Pedro Gozalbes de Espacio Cultural Colombre en Sevilla. Un desafío verdadero para quienes padecen de «centritis»

Me llamo Pedro Gozalbes

Trabajo junto con Rafael Delgado en el proyecto Espacio Cultural Colombre, librería de segunda mano, editorial de primera y espacio de encuentro donde programamos y acogemos actividades, talleres, eventos y espectáculos culturales.

Estamos en Sevilla, en un apartado callejón con más aire de trasera del bronx neoyorquino que de típica calle sevillana. Andamos camuflados entre cocheras y antiguos locales comerciales ya sin uso, bajo un paisaje de ladrillos, puertas contrachapadas y persianas oxidadas que son un campo de pruebas para los grafiteros más neófitos. A veces, también, un gato asoma el rabo y sospechamos que pudiera ser un oficial del ayuntamiento en servicio de espionaje.

Y a pesar de que ya han saltado, tarde, las alarmas contra la gentrificación tampoco hemos notado una avalancha de gente acercándose a conocer nuestra propuesta. Sospechamos también que una inmensa mayoría siguen siendo incapaces de desplazar el centro más allá de las lindes de sus comodidades. Y Colombre está al margen, en el extrarradio del cotarro del «cultureteo», proponiendo un desafío verdadero para quienes padecen de «centritis». A nosotros nos sirve como selección natural, y quien se asoma hasta aquí ya sabemos que tiene un mérito añadido… Por esto y mucho más el lugar es ideal para mantener una empresa cultural que puede permitirse en lo administrativo y lo económico cierto margen para el ensayo y la equivocación como rampa y trampolín para el aprendizaje, sin la presión ni las exigencias que imponen el vertiginoso ritmo de quien está inmerso en mitad de la jungla del tránsito comercial. Eso sí, mucha vocación y paciencia, porque no siempre el camino es fácil.

Espacio Cultural Colombre nació con estos ideales, y algunos otros que nos siguen saliendo al paso, además de nuestras propias contradicciones, y así inauguramos el 4 de octubre del año 2012 y así seguimos.

La idea de montar Colombre vino motivada porque en nuestros trabajos anteriores, a pesar de que nos gustaban (o precisamente por eso), empezamos a sentirnos como aquel Gólem que dibujó magistralmente Borges en su poema: encerrados en órdenes ajenas, adverbios de tiempo y una rutina que cada vez más nos ponía al borde de un abismo… Dimos el salto en el momento más agudo de la crisis, tras muchas tardes de terapia de sofá, decidimos juntarnos, nosotros y nuestros propios libros, y salir a la venta ambulante por playas, pueblos, plazas, rastros y mercadillos. Y no sólo nos lo pasábamos bien, sino que vendíamos también, y hacíamos tanto acopio de libros que tuvimos que buscarnos un lugar donde guardarlos, y con lo que íbamos ganando pagamos los primeros alquileres y fuimos montando la librería, muy modestamente, pero poniéndole siempre buen gusto.

Consideramos que nuestra apuesta profesional fue desde el inicio arriesgada porque tomamos el camino más largo, lejos de apresurarnos a tener primero una presencia fuerte en Internet (portal web, redes sociales, contenidos digitales, catálogo on-line, etc.) pusimos todo nuestro empeño en propiciar primero lo que creíamos que se estaba perdiendo en el ámbito de las librerías de viejo, el encuentro entre gente de muy distinta condición al calor de un espacio físico y real y por eso nos empeñamos antes que nada en poner en pie, más que un almacén de libros, una librería coqueta y agradable que diera también la sensación de que podía ser la prolongación del salón de nuestras casas, donde la puerta siempre está abierta a invitados.

Seguir leyendo en Lasaiblog.

Mañana nace Caótica en Sevilla. Somos el resultado de los libros que leemos, los viajes que hacemos y las personas que amamos

Caótica nace oficialmente mañana 20 de abril en Sevilla.

Un artículo del ABC me puso sobre la pista del este nuevo espacio cultural con historia. Y digo con historia porque en La extravagante está su origen obligado a mutar por unos precios de alquiler que tienden a enviar en muchos casos a las librerías a espacios de menos tránsito y de segunda línea.

Algún día quizás merezca la pena reflexionar despacio sobre cómo las formas y modos del negocio ha creado una estructura de escaso margen bruto y que parece nadie quiere cambiar.

La noticia me trajo a la cabeza las siguientes palabras…

//platform.twitter.com/widgets.js

Más recientemente Sonia Domínguez, con mimo y cariño, nos cuenta un poco más del proyecto en Letras anfibias.

Subrayo algunas de las ideas del artículo que me parecen más sugerentes:

  • Se trata de Caótica, un “espacio cultural y de intercambio humano”, vertebrado por el libro y que se basará en la conjugación de tres factores: espacio, fondo y vínculo. 

Diría que, como idea, se acerca mucho al concepto que ahora me gusta manejar de Lectorería.

Y también esos ejes de espacio, fondo y vínculo los había puesto de manifiesto ya hace un tiempo (2005) Gabriel Zaid: Lo competitivo de una librería está en el surtido (amplitud, foco), el lugar (agradable, de fácil acceso), el personal (conocedor, cumplidor, ayudador, sin ser metiche)

  • Establecer una librería de mediana dimensión, sin perder trato humano y vínculo emocional, fortaleciendo la selección y la prescripción.
  • La que gestiona, la que vertebra todo el espacio es la librería y, en torno a ella, van todos los compañeros de viaje. Nuestra intención es potenciar la cultura del libro. Vendemos libros y potenciamos la relación con el libro”.
  • Vamos a intentar dar un salto de calidad como libreros, como prescriptores y como lectores, incluso”, detalla Maite.“Nos queremos nutrir de la plataforma de lectores que mueve el proyecto. Las recomendaciones que se dan a pie de estantería queremos convertirlas en texto y potenciar la parte de los colaboradores para que haya un blog de prescripciones con mucho movimiento”.

