas ya está en imprenta, en unos diez días los suscriptores comenzarán a recibirla en sus domicilios. Como adelanto del contenido me permito recomendar con especial énfasis los siguientes artículos:

  • «El libro electrónico y las pequeñas editoriales», de Miguel A. Otero.
  • «El contexto primero: teoría del campo unificado de la edición», de Brian O´Leary.

El artículo de Otero sienta las bases de un análisis económico muy profundo de la producción de ebooks, sus costes, directos e indirectos, y las políticas de precios a aplicar. Un artículo que es de lectura obligada para editores y un material de referencia para la formación en Masters y Cursos de edición.

El artículo de O´Leary, que algunos han podido conocer en su versión inglesa, aborda la idea de que la empresa de edición digital ya no produce ni vende productos, sino servicios y experiencias para una comunidad, a partir de aquí la idea de la importancia del «contexto» pasa a convertirse en el core business de la empresa editorial, marcando un giro copernicano en las estrategias de edición. Imprescindible su lectura.

También destaco por la riqueza de los comentarios que ofrecen dos extensas entrevistas realizadas por dos colaboradores de la revista.

  • «Ahora se puede ser un editor pequeño y pensar en global: Entrevista a Patricia Arancibia», por Joana Costa Knufinke.
  • «Los lectores quieren acceder a los contenidos en cualquier momento, dispositivo y formato: Entrevista a Enrique Dans», por Martin Gomez.

También me señalan como importantes varias personas del Consejo de Redacción (yo no he podido todavía leerlos) los siguientes artículos:

  •  «El papel y el silencio. Reflexiones preliminares para una historia de la edición en Colombia», por Margarita Valencia.
  • «Gente que no compró mi libro», por Iñigo García Ureta.
  • «Pasado y futuro de los derechos de autor», por Gabriela Torregrosa.

En resumen, un número muy sólido que no defraudará. Y las dos posibles portadas del número.

La portada después de un meneo por facebook ya ha quedado elegida. Aún así os dejamos las dos posibilidades que se manejaban para que opinéis.

¿Estamos todos en el mismo barco?

Se impone en el nuevo ecosistema de colaboración digital, parámetros como el ‘todos con todos’, asociados a una complea forma de red empresarial. Nos encontramos, por tanto, ante una dinámica de cambio desbocado en el que intervenimos o nos quedamos fuera, y dejar que otros lideren los procesos es sencillamente suicida. La alianza entre librerías y edición independiente es una de las palancas a las que agarrarse, y de esta alianza dependerá en gran medida el sentido hacia donde avance el sector en los próximos años. En contra del discurso políticamente correcto del ‘todos estamos en el mismo barco’, conviene resaltar que los intereses de libreros y editores independientes hace mucho que dejaron de coincidir con los de los grandes grupos, y hoy son incluso abiertamente divergentes y contrapuestos. (Manuel Gil & Joaquín Rodríguez; El paradigma digital y sostenible del libro; Trama editorial; pag. 24)

Los falsos debates sobre el libro

El debate papel vs. digital es un debate no solo falso, sino un callejón sin salida: es como si a la banca se le preguntara cómo han evolucionado sus nuevos canales (cajeros, operaciones telemáticas, tarjetas de pago, teléfono, etc…) en relación a las sucursales físicas, pues todos los canales y formatos conviven. Lo mismo ocurrirá, indiscutiblemente, con el libro. Mejor todavía: es posible que el libro en papel, tal como lo conocemos, encuentre el lugar que le corresponde en la configuración del nuevo ecosistema, liberado ya de la necesidad de producirse y distribuirse de manera sobreabundante, del perverso sistema de la devolución y la amorttización contable; alejado, en fin, de todas las anomalías derivadas del funcionamiento de una lógica productiva predigital. (Manuel Gil & Joaquín Rodríguez; El paradigma digital y sostenible del libro; Trama editorial; pag. 17)

Partidos, Libro y Políticas

Ya hemos ejercido nuestro derecho al voto con dudas razonables y esperando no vernos al cabo de unas horas volando.

Lo que tenga que ser será fruto de la suma de decisiones ciudadanas condicionadas por ‘los mercados’ hacia donde casi todos parecen girar la vista con un miedo al qué dirán.

