Librerías, consumo responsable, calidad de vida y buenos lectores

Si viviera en Zaragoga tengo bastante claro que mi librería de cabecera sería Cálamo. Conozco a Paco y a Ana desde hace unos cuantos años. Disfruté de los inicios de los Premios Cálamo. Ahora disfruto, me río, alabo la inteligencia de las ‘homilías laicas’ que casi semanalmente hace llegar al correo de sus fieles seguidores cofrades laicos.

La semana pasada lanzó la prédica en la basílica de El Cultural. Meditad después de leerla.

Al servicio del lector, un consumidor exigente

PACO GOYANES. Librero

El comercio electrónico ha revolucionado el sector del libro como lo ha hecho con los del textil y el turismo. Es un mantra reiterado que el comercio “tradicional” debe de adaptarse a la realidad, y no tratar de adaptar ésta a sus intereses, lo que además de absurdo es literalmente imposible.

Las librerías convivimos con Amazon, que queramos o no ya es parte del ecosistema del libro. Con recursos ilimitados, sus aspiraciones son monopolísticas: quiere controlar la distribución y también la industria. Su existencia evidencia dos realidades. La primera, que el libro ya no ocupa el espacio central ni en el debate intelectual ni en el consumo cultural, por muchas razones, desde la banalización de sus contenidos merced al exceso de producción, a la competencia que ejercen en la ocupación de nuestro tiempo las redes sociales, las series televisivas, el turismo, etc. La segunda, que el lector ha devenido consumidor exigente y demanda un servicio rápido y de calidad. No creamos en el “buenismo”: apoyará al comercio de proximidad siempre y cuando satisfaga sus necesidades. Todos consideramos que las librerías y el comercio local son necesarios. La calidad de vida de las ciudades europeas se cimenta en la tupida red social que las hace habitables. Nada más triste y desolador que barrios sin tiendas ni servicios comunitarios.

¿Qué podemos hacer las librerías independientes para competir con Amazon? Lo que nunca hará: leer, seleccionar, aconsejar, atender con amabilidad y profesionalidad, ofrecer espacios hermosos en los que disfrutar, crear comunidades lectoras que graviten a su alrededor. Para hacerlo necesitamos de las editoriales y distribuidoras. Asombra la ceguera de muchas de ellas: para vivir precisan múltiples puntos de venta, no monopolios que acaben imponiendo sus condiciones o forzando su cierre, no sería la primera vez. Las distribuidoras deben ser capaces de entregar los libros en 24 o 48 horas, las editoriales respetar el canal librero, mejorar su margen comercial y apoyar su renovación, como hacen por ejemplo sus colegas  franceses. Necesitamos que los editores inviertan en mejorar sus metadatos y en ofrecerlos al canal comercial a través de DILVE o Cegal en red.

Necesitamos que se cumpla la ley del libro, impidiendo por ejemplo que Amazon venda libros con portes gratuitos, un descuento encubierto; que las administraciones asuman ya la instrucción pública que corrige la regulación de los contratos menores en la ley de Contratos del Estado, que tanto daño ha hecho a librerías y bibliotecas. Necesitamos que las administraciones públicas valoren nuestro trabajo: el ninguneo al Sello de Calidad Librera ha sido doloroso.

Libreras, libreros: abandonemos las quejas, afrontemos el futuro con optimismo y despojados de falsos ideales románticos. Seamos más profesionales, imaginativos y flexibles, disfrutemos de nuestro hermoso oficio. Y seamos lo que nunca será Amazon: buenos lectores. 

Todavía hay, por suerte, muchas librerías. Aquí, en este mapa que sigue creciendo, tenéis ya casi 3.000

Mapa de librerías. Nos acercamos a las 2.400 librerías

Gracias a los más de 6.000 visitantes que se han dado ya una vuelta por el mapa.

Seguimos avanzando en este trabajo de hormiguita y en cada comunicación trimestral vemos, además de las que vamos añadiendo y contrastando de nuestras fuentes de información, que se producen, al mismo tiempo, aperturas y cierres demostrando con ello que nos encontramos en un sector con dinamismo. Si en noviembre mapeábamos 1746, ahora ya son 2376

  • 380, un 16%, de color Naranja: segunda mano, antiguo, saldo, ocasión…
  • 1526, un 64,2%, de color Azul: librería normalmente de capital familiar, personal o de pocos socios y en muchas ocasiones manteniendo una relación con una entidad bancaria. Se dedica al libro de nuevo.
  • 348, un 14,6%,  de color Negro: Grandes superficies, cadenas….
  • 122, un 5,2%, de color Rojo:librerías institucionales, museos…

 

Sigo agradeciendo los comentarios que he recibido en este tiempo como algunas sugerencias de clasificación. Todas las nuevas propuestas, cuáles faltan, cuáles han cerrado…  serán bien recibidas y además en algunos casos me ahorrarán el trabajo de constatación sobre la existencia de la librería.

