Revista Texturas 36… ya circulando

12 años nos contemplan. 36 números.

Agrada leer mensajes como éste:

“Pedazo de número el de Trama & Texturas!! No paro de subrayarlo!!”

O referencias como la que Iñaki Vázquez hace en facebook:

Hoy en el Liber 2018 ( Liber | Feria Internacional del Libro) he conseguido el nuevo número de la revista Trama y Texturas, una de las mejores publicaciones periódicas sobre el sector editorial que se publican en lengua española. Solo con el tiempo podremos valorar la excepcionalidad de este proyecto y la importancia del mismo.

Os dejo aquí el índice del número 36 y ya nos metemos de lleno en la preparación del 37.

Sumario de Texturas nº 36

–Fragmentos de El Arsenal; Alexandre Dumas

–Ensayos a la intemperie; Vicente Luis Mora

–Publicar en España es morir; Alejandro Gamero

–Lo que está pasando en el mundo del álbum; Jesús Ortiz

–Natalia Ginzburg. Una línea editorial-creativa; Giulia Iannuzzi

–‘El desafío para los libros es el espacio físico’. Entrevista a Mike Shatzkin; José María Barandiarán, Antonio de Marco & Manuel Ortuño

–Las librerías españolas y la crisis; Juan Miguel Salvador

–Breves notas antifilosóficas de un librero veterano; Paco Goyanes

–Descubrir la librería como proyecto de vida; David Hernández Urcelay, Natalia Pérez Salazar & Alexia Antolín Diego

–Correspondencia. Max Perkins – Ring Lardner

–Libros

Más información sobre la revista.

Suscripciones.

La novedad literaria desde una óptica del lector

Novedad: cualidad de nuevo.

Nuevo: que se percibe o experimenta por primera vez.

A lo largo de la vida de un lector ‘voraz’, que se sitúe por encima de la media podrá leer en el mejor de los casos unos 3.000 libros.

Nunca podrá dar abasto ni siquiera a lo que se publique en un cuarto de año de todos los años vividos.

Toda la publicidad que se asienta por lo tanto, como es muy habitual, en el volumen de oferta como es el caso de los sistemas de suscripción es, en gran medida, un sinsentido desde la óptica lectora. Tiene una clara lógica empresarial de la sociedad de la abundancia y del derroche de ofrecer, aparentemente, mucho por poco con esa sensación de sobreabundancia que la hace acercarse a la comida basura donde abundan los desechos.

Me gusta, frente a ello, el mensaje que lanza Re-Read que hace y sustenta su lógica de negocio en lo que aparentemente es expulsado o no querido por el sistema de la novedad (recién hecho o fabricado) entendida de otra manera  y lo ofrece a precio de ‘ganga’ para un lector que lo vaya a leer.

La lógica de una parte importante de la industria más allá de los soportes y el tamaño de la editorial se sigue manteniendo en el ‘recién hecho’. Esta lógica del tiempo y de la inmediatez nunca podrá ser, si es la predominante, la lógica de sentido de un sector que se quiere llamar cultural.

Los cambios profundos, que son los que miran a los lectores, se moverán más, según mi intuición entre aquellos que sean capaces de ofrecer la experiencia de la novedad como sentido y experiencia de ‘la primera vez’ y, al mismo tiempo, resaltando que dicha experiencia, desde un mismo soporte, puede ser compartida por muchos y encerrar varias lecturas distintas… Quizás, con esta mirada superemos la ideología de la novedad sobre la que ya reflexionamos en su momento.

  • Los libros se digieren, nos recuerda Francis Bacon, pero nunca se consumen. (Lewis Buzbee; Una vida entre libros; pag. 116)

Re-Read abre en Oviedo

El tejido librero sigue en movimiento como tejido vivo que es. Hay aperturas, cierres, reubicaciones, cambios de modelos.

De la última apertura que he tenido noticias es de la nueva Re-Read en Oviedo.

 

El fenómeno Re-Read es probablemente uno de los más dinámicos en estos dos últimos años dentro del sector de las librerías y va teniendo cada vez una cuota más importante de ‘tiempo lector’ y de compra.

Esta nueva librería ya ocupa su lugar en el mapeado que estoy llevando a cabo.

Por cierto, sus propuestas de comunicación, que se pueden ver en su perfil de facebook, me siguen pareciendo de lo más sugerente.

¡Larga vida!

 

 

Re-Read Vitoria-Gasteiz. Una nueva librería

Como dicen los amigos de Re-Read… Estamos Re-contentos de anunciar la apertura de Re-Read Vitoria-Gasteiz en la calle Fundadora de las Siervas de Jesus, 11 Vitoria-Gasteiz.

Son ya más de 35 las librerías Re-Read que están abiertas. Parte de la ‘oficialidad del sector’ parece no querer reflexionar sobre este fenómeno, al igual que ocurre, en extraña coincidencia, con algunos de los solucionistas tecnológicos que mariposean por el sector.

Mientras algunos pasan, otras personas, por ejemplo Teresa Cremisi, reconocen el papel que puede jugar, de hecho lo está haciendo, relacionado con la lectura y, también, suponen allí donde se han acercado a medir su volumen económico, una cifra nada despreciable, que supera, por ahora ampliamente, al electrónico aún sumando el audiolibro.