De cara al futuro y en lo que respecta al sector del libro Manuel Gil ha hecho un breve análisis en su blog del vacío programático con el que nos ‘llenan’ los partidos y se atreve a poner en el candelero su propio programa recogido en los siguientes puntos:

Mi programa electoral

  1. Plan de apoyo a la librería independiente y a la creación de librerías en medios urbanos.
  2. Plan de exenciones fiscales a libreros y editores independientes.
  3. Desarrollo de un bonocultura para desempleados y jóvenes.
  4. Plan de apoyo a las bibliotecas públicas y a la edición independiente a través de una política de compras para bibliotecas que pase por el canal de distribución.
  5. Revisión de los criterios de la concesión de subvenciones. Incorporar el criterio «creación de empleo», y también el de «volumen comercial al margen del canal».
  6. Apertura de una línea blanda créditos ICO para el sector del libro.
  7. Constitución de una plataforma de comercialización digital de tipo semi-público.
  8. Plan nacional de ayudas para la digitalización de fondos editoriales.
  9. Diseño de un plan de trabajo para la reconversión digital de la industria del libro.
  10. Apoyo a la creación de un centro de formación para editores y libreros.
  11. Desarrollo de un acuerdo de buenas practicas del sector.
  12. Redacción de una nueva ley de propiedad intelectual.
  13. Constitución de una agencia nacional pública de gestión de derechos.
  14. Plan de apoyo a las revistas culturales.
  15. Gestión publica del ISBN.
  16. Desarrollo de un sistema de indicadores de venta mensual y de ratios comerciales para el sector.
  17. Convertir el portal de Cegal, http://www.todostuslibros.com, en una poderosa herramienta de venta del libro en España.
  18. Retirada de los carritos de compra de todos las páginas de las editoriales y su sustitución por el carrito de Cegal.
  19. Fomentar el asociacionismo transversal de la edición.
  20. Apoyar la presencia de la edición independiente en todas las ferias del libro de Hispanoamérica.
  21. Estructuración profesional del Observatorio del libro.
  22. Apoyo a un Congreso nacional del Libro.

Algunos de ellos probablemente no tienen por qué referirse sólo al libro, sino al conjunto del sector de la cultura (bono cultura, créditos blandos, asociacionismo trasversal, digitalización…), pero son en cualquier caso medidas posibles y concretas.

Yo, más allá de algunos matices, lo firmaría y apoyaría.

Los partidos, probablemente como tantas otras veces, callarán o se plegarán a los lobbys sectoriales que también existen.

 

La trastienda de los libros

Todo libro tiene su contexto, su espacio, su historia previa escondida, su trastienda.

Hace poco hice acuse de recibo de El paradigma digital y sostenible del libro. Ya sabía yo que tenía su aquél.

Me bastó con ir a la última página.

Así que ayer que anduce por Madrid me acerqué al espacio donde se ha fraguado y cocido gran parte de lo escrito.

Conozco el lugar. He compartido más bebida que comida con alguno de los autores y con el editor. También hemos compartido conversación y fina ironía.

Así que no es de extrañar que al final del libro aparezca escrito lo siguiente:

No queremos olvidar, también, el agradecimiento al maestro tabernero Santos y a su hijo Mario (Pub Zurbano 10 Madrid), por dejarnos convertir su local, al caer la tarde, en tertulia permanente sobre el sector del libro y la edición, y ser además espacio de tolerancia ante irrefrenables hábitos… (omito la palabra y quien quiera conocerla que vaya a la fuente); este libro es deudor, asimismo, de algunos gintonics de “Fifty Pounds” y de numerosas botellas de “Verdejo”

Quería, como no podía ser menos, contar con la firma en este caso no al principio, sino al final del ‘hogar’ del libro, de su padre de acogida que lo mimó mientras crecía.

Con los autores del libro ya llegará su momento de conversar, en breve, a través de este blog.

El paradigma digital y sostenible del libro

Manuel Gil y Joaquín Rodríguez se la vuelven a jugar de nuevo en El paradigma digital y sostenible del libro editado en la colección Tipos móviles de Trama editorial con licencia CC (by-nc-sa 3.0).

