Una ciudad, muchos mundos. Ricardo Antón

Ricardo Antón es un Bilbaíno a pesar de todo. Entre el “Preferiría no hacerlo” y el ¡No puedo parar!. Maestro ignorante y des-artista. Habitante de ColaBoraBora, una isla entre la realidad imperante y el deseo proyectado, en la que se dedican a redefinir los QUÉs transformando los CÓMOs. Investigadora y cobaya en el laboratorio de prácticas coalborativas Wikitoki. Tratando desde KARRASKAN de que cale eso de la innovación en cultura y la cultura de la innovación. Contribuyendo al despliegue de la Economía Social y Solidaria desde REAS Euskadi. Intentado poner la vida en el centro.

Y nos ha regalado este bello y sugerente texto publicado en Urban bat festival:

Cuando era pequeño y bajaba los domingos a la Plaza Nueva a cambiar cromos, pensaba: «Cuando sea mayor quiero vivir aquí, en el centro de todo». También me acuerdo de ir a calzados La Palma. Te atendía un montón de gente vestida con bata blanca y te daban un globo que se sujetaba flotando con un alambre. Hace poco, tras años de agonía, tuvieron que cerrar, con parte de aquellas mismas trabajadoras manifestándose en la puerta… Resulta facilón pensar que no supieron adaptar a los tiempos su modelo de negocio. He oído decir que ahora ahí igual ponen un show room de IKEA… No se cuanto de cierto hay en ese rumor. Comercios locales sustituidos por sucursales bancarias o cadenas comerciales, el sector textil sustituido por el de telefonía, sustituido por el de objetos de regalo y souvenirs. Y todo ello sustituido en gran medida por bares, restaurantes, hoteles y pisos turísticos. Y sobre todo terrazas. ¡Muchas terrazas! ¿Cuántas terrazas puede soportar un barrio?… A veces me sorprendo a mi mismo como Mr. Snoid, dando patadas a sillas de terrazas que obstaculizan mi discurrir cotidiano. Hace poco, un amigo ha abierto un bar en la Plaza Nueva y también me he sorprendido a mi mismo deseando que le diesen licencia para poner su cacho correspondiente de terraza, porque si no el bar no le iba a funcionar. Y luego además, está esa gente que te pregunta: «¿Qué pasa, no te gustan las terrazas? ¿Tu nunca te sientas en ellas?» La pregunta trampa, aquella que lo lleva todo al plano individual, al “la culpa es de todas”, impidiendo, no solo diferenciar los distintos planos de competencia y responsabilidad existentes, sino intentando desactivar las posibilidades de análisis y proposición colectiva de alternativas.

Fui creciendo y pasé muchas horas en las calles del Casco Viejo. Aún echo de menos el Gaueko. Y el Gaztetxe en Banco de España. Lloré de impotencia cuando lo desalojaron. Aquellas manifestaciones multitudinarias y corear lo de «¡No estamos todas, falta el esqueleto!». Muy parecido a lo que sentimos cuando desalojaron y derribaron Kukutza veinte años después. En Banco de España, de la mano de la bbk, pusieron el Aula de la Experiencia de la EHU. El hueco que dejó Kukutza todavía hoy sigue vacío. Hace unos años, alguien, una noche, hizo una pequeña gran acción simbólico-reivindicativa y sobre las vallas que circundan el solar, rotuló en gran tamaño el logo del Azkuna Zentroa. Un irónico juego aludiendo al centro cívico-cultural de nueva generación, que comenzó llamándose Alhóndiga, para pasar después a denominarse en honor del que fue mejor alcalde del mundo. Aquel alcalde que en pleno conflicto sobre el desalojo de Kukutza, dijo una de esas frases que, en su aparente simpleza, desvelan todo un sistema de pensamiento y acción política: «El Ayuntamiento tiene que defender la propiedad privada».

También eran tiempos de violencia. La lacra con la que crecimos en mi generación. La violencia como algo normalizado y justificado. Casi todos los fines de semana batallas campales, barricadas ardiendo, cargas policiales… Mucha gente amenazada que estuvo años sin poder entrar al Casco Viejo incluso con escolta. Parece que hemos superado esa etapa, que algo hemos madurado como sociedad. O quizá es que ahora la violencia es de otro tipo, más sorda. La violencia del capitalismo neoliberal. El fascismo blando al que no se le aplica a Ley Antiterrorista sino que se le cede el espacio público para que despliegue sus armas de seducción, a base de entretenimiento, consumismo y endeudamiento. Y en medio de todo eso… las trabajadoras culturales. Autónomas y desarticuladas. Precariado sin conciencia de clase. ¿Por (in)consciencia o por incapacidad? Sea como sea, el eslabón tan útil como fácilmente reemplazable de la cadena. Antes, si tenías un grupo te plegabas a tocar delante de la pancarta de las Gestoras Pro Amnistía (o no tocabas). Ahora, te pliegas a tocar sobre el escenario de Heineken, Vodafone o el patrocinador de turno (o no tocas). Puede que en realidad, nada haya cambiado tanto. Si desobedeces puede ser tu last tour, tu carrera puede verse gravemente afectada.

