Proteo Prometeo premio Librería cultural

La librería Proteo-Prometeo de Málaga ha recibido el Premio Librería Cultural 2017 que organiza CEGAL.

Me alegra mucho este premio.

“Proteo Prometeo, librería en la que a veces uno se refugia de las inclemencias de la vida”. Como escribe hoy José María de Loma

Fundada en Málaga en 1969, “en una época en la que comíamos cultura a dos carrillos y las librerías eran hervideros de curiosos y despachos de libertad, en las que la joven democracia tomaba su aliento”, en palabras de su fundador el librero Paco Puche. El jurado ha destacado su trayectoria, presencia en la vida cultural de la ciudad, e incansable y original labor por el libro. También ha valorado muy positivamente la implicación gremial y sectorial de la librería y de su actual director, Jesús Otaola.

Aprovecho para retomar un texto quizás poco conocido de Rosa Anaya en relación a Proteo, del año 2002 y que refleja toda una trayectoria y forma de trabajo.

Nuestra empresa trata de pensar de otra forma, con Cerebro para satisfacer al cliente, dando servicio, diferenciando la oferta de la inundación de novedades sin fin que sufrimos, recomendando libros de calidad, integrándolo dentro de nuestro proyecto.

Nuestra empresa actuará con Corazón, de cara al personal manteniendo el empleo fijo, sueldos dignos, con participación del trabajador en el capital de la sociedad y en toma de decisión

Otro modelo de empresa es posible una socioeconomía que pivota sobre lo que se considera el factor C: comunidad, cooperación y corazón (Ver artículo periódico CincoDías, 17/04/2002). Es una alternativa posible y rentable.

La economía solidaria es un movimiento de transformación de la realidad socioeconómica cuya filosofía y valores están basados en desarrollar proyectos basados en las personas que supone trabajar por la creación y estabilización del empleo; promocionar un modelo de empresa participativa, donde las personas puedan desarrollar sus capacidades; apostar por modelos de gestión democráticos, transparentes y equitativos; respetar el medio ambiente; favorecer relaciones comerciales justas o recuperar actividades productivas tradicionales. No se trata tanto de una crítica al modelo de empresa tradicional como de materializar esta otra en soluciones concretas a la búsqueda de un cambio social mucho más profundo. Esto es el factor C: comunidad, cooperación y corazón. Comunidad porque lo comunitario está delante de lo individual; cooperativo porque frente a la competitividad, si todos arrimamos el hombro, el resultado es bueno y el proceso para llegar a él es educativo y enriquecedor; corazón porque queriéndonos más trabajaremos mejor. (en SIGUIENDO EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS” (Experiencia de la Implantación de Calidad en Librerías Prometeo y Proteo)

No quiero terminar sin recordar de nuevo las funciones que Paco Puche, uno de los fundadores de la librería, propuso en su momento para la librería de ‘estos tiempos’ y sobre las que os podéis explayar en el libro Memoria de la librería, editado por Trama editorial en el que se incluyen también las reflexiones de Carlos Pascual, de Marcial Pons y Antonio Rivero de Librería Canaima.

1.- La función informadora. Se trata de tener todas las bases de datos necesarias, o su acceso online.

2.- La función recomendadora. Se trata de transmitir el saber conspicuo y creíble sobre los contenidos de los libros, que se aprende con el amor y la experiencia.

3.- La función de encuentro. La librería palpable será siempre un lugar de reunión de gentes y de cruce esporádico de personas.

4.- La función cultural. Tener una postura activa en la difusión de la cultura y el pensamiento.

5.- La función civilizatoria. En los tiempos que corren hay que fomentar los valores de no violencia, solidaridad, sabiduría y frugalidad y ‘solaridad’.

6.- La función de resistencia.- Los huecos están ahí, pero es necesario ocuparlos. Como hemos visto en el 15-M existen otras posibilidades.

7.- La función endógena.- La empresa cultural librera debe incardinarse en su medio social.

8.- La función de etnodiversidad. Hay que fomentar las lenguas y culturas locales. Mantener libros de fondo.

9.- La función de servicio polivalente. La librería palpable tiene en su mano proporcionar todos los servicios, incluidos los virtuales.

10.- La función corporal. Propiciamos el poder tocarnos, en estos tiempos de virtualidad y rechazo.