Ongi etorri Re-Read Vitoria-Gasteiz!

Re-Read Bilbao. Si sólo nos hubiese movido el dinero habríamos montado otro tipo de negocio

Somos Natalia y David, de Re-Read Bilbao. Hemos iniciado nuestra actividad librera hace nada, en diciembre de 2016.

La idea de montar una librería/trabajar aquí vino motivada por la búsqueda de empleo y sobre todo por un impulso, un pálpito que nos dio al conocer el sistema Re-Read. Además nuestras vidas necesitaban dar un giro, volver a encontrar el norte.

Consideramos que nuestra apuesta profesional es hasta cierto punto original y se caracteriza fundamentalmente por ser honesta: tenemos los libros que podemos conseguir, con un precio fijo de compra y un precio fijo de venta. Sin trampas ni cartón.

Nos gusta porque es un medio más para avanzar en nuestro crecimiento personal. Para empezar ha sido un reto montar un negocio, más si cabe dentro del ámbito cultural.

Cuando teníamos doce años no sabíamos qué queríamos ser, pero a Natalia le hubiese gustado conocer a David en su “vida anterior”, y David no se imagina el resto de su vida sin Natalia. Para no tener ni idea de qué queríamos ser de mayores, no nos ha ido tan mal desde que nos juntamos.

Cuando nos toca explicarle a una persona que no conocemos por qué nos gusta nuestro oficio le decimos que nos permite estar continuamente aprendiendo y es que… ¡¡tenemos más de 10.000 libros!! Con este fondo, si no aprendiésemos, tendríamos un problema.

Seguir leyendo

Datos de ubicación/contacto:
Re-Read Bilbao
C/Alameda Urquijo 79
48013 – Bilbao (Bizkaia)

http://www.re-read.com/libreria/re-read-alameda-urquijo-san-mames-bilbao/
https://www.facebook.com/ReReadBilbaoSanMames
https://www.instagram.com/ReReadBilbaoSanMames/
https://twitter.com/ReReadBilbao
http:// rereadbilbaosanmames.wordpress.com

¿Quieres hacer llegar tus propuestas? Dale un vistazo a esto…

 

Para la lectura, tampoco es necesario que el libro sea nuevo. No despreciemos 800 millones de euros

Ya he hablado por aquí con anterioridad de la reactivación que se está produciendo en el mercado del libro de segunda mano.

Elena Sierra escribía este fin de semana un amplio artículo en El Correo, Libros a 3 euros con los que salen las cuentas, en el que leemos al principio:

No es habitual que la gente acuda a la librería con el carrito de la compra. A mirar y adquirir libros se suele ir con las manos en los bolsillos. O al menos eso era lo ‘normal’ hasta hace poco, hasta que comenzaron a abrirse locales que compran o aceptan donaciones de libros para después volverlos a poner en la cadena. La idea es que tengan una nueva vida; una que, por cierto, escapa de las estadísticas del sector, que contabilizan los volúmenes editados cada año y las ventas de primera mano. Pero hay todo un mercado para los que ya han sido leídos y sus dueños no quieren guardar. Es un negocio en ascenso…

En España, que yo sepa, no disponemos de cifras fiables y reales de cuánto supone este ‘mercado de la lectura’. Seguimos sin tenerlas, pero, nuestro vecinos franceses nos dan algunas pistas de por dónde pueden moverse los números.

Os puedo asegurar que en el país vecino no son nada despreciablesy bastante superiores al mercado digital sabiendo que en ambos casos nos movemos sobre apreciaciones.

La Agence Régionale du livre Provence-Alpes-Côte d’Azur acaba de publicar una guía que lleva por título Le Livre d’occasson en librairie con el clara convencimiento de que existe, ya existía pero parece que ahora con la crisis más, un importante nicho de negocio que en el país vecino lo sitúan en el año 2014, ¡atención! en 800 millones de euros, según una estimación del sociólogo Vicent Chabault. En ese año, el mercado del libro electrónico se situaba en Francia en 64 millones de euros.

Las dimensiones de comercio interior en Francia y España no están tan alejadas como para no poder sacar algunos aprendizajes o genrar algunas reflexiones.

Que el fenómeno de la venta de segunda mano es creciente es un hecho claro.

Que el mismo ha cambiado de aires lo es también.

Que todavía son pocos los espacios libreros donde se da una convivencia entre el libro nuevo y el de segunda mano también es claro y creo que en algunos casos, merece la pena pensárselo.

Me gustaría, en cualquier caso, que este ‘globo sonda’ fuese leído desde algunas de las claves reflexivas e interrogativas que Jorge Carrión plantea en su texto Librerías: desapariciones, permanencias, metamorfosis que forma parte de La lectura en España. informe 2017.

1. Las librerías deben dialogar con las prácticas contemporáneas y deben enfrentarse a sus propias verdades. Las verdades pueden ser incómodas.

2. El itinerario del consumo cultural en el siglo XXI es necesariamente bastardo. Fluctúa entre espacios muy diversos. Y entre el papel y el píxel.

3. Las librerías, concretamente, son embajadas que no tienen otra razón de ser que tender puentes, superar límites. Experimentar.