Seguir leyendo “Una ciudad, muchos mundos. Ricardo Antón”

Recordando… El valor de la cultura

Este fin de semana pasado, amigas y amigos despidieron a Eduard.

https://platform.twitter.com/widgets.js
Entre los recuerdos de tiempos compartidos, prometo, que se me había olvidado, Pau Raussel, trajo al recuerdo en un twitt unas jornadas celebradas en Zorrozaurre-Bilbao en octubre de 2012, en breve hará seis años.

https://platform.twitter.com/widgets.js
Entre el estupendo ramillete de participantes estaban el propio Pau, Xavi Fina, Joan Subirats, Imanol Zubero, Montse Pareja, Juan Pastor Bustamante, Ricardo Antón, Sylvain Pasqua y ¡cómo no! Eduard Miralles.

Aquí tenéis un vídeo resumen de las Jornadas con algunas reflexiones de los ponentes.

 

Desde Cultura Abierta, como colectivo, también hemos querido recordarle…

Eduard, no desapareces. Permanece tu recuerdo afectuoso, la huella de tus actos y la relectura de tus escritos. También, provocado por tu partida, la convicción amarga (ojalá que pasajera) de acertar siempre cuando se nos ensombrece el pensamiento, como a ti en 2016: “Barcelona no va bien. Cataluña no va bien. España no va bien. Europa no va bien. Brasil no va bien. Y en los Estados Unidos de América el voto de la ciudadanía puede acabar situando a un verdadero peligro público en la presidencia del país, si los astros no se conjuran para evitarlo. Astros contra los desastres. Como en la película de Lars von Trier, no sabemos dónde iremos a parar, pero cada vez falta menos”. (Leer el texto completo)

Kultursistema. Matriz para la interpretación y mapeado de los ecosistemas culturales y creativos

La Asociación KARRASKAN, dedicada al fomento de la innovación en cultura y la cultura de innovación, ha organizado hoy una jornada de presentación de Kultursistema, una matriz (o conjunto de matrices) de categorización para la interpretación y mapeado de los ecosistemas culturales y creativos que pretende reflejar su diversidad en cuanto a sectores y subsectores, eslabones de la cadena de valor, tipología de agentes que intervienen en este ámbito, así como las características de los impactos y retornos fundamentales.

El proyecto ha sido llevado a cabo por Roberto Gómez de la Iglesia de c2+i / Conexiones Improbables y Ricardo Antón Troyas de ColaBoraBora junto con un equipo de colaboradores y con la aportación de muchos agentes, más de 300 que han aportado los datos para el primer mapeado.

Os dejo aquí la herramienta, la guía práctica de autodiagnóstico y el primer informe de contraste y aplicación.

Sugerentes todas las intervenciones. Un gusto volver a conversar con muchos de los asistentes, disfrutar de la finura analítica de Pau Raussel, del entusiasmo de Ricardo Antón, de las ideas sobre ciudades creativas y más presentadas por Andrés Gribnicow, de la ilusión fresca desde Navarra de Mª Camino Barcenilla y del diálogo abierto que se ha mantenido a lo largo de toda la jornada.

Ya Roberto señalaba al inicio de la sesión dos ideas de la Jornada:

  • Nos movemos en el terreno de lo difícilmente clasificable.
  • Es necesario que emerja lo implícito o, dicho de otra manera en una intervención posterior, “Si no tiene nombre no existe”.

Dejo algunas otras perlillas anotadas a lo largo del día. Omito la procedencia ya que creo no es lo más significativo en este caso:

  • La cultura como elemento deshomogeneizador.
  • Sin visibilidad centrada no hay interés y quizás no hay valor.
  • No confundamos la cultura con la agenda cultural.
  • La cultura se produce en las ciudades, en los territorios.
  • Una librería lleva ideas al territorio.
  • Las políticas públicas de cultura deben estar más cerca de los contenidos que de las infraestructuras.
  • Transdisciplinariedad.
  • ¿Qué sectores ven al sector cultural como sector de oportunidad?
  • No necesariamente los más grandes son los que están ofreciendo valores cualitativos en el sector cultural.
  • No montar eventos que no generen sustrato-tejido.
  • La cultura como derecho a ser, participar, sentir, emocionarse, compartir… a través de lenguajes sofisticados.
  • El campo simbólico es la herramienta fundamental para mejorar nuestro bienestar.
  • Hay una relación causa-efecto entre empleo en cultura y mejora económica de un territorio.