11.-La función laboral. Tenemos los medios para dignificar el trabajo.

12.- La función empresarial. Podemos representar polos de fomento de la escala humana. Tendremos que apostar por formas empresariales cooperativas.

13.-La función poética. Podemos seguir repartiendo sueños.

14.- La función se ‘solaridad’. Hay que caminar hacia la librería solar.

¡Felicidades amigas!

Anuncios

Se convoca la decimonovena edición del Premio Librería Cultural

Intento hacerme siempre eco de esta Convocatoria que tiene un significado y a la que tengo un cariño especial.

CEGAL impulsa desde el año 2000 el Premio Librería Cultural y desde entonces ha concedido esta distinción a librerías de todo el territorio. El objetivo de esta iniciativa es contribuir al reconocimiento público de aquellas librerías, que se caractericen, por realizar una tarea continua de dinamización cultural y de difusión del libro y de la lectura dentro o fuera del espacio físico de la librería.

Las librerías que han obtenido el Premio Librería Cultural en estas quince ediciones son:

  • 2016 – Librería Canaima (Las Palmas de Gran Canaria)
  • 2015 – Librería Traficantes de Sueños (Madrid)
  • 2014 – Librería Cámara (Bilbao)
  • 2013 – Librería Gil (Santander)
  • 2012 – Librería Los portadores de sueños (Zaragoza)
  • 2011 – Librería Taiga (Toledo)
  • 2010 – Librería Entre Libros (Linares, Jaén)
  • 2009 – Librería Anónima (Huesca)
  • 2008 – Librería Oletvm (Valladolid)
  • 2007 – Librería La mar de letras (Madrid)
  • 2006 – Librería Sintagma (El Ejido, Almería) (Cerró)
  • 2005 – Librería Escarabajal (Cartagena, Murcia) (Cerró)
  • 2004 – Librería Rafael Alberti (Madrid)
  • 2003 – Librería Plumier (Ibi, Alicante)
  • 2002 – Librería Cervantes (Oviedo)
  • 2001 – Librería Cálamo (Zaragoza)
  • 2000 – Librería Diagonal (Segovia)
  • 1999 – Librería Babel (Castellón)

DESCARGAR BASES 2017 PDF

DESCARGAR ANEXO III

Convocatoria Premio Librería Cultural 2016. Decimoctava edición.

bases-16-premio-libreria-cuCEGAL acaba de convocar la decimoctava edición del Premio Librería Cultural.

Cada nueva edición es para mí una alegría y un recuerdo a una idea que muñimos ya en el siglo pasado.

Quienes estéis pensando en presentaros, tenéis aquí las bases.

Muy importante: El plazo de presentación de los proyectos finalizará el 30 de septiembre de 2016 a las 14 horas, debiendo estar los proyectos, antes de ese día y hora, en la sede de CEGAL.

 

Traficantes de sueños Premio Librería Cultural 2015. ¡Toda una osadía!

Me encantan y me alegran siempre los Premios Librería Cultural; pero quizás el de este año tiene un sentido y significado especial.

Me atrevería a decir, y me alegra, que el Jurado ha sido atrevido al premiar un proyecto claramente asentado pero que, en gran medida, se sale de lo habitual.

De Traficantes he hablado unas cuantas veces en este blog. De ellos y de otras cuantas librerías que trabajan y cooperan desde unas ideas y unos planteamiento compartidos.

Y que dede una Institución, CEGAL en este caso, el jurado tenga la sana osadía de premiar la cooperación, la transformación, la agitación y la mirada crítica es todo un gusto y una alegría.

libreria_traficantes_de_sueños_fachada

El jurado del Premio Librería Cultural 2015 ha decidido otorgar el galardón correspondiente a la decimoséptima edición a Traficantes de sueños, un proyecto de economía social, gestionado como cooperativa, que se inició en 1996 con la aspiración de aportar contenidos y animar debates útiles para la acción transformadora, a través de los movimientos sociales y vecinales. El jurado valoró “una actividad que reivindica la figura del librero como agitador cultural, y que, teniendo como he herramienta principal al libro, fomenta la mirada crítica hacia la realidad y la cooperación ciudadana”.

El importante papel desempeñado por las librerías de proximidad en la dinamización cultural es uno de los factores que hace que el cierre de uno de estos establecimientos deba ser lamentado como una pérdida en ocasiones irreparable en el tejido social de barrios y comunidades. Es por ello que el premio a la Librería Cultural destaca los mejores valores de una profesión de carácter vocacional, con una fuerte voluntad de servicio público.

