Siguiendo la conversación y… haciendo cultura

La conversación sosegada y el ambiente conversacional sigue siendo para un servidor ‘droga dura’. Si es con tiempo, siempre necesario, y en torno a una mesa ya ni os cuento.

Ya lo escribió Gabriel Zaid hace tiempo:

La cultura es conversación. Pero escribir, leer, editar, imprimir, distribuir, catalogar, reseñar, pueden ser leña al fuego de esa conversación, formas de animarla. (Los demasiados libros; pag. 31)

El puede aquí es importante porque indica que no en todos los casos lo será.

Pondré un ejemplo contemporáneo. Será difícilmente creíble que el grupo Prisa genere realmente conversación con su nuevo ‘engendro libresco‘, cuando ha matado él mismo los cauces conversacionales que podía mantener vendiéndolos al mejor postor. Parece que incluso va a perder la educación que le vio nacer.

No es esto en cualquier caso lo importante. Lo realmente clave creo que es que los humanos podamos disfrutar de espacios realmente conversacionales. Y la conversación, por lo menos para la RAE supone unos contextos y unas determinadas situaciones.

1. f. Acción y efecto de hablar familiarmente una o varias personas con otra u otras.

2. f. desus. Concurrencia o compañía.

3. f. desus. Comunicación y trato carnal, amancebamiento.

4. f. desus. Habitación o morada.

Familiaridad, el otro físico, espacio y ‘toque’ parece que marcan el campo de juego de la conversación de verdad y, por lo tanto, serían quizás los cuatro puntos cardinales que posibilitan el hecho cultural.

Digo esto porque es gozoso ver cómo con determinadas personas (punto 1) cuando nos juntamos (punto 2) físicamente tras los abrazos y carantoñas (3) en un espacio (lo siento pero no diré cuál punto 4) surgen, aunque haya habido un lapsus espaciado las palabras, emociones, reflexiones, intuiciones en torno a los otros, a nosortos, al territorio y al sentido individual y colectivo que ni siquiera nos hace falta ‘leña para el fuego de la conversación’.

Manuel sabe que se lo ha perdido porque andaba en menesteres institucionales. también, por supuesto, haciendo cultura que es algo muy distinto a hacer negocio con el cuento de la cultura que algunos andan vendiendo.

Piensen en cambio, cuáles puede ser en algunos casos, unos buenos espacios conversacionales donde no es tan necesario que haya mucha oferta, sino oferta con sentido e intención de provocar conversación.

 

Medio digital y mejoras lectoras. ¡Cuidado con las prisas!

El post en francés que enlazo aquí me ha devuelto casi 40 años atrás cuando realicé un curso de lectura veloz y técnicas de estudio. Una de las mejores inversiones, sin lugar a duda, que hizo mi familia en aquellos años.

La forma de leer que aquí se expone me recuerda mucho a la técnica con la que aprendimos, pero ¡ay! todo tiene sus desventajas.

Personalmente  me ha quedado un cierto tic de ‘leer rápido’ y hay textos literarios y poéticos que se llevan mal con ese ritmo.

Me recuerda también, en otra faceta de la vida, a que es algo semejante a lo que me ocurre al pasear por la calle. Por la costumbre de la ‘cinta gimnasiana’ que no ignaciana parece que voy con prisa a todas partes. Quien más claramente me llamó la atención, y se lo agradezco, fue Javier Celaya hace ya un par de años en Barcelona cuando nos dirigíamos, en una mañana además estupenda, a unas jornadas.

Verticalización del sector

Aparece hoy en El País un artículo firmado por Carles Geli sobre la presencia de los editores, algunos grupos, en las librerías y cómo, aparentemente parecen querer extender su poder.

Al final y en lo que se refiere a los grupos de capital exclusivamente español el artículo sólo referencia el caso de PlanetaCasa del Libro y obvia por ejemplo el fracaso del modelo PrisaCrisol.