Lo dicho… un gusto. Nadie dijo que fuera a ser fácil.

 

Cultumetría. Conclusiones desde la organización

Andoni me envió ayer las Conclusiones-Reflexiones abiertas que aquí comparto.

Conclusiones del debate producido en la jornada Cultumetría: Aproximación al retorno de la cultura el 7 de febrero en BCAM (Basque Center For Applied Mathematics)

Como primer punto, desde Kultiba y Tenzing Urbegi nos gustaría agradecer tanto a los ponentes como a los asistentes a la jornada el interés mostrado en la misma así como las aportaciones plasmadas en el debate.  Entendemos que fue muy enriquecedor y sirvió de ayuda al heterogéneo perfil que llenó la sala de divulgación del BCAM.

Al hilo de esto, hay que reseñar que no resulta sencillo recoger en un documento la profundidad y riqueza de las opiniones vertidas tras la tanda de exposiciones. Y menos sencillo aun cuando uno mismo tiene su opinión y tiende a usar este trabajo para justificarla.

Las cuatro presentaciones fueron las siguientes:

  • Pau RAUSELL, Economista y profesor titular del Departamento de Economía Aplicada, de la Universidad de Valencia. Director del Área de Investigación en Economía de la Cultura y Turismo (Econcult): “Contar cultura, una Tarea Necesaria
  • David RUIZ, Director del Área de Cultura y del centro cultural “Casa de la Cultura de Alcalá del Río”, Sevilla. Gestor cultural, economista y filósofo. Autor del blog “Economía y Cultura” (economiaycultura.wordpress.com): “Economía de la cultura y medición de impacto. Riesgos del economicismo”.
  • Andoni GARAIZAR y Álvaro FIERRO, Consultores de las empresas Kultiba y Tenzing Urbegi: “Aproximación Econométrica al retorno económico y social de un municipio: las multas de tráfico, los residuos urbanos y el turismo como proxys. El caso de Getxo (Bizkaia)
  • Mercedes GONZÁLEZ de CELIS, Directora del Departamento Social y Cultural del Ayuntamiento de Ermua, Bizkaia:  “Cultura y Modelo de Ciudad: El Caso de Ermua (Bizkaia)

A partir de aquí, comenzó el debate, constituido por la siguiente dinámica: se organizó  un grupo motor compuesto por cinco personas elegidas  aleatoriamente y dinamizadas por el profesor Pau Rausell. La pregunta inicial fue: ¿qué es lo que la Cultumetría puede aportar a la mejora de las políticas culturales? Rápidamente, el debate giró hacia un cuestionamiento más profundo: ¿son mayores los riesgos de contar o los de no contar cultura?

 Medir sí… pero cuidado con…

Fueron abundantes las aportaciones y los matices en ambas líneas, y asumiendo como propio el reduccionismo como uno de los mayores riesgos,  podemos decir que la conclusión principal de la jornada sería medir sí… pero cuidado

1.      Medir sí porque …

  • …el dato cuantitativo enriquece y complementa el debate social.
  • …nos ayuda en el proceso de evaluación y nos permite un proceso de mejora continua, un proceso de transformación.
  • …si  logramos hibridar el aspecto conceptual, intrínseco, incluso  emocional con un respaldo técnico encontraremos un cauce más amplio de trabajo. Reconfiguraremos nuestro mundo.
  • …la necesidad de establecer indicadores obliga a la definición de lo que hacemos, nos obliga a reflexionar sobre nuestro objetivos.
  • …aporta evidencias de la contribución de la cultura.
  • …ya lo estamos haciendo, de una manera simple, que no termina de abarcar lo complejo de la acción cultural.

2.      …pero cuidado con…

  • …los objetivos de la propia medición. No se trata de justificar. No se trata de buscar legitimidad, esta se da de manera intrínseca.
  • …al medir el resultado reconfiguramos aquello que medimos. Si medimos asistencias, haremos eventos que simplemente atraigan gente.
  • …creernos los datos. La interpretación es compleja. Tan importante es el proceso de medición con sus limitaciones como los resultados que aporta. El dato descontextualizado es peligroso y puede ser utilizado.
  • …terminar dando a la cultura un valor instrumental, su aportación a la economía u otros desarrollos son externalidades positivas pero no su valor principal.
  • Probablemente midamos porque una sociedad con mayor facilidad de comprensión de lo tangible, de lo concretizado, nos pide o nos obliga a hablar un idioma basado en esas mismas características pero ya que medimos, midamos lo que queremos medir.
  • Midamos lo que realmente se acerca al verdadero valor de la cultura, no sólo lo que podemos medir o lo que interese a quien necesita vender un aspecto concreto de todo un mundo complejo y apasionante.