Leo en la contra:

En este libro los autores analizan, desde su importante y dilatada experiencia en el ámbito editorial, el impacto que el nuevo paradigma digital del libro tendrá sobre la arquitectura del sector y los agentes implicados en la actual cadena de valor. Las nuevas formas de crear, consumir y compartir contenidos llevan al mundo del libro a buscar formas sostenibles de reconfiguración de una industria que no ha visto cambios tan profundos desde su nacimiento, hace ya más de 500 años. El texto invita a una reflexión profunda del sector a abrazar y aceptar los cambios que ya se vislumbran en el horizonte. Se proyectan ideas y reflexiones que, aun reconociendo dudas razonables sobre muchas de ellas, constituyen un toque de atención muy serio acerca de la necesidad de reflexionar críticamente sobre un sector impelido a una reconversión muy profunda. Ustedes juzgarán la importancia de este libro y la pertinencia de asumir sus cambios y propuestas.

Curiosamente voy a empezar su lectura mañana día de difuntos que no sé si será un presagio sobre el actual modelo de funcionamiento dentro del sector.

Veremos.

Amazoneando

He hecho una primera prueba de compra en Amazon y los resultados han sido penosos.

Os cuento.

Hace ya un tiempo una amiga me recomendó en relación a un tema que me interesa un libro concreto: Lecturas precarias. Estudio sociológico sobre los poco lectores.

En Amazon no lo tienen disponible y viendo la referencia del autor (Juan Rulfo) dudo que lo tengan alguna vez. Me he dado de alta en el correito de aviso para ver si algún día aparece perdido entre la estanterías virtuales.

Me ha resultado curioso porque la referencia parece clara tanto en la editorial como en una de las librerías asociadas a Amazon.

Misterios del ciberespacio.

Recojo también algunas de las opiniones que he leído y que me parecen sugerentes y dejo para el final un rumor que ha llegado a mis oidos.

Sugerente como siempre la reflexión de Manuel Gil en su blog Antinomias. Más allá de la repercusión en el mercado, su volumen de negocio y traza de tarta me quedo con la referencia final:

Termino con una idea que creo importante. Muchos editores se van a sorprender cuando quieran subir sus ePub a Amazon. La transformación al formato de la compañía, Mobypocket, muestra un nivel de errores muy alto en los ficheros que las editoriales tienen, el problema es que por abaratar ha habido mucho chapuceo con el paso de pdfs a ePub, y ahora se van a encontrar con el problema.

Dicha afirmación parece chocar en parte con la que realiza Antonio María Ávila y que recoge El País:

También expresó Ávila su sorpresa por las palabras de Greeley hablando de la “aprensión” de los editores españoles hacia el mundo digital. “Si dice eso es que no conoce la realidad española. Aquí estamos preparadísimos, simplemente el mercado aún no está maduro y no está respondiendo”.

Algún medio sitúa esta afirmación, y probablemente no le falte razón, en el ámbito del miedo.

Desde luego lo que es claro es que la web de la propia Federación no es un buen reflejo de esa supuesta preparación a los nuevos entornos y la de algunos gremios de editores territoriales tampoco.

El director ejecutivo de la Federación de Editores no desaprovecha la ocasión para dejar sembrada la duda con la opacidad de la compañía americana:

“Sus silencios chocan mucho con el estilo anglosajón”.

y la aparente posición de dominio que Amazon parece querer tener:

“Desconozco los términos de la negociación que Amazon está llevando con cada editorial, pero lo que yo he visto del contrato que ofrecen está claramente desequilibrado. Parece que ellos no tienen ninguna obligación y los editores todas”.

Cuidado porque el refrán ya dice: ‘Siembre vientos y recogerás tempestades’.

Hay otros editores que también están en la Federación que parece que lo ven más como dinamizador del mercado, mientras que los libreros en su conjunto, vease el enlace anterior, parecen mostrarse más prudentes o apuestan como en el caso de los catalanes por mejorar y reconocer la calidad, experiencia que ya existe en Francia o en Bélgica.

Todo parece seguir y casi nada parece moverse. Hasta que llegue el mal momento de tener que moverse obligado por un vendaval venido del más allá.

El rumor……

He oído por la calle que algún grupo editorial se ha negado en un principio en abrir cuenta al nuevo cliente. Si fuera así, parecería que algunos editores más que juego limpio quieren seguir siendo opacos.

En cualquier caso, el nuevo cliente no ha tenido problemas para conseguir los libros. Siempre ha habido en este sector samaritanos dispuestos a dar limosna al último que llega.