Este mapa lo es también de Amadeu Pons, que siempre anda pendiente de lo que ocurre por Catalunya, de mi amigo Richar que pateó Salamanca para incluir algunas sugerencias, de Kike Uriarte que aportó sugerencias de Gasteiz-Vitoria, de Mercé Bausili y su trabajo de mapeado de Barcelona…

La realidad es francamente rica y dinámica.

A finales de abril informaré de nuevo de la evolución que podéis, en cualquier caso, verla siempre en el propio mapa.

Más de 1700 librerías en el mapeado de librerías de España

Si en agosto había localizado 1134 librerías, a fecha de hoy son ya 1746 las librerías localizadas, de las cuales…

  • 271 de color Naranja: segunda mano, antiguo, saldo, ocasión…
  • 1068 de color Azul: librería normalmente de capital familiar, personal o de pocos socios y en muchas ocasiones manteniendo una relación con una entidad bancaria. Se dedica al libro de nuevo.
  • 327 de color Negro: Grandes superficies, cadenas….
  • 80 de color Rojo:librerías institucionales, museos…

Agradezco tanto los comentarios que he recibido en este tiempo como algunas sugerencias de clasificación. Todas las nuevas sugerencias serán bien recibidas y además en algunos casos me ahorrarán el trabajo de constatación sobre la existencia de la librería.

Tengo localizadas en torno a 2.600 direcciones más, pero en cada comprobación van surgiendo las sorpresas de cierres, reubicaciones y demás. Así que sigo yendo con calma y disfrutando del proceso.

Dentro de tres meses volveré a dar noticias sobre el mismo.

 

Avanzando con el mapeado de librerías de España

El proyecto de mapeado que empecé a finales de abril de este año sigue avanzando poco a poco.

Agosto puede que sea un buen mes para seguir dándole un empujoncito.

Agradezco tanto los comentarios que he recibido en este tiempo como algunas sugerencias de clasificación.

Sé que faltan muchas. Tengo localizadas en torno a 2.000 direcciones más, pero en cada comprobación van surgiendo las sorpresas de cierres, reubicaciones y demás. Así que voy con calma.

Por supuesto,  todas las sugerencias serán bien recibidas y además en algunos casos me ahorrarán el trabajo de constatación sobre la existencia de la librería.

Puede también pasar que algunas de las que aparezcan en el mapa hayan cerrado. Ha ocurrido ya con algunas y, lógicamente, las he eliminado.

Por curiosidad os diré que hasta la fecha el número de librerías incluidas es a fecha de hoy 1134 de las cuales,

  • 273 de color Naranja: segunda mano, antiguo, saldo, ocasión…
  • 672 de color Azul: librería normalmente de capital familiar, personal o de pocos socios y en muchas ocasiones manteniendo una relación con una entidad bancaria. Se dedica al libro de nuevo.
  • 233 de color Negro: Grandes superficies, cadenas….
  • 16 de color Rojo:librerías institucionales, museos…

Mapeado de librerías

He iniciado un trabajo sin final… Mapear las librerías, qué concepto más complejo, de España.

He optado finalmente por incluir espacios físicos claros donde se comercializan libros y que en principio tienen acceso público.

Soy consciente del trabjo sin final. Del quita, porque cierran, y pon, porque abren.

Estoy por ahora en los inicios. Veré hasta dónde llego.

De las referencias que tengo faltan muchas todavía por incluir, pero como ya va tomando forma aquí os lo dejo.

Por supuesto todas las sugerencias serán bien recibidas.

¿Los colores?

No me he querido complicar mucho:

  • Naranja: segunda mano, antiguo, saldo, ocasión…
  • Azul: librería ‘independiente’ (actualización 15/05) normalmente de capital familiar, personal o de pocos socios y en muchas ocasiones manteniendo una relación con una entidad bancaria. Se dedica al libro de nuevo.
  • Negro: Grandes superficies, cadenas….
  • Rojo (Actualización 13/05): librerías institucionales, museos…

 

Ahí lo dejo. Y, por ahora, seguiré alimentándolo semanalmente…

Cómo afectaría al Mapa de librerías que Catalunya se independizara. En torno al Mapa de librerías. 3

El teórico aumento del número de librerías que se nos presenta en el Mapa de Librerías es muy desigual en las distintas comunidades autónomas.