Otras voces recogieron sus conclusiones. Aquí os pasamos algunas:

https://cambiandodetercio.wordpress.com/2014/02/09/y-que-es-eso-de-la-cultumetria-ojo-al-dato/

http://economiaycultura.wordpress.com/2014/02/11/cultumetria-del-origen-de-un-concepto-a-la-necesaria-virtud-de-medir-en-cultura/

http://blog.consultorartesano.com/2014/02/medir-la-cultura-para-aprender-sobre-ella.html

http://www.eldiario.es/norte/kulturaabierta/Cultumetria-llores-bien_6_227887230.html

Esperamos seguir debatiendo sobre este apasionado tema.

Democracia, gobernanza y participación

Traslado a continuación (ver más abajo en cursiva el inicio de la misma) la reflexión que hace unos días me envió Ricardo Antón: Redefinir los QUÉs transformando los CÓMOs.

No la comparto en su totalidad y soy relativamente excéptico, pero ¡qué carajo! está también bien escuchar otras melodías que textualizan otras miradas a la realidad y que nos permiten entrever los eufemismos que algunos nos venden.

eufemismo_traducciónComo previo a la misma recoge un breve fragmento de Jorge Volpi en Mentiras contagiosas en el que reflexiona sobre la(s) frontera(s). La reflexión completa va de la página 121 a la 141.

Aquí dejo solo un par de citas:

– la única frontera que importa en nuestros días: la que separa a pobres de ricos. (pag. 128)

– Los seres humanos son criaturas errantes y curiosas: en cuanto perciben un límite se apresuran a vaeriguar qué hay detrás de él. Imaginan -de nuevo esta palabra- riquezas o placeres ocultos y se empeñan en pasar ‘al otro lado’. La frontera es un freno y un incubador de deseos. Si alguien nos impide la entrada en sus dominios, ha de ser porque la vida allí es mejor o menos dura. Esta tentación de alcanzar la tierra prometida ha animado la creación de mitos y leyendas y ha impulsado el desarrollo de la ciencia, el arte y la literatura. Azotada por su curiosidad, nuestra especie ha estado dispuesta a arriesgarlo todo, incluso la libertad o la vida, con tal de saber qué se oculta tras las sacrosantas murallas erigidas por nuestros vecinos. (pag. 122-123)

Y aquí el inicio de la reflexión:

En los últimos meses, desde ColaBoraBora hemos participado en varios foros relacionados con la participación ciudadana, impulsados desde administraciones públicas. En todos ellos sentimos como esa sensación de potencia y oportunidad, a la par que un gran desasosiego. Y es que ¿A quién le interesa ahora la participación y por qué? ¿Por qué discursos y prácticas periféricas encuentran centralidad? ¿Qué impulsa todo esto: deseo, incapacidad, miedo? ¿Cambio de modelo o cambiar para que todo siga igual?

La experiencia (es jodido, pero ya vamos teniendo una edad) nos ha acostumbrado a desconfiar de lo que pueden dar de si ciertas instancias, pero también nos ha enseñado que las oportunidades se encuentran en las rendijas y que, más allá de las grandes estructuras burocráticas están las(algunas) personas. Por eso, tratamos de que cierta dosis de ingenuidad posibilista siga alimentando nuestras acciones, a la par que intentamos mantenernos alertas ante el oportunismo, el desmantelamiento y la desposesión política, social, cultural y económica; de las que si bien, coyunturalmente, podría emerger una posibilidad transformadora, lo que seguro ya se da, es la cruda aniquilación y fractura social.

Seguir leyendo

El valor de la cultura. III Jornadas de Fábricas de creación

Hoy nos vamos de Jornadas.

Por tercer año consecutivo y dentro del marco del programa de Fábricas de creación un nutrido grupo de agentes culturales nos juntaremos para reflexionar.

Nos acompañarán y nos ayudarán en la reflexión entre otros: Imanol Zubero, Joan Subirats, Eduard Miralles, Xavier Fina, Montserrat Pareja, Juan Pastor Bustamante, Pau Raussell, Sylvain Pasqua, Pilar Ponce, Ricardo Antón.

¿Los temas encima de la mesa?

El valor de la cultura, Fábricas de creación, Empleo y cultura y modelos de financiación y todo lo que vaya saliendoen los debates y en los pasillos y encuentros.

Para allá que nos vamos.