4. La clave es la convivencia. Esa palabra define nuestra época en la que confluyen todas las épocas… Los objetos culturales también son textos.

Dicho todo lo anterior… esos posibles 800 millones mejor no dejarlos pasar de largo ¿no?

El mensaje… va más allá del logo…

 

Donosti. Garoa y Re-Read: espacios donde pasar parte de nuestro tiempo vital

Una parte de lo mejor de la vida se la ha pasado uno en dos lugares a la vez clausurados y públicos, los cines y las librerías, así que la inclinación que sigue conservando hacia ellos no es únicamente práctica, de espectador de películas y comprador de libros, sino también sentimental, como la que podría llevarlo hacia algunos bares, una lealtad incondicional de adicto, de huésped, casi de refugiado. (Antonio Muñoz Molina; Las librerías; El País; 8 enero 1997)

Ya hemos reflexionado en otras ocasiones sobre el papel importante que pueden jugar los mediadores, las librerías en este caso, pero también probablemente las bibliotecas desde su ámbito de servicio público.

He vuelto a pasar un par de días en Donosti donde es un gusto pasear y dejarse llevar.

Diré que he vuelto encantado después de comprobar que:

  • Garoa sigue viva. Cuando digo viva, no quiero decir abierta, sino con sangre, ganas, movimiento e ideas después de haber ya superado los dos primeros años de andadura. Y, por supuesto con libros y con una apuesta clara por el ‘papel lleno de calidad’ y seleccionado por el librero. Así al igual que gace pocas fechas Carme Fenoll hablaba refiriéndose al ámbito de las bibliotecas del papel estratégico de la prescripción, Imanol me comentaba su apuesta, también, para buscar más tiempo para la selección que en el mundo de la librería es uno de los modos y maneras de ejercer la prescripción: mostrar y resaltar aquello que se cree que merece la pena. Garoa, además, ha madurado y ha enriquecido el espacio con una oferta más marcada y personal fruto, probablemente, del buen hacer y del propio intercambio con los clientes, enriqueciendo de esta manera su propio ‘imaginario librero‘. Todo ello hecho con los pies en el suelo y siendo conscientes del hecho de que ‘si no hay pasta no hay proyecto’.

garoa_donosti_1

Un rato antes, me había acercado por primera vez a la Re-Read de Donosti que está casi a la vuelta de la esquina de Garoa.

Me quedé asombrado. No ya por el orden, clasificación y volumen del fondo que ya lo conozco de otros ‘espacios’ Re-Read, sino también por la apuesta y puesta en escena en el propio local que me pareció fantástica, invitando claramente a dejarse llevar por el tiempo que los libros vayan marcando, sin ninguna prisa ni agobio.

Libros nuevos en un caso y usados en otro, pero perfectamente arropados y contextualizados en espacios que invitan a ir más allá de los años y usos de vida de los ejemplares y permanecer en los espacios.

Son, como bien dice en Clarín Verónica Abdala, después de hacer un recorrido por unas cuantas librerías de Buenos Aires, pequeños placeres de la vida del lector que uno espera poder seguir permitiéndose.

Librerías: ¿sinfonía o jazz? Notas breves al hilo de una entrevista a Jordi Carrión

Pinceladas breves en este fin de año.

No vayamos a infoxicarnos por un lado y a empacharnos por otro.

Leo la entrevista que le hacen a (Jordi, Jorge que me tiene que aclarar esto algún día) Carrión los amigos de l’Escola de Llibreria.

Me quedo con un párrafo que muestra lo musical que es ser librero. El nuevo hombre orquesta.

Ha de ser un bon lector, un bon selector de materials, un bon prescriptor, però també un bon coordinador emocional. Algú amb carisma, que sàpiga dinamitzar grups, tant presencialment com virtualment. Un bon comunicador verbal i per les xarxes socials. Un home orquestra.

Y me trae al recuerdo el libro de Luxio Artetxe; ¿Sinfonía o Jazz?. Koldo Saratxaga y el modelo Irizar; Granica editorial en el que entre otras muchas cosas se plantea que el director de una empresa, pongamos que sea ahora el librero se parece más a un director de una banda-orquesta de jazz que a una sinfónica porque siempre hay que ir, en gran parte, improvisando.

Así que en cada caso y momento hay que ir poniendo el acento, y marcando el ritmo en todos y cada uno de los palos que Carrión señala dependiendo del público o de la banda con que toque actuar.

Me quedo también con una recomendación que aparece en el propio libro y que ayuda siempre a buscar el ‘mejor ritmo’.

En la sencillez está la sabiduría, las cosas más simples son las más efectivas. (94)

Y no quiero desaprovechar la ocasión para, por qué no, hacer propaganda y difusión de una idea sencilla que me llego ayer a través de una campa de mail y que de tanta ilusión que me ha hecho, me ha vuelto “Lorca”.

Idea sencilla puesta en la práctica por personas que trabajan en librerías.

