La calle es nuestra. La Transición en el País Vasco (1973-1982) PDF del libro

Kultura abierta y lo que se mueve en su entorno es una de las experiencias que me resultan más estimulantes en los últimos años.

En encuentros puntuales, en conversaciones vía correo electrónico o whatsApp, en quedadas con mesa por medio… siempre surgen conversaciones interesantes y sugerentes con un respeto y valoración de miradas distintas, de puntos de vista no siempre coincidentes y sí complementarios en muchas ocasiones, con un buen rollo que nos lleva en ocasiones a buscar excusas como ‘niños y niñas pillas’ para encontrarnos bajo una aparente excusa sesuda.

Andamos ahora medio pergeñando un posible encuentro en torno a nuestras lecturas que ya veremos en qué termina. En cualquier caso en el ‘mientras tanto’ seguimos conversando.

Una de las colaterales de estos enredos fue en su momento la edición de La calle es nuestra que además de la publicación, en papel en su momento, dio lugar también a unas Jornadas celebradas hace un par de años.

El libro se agotó en papel, pero como dice Mikel Toral, enredador mayor en este proyecto…

Aunque seamos republicanos regalamos como los reyes.

En el enlace de la página de la transición podéis descargar gratuitamente el pdf del libro “La calle es nuestra “La transición en el País Vasco (1973-1982).

La edición en papel está agotada, así que hemos optado por compartirla digitalmente para el disfrute de todos.

Gracias de nuevo a los que hicisteis posible este proyecto.

Feliz 2018

Así que aquí queda para el disfrute de todo el personal que lo desee.

Kultura abierta en Facebook y en Youtube.

Anuncios

Gracias a Perroantonio… sobre consultores, asesores y coachs…

En Trama editorial somos goldinianos, y creo que a partir de ahora, también perroantonianos y alorzianos.

En el número 30 de Texturas escribíamos:

Nos gusta lo que escribió Gabriel Zaid: «La tertulia [qué más que eso es una revista cultural, nos atrevemos a añadir nosotros] es una pausa de la vida que reflexiona sobre la vida, una reunión ociosa de amigos [y enemigos favoritos] que comparten un palco sobre el mundo, y opinan libremente».

autocritica_baseHemos andando estos días por Vitoria y Bilbao de reunión ociosa de amigos con un libro dedicado, entre otras cosas, a “enemigos favoritos” como es el Te voy a hacer una autocrítica de Perroantonio.

Gracias especiales debemos dar en este periplo a:

Tras este periplo, Manuel Ortuño, confeso agnóstico, ha empezado a abrazar la fe (obcecación en creer lo imposible) perroantoniana provocado por las confesiones y cuitas varias con aire cotilla que editor y autor han mantenido a ratos, alejados del mundanal ruido que el resto de los mortales producimos y que tanto molesta a las finas mentes llenas de ironía .

Como en Trama ya sabemos, Alejandra nos lo enseñó, que No hay tres sin dos, ayer en Bilbao apareció el espontáneo alumno aventajado, Alberto dice que se llama…, que para dejarnos mal a todos hizo a prisa y corriendo los deberes que el maestro le propuso plasmándolos del siguiente modo y manera…

Ayer Perroantonio me pidió que propusiera una definición de “consultor”. Diligentemente, ofrezco estas tres definiciones que espero sirvan como materia prima para que él las limpie, pula, dé esplendor y seguidamente arroje a la papelera. Va por usted, maestro.

Consultor/a: Proveedor de servicios profesionales intangibles, materializados no obstante en forma de voluminosos documentos conocidos como entregables. Hace uso intensivo de la hoja de cálculo y de una jerga profesional basada en categorías escolásticas conocida como consultolabia. Se presenta en dos variedades: parásitos y simbiontes.

Asesor/a: Consultor añoso que se sienta a la izquierda del director general para susurrarle al oído. A diferencia de la antigua Roma, en vez de “memento mori” repite “eres un campeón, dales duro”.

Coach: Confesor de directivos que toma de Freud y Sócrates la sistemática de hablar poco y reformular como preguntas los balbuceos del cliente. No es solucionista: no resuelve problemas sino que los relativiza para que dejen de andar perturbando la paz mental.

El remedio, siempre y en cualquier caso, el casero de siempre… Al que le pique, que se rasque. Con una sonrisa todo entra mejor…

¡Feliz día! y ¡busquen el libro por esas librerías fieles y amigas.

Cultura… tejer, destejer y mucho que aprender…

Con la presentación del libro han terminado las breves Jornadas sobre la transición.

DSC_0003A

Hoy a la mañana agentes culturales talluditos e históricos acompañados de sociólogos, economistas, historiadores hemos reflexionado colectiva, pausada y reflexivamente sobre lo vivido, lo esperado y lo que vendrá en torno a la cultura desde los tiempos transicionales.

Creo que es uno de los diálogos en torno a la cultura más sugerentes que he vivido en los últimos tiempos.

Claro que no se ha hablado de formatos, de soportes, de metadatos.

Se ha reflexionado más en la óptica del sentido y la política porque lo demás es la carcasa que, como siempre intenta vender la industria cacharrera que hablará de competitividad, valor de la derecha, y no de solidaridad, valor de la izquierda.

Así que hemos estado más en la óptica de los valores, tolerancia, pluralismo, igualdad que en las ópticas de los precios.

Hemos reflexionado sobre el flaco favor que el discurso de industrias culturales hace a la cultura al situarla más cerca de los valores que el capital quiere estimular que de los nuevos simbólicos críticos que quizás se pueden-deben generar.

Hemos constatado, también cómo nos engañamos al tratar a los ciudadanos a veces como públicos (activos) o como masas (pasivas).

hemos andado pues gentes varias y diversas viendo cómo los nuevos caldos de cultivo, las nuevas creaciones siguen naciendo en los márgenes.