El otro ejemplo citado, la aparición de las Bertrand en España, parece más bien responder a conseguir ocupar el mercado que el propio grupo Bertelsmann puede estar perdiendo en el terrno puerta a puerta, es decir, el descenso de socios y ventas del Círculo de Lectores.

El resto de ejemplos, Top Books, Laie, Fnac y Nobel  hacen referencia a realidades distintas que más que ver con grupos editoriales tienen relación en algunos de los casos con realidades libreras.

Se quedan muchos otros ejemplos en el tintero como el proceso que puede seguir Almuzara junto a Librerías Beta, el modelo de Santos Ochoa, el más modesto de Ler librerías, la propuesta de horizontalidad de L o la verticalización casi buscando la exclusividad con el ‘o conmigo o contra mí’ de Elkar.

Sabemos que hay más. Sólo queremos señalar que nos llama poderosamente la atención que El País calle sobre rl propio fracaso dentro de su grupo no editorial, sino de comunicación, al igual que Planeta y/o que se piense que estos, los macrotamaños son los únicos y posibles planteamientos con sentido y futuro.

La realidad del mundo del libro en lo que concierne a librerías demuestra que esto no es así en todos los casos y lo que sí parece más preocupante es que el monocultivo se va a centrar en las ciudades o núcleos de atracción poblacional por encima de 100.000 habitantes quedando a salvo ortso que sí parecen ofrecer diversidad.

En cualquier caso, estos procesos que son interesantes y se desarrollan de manera más callada aquí y en otros países, no requieren el sustento de los grandes medios que pertenecen a grupos multimedia y multisoporte se dan otros procesos de sinergias entre editores y libreros a los que les basta con ir llegando, de manera sigilosa, a sus lectores.

Los futuros de la industria editorial-10. Juan Luis Cebrián (Consejero delegado del Grupo Prisa)

Juan Luis Cebrián (Consejero Delegado del Grupo Prisa).

Lástima que se ciñese tanto al cuestionario enviado por la organización que restó de frescura y preparación propia a la intervención. En este sentido, y buscando un comparativo, fue más interesante la intervención de José Manuel Lara.

Algunas de las ideas y/o informaciones que aparecieron a lo largo de la charla fueron las siguientes:

         A nivel de grupo nuestros comparables a nivel mundial han sido Pearson y, quizás Bertlesmann, aunque ésta no sea cotizada.

         Somos conscientes de la influencia que tenemos en lo social por los medios de comunicación y en las nuevas generaciones por nuestra división educativa. Ello supone una importante responsabilidad y, por lo tanto, no hacemos cualquier cosa.

         El mercado del español es global y unificado. El mercado hispano de los EE.UU. es mayor, por número, y más potente, por posibilidades, que el español.

         El 56% de la facturación de Santillana está en América.

         La librería es un sector de alto riesgo y desde luego en peligro de extinción que se puede acelerar y empeorar en función de las decisiones políticas que se tomen. Lo hemos sufrido en las propias carnes con la experiencia que tuvimos en Argentina con la cadena Fausto y aquí con Crisol.

         El 86% de las consultas que se hacen hoy son a través de Internet y sólo el 14% de las bibliotecas.

         Prensa  y libros en promoción. Se están vendiendo 75.000 ejemplares de cada uno de los títulos de novela histórica. En los últimos cuatro años se han vendido 35 millones de ejemplares.

–       Reivindicar el IVA 0

Prisa y los libros

En El País del sábado se recogen los resultados del grupo Prisa en los seis primeros meses de ejercicio. Algunos elementos a resaltar:

1. Después de la publicidad (261 millones) son los libros y derechos (188 millones) la principal línea de actividad.

2. Los libros son la línea de actividad que más ha crecido (un 23%)

3. Publicidad más libros suponen, prácticamente, el 50% de los ingresos del grupo

4. Atención al posicionamiento de venta de libros de texto en América. Parece que el grupo siempre sigue un esquema con algunas variantes. Libro de texto – Editorial – Medios de Comunicación.