En palabras de Blas Garzón, representante de la librería, Traficantes “nació como un lugar estable y abierto donde poder encontrarse, discutir y tener al alcance materiales para la formación del tejido social. Con un fondo editorial pequeño y gracias a la complicidad de muchas editoriales y distribuidoras la librería se puso en marcha con un formato asociativo, esto es, con el compromiso de decenas de personas de adelantar sus compras a través de cuotas. Una herramienta humilde de economía alternativa que permite dotar de cierta estabilidad al proyecto en sus primeros momentos”.

Se convoca el premio Librería cultural 2015

Por decimoséptimo año CEGAL convoca el Premio Librería Cultural.

NOTICIA-WEB-PLC1

En este blog hemos hablado con frecuencia del mismo y de sus ganadores.

Al fin y al cabo en gran medida lo consideramos un hijo que pudo nacer en su momento (1999) por una reflexión compartida cuando trabajábamos en Cegal y por el interés, ímpetu y visión de unas cuantas personas que trabajaban en el ámbito de la librería.

Desde aquí, por un lado, animar a las librerías a que se presenten y, por otro, sugerir para su estudio que el premio sea para cualquier librería sin necesidad en principio de estar asociada a Cegal.

Sería un signo que honraría a la Asociación porque supondría poner más en valor el proyecto librero que la vertiente asociativa que en algunos momentos y en algunos sitios puede verse bloqueada o entorpecida por las mediaciones.

 

Javiér Cámara de Librería Cámara. El libro te da mucho y pide poco

La Librería Cámara, último premio Librería Cultural, ocupa gracias a Álex Oviedo, página en el suplemento Pérgola del Periódico Bilbao del mes de Enero de este año entrante.

Fotografía Periódico Bilbao
camara_periodicobilbao_enero2015

En los ochenta, la venta de libros se hacía en las librerías. Con el surgimiento de las grandes superficies o los centros periféricos, comenzó a valorarse un poco más la librería tradicional. Hoy en día, al haberse cerrado muchas de ellas, parece que eres un referente, pero es porque hay menos”. Y no porque haya menos lectores, al contrario: “Hay más lectores que nunca; además, le hemos perdido el miedo a la escritura, las nuevas tecnologías han hecho que cualquiera pueda publicar, en un blog, en autoedición… Lo que nos diferencia es el formato.”

Leer artículo completo

 

Memorias de un librero para un librero premiado

Trama editorial ha reeditado las Memorias de un librero de Héctor Yánover. Las reediciones, a veces, tienen su historia y parte de ella la voy a contar hoy, día en el que la Librería Cámara recibe el Premio Librería Cultural, ya que quien nos permitió disponer de un ejemplar de la edición realizada hace 20 años por Anaya/Mario Muchnik fue, casualmente, Pere Duch de la Llibreria Babel de Castelló ganadora en su primera edición del Premio Librería Cultural.

cubierta_Yanover_web

Así que hay libreros que leen, recomiendan y prestan sus queridos ejemplares.

Hoy que por Bilbao andamos de fiesta librera vamos a aprovechar para dejar por aquí algo de la maravillosa sabiduría de Héctor Yánover.

El librero es el ser más consciente de la futilidad del libro, de su importancia. Por eso es un hombre escindido; el libro es una mercancía para comprar y vender, y él integra esa mercancía. Se compra y se vende a sí mismo. 

Un libro comienza a serlo cuando se lee, cuando cumple su función de unir al escritor con el lector.

A esta altura se me ha desarrollado tanto el ojo que puedo hacer el diagnóstico por el iris. Por la vidriera. Por las mesas. Por el aire de una librería.

El riesgo siempre está ahí, a pesar de la computadora que, cada vez más, es quien verdadera­mente decide, aun por encima de la voluntad de cual­quier asesor o lector editorial. A ese riesgo, menor ahora por supuesto, menor si se trata de una novela con los in­gredientes necesarios y en sus dosis recetadas, rindo mi homenaje. Es ahí por donde entra el soplo de aventura que necesita esta industria para seguir interesando a los que quieren dar la nota y a los amigos del azar. Y es por eso que todavía el librero es necesario.