Barcelona ¿un modelo de plan de lectura?

En fechas recientes, el ayuntamiento de Barcelona ha presentado un Plan de lectura, coordinado por Óscar Carreño, sobre el que se venía trabajando, por lo que me consta, desde hace unos cuantos meses y que lleva por nombre Programa de Acción Lectora de Barcelona, una forma, quizás, de demostrar que el movimiento se demuestra andando y de que hay ya muchas cosas que se están haciendo sobre las que merece la pena poner el acento, ordenarlas y relacionarlas.

Las personas que lo han elaborado lo explican con claridad:

  • Acción: son propuestas concretas que encontrando sus objetivos y su desarrollo en una reflexión previa, se materizalizan de manera concisa y detallada en el tiempo.
  • Lectora: porque define  el ámbito de actuación del programa. Se quiere incidir sobre la promoción y el fomento de la práctica lectora, abarcando todas sus vertientes y focalizando en todas las franjas de de edad y las realidades sociales del territorio.

Me alegra que el mismo vea la luz.

12 bloques de acciones, 37 agentes claves y, por supuesto los lectores actuales y futuros son piezas claves en el mismo. Hay un claro guiño a tres tipos de agentes en particular: bibliotecas, librerías y diferentes entidades culturales que realizan una actividad de fomento con gran intensidad.

Habrá que esperar a ver los resultados.

“Aquí se trata de provocar la lectura: ni es una campaña de compra de libros ni de comunicación y jugaremos con todo y con todos: papel, libros digitales, audiobooks, 33 de las 40 bibliotecas municipales, 29 escuelas de primaria, decena y media de institutos de secundaria, residencias de la tercera edad, deportistas profesionales, un centenar de escritores, librerías, editoriales y las dos superilles

 

Llegim, llegim, llegim. Pla Valencià de Foment del llibre i la lectura

Leo en la introducción del Plan:

La lectura sigue siendo hoy una garantía de interpretación activa, creativa y plural del mundo, del saber y de la cultura. Una sociedad que lee es una sociedad libre que incrementa su capital cultural y humano. Por lo tanto, es responsabilidad de las administraciones públicas impulsar políticas que fomentan la lectura como herramienta fundamental del desarrollo de la personalidad, de la socialización, del bienestar social y de la calidad de vida.

Merece la pena leerlo con calma. Bien estructurado y si hubiera que poner una pega en una primera visión es el escaso desglose presupuestario que le acompaña que es donde en la mayoría de las ocasiones se suelen acabar atascando estos planes.

Sobre las librerías se plantean estos objetivos:

Objectius específics
 Augmentar la xarxa comercial del llibre al territori valencià.
 Posar en valor la llibreria com a espai de cultura.
 Impulsar la relació de la llibreria amb l’escola, la biblioteca i el barri/municipi.

Con todo respeto, me permito dudar de la conveniencia del primero sin haber realizado con anterioridad si la propia estructura actual es sostenible y si el consumo de los ciudadanos lectores da para más.

En cualquier caso, lo dicho, un buen modelo, aunque ya sabemos que el papel lo aguanta todo y luego del dicho al hecho suele haber un gran trecho.

Dos días, con la lectura, el libro y sus mediadores a vueltas

Miércoles y jueves han sido dos días intensos, con la lectura a vueltas.

Consultores, administraciones, bibliotecarios, editores, empresas que trabajan en el ámbito de la animación y la gestión cultural, amigos y amigas, han estado entrando y saliendo de mi vida en estos dos días en proyectos distintos.

Como hilo conductor personal, curiosidades que tiene la vida, he retomado y  casi terminado entre rato y rato, viaje y viaje, espera y espera el espléndido libro de Daniel Goldin, Los días y los libros. Divagaciones sobre la hospitalidad de la lectura.

Dejaré algunas imágenes de estos dos días y una cita final de Goldin, que también ha escrito un sugerente artículo en el último Texturas, entre las muchas que he apuntado en mis ‘hojas de ruta’.

Proyectos dulces…y queridos… que se abordan y se cierran en el marco adecuado.