Chispitas de felicidad en el fin de semana… ampliado

Con el éxito sucede lo mismo que con la felicidad, es mejor buscarlo de una manera oblicua. (Carl Honoré; Elogio de la lentitud, RBA, pag. 210)

  • Disfrutar el jueves de visita culta, y también de rato de trabajo, en el Museo de la Universidad de Navarra acompañado del fotógrafo Mikel Alonso y de Manuel Ortuño y ver que el editor también ha disfrutado… Escribe: Vuelvo de viaje con proyectos, posibilidades, nuevas historias… Pero, sobre todo, con momentos compartidos y aquello de… “Día que pasa, día que no vuelve”
  • Disfrutar de buenos pintxos en el Gaucho y de un estupendo menú en el Anttonenea.

rosa_siles

  • Comer, conversar y celebrar con amigos los 10 años de Texturas y aprovechar el ‘viaje’ para cerrar algún artículo de cara a próximos números.

  • Poteo de tarde con amigos con los que hacía tiempo que no nos dedicábamos un rato sin reloj terminando en un clásico bilbaino, El EME.

triangulo_eme

  • Recibir un correo a primera hora de sábado y leer esto:

txt_30-700x700

Me leí todo el número 30, es tan interesante, tan bueno, y aprendo tanto leyendo la revista.
La revista es espectacular. Un abrazo,

  • Disfrutar del primer sábado de mes en el mercadillo de 2 de mayo. Ver como los jóvenes, algunos los conozco desde hace 20 años se van abriendo camino en el complejo mundo de la creación y la cultura.

  • Comida familiar para seguir celebrando la vida.
  • Domingo que amanece soleado e invita al paseo.

img_20161002_110918

  • Mediodía para cerrar la semana comiendo y celebrando la amistad inalterable y cambiante como la vida según pasando los años.

Las librerías de viejo se reactivan

El fenómeno de las librerías de viejo y/o segunda mano no deja de ser curioso.

Parece que existe una reactivación de las mismas y uno siente una cierta perplejidad ante este fenómeno que parece, en algún modo, ir contracorriente. En moda y diseño quizás diríamos que es el triungo de lo vintage.

No me constan datos ni ahora ni antes del volumen de negocio, en euros y ejemplares que se mueve y se ha movido históricamente por este canal. Quizás en algún momento sería interesante tener por lo menos una aproximación. Sobre todo, porque creo que es más interesante, del número de ejemplares que se comercializan y de las temáticas de los mismos.

El fenómeno de Re-Read del que ya he hablado en alguna ocasión por aquí me parece realmente sugerente e innovador en muchos aspectos. Se vuelve con ello a constatar que la innovación está en muchas ocasiones más en la forma, en los procesos y en las preguntas radicales que en lo aparentemente novedoso pero llevado a cabo con procedimientos trasnochados.

En lo local, por lo menos en Bilbao, LibroBilbao es también reflejo de este nuevo giro de negocio.

En cualquier caso, siempre es mejor, creo, una buena re-lectura que una mala nueva lectura.

relectura

Comunidad… ¿palabra clave en los proyectos libreros?

He pasado unos días en Barcelona y he disfrutado de una excelente comida conversacional, un poco apretada en tiempo, con Xavi Vidal, la cara visible de NoLlegiu.

La comida en Acqua & Sale ha sido todo un placer.

Digo lo de ‘la cara visible’ poque creo que en estos momentos NoLlegiu sería imposible sin todos los cómplices, clientes y amigos que se mueven en torno al proyecto.

DSC_0048

Bernat Ruiz escribe en Núvol:

Podem emprar moltes paraules per descriure l’èxit de la Nollegiu –i d’altres noves llibreries– però per a mi la més important és comunitat. La capacitat d’articular una comunitat al seu voltant és imprescindible per a l’èxit –que sovint vol dir simple supervivència– de qualsevol nou projecte llibreter. No és que abans la comunitat no fos necessària –que ho era–, el que passava és que, essent les llibreries l’únic lloc on trobar llibres, la creació de comunitats era natural.

Esa capacidad de articular una comunidad que genere el suficiente volumen económico es una de las posibilidades más interesantes en estos momentos para las librerías.

En otras visitas realizadas también estos días por Barcelona a otras librerías esa idea de comunidad que puede ser, friki, de barrio, temática sigue siendo, junto con la identidad de la librería una de las claves para construir el discurso de sentido de cada proyecto librero.

Gracias a libreros y libreras de Casa Usher, Re-Read, NoLlegiu y La Central con los que he podido conversar estos días.

Las librerías, al fin y al cabo son de los lectores…

Seguro que de esto se hablará en mayo en Donosti en el marco de la capitalidad cultural.

Os dejo por aquí algunas fotos de las visitas de estos días en los que también hemos tenido tiempo para cuidar otros ambientes comunitarios más amigables y familiares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los Reyes parece que quieren traer como regalo librerías que abren

esde este domingo pasado al día de reyes han aparecido tres artículos en los medios que parecen, al modo de El Roto, señalar, quizás, un cierto cambio no tanto de tendencia, sino de visión de la jugada.

cambioderumbo

Cuando los medios, la mayoría, repitieron como papagayos el número de librerías cerradas en un año mostré mis dudas razonadas sobre las mismas.

No voy a decir que el tiempo me haya dado la razón porque también mantengo que comparados con otros países, Francia y Alemania, por poner un ejemplo donde nos suele gustar mirarnos, en España existen más puntos de venta y más penetración en el total de negocio de la librería que en Francia por ejemplo.