Todo ello ya, quizás por la edad y el ambiente, con sosiego, con matices, sin toques de sirena, sin banderas en las que envolvernos porque quizás nos sobren todas, sin llamadas a la revolución que ya pasaron y más en estos tiempos líquidos que todo fluye y nada empieza o termina de nuevo. Así que poco creyentes ya, por que el dogma nos hizo agnósticos, de los adamitas de la política y la cultura que antes en las vanguardias fueron tan unidas y ahora en algunas nuevas vanguardias van sólo como bandera en la que envolverse para tapar las vergüenzas de los intereses mercantiles.

Escribe Santi Burutxaga en un sugerente texto que los lectores de Texturas disfrutarán en el próximo número:

A principios de los 80 descubrimos que no todo era posible; incluso algunas cosas ni deseables. Épater le bourgeois era más fácil que derrocarle. Nos hicimos adultos, seguimos acumulando contiendas y tejiendo y destejiendo anhelos, como hacía Penélope con su tejido, aunque sabíamos que no vendría Ulises y que no había ni Ítaca, ni épica, ni iluminaciones, ni playa bajo los adoquines; tan solo ideas y el coraje y la voluntad de defender democráticamente lo que se creía justo.

Algunos siguen en su tejer y destejer.

Ya acabarán dándose cuenta.

Imágenes que ayudan a la lectura del presente, transitando desde tiempos recientes

Disfrutar hoy escuchando a Txema Montero, Eugenio del Río y Paquita Sauquilo.

DSC_0012

Mañana a la mañana reflexionaremos sosegadamente sobre Cultura y Transición y a la tarde la presentación del libro.

Fotos que, si se quiere, ayudan a leer el presente y ver que algunas cosas siguen parecido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Libros que llevan con ellos el olor de la historia y más…

Hacía tiempo que no olía un libro.

transicionpaisvasco

Quizás parezca pueril o infantil; pero ayer disfruté cuando lo hacía al igual que he disfrutado siguiendo de cerca el proyecto y aportando alguna idea.

Digo proyecto y no libro porque en el fondo es un proyecto multimedia con cuatro patas por lo menos.

  • La fotografías que en formato expositivo irán moviéndose por algunos centros culturales y que empiezan su recorrido en el Centro Cívico La Bolsa de Bilbao.
  • El libro, del que ya hemos hablado por aquí y que trae y tiene todos los olores, miradas e historias de una época y de un espacio.
  • Las Jornadas que se celebrarán este jueves y viernes y que tendrán también sus ratos de tertulia clandestina.
  • Y el blog que va dando sustento y continuidad a todo lo anterior y a lo que está por venir.

Los modernetes hablarían quizá de contenido enriquecido. Otros quizás pensamos que la riqueza está en la historia vivida y ahora recordada y reflexionada.

Así que en esta ocasión que tenía que escoger entre los metadatos de Barbastro y o los datos de los vivido en Bilbao. Me he decidido por lo segundo.

¡Tiene más vida y se palpa!

 

La calle es nuestra. La transición en el País Vasco (1973-1982)

Tranquilos.

Todavía no se ha publicado. Verá la luz a finales de noviembre.

Ya te avisamos que la tirada va a ser corta.

lacalleesnuestra

Escribe Raúl López Romo sobre la transición:

“La Transición no fue sólo un escenario de recambio institucional. Fue un proceso fundamentalmente político, sacudido por fuertes dinámicas sociales y culturales. Hubo una transición de una dictadura a una democracia, un paso de un ‘Caudillo por la gracia de Dios’ a una monarquía parlamentaria y un salto de un régimen centralista a un Estado de las autonomías. Pero hubo mucho más”.

Escribe Mikel Toral:

Siguiendo las inéditas fotos de Mikel Alonso y los precisos y depurados textos del historiador Gaizka Fernández Soldevilla hacemos un rápido recorrido por la década (1973-1982) que cambió radicalmente la historia de España y la de Euskadi. Y, sinceramente, creo que para bien. Muchos de los que con más ahínco empujábamos en la calle –combatividad, lo llamábamos–soñábamos con ir más lejos, con aquella ruptura democrática. Nosotros también queríamos tomar el cielo por asalto.

Escribe Antonio Rivera:

Aquellos años intensos del tardofranquismo y la Transición nos resultan extraordinariamente cercanos. Quizás porque fueron los años de nuestra frenética, saludable y combativa juventud. Quizás porque entonces teníamos sueños que no cabían en ninguna historia.

En todo caso, seguro, porque forman parte esencial de nuestras biografías y memorias, y las tenemos por eso todavía presentes. Pero son también hechos y procesos que, acumulativamente y al margen de nuestros deseos, conforman la historia general de un país. Y esta segunda dimensión solo es explicable con rigor, adustamente, con arreglo a la historia y no a la memoria, ni al recuerdo fácil, ni a la convicción extendida.
Cada cosa en su sitio. Y, además, si han pasado cuarenta años de aquello es que ya no somos unos niños, más necesitados de recuerdos amables que de explicaciones razonables. Pero, ¡qué noche la de aquel día! Nunca desde entonces hemos tenido, de uno en uno y en colectivo, tantos deseos y fuerzas para cambiarlo todo.

El índice

indice_lacalleesnuestra

Una foto, una persona

Haciendo valer que a veces una imagen vale más que mil palabras hoy después de la comida Mikel nos ha regalado a cada uno una instantánea con guiños particulares detrás de la imagen que cada uno ha recibido.

Un buen recuerdo que queda conmigo y pasa a formar parte de mi historia visual.

Perdón por la calidad.