Proyectos que empiezan a salir de un estado de latencia temporal…

Conversación y sobremesa en torno al libro, la lectura, la industria y el, los futuros…

Conversaciones telefónicas varias…

El gusto de ver que proyectos ya trabajados siguen teniendo sentido y son valorados y tenidos en cuenta…

El libro guía de estos dos días…

La cita…

Y no es poco lo que la literatura puede hacer en este sentido (el trabajo por la diversidad). Su poder deriva de sus posibilidades de generar desdoblamientos, de causar extrañeza en el interior de cada lector, de poner en crisis su identidad y cuestionarla, de descubrir que cada uno es otro. la promoción de la lectura, para ser tal, supone darle al otro armas para ser diverso de sí mismo. es un regalo radical, una muestra de confianza en el prójimo. (pag. 72)

 

Lectura: de la cultura al ocio. Las palabras no son neutras

El lenguaje no es neutro. Lo que decimos, lo que nombramos y cómo lo hacemos marca, significa y silencia al mismo tiempo.

Pensando de refilón en la jornada de Valencia de mañana y viendo algunos acentos que se ponen ahora y constatando también algunos silencios se me ocurre marcar algunas ‘líneas rojas’ de esas que ahora perecen estar tan de moda.

  1. Si pensamos que el competidor del libro es el Candy Crush no hablamos de libro como mediación cultural sino como un mero elemento evasivo y quizás alienante.
  2. Generar categorías de este pelo, Ocio, entradas, libros, música, restaurantes, para medir consumos en el ámbito digital vuelve a confundir las líneas.
  3. El hecho de ser librería y/o editorial no genera automáticamente una ‘patente cultural’.
  4. No es igual lo que se lea ni dónde se lea. La continua incidencia en leer más hace que olvidemos la calidad en los discursos convirtiéndolo de esta manera en un discurso viejo más cercano a los modelos de productividad industrial que de ‘simbólica digital’.
  5. Fomentar el libro puede llegar a no tener nada que ver con fomentar la lectura.
  6. La cadena de valor comercial no es a veces la mejor compañera para la elaboración de un plan lector cultural.

Cierro con una cita amplia de Antonio Basanta en su intervención para presentar el Plan de Lectura del País Vasco ante la Comisión de Cultura del Parlamento

Leer es anterior a cualquier construcción cultural alfabetizadora. Leer es la expresión más genuina de nuestra condición de humanos. Toda nuestra vida no es sino el producto de un ejercicio permanente de lectura: leemos sensaciones, experiencias, sonidos, acontecimientos. Leemos desde la memoria y la anticipación. Leemos el tiempo y el espacio. El mundo de los objetos… y el de los sujetos.  Porque leer supone la conjunción de un conjunto de acciones fundacionales. De verbos que constituyen lo que me atrevería a denominar el ADN de la lectura. Y esos verbos son:

  • Toda lectura nace de la curiosidad, del interés o de la necesidad. Lectura e indiferencia, lectura y pasividad son términos felizmente incompatibles.
  • No puede haber lectura que no implique un ejercicio crítico y de análisis. .
  • Si este paso no se da, la lectura encalla. Seremos leedores, pero no lectores.
  • Valorar, seleccionar, no en vano, el vocablo latino del que deriva la palabra leer, legere, del verbo lego, denomina tanto la acción de leer como la acción de elegir. Lectores para ser electores, siempre mucho más que votantes. Y también, en una anticipación que me resulta realmente asombrosa, navegar, como leemos en Ovidio, profeta de lo que leer supone hoy en los nuevos soportes tecnológicos.
  • Leer es también transformar, modificar, recrear . Toda lectura es aportación y renovación. Incluso ante aquello que parece definitivamente establecido, como pudiera ser el  propio texto. “El autor sólo escribe la mitad del libro. De la otra mitad debe ocuparse el lector”  sentencia Josep Conrad. Por eso no hay dos lecturas iguales, aun desde la misma persona. Ni dos lectores iguales. Como reza el viejo proverbio : “ Dos hombres en un jardín: dos jardines”.
  • Leer es asimilar. Somos lo que leemos al tiempo que leemos lo que somos. La lectura nos abre a la realidad ajena mientras, gracias a ello, dibuja, edifica nuestro propio mundo interior. De cada lectura queda un poso imborrable. No somos iguales antes que después de leer. Y ese es uno de sus más fascinantes secretos.
  • Y finalmente leer es compartir. No hay lectura sin ejercicio del diálogo, de la relación, del intercambio. El inicial que se establece entre la propuesta lectora y quien la lee. Y todos los que a partir de él surjan, pues sólo la lectura se completa cuando ayuda a consolidar nuestra relación con los demás. Leer nos introduce definitivamente en la corriente de la humanidad. Nos confirma que somos parte de la secuencia inacabada. Que ni somos los primeros, ni somos únicos. “ -¿ Por qué leemos?”, le pregunta en Oxford uno de sus alumnos al profesor Clive Staples Lewis, el célebre autor de las Crónicas de Narnia. Y Lewis le contestó: “ – Leemos para saber que no estamos  solos…”