En cualquier caso creo que los Reyes o Reinas, sean magos o magas, monárquicos o republicanos parlamentarios o asamblearios, que qué más da, nos han traído el regalo del cambio de discurso en algunos medios. Entiendo que el mismo viene provocado bien por el cambio de realidad o porque han sido capaces de mirar la realidad desde otro punto de vista.

Jorge Carrión, al que algún día las librerías deberán hacerle un reconocimiento y/o agradecimiento explícito, abrió-siguió el domingo pasado en El País con su discurso de puesta en valor en el artículo En defensa de las librerías. Puso en valor en el mismo de manera sutil ese elemento patrimonial que solamente se puede descubrir yendo a la librería.

Pero los viejos libreros nunca mueren. Son incontables los que toman el relevo. Hay que reivindicar esa figura, que ha permanecido en la sombra, mientras que las del autor, el editor y el agente se volvían totalmente visibles, incluso estelares. En la memoria de los libreros se conserva un patrimonio que casi nunca se puede descubrir en las paredes de sus librerías o en sus páginas web.

El Periódico se sumó a la fiesta epifánica en su ‘contra’ con una espléndida entrevista a Salvi Rosich de Llibreria PLéyade. Para Salvi la librería supuso el renacimiento, el inicio de una nueva vida. Nos deja una afirmación clave:

En realidad, estoy aprendiendo a ser librero sobre todo porque soy lector.

Y, para completar, se han sumado a la fiesta El Español que nos dice, en un artículo de Joana Rei, que después de siete años crece el número de librerías. Desfilan por el mismo librerías de las que ya hemos hablado por aquí en fechas recientes como Contrabandos, Cal Llibreter, Re-Read, Los editores, Nakama, Deborah libros, Libu, La Temerària.

No entraré yo si son muchas o pocas las que abren. Me interesa más el ‘espíritu kamikaze’ que a veces genera victorias y la idea con la que se cierra el artículo.

Quieren que la gente de sus barrios sepa que allí existe una librería distinta, de esas de antes, donde el librero conoce a cada uno de sus clientes y sus gustos. Una donde pueden pasar el tiempo sin mirar el reloj, tomando un café y disfrutando de las páginas de un libro sin prisa.

Y ya, para redondear, Anna María Iglesias en Llanuras nos ha puesto hoy en el zapato sus ‘Librerías que abren‘. Además de las ya señaladas en el anterior artículo nos acerca a On the Road, a la ‘refundación’ de NoLlegiu y a algunas de las históricas como La CaldersDocumenta en Barcelona o Tipos Infames y la Librería Alberti en Madrid.

Dejaré sólo dos notas finales como lazo para este regalo de optimismo.

  1. No olvidemos los movimientos que se dan también en la periferia, un poco más alejados de los focos mediáticos. Me refiero, por ejemplo a Al-Ándalus en San Fernando Cádiz o La librería en Tomelloso.
  2. Creo que es un buen momento también para recordar y traer de nuevo a la palestra a lo que he dado por llamar librerías y libreros enredadoras donde pretendo recoger todas aquellas librerías y personas que trabajan en ellas que andan moviéndose por twitter tanto en España como en América Latina.

Termino con la cita con la que Anna Maria abre el artículo:

“Por supuesto que el libro tiene futuro, y claro que seguirá habiendo librerías”, escribe sin atisbo de dudaPetra Hartlieh al final de Mi maravillosa librería (Periférica): “No puedo responder más que esto, pues es como si le preguntases a un ganadero que tiene el establo lleno de vacas lecheras si cree que en el futuro se seguirá bebiendo leche. No tenemos más remedio, tanto el librero como el ganadero, que creer en nuestro trabajo”. Diez años después de abandonar su acomodada vida en Alemania y abrir una pequeña librería en la histórica ciudad de Viena, Hartlieh no tiene dudas acerca del futuro de los libros. Su confianza, sin embargo, no hace de su libro una dulcificada e idealizada narración en torno al sueño de abrir una librería; Harlieh huye de toda condescendencia al romanticismo que rodea el trabajo del librero, no elude el temor, las dudas y el sacrificio de los primeros años que envuelven e, incluso, ennegrecen el proyecto libresco. Diez años después, Petra Harlieh comprueba el éxito de aquel proyecto que algunos tildaron de aventura, incluso de estrambótica locura.

Sigamos pues con el #ApoyemosANuestrasLibrerías y no dejéis de leer las historias navideñas de Sergio Sancor sobre lo bonito que puede ser trabajar en una librería.

Cuando no sepas qué ponerte…

Ayer a la tarde recibí un “correo regalo” de Mercedes y Nicolás.

Os preguntaréis quiénes son. Las cabezas pensantes y manos hacedoras del modelo de librerías Re-Read.

Pero vamos al origen de la historia que empieza como  tantas otras gracias a un gran librero, Héctor Yánover en este caso y a una gran librera, Judit Rodríguez.

Todo se fue fraguando cuando esa gran librera habló del gran librero.

En junio hubo tiempo para conversar con Judit y conocer de primera mano el proyecto.

De seguirlo y ver las cosas que hacían surgió la idea que fue compartida ya con Mercedes y Nicolás.