Como tantas otras veces el deseo de ¡Larga vida! Ojala que esos vínculos se fortalezcan y que el espacio genere vida, proyectos y sueños a través de los libros y la acción cultural por largo tiempo…

Botica de lectores abre en Sevilla

Hace mes y medio me hice eco de la puesta en marcha en Andalucía de la red de librerías con-sentido puesta en marcha por algunos extrabajadores de la cadena Beta que ha cerrado sus librerías.

Botica de lectores que forma parte de esta red ha abierto ya sus puertas en Sevilla.

Desde aquí les deseo una feliz andadura.

 

Quilombo, nueva librería en Sevilla

Unas se van y otras vienen. Señal de un ecosistema vivo. A Al-Andalus no le fue suficiente con el impulso juvenil y cerró.

Quilombo ha abierto este lunes pasado en la Plaza del pelícano en Sevilla.

Amplio fondo de segunda mano, novedades de microeditoriales, actividades periódicas, espacio café&libros y zona de peques. Esto es lo que nos cuentan en twitter.

Ya van tejiendo redes en el barrio que tienen como fruto bellos regalos. Como éste que les ha hecho la artista Inma Delgado.

Bienvenidos a este mundo de ‘locos bajitos’.

Una nota final. Antes de ayer me reunía con una persona que ando dando vueltas a un proyecto de librería, sigue habiendo locos soñadores. En Bilbao sigue siendo todavía un gusto la predisposición de algunas personas a ofrecer su tiempo, su saber y su conversación.

¡Fue de nuevo un gusto!

Nota:

He estado en el tercer aniversario de Doce Miradas de donde he tenido que irme antes de lo deseado. Un placer como siempre del que ya hablaré con más calma este fin de semana. Se agradece haber podido delegar el voto en gente de confianza 😉

Docemiradas_terceraniversario

La isla de Siltolá, pronto en Sevilla

Laisladesiltolalibrosyvinos

Los modernos analistas del mercado puede que digan al enterarse de la noticia que es un ‘proceso de verticalización temática’.

Editorial de poesía que monta librería de poesía, aunque en este caso viene enriquecida con vinos.

Parece pues que La Isla de Siltolá será un espacio de libros y vinos.

//platform.twitter.com/widgets.js

Lo de Isla y el hecho de que esté en Sevilla me recuerda a un código interno que tengo con una persona con la que comparto proyecto.

Siempre que llega o se avecina algún posible momento de tensión o exceso de tareas, surge como mantra la palabra ¡Isla!

Así que quizás tengamos en Sevilla un espacio físico para el remanso, incluso con aire tropical.

//platform.twitter.com/widgets.js

Se dejarán ver ya en la Feria del Libro de Sevilla que está a la vuelta de la esquina y conseguirán, quizás, que la poesía con vino siga siendo un arma cargada de futuro.

¡Bienvenidos!

La librería, como agente dinamizador y agitador, no es algo nuevo…

Me han gustado las declaraciones de Esperanza Alcaide librera desde hace 21 años en El gusanito lector de Sevilla.

Señalaré dos ideas que me parecen importantes de las mismas.

La primera es que conviene hacer historia y mirar hacia atrás. Si lo hacemos nos daremos cuenta que la librería como dinamizadora y agitadora cultural en torno al libro y a otras actividades no es algo nuevo sino que tiene una larga historia que de alguna manera muchos libreros y libreras van reinventando, adecuando, adaptando y enriqueciendo.

La segunda, me parece una reflexión de calado y dice así:

La librería no es sólo un trabajo, es una forma de vivir. Cuando intento dinamizar la calle y el barrio con libros, con autores, con temas culturales, no sólo estoy dinamizando la zona en la que tengo mi negocio, sino el barrio en el que vivo. Cada cosa que haga la voy a comentar con mis vecinos, con mis amigos, con mi familia. Está todo unido”.

Aunque sea de otra librería y de otra ciudad, creo que esta imagen del traslado de Nollegiu, recogida en la espléndida crónica de Natàlia Farré, es un buen reflejo visual de esta idea.

(Imagen Jordi Cotrina en El Periódico)Barcelona 31 01 2016 Barceloneando Cadena humana para el traslado de los libros de la libreria Nollegiu en el Poble Nou a su nueva sede a una calle de la anterior de distancia Fotografia de Jordi Cotrina

Todo muta y se reinventa para adaptarse continuamente a la realidad y para hacer realidad las ideas libreras en un tiempo y un entorno concreto.

Y entre historia y actualidad aprovecho también para recordar que la llibreria Quera acaba de cumplir un siglo de vida… ¡ahí es nada!

Archivolibreriaquera

Nunca viene mal echar la vista atrás.

Jóvenes que apuestan por mantener una librería emblemática. Al-Andalus de Sevilla

Al-Andalus en Sevilla. Lo que hace un año parecía que iba a ser un cierre ha tenido al final de año un aliento salvador de la mano de Alejandra Ligero y Guillermo Loaysa.

alandalus_facebook

Ayer comía con una persona del sector. Perro viejo en el mejor sentido y me comentaba que él ve futuro y nuevos planteamientos en la gente joven que por suerte para el sector se atreve a entrar en él, aunque la mayoría son reacios, no les faltan motivos, a las estructuras sectoriales.

Escuchar entrevista en RNE