Las metáforas innovadoras

El pasado jueves me invitaron a participar en un grupo de contraste relacionado con el proyecto Lectura en empresas enmarcado en el Plan de Lectura del País Vasco. Habrá que ver cuál es su ‘sino’ en esta legislatura.

Fuimos 8 las personas invitadas que disfrutamos, creo, de la sesión de trabajo y la comida previa.

img_0546

Proveníamos de diferentes ámbitos, lectura, educación, empresa, consultoría, financiero, innovación… y ello creo que fue enriquecedor al proponer puntos de vista desde miradas distintas y desde una dinámica coordinada por Roberto y Javier que permitió el diálogo igualitario y enriquecedor.

Fue no sólo enriquecedor, sino, en algún caso, entrañable en el recuerdo (Recordar: Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón) al estar entre nosotros el hijo de un librero emblemático.

Señalo sólo algunas de las pinceladas e interrogantes que me resultaron sugerentes.

– Lectura y empresas como un espacio nuevo de trabajo. ¿Desde dónde abordarlo? La conversación, la emoción, la fomración, el conocimiento.

– La apuesta por la ‘empresa productiva’ frente a la ‘empresa especulativa’.

– La dificultad de llevarlo a la práctica si no tiene una visibilidad en la cuenta de resultados.

– Cuánto tiempo nos pasamos de hecho ya leyendo en las empresas.

– La ficción es lo que mejor comunica la realidad.

– En qué modelos de empresa se pueden poner en marcha proyectos de este tipo.

– La innovación nace de las metáforas.

En fin que con la que está cayendo en el sector del libro y la lectura fue un momento para ‘los sueños soñados despiertos’ y para la utopía tópica (1. adj. Perteneciente o relativo a determinado lugar.)

El Plan de Lectura del País Vasco tiene ya nueve proyectos en marcha que profundizan en las prácticas y comportamientos de los lectores

La consejera de Cultura del Gobierno Vasco, Blanca Urgell, ha explicado esta mañana los proyectos realizados en el marco del Plan de Lectura del País Vasco desde su presentación el pasado mes de abril en el Parlamento. Un estudio sobre servicios bibliotecarios para el siglo XXI, una herramienta en línea para la actualización del Mapa de Lectura Pública, campañas de lectura en empresas, una página web de asesoramiento, servicios bibliotecarios en centros de salud, digitalización de fondos locales, un carné único o la creación de un servicio de apoyo a clubes de lectura y tertulias literarias han comenzado ya su andadura.

El plan se estructura en 23 proyectos que pretenden dar respuesta desde la práctica a cuatro grandes objetivos: mejorar las competencias de lectura y escritura de la ciudadanía vasca; mejorar los índices de lectura; mejorar las posibilidades de acceso a la lectura; y situar la lectura entre las prioridades educativas y culturales de la sociedad. Urgell ha reconocido que “con los plazos temporales y el presupuesto como condicionantes, se ha optado por priorizar aquellas iniciativas en las que desde el Gobierno se puede jugar un papel tractor y/o coordinador”. “La buena situación de partida, y el trabajo, entre otros, de la red de Bibliotecas o la Asociación Galtzagorri, que trabaja en el fomento de la lectura, han contribuido al buen balance de los resultados”, ha añadido.