Fruto de la misma es el cuadernillo central del número 28 de la Revista Texturas en el que recogemos algunos de los guiños que desde Re-Read nos lanzan en las redes con imágenes y la contra de regalo.

posters-para-TEXTuras

Todo el proceso de trabajo-disfrute con ellos ha sido un auténtico placer. Todo han sido facilidades y ‘buen rollo electrónico’.

A Judit ya le he puesto cara y conversación. Ahora, después del último regalo habrá que volver de nuevo a Barcelona para seguir la conversación con Nicolás y Mercedes. Seguro que será todo un placer.

Y vayan las gracias por adelantado por este regalo 😉 y mis deseos de felicidad para todas las que aterricéis por aquí.

Txetxu-ReRead

Revista Texturas 28 ya en la calle

Se inicia con este número la segunda década de vida de la revista.

¡Quién nos lo iba a decir!

Y he tenido la suerte de estar en Madrid el día de su llegada. tranquilos que os irá llegando como regalo de Navidad a los suscriptores fieles.

Textura_28Y, a continuación, el sumario:

Sumario del número

01_Caslon

–Aventuras y desventuras de un editor

Josep Janés i Olivé

02_Baskerville Book

–Teoría de la edición: tres direcciones para el futuro

Michael Bhaskar

–¿A dónde va el conocimiento cuando llega la información?

Javier Gutiérrez Vicén

–La concentración editorial: una aproximación conceptual al fenómeno

Iñaki Vázquez Álvarez

–La poesía se busca en la Red, pero se edita en papel

Nerea Campos Godoy

–Arrebato: ¿la centralidad al margen?

Pep Olona

–Bibliotecas y consorcios como estrategia de los editores

Joseph J. Esposito

–Réquiem por el depósito legal

Carlos García Santa Cecilia

–Por qué Facebook no ayuda a vender libros

Michael Alvear

–La edición digital: ¿un desafío para la bibliodiversidad?

Tinouche Nazmjou

03_Re-Read

–¿Qué mejor que las palabras para vender palabras?

Re-Read

04_Dorian

–Y no había playa bajo los adoquines. Memoria de la Transición cultural

Santiago Burutxaga

–El amor correspondido en la cueva de los enigmas

Alberto Ruy-Sánchez

–Código binario

Ray Loriga

–François Maspero, retrato de un editor

Gabriela Torregrosa

05_ATHandle

–Peripecias vitales. Entrevista a Martí Soler, poeta, traductor y editor

María Gómez-Martín & Òscar O. Santos-Sopena

06_Bodoni

– Libros y webs

 

Los dinosaurios desaparecieron. Si no quieres desaparecer como ellos…

Siempre está bien conocer a gente sabia. Aprender y tomar nota para luego poder medir las consecuencias.

Las personas que trabajan en Re-Read nos han aportado un nuevo punto de vista que os invitamos a tener en cuenta.

posters-para-TEXTuras

Así que Si no quieres correr la suerte de los dinosaurios aprovecha la oferta por la suscripción de dos años

OFERTA SUSCRIPCIÓN DOS AÑOS EN PAPEL

Si renuevas la suscripción por dos años o realizas una nueva suscripción por dos años, a la hora de completarla indícanos cuál de los siguientes títulos de Tipos móviles quieres recibir sin costo añadido:
La cara oculta de la edición
En los dominios de Amazon
Escritor en la sombra
Editor (Tom Maschler)

Un pequeño kit-kat de felicidad

Escribía hoy en Facebook:

Empezar el fin de semana con las mejores noticias que podíamos esperar.

Hemos andado y andamos compartiendo el combate de la vida de otros, pero que son vida nuestra también. Sin Tús no hay yo y viceversa. Sin su vida, la nuestra existiría también, pero de otra manera. Sería otra.

Y vamos ganando asaltos.

Hoy un paso más.

Gracias a los que acompañáis el proceso, os ocupáis y apoyáis, os alegráis y entristecéis en cada paso según toque.

Hoy, los próximos, nos hemos permitido con él el regalo de celebrarlo.

arrozbogavante

…tengo que decirte que incluso soy feliz. La felicidad no se encuentra en lo que pasa sino en lo que pasa en nosotros debido a ese pasar. La felicidad tiene que ver con lo que nos falta o no nos falta en la vida que nos ha tocado. Tengo que decirte que no me falta nada, casi nada. En realidad no recuerdo habérmelo preguntado. En realidad sólo lo pregunta el que empieza a ser infeliz… (Vergílio Ferreira; En nombre de la tierra, pag. 77)

Y esto de las amigas de Re-Read… vale también para la vida. Sin ella, probablemente, no valdría para los libros.

Vida_libros

 

Librerías nacidas en tiempos de crisis. A estas no se la dan con queso

Los quesos de la cena compartida…. reflejo de la coherencia en la variación. Al igual que en las librerías visitadas.

DSC_0021

Casa Usher (3-4 meses), Nollegiu (18 meses), La Petita (3 años), Al.lots (3 años) y Re-Read (2 años) entre otras son librerías o modelos de librerías nacidas y crecidas ya con la crisis galopando. Re-Read tiene con claridad un concepto empresarial distinto a las anteriores, pero su apuesta por el libro de segunda mano, deja entrever el posible peso de la propia situación económica en el modelo de negocio.