El aumento teórico total que se presenta del año 2015 al 2016 es de 143 librerías.

Pero cuando bajamos a ver cómo se distribuye ese crecimiento en las distintas comunidades autónomas es cuando podemos observar que la tendencia en la mayoría de las mismas es a un menor número de librerías.

Casi podríamos afirmar que esas 143 librerías de más se producen en Cataluña (123) y Aragón (24) que es donde se producen unas variaciones realmente significativas en el número.

Si nos fijamos podemos comprobar además que en el caso de La Rioja y Extremadura lo que se presenta como variación positiva es, realmente, negativa, porque hay una disminución en el número.

Si, por lo tanto, Cataluña se independizara, volveríamos a una situación casi general de encefalograma plano.

Probablemente un titular más ajustado hubiera sido el siguiente: Crece el número de librerías en España gracias a Cataluña y Aragón.

Pero, si ampliamos ligeramente el margen de años y nos vamos hasta el 2013 vemos que la evolución que se nos presenta por Comunidades Autónomas es distinta.

Aragón y Cataluña se nos caerían del ‘pedestal’ del crecimiento y sería la centralidad Madrileña la que aguantaría el tirón.

Demasiadas diferencias como para intentar encontrar explicaciones muy homogéneas.

Librerías ¿están todas las que son y son todas las que están? En torno al Mapa de librerías. 2

La pregunta del millón es: si decimos, en el propio Mapa, que tenemos 1.364 librerías sin información ¿con qué criterio hemos justificado la introducción de las mismas en el censo de librerías?

Todos los medios de comunicación que han abierto con titulares sobre el crecimiento o decrecimiento de las librerías en España, deberían haber puesto a continuación una nota aclaratoria sobre de qué librerías en concreto se está hablando ya que el Mapa de librerías, como se aclara en el propio informe, no habla de todas las librerías.

Deja fuera con claridad todo lo relacionado, en lo que hace referencia al soporte, con el comercio al por menor de libros antiguos o de segunda mano y, en lo que hace al tamaño y fin empresarial, a las grandes superficies y grandes cadenas.

Es conocido el peso cada vez más relevante y organizado que va tomando la venta de segunda mano. Fenómenos como, por ejemplo, Re-Read o Tik-books deben ser tenidos en cuenta y quizás no debamos olvidar que en Francia, por ejemplo, muchas librerías de nuevo trabajan también, no el libro de saldo, sino el de segunda mano.

Hay, por lo tanto un número no despreciable de librerías, que van adquiiriendo un peso y creciendo en número que quedan fuera del estudio.

Sí se mantienen en el mismo las que se denominan Librerías pequeñas-medianas y Librerías muy pequeñas, de las que se nos dice que son:

– Librerías pequeñas-medianas: con una facturación en libros entre 30.000€ y 90.000€ (más del 50% de ventas en libros sobre el total de facturación ).
– Librerías muy pequeñas : con menos de 30.000€ de facturación en libros
(más del 50% de ventas en libros sobre el total de facturación).
Centraré mi reflexión sobre las denominadas ‘muy pequeñas’ cuya facturación máxima, tal y como está propuesto podría llegar a 60.000€ de facturación que, seamos claros, lo sitúa en el terreno de la inviabilidad.
En una situación semejante y siendo generosos se situarían las librerías pequeñas-medianas cuya facturación en libros fuera de un máximo de 50.000€ para, siendo esta el 50%, una cifra total de 100.000.
Para justificar esto vuelvo a traer a colación mi análisis de la servilleta que plantea un suelo de facturación de 150.000 euros.
El problema es que si aplicamos el criterio de sostenibilidad y rentabilidad nos podrían desaparecer del censo casi el 50% de los puntos de venta.

615 que facturan menos de 30.000 y unos cuantos de los 693 de la horquilla de 30.000 a 90.000.

Pero… la pregunta del millón es: si decimos que tenemos 1.364 librerías sin información ¿con qué criterio hemos justificado la introducción de las mismas en el censo de librerías?

Si nos centrásemos sólo en lo que se considera el “Total válido” deberíamos decir que el número de librerías debidamente contrastado ha descendido.

Ahí lo dejo para la reflexión y el debate.