Asimismo, la consejera ha recordado que “todos los proyectos puestos en marcha giran en torno a la lectura entendida como herramienta fundamental para desenvolverse en la sociedad de la información e instrumento para ejercitar la inteligencia, convertirla en innovación y traducir ésta en riqueza y progreso. Llikoko sarea|red de lecta lectura es el mejor medio para generar empleo y riqueza en el País Vasco del siglo XXI”.

Con estas premisas, Blanca Urgell ha explicado que “en la medida en que éste es un plan innovador, se ha trabajado sobre proyectos pilotos innovadores sin perder nunca de vista que el lector es su núcleo fundamental. Hay que profundizar en el análisis de sus prácticas y comportamientos, pues de ellos puede derivar la posibilidad de adoptar criterios que respondan realmente a sus necesidades, y dotar al plan de una decidida vocación de eficacia”.

Proyectos puestos en marcha
• Estudio sobre servicios bibliotecarios para el siglo XXI, con 30 expertos y 2.000 encuestas (a usuarios y no usuarios de bibliotecas) como base para elaborar la propuesta de servicios que debe ofrecer la red pública.
• Desarrollo de una herramienta en línea para la actualización y mejora del Mapa de Lectura Pública.
• Campañas de lectura en empresas. Definir el marco para el fomento de la lectura en las empresas vascas, determinar la tipología de potenciales participantes (se ha elaborado un listado de algunas especialmente activas) y puesta en marcha de un proyecto piloto (aún sin desarrollar).
• Creación de un espacio web para asesoramiento en la que se puede encontrar: documentación, proyectos y su evolución; actualidad relacionada con la lectura; guías de lectura, buenas prácticas y modelos; adhesiones, enlaces de interés, contacto o agenda de actividades (vinculada a Kulturklik).
• Servicios bibliotecarios en centros de salud.
• Publicaciones: Guías de lectura.
• Digitalización de fondos locales de las bibliotecas públicas municipales, en coordinación con Liburuklik, la biblioteca digital vasca.
• Carné único para las bibliotecas públicas de la CAPV.
• Creación de un servicio de apoyo a clubes de lectura y tertulias literarias dialógicas.

El Departamento de Cultura del Gobierno Vasco elaboró el Plan de fomento de la lectura con el objetivo de que ésta se convierta en una de las prioridades educativas y culturales de la sociedad, y motor de desarrollo. El documento, que ha contado con el asesoramiento de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, define la lectura como el mejor medio para generar empleo y riqueza en el País Vasco del siglo XXI, e imprescindible para aprovechar la inteligencia, materia prima fundamental de la sociedad de la información.

Se trata de un plan válido con independencia de la lengua, que se elabora en un momento de grandes transformaciones debido a la irrupción del libro digital. Además, se pretende desligar la idea de la lectura únicamente como actividad de ocio, de manera que se convierta en una herramienta para aprender. En definitiva, un plan multilingüe, multimodal y multimedia que otorga un papel muy relevante a cada uno de los ciudadanos vascos a la hora de definir el contenido del hecho de leer.

La Comunidad Autónoma Vasca es la segunda comunidad tras Madrid con mayores índices de lectura, superiores a la media de la Unión Europea.

Leer para conectar… primeras adhesiones

Poco a poco, como una gota malaya o como el sirimiri que sin darnos cuenta nos va calando van llegando las adhesiones y el compartir experiencias en torno al Plan de Lectura del País Vasco.

De aquí y de allá.

Escritores, libreros, editores, dinamizadores, sociólogos, tecnólogos, agentes culturales…. nos van contando su relación con la lectura y sus conexiones.

Tú también puedes hacerlo… la puerta a las conexiones sigue abierta… y así deberán estar siempre.