Pude visitarlas ayer y anteayer. Sé que hay muchas más y agradezco las sugerencias que me habéis hecho llegar vía facebook y las tendré en cuenta para sucesivas ocasiones.

Pude hablar con unas cuantas personas que trabajan en las distintas librerías.

Garcias a María, Gerard, Miguel, Judit, Paula y Xavier por su tiempo, la conversación y las experiencias.

Señalaré sólo algunas ideas que fueron apareciendo en las conversaciones.

– El buen rollo. Clave e importante. Respeto por el trabajo de otros. Claro sentimiento de colegas que ‘no deben pisarse la manguera’, admiración incluso en algún caso.

– Son librerías que denomino de dimensión humana. Abarcables y trabajables. De estructuras pequeñas y que, como ya he señalado alguna otra vez, tienen en mi opinión el tamaño suficiente para tener una oferta atrayente.

– Ese tamaño hace, al mismo tiempo, que la selección que ofrecen sea clave debiendo resultar atractiva también para una comunidad potencial de clientes que sustenten el negocio.

– Al mismo tiempo la necesidad de hacerse un ‘hueco en la plaza’ obliga a aguzar el ingenio para ir atrayendo gente y se abren algunos debates que me da la sensación que a algunas librerías de otros lares les pueden sonar a música desafinada. ¿Abrir los domingos? ¿Unir los ritmos de apertura de las librerías a los ritmos de ocio del público? … Tela interesante para cortar.

Entre visita y visita hubo tiempo para trabajar y también tiempo para degustar una buena cena y una comida, hoy queda otra, con estupensa conversación en ambos casos.

Ambas en sitios que ya conocía, pero que vuelvo a recomendar.La Viblioteca y el Gresca.

Aquí algunas fotos que quieren ser también señal de agradecimiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Librerías de Barcelona. Pequeños espacios para grandes ideas

Lectura Lab recoge la información que Mercy Pilkington ha publicado en Goodereader. Según el periodista, los lectores encuentran los libros donde están; es decir, en las librerías, ya sean virtuales o analógicas. No los compran directamente a la editorial, porque en la mayoría de los casos, no saben quién es el editor.

En esta línea de reconocimiento del papel de mediación El Periódico nos presenta 12 pequeñas-grandes realidades que han florecido en los últimos tiempos en Barcelona.

Como siempre recomiendo la lectura completa del artículo (en catalán) nosotros aquí sólo vamos a hacer un pequeño guiño a alguna característica diferencial de cada una de ellas.

Nollegiu se define como un ‘probador’ de libros.

Calders, la librería especializada en libros, con un compromiso especial con los autores locales.

La Caníbal. Los libros como arma para transformar la sociedad.

+Bernat. Un ‘almacen cultural’ para promover la cultura, el voluntariado y la participación diudadana.

Re-Read. Re-Venta y Re-Compra con organización librera.

Ona. Compromiso con la lengua y cultura catalanas.

Gigamesh. El paraíso de la ciencia ficción.

La Memòria. El nombre ya lo dice. La historia es lo suyo.

Espai Contrabandos. El espacio de los editores políticos unidos en ‘Contrabandos’.

Pequod llibres. Independientes y segunda mano.

La Impossible. La pasión por el oficio de librero y las ganas de ofrecer un punto de encuentro.

– Consumició Obligatòria. Segunda mano conviviendo con otros soportes culturales.

Por cierto. Todas ellas están en nuestra lista de ‘LIBRERÍAS TWITTERAS’ que ya supera los 500 miembros.

Continúa la tendencia hacia la especialización, entendida ésta, bien como dedicación a un tipo de libros de fondo más que a libros de fácil venta (best sellers), bien como dedicación a una determinada materia (derecho, infantil, etc), bien como dedicación a un tema que abarca otros productos además del libro (…), o bien como un modo diverso de efectuar sus ventas (librerías por teléfono, con video tex, etc…) (Francisco Puche; Un librero en apuros. Memorias de afanes y quebrantos; Genal; pag. 43)

Librerías ¿Deben convivir los libros más allá de las edades, los usos, los años y los formatos en un mismo espacio?

Cada vez en las librerías los libros van ocupando más espacio. Si echamos la vista atrás pongamos que 50 años en las capitales de provincia eran pocas las librerías que sólo vendieran libros. El libro de enseñanza y la parafernalia papelera escolar ocupaba en muchos espacios un lugar importante.

Así sigue siendo todavía en muchos pueblos donde además en ocasiones la prensa y las revistas también se han sumado a la compañía.

Al mismo tiempo en las capitales han ido floreciendo primeramente librerías que vendían casi en exclusiva libos en papel y que después en algunos casos han evolucionado hacia el merchandisisng relacionado no con la papelería  sino con el libro, la imagen y la textualidad.

En algunos casos, como el de Laie que puede ser paradigmático, dicha evolución lleva casi a otro nuevo concepto: el de tienda cultural mimetizada en el espacio al que se pretende prestar servicio. Una evolución, en mi opinión, sugerente e interesante.

Otra línea de trabajo que también ha estado ahí siempre conviviendo en unos casos y justo al lado en otros es la comercialización y venta de libros descatalogados en un caso, de segunda mano en otros, antiguos ya por años o, incluso, sin ISBN.

Todo esta otra línea de negocio se intenta mantener, a no ser que de libro antiguo hablemos, como en un segundo plano, con una cierta sordina mientras que al mismo tiempo hay cada vez más espacios que hacen con claridad negocio con ello. En unos casos como puede ser el de Re-Read como un modelo  de negocio muy específico centrado en la segunda mano y en otros, como por ejemplo Arrebato Libros, donde conviven segunda mano, antiguo, nuevo con especialización y la faceta editorial. Sin olvidar muchas de las librerías habituales de las que consideramos cabecera que no hacen ningún feo a determinados saldos. O el de Papasseit donde entre libros de distintas generaciones pulula también la actividad.

Todo, por lo tanto, va adquiriendo nuevas variedades de mestizaje que hace que por lo tanto cada vez resulte un mayor sinsentido analizar, por ejemplo, en los estudios de comercio, por lo menos en los de las librerías, exclusivamente el libro nuevo.

Creemos que es de interés abrir una reflexión sobre los posibles límites o no, si es que hay que ponerlos, en torno a la comercialización con las consecuencias que ello puede tener tanto en estudios de ventas y comercio como en entramados asociativos y demás.

Desde aquí abogo modestamente por ir haciendo cada vez los límites más líquidos y ligeramente difusos. Si toda la evolución digital ha conseguido ya que los límites del libro queden difusos y que quizás debamos ir pensando más en el término ‘obra’ que acertadamente lanzó de nuevo José Antonio Millán en el cierre del II Congreso de libro electrónico por qué no plantear desde los espacios libreros (culturales), que son además la única red amplia de espacios de comercio cultural, que su objetivo es estar cada vez más cerca del cliente, usuario lector tanto de lo nuevo como de lo usado como de lo antiguo como de lo descatalogado bien sea en papel en digital, en libro en revista en camiseta o en cuaderno, en música o en imagen. Con o sin ISBN… Los imaginarios son múltiples nunca unidimensionales.

Atentos en esta línea a la propuesta que hará la Librería Cervantes el 23 de abril y que ya nos la van adelantando con un guiño.

cervantesmascercadeti

Quizás haya que seguir buscando el elemento subversivo.

La cultura no es un simple amasijo ruinoso de problemas, un cementerio de conceptos: la cultura puede ser lo que nos han enseñado en el colegio y en la universidad, o, también, una cultura nueva, que se va haciendo y que intenta dispersar las miasmas estancadas de la primera. La cultura siempre corre el riesgo de tener algo de subverivo. (Carlo Feltrinnelli; Senior Service; Tusquets; pag. 209)

O quizás las librerías deban situarse en la tendencia de la sostenibilidad y de las segundas vidas a lo publicado y del decrecimiento.

La novedad por la novedad sólo interesa a algunos editores.

Por ahora y por nuestra parte vamos a incluir a todas en Librerías twitteras

Librerías y la segunda vida de los libros.

Una reciente entrada en el blog Biblogtecarios sobre el libro usado y otra de Pere Losantos sobre Re-Read han hecho que me vuelvan a la cabeza algunas dudas y reflexiones sobre libros de segunda mano, fondos saldados y derivados.

Hasta ahora, históricamente, el libro nuevo y el resto de variantes, sé que no es lo mismo segunda mano que saldo, han funcionado habitualmente por circuitos paralelos creándose incluso librerías específicas para cada uno de los modelos.

Con el tiempo se han ido produciendo fenómenos tanto mixtos, librerías de siempre que incluyen el saldo en su oferta, como tendencias a la superespecialización como podría ser el caso de Re-Read.

En la historia librera e incluso del sector ha parecido existir siempre de fondo una especie de mantra que funcionaba como ‘anatema’ hacia el libro saldado.

Mi experiencia, qué tiempos aquellos, me demostró que no en todos los casos era así y que, a veces, las segundas y terceras oportunidades funcionan más que adecuadamente tanto en cifra de negocio como en interés del cliente.

Quizás el escaso auge que tenga en España tenga algo que ver con esa ‘cultura del fracaso’ que se cierra a las segundas oportunidades. Si tenemos en cuenta, además, que cada vez hay más ‘libros fracasados’ (= libros devueltos), quizás haya más razón para convertir a las librerías en un espacio de segundas oportunidades.

Casa del Libro, en relación a la segunda mano, ofrece un canal de ‘segundas oportunidades’ para que los particulares hagamos negocio a través de su web. Ellos ponen la tecnología y se quedan con un porcentaje.

No conozco cifras sobre el mercado que vende el saldo y la segunda mano. De hecho no creo que cuando se hacen estudios en las librerías se pregunte sobre ello.

Desconozco también en el detalle si hay algún impedimento legal, siempre que el producto el libro esté debidamente etiquetado, si hay algún inconveniente para que conviva en el mismo espacio temático en el que puede haber ‘libros de temporada’.

Creo, en cualquier caso, que es un terreno sobre el que todavía se puede explorar y mucho y quizás uno de los caminos vuelve a pasar por el mestizaje y las segundas oportunidades alejado de los ‘entornos propietarios y excluyentes’ que otros venden.